Robata. Sushi y brasa japonesa de calidad en Barcelona.

Robata estaba en mi lista de restaurantes pendientes desde hace mínimo medio año. Pero por una cosa o por otra no habíamos ido, hasta que el domingo pasado, aprovechando que los dos teníamos el día libre y que los virus estomacales ya se habían alejado, decidimos ir a probarlo.

robata-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Robata en la calle Enric Granados 55, cerca de la parada de metro Diagonal y de la parada de ferrocarril Provença.

¿Cómo es la decoración?

Elegante es, sin duda, lo primero que pensé al entrar.

El local es bastante oscuro (vamos a tener en cuenta que el día que fuimos llovió bastante y por tanto, la luz natural era más bien escasa), con las paredes y mesas en negro y madera oscura, que le dan esa elegancia que comentaba. Sin grandes elementos decorativos, sí encontramos pequeñas ilustraciones orientales que decoran las paredes y le dan un toque de distinción.

Mencionar también las bonitas ilustraciones y estampados que cubren las cartas.

robata-decoracion-mesa

¿Cómo nos trataron?

Muy amablemente. Todo el personal fue muy agradable con nosotros y nos sirvieron muy rápido y con una sonrisa en todo momento.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un domingo a las 14h. Habíamos reservado previamente y el local estaba lleno. A pesar del poco espacio que hay entre mesa y mesa, a mí no me resultó demasiado agobiante; íntimo tampoco pero a mí no me molestó.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo nuestros entrantes favoritos en este tipo de restaurantes, porque hay costumbres que no deben perderse. Pedimos unos Spicy Edamame, muy tiernos y sabrosos, que aunque al principio no nos parecieron muy picantes, a medida que los íbamos comiendo más lo notamos.

robata-spicy-edamame

También compartimos unos gyozas de pollo y verduras muy buenos aunque quizás al relleno le faltaba un punto de sabor.

robata-gyozas

Después, David pidió el Crispy Duck, una pierna de pato caramelizada y crocante. Le gustó mucho, sobretodo la salsa que lo acompañaba y que con ese punto dulce hacía que el sabor fuera muy especial.

robata-crispy-duck

Yo en cambio pedí unos top rolls Nikkei con langostino y aguacate cubierto de atún y salsa de leche de tigre. Estaban riquísimos. Aunque tenían un punto picante, éste no era demasiado exagerado y le daba ese toque más especial.

robata-roll-nikkei

Y para rematar, por si durante las fiestas navideñas no habíamos comido suficiente, nos pedimos una porción pastel de chocolate con helado de vainilla. ¿Típico japonés? No. ¿Delicioso? Sí.

robata-chocolate-cake

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 3 bebidas nos costó 65,5€.

Valoración global

Nos ha enamorado. Nos ha parecido un restaurante muy especial y con un producto 10.

Como nos lo habían recomendado unas amigas que sabemos que tienen un gusto gastronómico parecido al nuestro, sabíamos que nos iba a gustar y que íbamos sobre seguro. Además, como ya nos advirtieron de que el precio era más bien elevado, el susto de la cuenta no fue tanto.

Los platos son muy buenos, con sabores muy auténticos y con unas raciones correctas que, aunque ya sabemos que normalmente en este tipo de restaurantes las sirven justas, no están nada mal.

Una opción perfecta para una comida o una cena más especial ya que, aunque intimidad del plan “parece que estemos tu y yo solos aquí” no hay, el ambiente es muy elegante y con mucha clase y eso, en mi opinión, siempre le da ese toque único.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Watatsumi. Sushi con vistas espectaculares en Barcelona.

Unas de mis vistas favoritas de Barcelona son las que uno tiene desde la terraza del centro comercial Arenas, en Plaza España. En consecuencia, los restaurantes que alberga son una delicia para el paladar y también para la vista.

Uno de los que más hemos visitado porque cuando David y yo no sabemos donde ir a comer, siempre se nos antoja sushi es Watatsumi.

watatsumi-entrada

¿Dónde está?

Como ya he mencionado anteriormente, encontramos Watatsumi en el Centro Comercial Arenas, en la última planta, en la terraza.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Las paredes son eminentemente de tonalidades azules y con motivos marinos que, aunque no están mal del todo y están armonizadas, a mi me parece demasiado dirigida a los turistas. Pero son gustos personales.

¿Cuándo fuimos?

La última vez que fuimos, y de la que os hablo en este post, era un sábado al mediodía y en el que además diluviaba.

Lo cierto es que el restaurante no es demasiado íntimo, las mesas estás bastante pegadas entre si (pero a mí me gusta enterarme de todo, no se lo digáis a nadie) y el nivel de ruido puede ser un poco elevado. Aún así, considero que cuando uno va a un restaurante que está en un centro comercial ya asume que va a ser así.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Ebi Gyoza (de verduras y langostinos) porque es nuestro plato para compartir favorito. Estaban bastante buenos aunque quizás me hubiesen gustado un poquito más crujientes.

watatsumi-ebi-gyoza

Después, y porque hacía un frío inusual y nos había pillado a desmano, pedimos dos sopas Somen, con fideos finos en caldo de verduras, wakame y cebolleta. Nos encantó su sabor, era intenso pero no demasiado cargante.

watatsumi-miso-soup-somen

Después yo pedí unos Ao Nagoya Roll, unos uramaki rellenos de langostinos rebozados con panko envuelto en atún ligeramente picante y recubiertos de aguacate, cebolla crujiente con salsa sésamo trufada. Estaban deliciosos, me encantaron y las diferentes texturas que lo conforman le dan un toque muy especial.

watatsumi-sushi-uramaki-langostino

David pidió unos uramaki Ebi Tempura, con langostino en tempura con aguacate. Le gustó mucho aunque, como tiene esta cabeza y capacidad de atención, no leyó que llevaba queso crema y claro, siendo él intolerante a la lactosa el pobre lo pasó un poco mal. Aún así, como la cantidad era pequeña, pudo disfrutar de sus uramaki tranquilamente. Pero ¡moraleja! Leed bien la carta y los ingredientes de los platos que queráis pedir.

watatsumi-sushi-langostino-aguacate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más dos copas de vino y una botellita de agua con gas nos costó 49,05€.

Valoración global

Watatsumi nos gusta. Puede que no sea el mejor restaurante de la ciudad para comer sushi, pero sin duda, es una opción que siempre elegimos si nos entra el antojo de sushi después de ir al cine en el mismo centro comercial.

El producto está bien, la elaboración del mismo es buena también y el precio no nos parece extremadamente desorbitado, aunque como siempre, se puede hacer de más y de menos.

Si estáis por la zona y no podéis evitar sentir la llamada del sushi, probad Watatsumi. Os gustará lo que comáis y os enamorarán las vistas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Shibui. Japonés auténtico en Barcelona.

Elegir dónde ir a cenar muchas veces implica pensar bastante sobre lo que nos apetece o buscar información sobre varios restaurantes. Otras veces simplemente implica coger el móvil, abrir Google Maps y ver qué es lo que tienes más cerca.

Y así fue como decidimos ir a cenar a Shibui.

shibui-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Shibui en la calle Comte d’Urgell 272, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local tiene un aire bastante tradicional japonés. Casi todos los elementos son de madera y la luz es bastante ténue para favorecer un ambiente más relajado. Destaca la barra principal en la que podemos disfrutar del chef preparando sushi.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue amable en todo momento, nos aclarararon dudas que teníamos y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 21h la segunda semana de agosto. Remarco lo de la segunda semana de agosto porque ya no es que no hubiera nadie en el restaurante, es que no había nadie en la ciudad.

¿Qué comimos?

Como ya es tradición para nosotros, empezamos compartiendo unos edamame porque son el entrante ideal para ir charlando y preparando el estómago para lo que venga después.

shibui-edamame

Después decidimos pedir un variado de sushi para poder probar un poco de todo y como vimos que nos quedábamos con un poco de hambre, pedimos el duo de toro y salmón, una de las creaciones del chef del Shibui, Ryu Katano.

shibui-variado-sushi

shibui-sushi-salmon-toro

Todo el sushi estaba muy bueno, se notaba que el producto era de calidad y desde luego la elaboración del mismo era bien artesanal, pues desde la mesa podíamos observar al chef mientras nos preparaba la cena.

Después, como aún nos quedó un huequito, pedimos unas trufas riquísimas para rematar la cena. Las de matcha estaban realmente espectaculares.

shibui-trufas-japonesas

Y… ¿cómo está de precio?

Como soy un desastre y acababa de volver de vacaciones, no guardé el tiquet. Pero se que toda la cena nos costó alrededor de 60€ (no llegaba a 65€). Teníamos el 30% de descuento por El Tenedor, así que sin él nos hubiese costado unos 86€.

Valoración global

Shibui nos ha gustado mucho. Habíamos oído hablar bien de él y teníamos bastante curiosidad y lo cierto es que las expectativas se cumplieron bastante.

El producto que ofrecen es de calidad y se agradece mucho poder ver al chef mientras elabora los platos, ahora bien, creo que me lo pensaría a la hora de volver si no tuviéramos el descuento porque creo que es un poco caro para lo que es. Y no habló en términos de calidad que ya he comentado antes que me parece muy buena, sino en cantidad de las raciones que, bajo mi punto de vista, son un poco escasas y salimos con hambre.

Aún así, si encontraramos otra vez el 30% de descuento, repetiríamos porque nos gustó mucho el ambiente que se respiraba, muy auténtico.

Si no habéis ido nunca y queréis daros un capricho porque sois amantes del sushi, probadlo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Kokka. Comida peruana romántica y con clase en Barcelona.

Hace unas semanas, descubrí que en Atrápalo estaban celebrando la semana de la gastronomía peruana y que para ello, ofrecían menús a precios bastante más asequibles de lo habitual en varios restaurantes cuyo producto es de este tipo de gastronomía. Así que miré en el listado de los locales que había y descartando los que ya habíamos visitado, decidí ir a probar Kokka.

kokka-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Kokka en la calle Avinyó 30, muy cerca de la Rambla y entre las paradas de metro Liceu y Drassanes.

¿Cómo es la decoración?

Muy elegante. Todo el mobiliario es en tonos oscuros y metalizados, con detalles en las paredes de ladrillos y cuadros de fotografías preciosas y muy auténticas.

kokka-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos explico al detalle todo lo que íbamos comiendo.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. No había mucha gente, porque el restaurante es pequeño, aún así os recomiendo cautela pues está en el centro, en un lugar muy turístico y hay el riesgo de que se llene y aumente el ruido y no sea tan íntimo. Sin embargo, cuando fuimos nosotros si que había ese ambiente íntimo y romántico.

¿Qué comimos?

Como ya he dicho al principio, fuimos con una reserva para menú cerrado, lo cual me encanta porque me ahorra tener que pensar qué pido.

Lo primero que nos sirvieron fueron unos pequeños entrantes consistentes en causa floral nikkei con sashimi de atún, shiso y salsa andina y en berenjena asada con sumiso de ají amarillo. Estaban repartidos en 3 bocaditos muy fáciles de comer y estaban deliciosos. La combinación de sabores nos gustó mucho y mi favorito fue el de berenjena asada porque aunque aparentemente era sencillo, el sabor que le daba el ají era diferente y delicioso.

kokka-causa-floral-nikkei

Después nos sirvieron unos futomaki de pollo con anticuchera, aguacate, cilantro y rúcula. Estaban espectaculares, el pollo con su salsa tenía un sabor super intenso que predominaba por encima de todos los demás ingredientes y que impregnaba todo el futomaki. Además, aunque aparentemente en la foto se vean pequeños, lo cierto es que eran unos bocados bien contundentes.

kokka-futomaki-pollo

Finalmente, en último plato principal que nos sirvieron fue el ceviche nikkei de corvina al rocoto y dashi. Tengo que confesar que cuando vi el plato delante me asusté un poco porque pensé que no me lo podría comer, que sería demasiado pescado para mí. Estaba equivocada. La verdad es que mezclando los dados de corvina, con el boniato y el maíz, y mezclándolo bien con el jugo la combinación resulta deliciosa. Picaba un poco (ya sabéis que mi umbral del picante es muy bajo) pero era bastante soportable.

kokka-ceviche-nikkei

Por último, nos sirvieron el postre consistente en un moscovado con gelatina de umeshu y helado de té verde. Fue el final ideal para el menú que nos encantó durante la noche.

kokka-moscovado-umeshu

Y…¿cómo está de precio?

En esta ocasión es más complicado juzgar el precio general del restaurante ya que íbamos con un menú de precio cerrado. Aún así, al comparar los distintos restaurantes que entraban en la promoción tuve la sensación que Kokka era el que ofrecía más platos por los 25€ que costaba el menú.

Valoración global

Salimos entusiasmados de Kokka.

Como ya os he comentado, tuvimos la suerte de que no había demasiada gente en el restaurante por lo que pudimos hacer una cena romántica en condiciones, lo cual favoreció a que nuestra opinión fuera mejor.

Aún así, el menú que nos ofrecieron fue muy adecuado y más que correcto por el precio que tenía, y la calidad del mismo nos pareció excelente. La presentación de los platos estaba muy cuidada, las chicas que nos atendieron nos explicaron todo muy bien y las cantidades de las raciones eran bastante espléndidas.

Sin ninguna duda volveremos y ya lo hemos recomendado a varias personas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Miss Sushi. Sushi con glamour en Barcelona.

¿No os ha pasado nunca que tenéis muchas ganas de ir a un sitio pero lo vais dejando para más adelante continuamente?

Bien, eso es lo que me pasaba a mí con Miss Sushi. Había pasado por delante infinidad de ocasiones y, como siempre veía que estaba lleno hasta la bandera, pues nunca me decidía. Hasta que por fin nos decidimos y allá va mi experiencia.

miss-sushi-entrada

¿Dónde está?

Miss Sushi tiene varios locales por toda la geografía española y, concretamente en Barcelona, tienen 3 establecimientos. Podéis consultarlos todos en su web.

Nosotros, todas las veces que hemos ido, ha sido al restaurante que tienen en la calle Aribau 39, muy cerca de plaza Universidad, en pleno Eixample.

¿Cómo es la decoración?

Fascinante.

A mí me encantó por dos motivos: es barroca y es rosa. Personalmente, no puedo pedir más. Esos sillones, esas lámparas de lágrima, esas chimeneas antiguas…¡todo precioso!

Además, el ambiente es muy íntimo pero ideal tanto para una cena romántica como para una comida más informal.

miss-sushi-deco

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros y nos sirvieron bastante rápido para la cantidad de gente que había en el restaurante.

¿Qué comimos?

Decidimos compartir toda la comida para poder probar más cosas y porque creemos firmemente que comer compartiendo une más a las personas.

Empezamos con una sopa de miso riquísima y unos edamame que, aunque son muy sencillos, son un vicio y nos encantan.

miss-sushi-sopa-miso

miss-sushi-edamame

Como platos principales decidimos tomar un Temakis Mix, es decir, un combinado de 4 temakis distintos consistentes en uno de aguacate y salmón, uno de tartar de atún, uno de tartar de salmón y uno de aguacate y palito de cangrejo; y también un tartar de atún y aguacate.

miss-sushi-temakis

miss-sushi-tartar-atun-aguacate

Todo estaba delicioso, con unos sabores muy intensos.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más las dos bebidas (agua con gas) nos salió por unos 28€. Aunque tengo que aclarar que fuimos con el 30% reservando a través de El Tenedor, por lo que nos resultó más barato. Aún así, he ido en otras ocasiones sin el descuento y hemos comido y bebido mucho más y nos ha salido por 20€ por persona.

En general, me parece que la relación calidad-precio es excelente.

Valoración global

Teniendo en cuenta que la primera vez que fuimos a Miss Sushi fue hace 3 semanas y que, desde esa ocasión, hemos repetido 2 veces más; creo que queda bastante claro que es un restaurante que nos ha encantado.

Está céntrico, tiene un ambiente muy agradable e ideal para todo tipo de ocasiones y la comida está deliciosa.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

 

Sushiraku. Sushi de autor en Barcelona.

Todos sabemos que lo que más funciona a la hora de descubrir nuevos restaurantes es el boca a boca. O leer posts sobre ellos en blogs (autobombo así porque sí…jejeje).

Pues bien, hace unos días, una de mis mejores amigas, y otra amante de los buenos restaurantes, nos descubrió hace unos días el restaurante Sushiraku, un pequeño local muy auténtico y tranquilo en el que descubrir de primera mano la comida japonesa.

20160507_215443_Fotor

¿Dónde está?

Encontramos Sushiraku en la calle Londres 84 (sí, ya sé que parece que no haya más zonas en Barcelona, prometo que próximamente ampliaremos el radio de acción).

Céntrico, bastante bien comunicado y cerca de un montón de opciones de ocio nocturno para después de cenar.

¿Cómo es la decoración?

Si, como es mi caso, uno nunca ha visitado Japón, cuando entra en el restaurante tiene la sensación de estar adentrándose en un auténtico restaurante japonés.

La decoración, en la que predomina la madera y los colores burdeos y blancos, es muy sencilla, sin grandes estridencias pero muy efectiva a la hora de crear una atmósfera de tranquilidad.

20160507_221749_Fotor

¿Cómo nos trataron?

El servicio fue excelente. La chica que nos atendió estuvo pendiente en todo momento y nos indicó como debíamos comer cada plato, si teníamos que mojarlo en salsa de soja o no, que elementos combinaban mejor e incluso nos enseño como enrollar tartar de atún con una hoja de lechuga con los palillos al puro estilo japonés. De 10.

¿Qué comimos?

Nuestra idea inicial era pedir cada uno un plato pero, al ser varias personas, terminamos picando todos de todo así que disfrutamos muchísimo más.

Empezamos con nuestros entrantes favoritos siempre que vamos a un restaurante japonés, unos Gyoza riquísimos y diferentes a los que habíamos probado hasta ahora, y unos sencillos pero deliciosos Edamame a los que me estoy aficionando mucho últimamente.

20160507_222423_Fotor

20160507_222444_Fotor

A David se le antojó un tataki de atún con erizo que, según él, estaba delicioso, y unos Rainbow Maki para completar; y yo, ante tanto plato extraño para mí, para no arriesgar demasiado me decanté por unos fideos Udon con tempura de langostino que estaban francamente buenos.

20160507_222528_Fotor

20160507_224618_Fotor

20160507_222904_Fotor

Mis amigas pidieron unos makis (de cuyo nombre no puedo acordarme, disculpad) muy bien presentados y muy sabrosos.

20160507_223926_Fotor

Pedimos también un tartar de atún para compartir entre todos que estaba delicioso, pero imagino que el ansia por comérnoslo, nos impidió hacer la foto.

Y para rematar, terminamos con un mochi de té verde que estaba sublime. De verdad os digo que de los mejores mochis que he probado.

20160507_231320_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Bastante bien. Nos salió por unos 25€ aproximadamente por persona.

La verdad es que la relación calidad-precio está francamente bien. Ofrecen un muy buen producto, cocinado de manera tradicional y artesana y con un servicio excelente; de modo que, al menos para mí, merece la pena pagar ese precio.

Valoración global

Como siempre me pasa con este tipo de restaurantes, me cuesta hacer una valoración extremadamente buena porque no son de mis favoritos. Sin embargo, creo que se apreciar la calidad cuando la veo y en Sushiraku la encontré.

Me encantó el hecho de que, al ser un restaurante medio desconocido para el gran público y al estar un poco escondido, el ambiente era muy tranquilo y muy relajado, ideal para disfrutar de una cena con amigos relajada en la que poder conversar tranquilamente.

Si a eso, le sumamos que nos atendieron fenomenal, fueron muy amables en todo momento y que la comida estaba muy buena, el resultado es una experiencia extraordinaria y 100% repetible.

Personalmente, recomiendo Sushiraku a todos/as aquellos/as amantes del sushi y de la comida japonesa en general que quieran un pequeño oasis de Japón en medio de Barcelona.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Monster Sushi

20160402_133902_Fotor

Una semana más, no sabíamos dónde comer y acudimos de nuevo a El Tenedor para inspirarnos. Monster Sushi nos llamó la atención por las fotos de los platos, por las buenas puntuaciones y por la zona en la que está situado, así que nos decidimos y fuimos.

Aquí va nuestra experiencia:

¿Dónde está?

Encontramos Monster Sushi en la Plaça de Gal·la Placídia, 25 (Barcelona).

Podéis consultar más en su web y reservar mediante El Tenedor (recomiendo reservar porque se llena mucho).

¿Cómo es la decoración?

El local tiene una decoración bastante minimalista en la que predominan los tonos negros, grises y tierra. Combinan muy bien un estilo japonés más rústico con pequeñas piezas más modernas que hacen que el local tenga mucho encanto y yo cogí algunas ideas decorativas.

Ahora bien, el pez del logo me parece una patata y no pega para nada con el rollo que le quieren dar al restaurante. Ya está, ya lo he dicho.

20160402_133853_Fotor

¿Cómo nos trataron?

El trato fue correcto, sin más. Hubiera agradecido un poco más de amabilidad por parte de la chica que nos atendió, que parecía que le supiera mal volver a traernos la carta, pero se compensó un poco con el camarero que nos aconsejó acertadamente sobre los postres.

¿Qué comimos?

Decidimos empezar compartiendo una ensalada de mango bastante abundante con pollo salteado y un aderezo de miel y mostaza delicioso, y unos gyoza que son nuestra debilidad allá donde vamos y que estaban buenos, pero sinceramente no son los mejores que he probado (y he probado muchos).

20160402_134756_Fotor

20160402_134804_Fotor

Como plato principal, David pidió unos Uramaki Nikkei a base de langostino en tempura, aguacate, atún y salsa leche de tigre; yo en cambio, me decanté por el pollo salteado con salsa Teriyaki sobre arroz. Ambos platos estaban realmente buenos y aunque a David el suyo le supo a poco, compensó terminándose lo que yo no pude del mío.

20160402_135749_Fotor

20160402_135709_Fotor

De postre, pedimos unas fresas a la pimienta con vodka y helado de vainilla para compartir que estaban deliciosas.

20160402_141852_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Es caro.

Todo nos costó 62,4€ y es de esos restaurantes de los que sales pensando que has pagado demasiado por algo que en otro sitio te hubiera salido por menos y con la misma calidad.

De cantidad es aceptable tirando a justa y en algunos casos como el postre, se les ha ido la cabeza, o al menos yo no veo normal cobrar 7,9€ por unas fresas que, estarán todo lo maceradas en vodka que queráis, pero no dejan de ser fresas.

Valoración global

No ha sido una mala experiencia en absoluto, pero si yo pago el precio que pagué en Monster Sushi busco excelencia y pido que la relación calidad-precio-cantidad sea excepcional, cosa que no encontramos.

¿Lo recomiendo? Mal ya habéis visto que no se come, ahora bien, no es un restaurante que le indicaría a un amigo para que fuera.

No creo que repitamos, porque hay muchos sitios similares en Barcelona por probar y descubrir.

Teresa