Mis 5 mejores restaurantes de 2017.

Logicamente, esto es un blog en el que hago reseñas de los restaurantes a los que acudo, por lo tanto, me ha parecdio que la mejor manera de terminar el año era hacer un ranking de los 5 mejores o más especiales a los que he ido en 2017.

No ha sido fácil porque revisando los posts antiguos, todos y cada uno de los restaurantes me evocaban una memoria feliz y eso para mí, es lo más importante. Ahora bien, he intentado elaborar la lista atendiendo a razones puramente culinarias (aunque veréis que hay un poco de sentimentalismo por ahí, para darle el toque).

(Si clicáis encima del nombre del restaurante, os llevará al post específico del restaurante que hice en su momento)
  1. Zortziko: Por supuesto, tenía que estar en primera posición. A parte de por la carga sentimental que va a tener siempre para David y para mí, porque fue donde nos prometimos; por la gran calidad del producto que ofrecen y por el ambiente tan mágico que se respira.
  2. Dos Cielos: Otro imprescindible de la lista. Fuimos a celebrar nuestro aniversario allí y salimos más enamorados por la magnífica experiencia gastronómica que allí se vive llena de glamour. Además, este 2017 ha ganado la segunda estrella Michelin.
  3. Nikkei 103: Tercer puesto merecidísimo de la lista por la cantidad de veces que hemos ido desde que lo descubrimos. Sé que no es barato al punto de ir cada fin de semana, pero a nosotros la tentación de cenar allí un viernes nos ha vencido varias semanas tanto en pareja como con amigos.
  4. Parlament Cuina de barri: Otro restaurante al que hemos ido varias veces durante 2017 porque lo tenemos a un tiro de piedra. Y no solo nosotros, sino que se lo hemos recomendado a distintas personas que han ido y les ha encantado. Así que por eso, merece estar en el ranking.
  5. L’Eggs by Paco Pérez: Nos enamoró desde la primera vez que fuimos y, por supuesto, hemos repetido y lo hemos recomendado. Para mí, un sitio al que ir para llevar a alguien si se quiere quedar bien.

¿Cuáles han sido los mejores restaurantes a los que habéis ido en 2017?

Espero que terminéis el año con vuestras personas más queridas, con la mente llena de sueños y propósitos para el 2018 y con muchas ganas de trabajar para llevarlos a cabo.

¡Feliz año!

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Balmes Rosselló. Cocina de toda la vida con estilo en Barcelona.

La primera vez que David y yo fuimos al restaurante Balmes Rosselló fue hace 2 años para celebrar mi cumpleaños. Y a él le gustó tanto que lleva desde entonces diciéndome cada 2 por 3 que tenemos que volver. Así que hace unos sábados, andábamos en familia por el centro sin saber dónde ir a comer y a mí se me iluminó la bombilla. Y a él la sonrisa.

balmes-rossello-entrada

¿Dónde está? 

Encontramos Balmes/Rosselló en la calle Balmes 129 (y hace esquina con la calle Rosselló, quién lo hubiera dicho ¿eh?) cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Es una mezcla muy bonita entre industrial por los elementos estructurales del local (las bigas, las paredes, las columnas…) y campestre por los pequeños toques de objetos como las cestas de mimbre, los trozos de leña y esa bicicleta que me entusiasma.

balmes-rossello-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Fueron muy amables en todo momento a pesar de que tenían el restaurante bastante lleno y tenían que atendernos a todos.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado sobre las 14h. La verdad es que, aunque había sitio, estaba bastante lleno y había un poco de ruido. Pero vamos, todo bastante soportable.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un par de platillos porque en mi familia somos muy de eso. Comimos una tortillita de patata y cebolla que a mí me encantó pero tengo que puntualizar que cuajada no estaba. Y os lo advierto porque a mí me chifla (de hecho, cuando mi padre hace tortilla de patatas en casa yo me como las patatas remojadas en el huevo crudo a cucharadas; para que veáis el nivel) pero David no pudo ni probarla porque le da mucho asco. Tenedlo en cuenta antes de pedirla. Eso sí, si os convence la vais a encontrar deliciosa porque tenía un sabor espectacular.

balmes-rossello-tortilla-patatas

Compartimos también unos calamarcitos a la andaluza bastante buenos, nada del otro mundo, pero ricos y sabrosos.

balmes-rossello-calamares-andaluza

Después, como plato principal, cada uno pidió lo que más le apetecía.

David tenía las espadas entre ceja y ceja se pidió una Balmes, una especie de brocheta gigante con butifarra, butifarra negra, solomillo de cerdo y verduras a la brasa. Toda una delicia para paladares de gustos más rurales y un plato bien copioso que merece una siesta después de comerlo.

balmes-rossello-espada-balmes

Mi padre se decidió por unas albóndigas con sepia que, aunque tardaron un poco en servirlas, estaban muy buenas con un sabor muy intensos.

balmes-rossello-albondigas-sepia

Mi madre y yo pedimos la brocheta de pollo porque nos apetecía algo más ligero. Está buenísima porque la combinación del pollo con las verduras a la brasa es perfecta pero cuidado porque engaña, parece que no vaya a llenar demasiado y la verdad es que después de comer el plato uno termina bastante lleno.

balmes-rossello-brocheta-pollo

Y…¿cómo está de precio?

Como fuimos con mis padres, nos invitaron ellos (¡gracias!) pero he ido sumando y todo lo que comimos nos costó 60,2€ y a eso habría que añadirle algunos refrescos y algunas cervezas.

Valoración global

Balmes Rosselló nos gusta mucho. Es un sitio que nunca falla si quieres llevar a alguien para una comida o cena informal.

Es verdad que la comida puede resultar bastante copiosa, pero lo cierto es que si no sois de comer demasiado compartiendo varios platillos se soluciona el problema. Además, el producto que ofrecen es muy bueno y la relación calidad-precio es excelente y más aún si tenemos en cuenta la cantidad de las raciones.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Wer-Haus. Un restaurante polivalente y sano en Barcelona.

Hoy os traigo una galería de arte. Y una tienda de ropa. Y una librería. Y un restaurante.

Hoy os vengo a hablar de Wer-Haus.

wer-haus-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Wer-Haus en la calle Aragó 287, cerca de la parada de metro Girona.

¿Cómo es la decoración?

Entre nórdica e industrial. El blanco es el color predominante en todo el espacio y el resto de elementos decorativos son en color gris oscuro con líneas muy sencillas.

Además cabe destacar la luminosidad que impera en todo el local. Maravillosa.

wer-haus-decoracion

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue muy amable y estuvo muy atento.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado al mediodía, sobre las 14:30h. Pese a que casi todas las mesas estaban ocupadas, el ambiente era muy relajado y no excesivamente ruidoso.

¿Qué comimos?

Esta vez decidimos pedir cada uno sus platos (toda norma tiene su excepción) y para empezar David pidió una sopa fría de pepino con bacon crujiente; bastante rica, ideal para pasar el calor que está empezando a hacer y con un sabor de lo más auténtico y potente.

wer-haus-sopa-fria-pepino

Yo pedí una ensalada caprese, con mozzarella y tomates cherry que estaba riquísima, muy refrescante y mi oportunidad para comer un entrante con queso (David es intolerante a la lactosa y cuando pedimos para compartir no es cuestión de hacerle pasar un mal rato).

wer-haus-mozzarella-tomate-cherry

De segundo, David pidió un “Power Bowl” de pollo, con arroz mixto, tomates cherry, pimientos, kale y frutas frescas.

wer-haus-power-bowl-pollo

Yo pedí el mismo plato, pero en la versión vegetariana, con arroz mixto, calabacines, berenjena, cebolla roja, seitán y brócoli.

wer-haus-bowl-veggie

Ambos platos estaban muy ricos y eran muy completos. La verdad es que la próxima vez que vayamos probablemente pidamos uno de éstos “Power Bowls” como plato único porque aportan en su solo plato, lo que se necesita (al menos yo, David que es de comer más quizás tendría otra opinión).

Como estábamos ya bastante llenos, decidimos no pedir postre y tomar un café con hielo para no quedarnos dormidos de vuelta a casa. ¡Y menos mal que lo hicimos! En Wer-Haus, además, son especialistas en café y el que nos prepararon estaba espectacular. Es café con hielo mezclado (o agitado, a mí el concepto no me ha quedado nunca claro) en coctelera, de manera que el café se enfría pero no nos lo tomamos aguado como suele pasar cuando lo pedimos con hielo. Y además lo sirven en copas de cóctel… ¡un final perfecto!

wer-haus-cafe-hielo

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó, aplicando el 30% de descuento que había por reservar por El Tenedor, 46,2€ y el descuento no incluía las bebidas. Hay que decir que, al pedir la cuenta, no nos aplicaron el descuento y tuvimos que pedirlo. Nada grave y, sobretodo, que no os de vergüenza.

Valoración global

Descubrimos Wer-Haus por recomendación de mis padres (que son unos foodies como nosotros y nuestros informadores, porque no llegamos a todo) porque a ellos les había encantado y a nosotros no nos defraudó.

Nos fascinó el espacio nada más entrar, lo bien que encajan todos los elementos que alberga y la comida (que es a lo que íbamos) nos pareció espectacular.

La comida tiene una gran calidad y sirven unas raciones de tamaño más que suficiente, por lo que el precio nos parece que está bastante justificado, ya no solo por la calidad de los platos y de su elaboración, como ya he dicho; sino también por el ambiente tranquilo que se respira. Y creedme que en la calle en la que está ubicado (los de Barcelona me daréis la razón) es muy complicado conseguir eso.

Todo un descubrimiento ideal para ir en pareja de manera informal o, porque no, en familia ya adulta.

Nosotros, sin ninguna duda, volveremos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Zuka. Comida japonesa con estilo en Barcelona.

Los mejores restaurantes se descubren paseando. Esto es así, ya os lo digo yo.

Y de esta manera conocimos Zuka.

zuka-

¿Dónde está?

Encontramos Zuka en la calle Londres 90, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Minimalista, casi toda en blanco y negro y con algunos toques orientales.

zuka-barcelona-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Bien. Los camareros fueron muy amables y correctos en el servicio.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado lluvioso al mediodía, bastante pronto, por lo que no había mucha gente y se estaba muy tranquilo.

Desconozco si en otros horarios se llena mucho y se hace menos calmado.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo, como casi siempre que vamos a restaurantes de este estilo, unos Spicy Edamame con un toque de chili dulce muy especial que estaban muy buenos y cumplían a la perfección su función de quitarnos un poco el hambre mientras no llegue el plato principal; y unos Ebi Yasay gyoza, unos gyoza riquísimos rellenos de langostinos.

zuka-spicy-edamame

zuka-gyozas-langostinos

Como plato principal, David pidió el Sushi No Moriawase, un variado de 14 piezas de sushi compuesto por 6 niguiris y 8 makis de distintos tipos de pescado. Es un plato sin mucha floritura pero que estaba muy bueno y además permite probar un poco de todo y hacerte la idea de como preparan el sushi en el local.

zuka-sushi-variado

Yo en cambio me decidí por el Maguro No Tataki, un tataki de atún con arroz salvaje y setas variadas con una base de salsa agridulce. Estaba delicioso y lo cierto es que la combinación con el arroz y las setas (que son uno de mis ingredientes favoritos para casi cualquier plato) era ideal y el toque diferente que le aportaba la salsa agridulce lo encontré muy acertado.

zuka-tataki-atun

Por supuesto, no podíamos marcharnos sin tomar algún postre (más que nada porque al terminar de comer estaba cayendo un diluvio importante y no podíamos salir del restaurante ya que no nos habíamos llevado el flotador…), así que pedimos unos Gyoza de manzana con helado de canela que estaban espectaculares y un brownie de chocolate con helado de vainilla que estaba también muy bueno.

zuka-gyozas-manzana

zuka-brownie-helado

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,8€, es decir, 35,4€ por persona.

En mi opinión, es un precio un poco exagerado ya que, aunque la calidad de los platos es muy buena, podemos encontrar otros restaurantes con oferta similar y de la misma calidad a un precio bastante menor.

Lógicamente, también se puede hacer de más y de menos no pidiendo postre o menos bebida.

Valoración global

El restaurante en general nos gustó mucho y nos pareció una opción genial para cualquier ocasión informal que sea un poco especial o de celebración.

Probablemente repitamos para probar algunos cócteles que nos llamaron mucho la atención y porque nos quedamos con las ganas de saber como es el ambiente del restaurante por la noche.

Sin duda, un lugar a tener en cuenta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

2Y. Cocina macrobiótica en Barcelona.

El objetivo gastronómico de 2017 va a ser probar cosas nuevas. Porque lo que ya conocemos, ya sabemos si nos gusta o no y no nos reporta más emoción; pero la sensación de probar algo nuevo y que te guste es, al menos para mí, indescriptible.

Hacía ya tiempo que me rondaba por la cabeza todo el tema de la cocina macrobiótica y me había estado informando y demás, pero no había tenido mucho (por no decir nada) contacto directo con ella. Por eso, cuando una mañana tratando de decidir dónde íbamos a comer vimos 2Y, nos encantó la idea y allá que fuimos.

2y-macrobiotica-entrada

¿Dónde está?

Encontramos 2Y en el Passatge Batlló 4, muy cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Extremadamente sencilla. Lo más resaltable es una zona en la que tienen una pared de pizarra, en el resto del local impera la madera y los colores cálidos.

2y-macrobiotica-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Los chicos que nos atendieron fueron muy correctos en todo momento, pero es verdad que echamos de menos un poco más de personal. Os cuento: había únicamente dos personas y tenían que atender y sentar a la gente que entraba, explicarles el funcionamiento del restaurante, servir los platos a las mesas estando pendientes de cuando terminaban y cocinar los platos. Como era de esperar, fueron muchas cosas para tan poco personal y alguno de los pasos se tenía que ver resentido. En nuestro caso fue que pasaba mucho tiempo entre un plato y otro (quizás pasaron 45 minutos desde el entrante al primer plato).

Entiendo, lógicamente, que no es culpa de los dos chicos que, repito, fueron muy amables e incluso de disculparon con nosotros varias veces y realmente vimos que se sentían mal por habernos hecho esperar; pero sí que pediría a quién se encargue del personal del restaurante, que un poco más de personal sería ideal, sobretodo por el volumen de público que tienen.

¿Qué comimos?

El restaurante ofrece un menú cerrado que solo permite elegir el entrante entre una crema de verduras (la que tengan esa semana) o una sopa de miso. Nosotros nos decantamos por esta segunda opción porque nos encanta el miso y la verdad es que estaba muy buena e ideal para entrar un poco en calor.

2y-macrobiotica-sopa-miso

Este plato no lo sirven en la mesa sino que, una vez ya tenemos nuestra mesa, tenemos que levantarnos, coger nuestra bandeja con los cubiertos y pasar por delante del mostrador en el que nos sirven la sopa que elegimos. A partir de aquí, el resto de platos sí que nos los llevan a la mesa.

El siguiente plato es una Ensalada variada, llena de color, muy original y con unos sabores muy diferentes, intensos y ricos.

2y-macrobiotica-ensalada

Finalmente, comimos un arroz con varios ingredientes que estaba muy bueno. No os sabría decir exactamente qué llevaba pero estaba delicioso. Además, cada semana seguro que encontráis una variante rica y completa.

2y-macrobiotica-arroz

Y…¿cómo está de precio?

Al ser un menú, el precio es cerrado de modo que, el menú normal cuesta 14€ y con postre 16,5€.

Realmente está muy bien por la cantidad y la calidad de la comida que ofrecen.

Valoración global

Está bien. Quizás no es el tipo de restaurante que me vendría a la cabeza si no supiera dónde ir, pero es una muy buena opción para tener un primer contacto con la cocina macrobiótica.

La calidad de la comida me parece espectacular sin embargo, lo que no me termina de convencer es el concepto en sí del restaurante. El hecho de que no haya carta y sea un menú cerrado (aunque cambie cada cierto tiempo) a mí no me termina de convencer pero entiendo que es una decisión del negocio y yo como consumidora decido si la acepto o no; pero el tener que empezar cogiendo tu un plato y que luego ellos te sirvan los demás, para mí no es atractivo. Y creo que es así porque no lo tienen bien definido y estructurado.  Si, como he dicho antes, tuvieran más personal y éste tuviera sus tareas bien definidas, todo el restaurante funcionaria mejor y el servicio sería más ágil.

Pese a todo, es un restaurante que yo recomendaría para ir en grupos reducidos, con gente que le guste probar cosas nuevas y que disfrute conociendo sitios nuevos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Gangnam. Comida oriental casera en Barcelona.

Estar con una persona a la que le apasiona la comida exótica es muy bueno porque te abre la mente y hace que, cuando buscas restaurantes nuevos a los que ir, no te den miedo según que opciones. Por eso, cuando me enteré que había abierto sus puertas Gangnam, un nuevo restaurante oriental, decidimos ir a probar para ver si era tan bueno como estaba leyendo en redes sociales.

gangnam-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Gangnam en la calle Muntaner 174, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado de manera bastante clásica y nada ostentosa. Lo describiría como el típico local oriental pero sin estar demasiado cargado, y sin duda lo mejor es la vajilla en la que sirven los platos. Sencilla, sobria y preciosa.

gangnam-decoracion-mesa

¿Cómo nos trataron?

La chica que nos atendió fue un encanto y muy cercana. A pesar de que estaba ella sola sirviendo a todas las mesas del restaurante, se tomaba el tiempo que necesitaba cada uno y no tenías la sensación de estar esperando una eternidad.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo algunas tapas. Pedimos unos Gyozas de ternera, que son nuestros favoritos, y pudimos comprobar que estaban muy buenos, con un sabor muy auténtico e intenso; también pedimos unos Har Gau, un dumpling de pasta de almidón muy flexible relleno de gamba y verduras, que nos parecieron deliciosos y muy delicado de sabor.

gangnam-gyozas-ternera

gangnam-cesto

Como plato principal, David pidió la Sopa de fideos con ternera fina bastante picante (mucho para mi pobre paladar) que estaba muy buena y yo pedí el Arroz cantonés a la cazuela, que ya me avisó la chica que tardaría unos 25 minutos en prepararse pero que valió absolutamente la pena ya que estaba delicioso y con un sabor espectacular, eso sí, es muy contundente y hay que compartirlo.

gangnam-fideos

gangnam-arroz

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 47,95€. Para todo lo que comimos, más las bebidas y dos cafés nos parece un precio muy correcto; sobretodo por la gran calidad de la comida.

Valoración global

Es un restaurante ideal para ir en pareja o con un grupo reducido de amigos, de esos que saben valorar la calidad de los productos. Eso sí, hay que reservar porque al ser un local no muy grande, se llena rápidamente.

Una parada obligatoria para aquellos amantes de la cocina oriental y para todos aquellos que quieran saber qué se cuece en la escena gastronómica de Barcelona.

Nos quedamos con ganas de probar un montón de tapas de la carta así que repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook