Flax & Kale. El restaurante flexitariano por excelencia de Barcelona.

¿¡Cómo era posible!? ¿Cómo podía ser que teniendo un blog de crítica gastronómica desde hace un año y gustándome tanto la comida vegetariana y flexitariana, no hubiese ido a Flax & Kale?

Por suerte, puse remedio a esta situación y fui a probar la gran variedad de este restaurante.

flax-kale-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Flax & Kale en la calle Tallers 74, muy cerca de plaza Universitat.

¿Cómo es la decoración?

Para mí, entrar al comedor principal de Flax & Kale es como entrar en una de esas cocinas en las que hay mucho trabajo, con mucha gente que va de un lado a otro. Y lo es porque las paredes con baldosa clara, con productos frescos a la vista y con utensilios colgados, me producen esa sensación. La iluminación, eso sí, es más cálida.

¿Cómo nos trataron?

Correctamente. Si tenemos en cuenta que estaban llenos hasta los topes y que tenían mucha cola de gente esperando, aún bastante bien nos atendieron.

Ahora bien, algo que no me gustó nada fue que nos asignaron una mesa en la terraza sin preguntarnos. A ver, fuimos a principios de marzo por lo que el tiempo aún era bastante fresco y sobretodo por la noche; por lo que creo que deberían habernos preguntado al hacer la reserva, si no nos importaba. Es verdad que no pasamos frío por las estufas, pero creo que aunque estén muy llenos deben preguntar a los clientes si les va bien cenar al aire libre o no, porque igual a mí (que al fin y al cabo soy la que va a pagarles la cena) no me apetece cenar con la chaqueta puesta.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un Healthy Mezzeplatter ya que éramos 4 personas y nos pareció ideal para probar varias cosas. El plato incluye cracker de espelta, chia y lino, cracker de remolacha y semillas, cracker de kale, hummus negro con carbón activado, hummus verde con espinacas, rúcula y coriandro, hummus naranja con calabaza y cúrcuma, albóndigas de quinoa con foie vegano, ensalada con kale y mini crudités de verduras raw. Como podéis ver, es un entrante muy completo, ideal para compartir sin llenarnos demasiado y que nos da una idea de el tipo de cocina y de ingredientes que usan en el restaurante. Muy rico y todo con un sabor muy auténtico.

fla

Después, cada uno pidió un plato aunque como pasa siempre que vamos en grupo, acabamos comiendo todos un poco de todo.

Pedimos un Raw Superbowl que constaba de hojas verdes, hummus de coleslaw (ensalada de col), hummus naranja, tallarines de calabacín con pesto de cúrcuma, asarzuke de pepino, tomate cherry con pesto de albahaca, chucrut de col lombarda y brotes germinados. Un plato súper refrescante y completo que además de sabroso era precioso de ver y es que la comida, por supuesto, tiene que entrar primero por los ojos.

flax-kale-raw-superbowl

También pedimos la Raw Vegan Lasagna, una lasaña de calabacín, salsa de tomate fresco y tomate seco, hojas de espinacas baby, queso de anacardos y macadamia y pesto de albahaca. La ración a simple vista puede parecer pequeña pero es un plato bastante contundente y muy sabroso. Muy rico.

flax-kale-raw-vegan-lasaña

Otro de los platos que probamos fue el No Digas Tacos. Un nombre gracioso para unos tacos caseros de maíz con guacamole, salteado de berenjena, shiitake y con blanca acompañados de picos de gallo y sour cream de anacardos. Una opción ideal para aquellos amantes de la comida mexicana que no quieren renunciar a esos sabores tan característicos. Muy buenos.

flax-kale-tacos

Finalmente, pedimos la Tuna loves wasabi burguer (algo así como la hamburguesa “el atún ama el wasabi”), una hamburguesa de atún con jengibre y mayonesa de wasabi en pan integral de espelta con carbón activado y sésamo blanco. Éste es uno de esos platos ideales para aquellas personas que van a este estilo de restaurantes con reticencias y que cuando prueban una hamburguesa como ésta, milagrosamente son convertidos. Un plato sabroso, delicioso y contundente.

flax-kale-tuna-wasabi-burguer

Y como queríamos darlo todo, decidimos tomar algunos postres también.

Pedimos el Two textures choco cake, un brownie con mousse de chocolate, crema de avellana merengada y helado artesano de fresa. Estaba riquísimo, la combinación de los chocolates era espectacular y el sabor del helado era muy auténtico y diferente.

flax-kale-brownie-

También pedimos el Grilled Carrot Cake, un pastel de zanahoria asado con puré de mango, sorbete de menta y espuma de yogur casero de leche de coco. Una combinación de texturas y sabores diferente y deliciosa.

flax-kale-grilled-carrot-cake

Y… ¿cómo está de precio?

Todo, comida más bebidas, nos costó 127,15€. Teniendo en cuenta que éramos 4 personas eso significa que a cada uno nos salió por 31,78€

Me parece un buen precio por la calidad del producto y más teniendo en cuenta que pedimos muchos platos.

Valoración global

Es un buen restaurante. Nos gustó mucho la experiencia y comimos muy bien.

Recomendadísimo para todos aquellos amantes de la comida vegana y vegetariana ya que sin duda, es una de las mejores opciones para comer este tipo de alimentos fuera de casa.

Ahora bien, si queréis ir, pensadlo con antelación porque reservar de hoy para mañana es complicado. Y tened en cuenta también que no sería el restaurante ideal para una cena íntima. Pero para una comida o cena con amigos, hablar mucho y reír más, es ideal.

Volveremos seguramente a probar más platos que nos quedaron pendientes.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Green Spot. Comida vegetariana con estilo en Barcelona.

Estaba claro. Una vez metidos de lleno en esta espiral de vida sana en la que llevamos ya algún tiempo, teníamos que ir a Green Spot, sí o sí.

¡Y qué buena decisión!

Fue una magnífica experiencia que os detallo a continuación.

20160604_221644_Fotor

¿Dónde está?

Encontramos Green Spot en una ubicación excepcional, muy cerquita del Born, en la calle Reina Cristina 12. Bastante céntrico y con muchas opciones de ocio al salir de cenar.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, minimalista y mágica.

Predomina el blanco y la madera dotando al espacio de un aire rural pero con estilo. Además con la luz tenue, impregna al comensal de un estado de tranquilidad ideal para cenar relajadamente y disfrutar del momento.

20160604_235522_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Muy bien.

Todo el personal estuvo muy atento a nuestras necesidades, resolvieron nuestras dudas cuando las tuvimos y, aunque estaban realmente atareados porque el restaurante estaba lleno, no nos desatendieron en ningún momento, únicamente tuvimos que esperar más.

¿Qué comimos?

Decidimos que, ya que era nuestra primera vez y estábamos comprometidos con el objetivo de probar el mayor número de platos posibles, compartiríamos la mayoría de los platos para hacernos una idea más global del restaurante.

Empezamos tomando una Muhammara de pimientos rojos y nueces con pan de pita y crudités de apio y zanahoria que estaba muy rica y conformaba un entrante ideal.

20160604_223313_Fotor

Después tomamos el Curry Spot con arroz negro, un plato sorprendente, muy bien presentado, bastante suave para ser curry y muy bueno.

20160604_225218_Fotor

También probamos el Carpaccio de kohlrabi, espirulina, pistachos y vinagreta de tamarindo, presentado de manera muy bella y que estaba delicioso; y unos Tacos de berenjena y calabacín que aunque era un plato muy sencillo, estaban muy ricos.

20160604_225304_Fotor

20160604_225357_Fotor

Y cómo no, teníamos que probar su famosa Pizza negra de carbón activado (sí, sí, negra). La verdad es que es un plato sorprendente, que al menos yo no había visto en otros sitios y espectacular. Además de la masa tan especial, lleva calabaza, chalotas caramelizadas, queso de cabra y pistachos, y todos estos ingredientes juntos construyen una mezcla de sabores diferente y deliciosa. 100% recomendable si vais a Green Spot.

20160604_225135_Fotor

Lo cierto es que no pudimos parar ahí y nos dejamos llevar por la carta de postres porque queríamos vivir la experiencia hasta el final.

Probamos el Crumble de ruibarbo, fresa y salsa de vainilla, el Brownie vegano y la Tarta de chocolate negro; todos ellos deliciosos, de otro mundo.

20160604_234827_Fotor

20160604_234820_Fotor

20160604_235016_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos salió por 96,95€ y, dado que éramos 4 personas, nos salió por 24,2€ por persona. La verdad es que la relación calidad-precio es excelente y en cuanto a cantidades también está muy bien, es ideal para compartir platos.

Valoración general

Magnífica.

Personalmente me encantó y es muy probable que repitamos para probar otros platos (las ensaladas me han quedado pendientes…).

Sin duda es un restaurante que tiene muy merecida la fama y el “hype” que tiene actualmente. Muy recomendable a todas aquellas personas amantes de probar cosas nuevas constantemente y de dejarse sorprender por los sitios.

Creo que es necesario que existan lugares así en los que comer de manera sana e incluso siguiendo una alimentación vegetariana, con un estilo exquisito y con una alta calidad.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Teresa’s Juicery. Afterwork sano en Barcelona.

En ningún lado está escrito que un afterwork tenga que ser tomando un vino o una cerveza, ¿verdad?

Hace unos días, después de un largo y duro martes, decidimos pasarnos por Teresa’s Juicery para tomar alguno de sus famosos zumos y ver por qué el sitio tiene tanta fama.

20160531_201935_Fotor

Nada más entrar, empiezas a intuirlo. Toda la decoración de madera, con frutas y verduras por todas partes; todo muy natural, muy orgánico.

Nos sentamos en una mesa compartida ya que solamente queríamos tomar algo y nos costó mucho decidirnos por solamente un zumo. Es asombroso ver la variedad que tienen y la cantidad de beneficios que se pueden obtener de ellos.

Como todo en la vida, creo que hay que tomarlos con cabeza y no pensar que basando nuestra alimentación en ellos ya obtenemos todos los nutrientes y beneficios. Estos zumos son ideales como un extra.

20160531_194902_Fotor

David tomó un Gazpacho de Teresa (será el amor, ve mi nombre y allá que va…), con tomate, pimiento rojo, pepino, zanahoria, remolacha y un largo etc., que supuestamente, ayuda a la longevidad y yo, abrumada entre tanta variedad, me decidí por un Antiox con naranja, fresa, kiwi y limón, más sencillo pero repleto de propiedades antioxidantes y de vitaminas.

Como la carta era tan extensa y había un montón de opciones que nos tentaban pedimos un tártar de atún con remolacha y aguacate para compartir y matar el gusanillo. La verdad es que estaba muy rico y nos hizo decidir que volveremos otro día a comer o cenar.

20160531_195103_Fotor

La verdad es que Teresa’s Juicery nos encantó y aunque sabemos que para cenar es una opción genial; para tomar un afterwork o picar algo saludable es una alternativa maravillosa y que sin duda repetiremos. Además al estar en el centro de Barcelona, si un día pasamos por allí y queremos llevarnos un zumo para tomar por el camino, nos va a ser muy útil.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Bendita Helena. Una joya saludable en Barcelona.

Estoy entregadísima a la vida sana. Es un hecho.

Y además he descubierto un concepto que desconocía hasta el momento y que me ha enamorado: el flexitarianismo. Consiste, en rasgos generales, en ser flexible con la alimentación y aunque se basa en una alimentación vegetariana, contempla el consumo de carne de manera ocasional.

¿Y cómo lo descubrí? Pues porque en mis búsquedas habituales de viernes en El Tenedor, apareció el restaurante Bendita Helena, que se define como restaurante flexitariano, diferente, orgánico y basado en el comfort food.

Con esta declaración de intenciones, ¿cómo no íbamos a probarlo?

¿Dónde está?

Encontramos Bendita Helena en la calle Galileu 261 de Barcelona, y está un pelín escondido, como todo lo que merece la pena buscar.

También les podéis encontrar en Facebook y en Instagram.

¿Cómo es la decoración?

Nada más entrar mis palabras fueron: “¡parece de cuento!” Y es que, con una decoración sencilla, consigue atraparnos y crear un ambiente romántico y relajado. Esas mesas de mármol, esas sillas de modelos dispares, esos azucareros vintage…es todo perfecto para crear un ambiente muy acogedor.

20160513_215501_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Las chicas que nos atendieron fueron muy amables. Estuvieron por nosotros, nos aconsejaron bien y lo hicieron todo con la mejor de sus sonrisas. ¡Así da gusto!

¿Qué comimos?

Empezamos con la Paleta Degustación, una combinación de varios aperitivos (humus, olivas, mash de aguacate, curd de remolacha, haloumi al grill, queso roquefort, mermelada de calabaza y pan artesano) que estaba muy bien presentada (realmente era una paleta de pintor con sus espátulas), deliciosa e ideal para probar una pincelada de todo.

20160513_220640_Fotor

Como plato principal, David optó por los Huevos Camperos con Salmón que tenían muy buena pinta y, según él, estaban muy ricos; y yo me decanté por los Zucchini Noodles con pesto vegano, que eran una auténtica delicia y cada vez que tomo estos spaguetti de calabacín me doy más cuenta que son ideales para saciar el deseo de comer pasta sin comerla.

20160513_223021_Fotor

20160513_223045_Fotor

Para terminar, nos dejamos tentar deliberadamente por la chica, que nos sugirió probar el Raw Super Cake, una tarta de chocolate con una base de frutos secos y con frutos rojos, que estaba espectacular.

20160513_225336_Fotor

Y… ¿cómo está de precio?

Genial.

Todo nos costó 47,4€, es decir, 23,7€ por persona; y teniendo en cuenta que comimos y bebimos bastante es muy buen precio para una cena.

Además, la relación calidad-cantidad-precio es excelente.

Valoración global

Bendita Helena ha sido todo un descubrimiento.

Todos los detalles nos han cautivado. Desde la localización en una calle donde no te esperas que haya una joyita así hasta la comida deliciosa y extremadamente bien presentada, pasando por el ambiente juvenil y delicado que ofrece.

Como ya he dicho al principio, cada vez estoy más entregada a la comida sana, que no necesariamente vegetariana, y descubrir restaurantes que ofrecen alternativas saludables, de calidad y a buen precio es siempre un placer.

Una joya totalmente recomendable.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.