El Sueño. Cocina deliciosa con vistas en Barcelona.

No llevamos ni un mes de verano y ya hemos tenido 2 olas de calor. Con este panorama, es normal que estemos todos buscando terrazas y sitios con encanto y frescos para hacerlo más llevadero.

Hace unos días, fuimos al rooftop del hotel The Serras donde se ubica el restaurante El Sueño.

¿Dónde está?

Encontramos El Sueño en Passeig de Colom 9, cerca de la parada de metro Barceloneta.

¿Cómo es la decoración?

Toda es con elementos de madera y mimbre, muy orgánica. Pero sin duda, la mejor decoración de la terraza son las increíbles vistas del puerto de Barcelona que se ven desde allí.

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien, de manera muy rápida y siempre con una sonrisa.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un duo de hummus con crudités y picos. Riquísimos, presentados de tal manera que los distintos tipos de hummus iban apareciendo uno debajo del otro, y con una textura y un sabor muy artesanal.

También compartimos unas patatas bravas. Muy buenas, con un toque picante pero sin resultar molesto.

Como plato principal, David pidió el pulpo a la brasa con patata, jamón de jabugo, pimentón y mayonesa picante. Estaba delicioso y le encantó la combinación del pulpo con el jamón que le daba un sabor intenso y original.

Yo pedí el ceviche de pescado blanco, mango, aguacate, cilantro y ají. Muy rico y, sobre todo, refrescante gracias a la combinación de sabores.

Para terminar, compartimos un postre, la coca “mal feta” con chocolate y sorbete de mandaria. Deliciosa. Nos dió la dosis de dulce que buscábamos pero sin resultar muy pesada.

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más dos cocktails nos costó 88,5€.

Valoración global

El Sueño nos ha gustado mucho. Por la comida que ofrece, que es deliciosa, y principalmente por las maravillosas vistas que uno puede disfrutar desde allí.

Ideal para ir en pareja a celebrar alguna ocasión especial o darse un homenaje bien merecido.

Teresa

B Lounge. Brunch de lujo en Barcelona.

El brunch es una comida fascinante. Ideada para aquellos que se levantan tarde y saben que es demasiado tarde para desayunar y quizás demasiado pronto para comer. Por eso, lo hacen todo. Toman platos salados más propios de una comida y platos dulces, no solamente como postre, característicos de un desayuno.

Desde hace unos años, el brunch se ha popularizado mucho, tanto que incluso tenemos locales que se dedican exclusivamente a ofrecer esta comida.

Así que hace unos domingos, aprovechando el día espléndido de verano que hacía, David y yo decidimos darnos un homenaje e ir a disfrutar del Brunch Raval, el brunch que ofrece el hotel Barceló Raval y cuya principal particularidad es que se trata de un buffet.

¿Dónde está?

Encontramos B Lounge, el restaurante del hotel Barceló Raval, en la Rambla del Raval 17; una zona que están intentando revitalizar desde hace ya unos cuantos años.

¿Cómo es la decoración?

Única. Una mezcla entre barroca, por lo cargado, y moderna, por las formas y los colores. Sin ninguna duda, a mí, las sillas rosas y negras me fascinaron.

20160619_131845_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Correctamente. El personal que nos atendió nos acompañó a la mesa y estaban atentos de retirarnos los platos periódicamente para que no se nos acumularan. Sin más.

¿Qué comimos?

En este caso particular, es difícil decir con exactitud que comimos ya que, al ser un buffet, probamos de todo.

Hay una gran variedad de opciones, tanto en dulce como en salado, y para todos los gustos: bollería, verduras a la plancha, buffet de ensaladas, tapas de tortilla, hummus, guacamole, fruta, repostería, zumos, etc. Así que para que os hagáis una mejor idea, os dejo unas fotos en las que se aprecia lo que había y, sobretodo, lo atractivamente presentado que estaba.

20160619_133624_Fotor

20160619_133918_Fotor

20160619_133106_Fotor

Por lo general, todo estaba muy bueno. Obviamente cuando hay tanta oferta, hay cosas que están mejor y otras que están peor; pero siempre encuentras algo con lo que aciertas. Por ejemplo yo, personalmente, encontré deliciosas las verduras a la brasa con salsa romesco, sin embargo, hubiese agradecido que los mini wraps hubiesen sido de mejor calidad; pero la totalidad era buena.

También disponen de huevos florentine con jamón o con espinacas, eso sí, hay que tener en cuenta que si se quieren tomar, hay que pedirlos al personal (ya nos lo advierten cuando nos sientan en la mesa) y los traen a la mesa. La verdad es que merecen la pena porque estaban riquísimos.

20160619_135152_Fotor

Pero sin ninguna duda, lo mejor del brunch es al terminar de comer. El mismo personal del restaurante te da un tiquet para tomar un cóctel en la terraza 360º, en la planta más alta del hotel y que, al ser el hotel circular, ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. Y eso para los enamorados de Barcelona como yo, suma muchos puntos.

David tomó un Bloody Mary y yo una Mimosa, y con el buen día que hacía y las maravillosas vistas de toda Barcelona, hicieron que disfrutáramos de un domingo redondo.

20160619_145024_Fotor

20160619_143026_Fotor

20160619_145217_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Es un precio cerrado y cuesta 25€ por persona, lo qual está muy bien ya que así no te tienes que preocupar de lo que vale cada plato y, si sois de comer bastante, la relación cantidad-precio es muy buena, y además en un magnífico entorno.

Valoración global

Es una experiencia muy recomendable. Sobretodo, no hay que dejarse llevar por la gula e ir cogiendo la comida poco a poco para saborear más y disfrutar más de la estancia. Además, el toque final en la terraza añade un toque diferente y más glamouroso aún si cabe a la experiencia.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.