El xalet de Montjuïc. Romanticismo con vistas en Barcelona.

Hace unos días David y yo celebramos 4 años juntos (¿hola tiempo? ¿qué te pasa? ¿por qué vas tan rápido?) y desde el primer aniversario decidimos que lo celebraríamos yendo a cenar a algún restaurante que nos apeteciera un montón ir. Este año David me sorprendió llevándome (e invitándome) a El Xalet de Montjuïc. ¡Cómo me conoce! Será por eso que me caso con él…

xalet-montjuic-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Xalet de Montjuïc en la Avinguda Miramar 31.

¿Cómo es la decoración?

Bien sencilla, nada recargada, pero formando un todo con un aire muy mediterráneo y romántico.

La decoración principal del restaurante son las espectaculares vistas de toda Barcelona que se ven desde la terraza. Y con eso, ya no necesitan nada más.

xalet-montjuic-terraza-entrada

xalet-montjuic-comedor

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. Todos los camareros que nos sirvieron fueron extremadamente atentos y serviciales sin resultar agobiantes.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. David había reservado para poder tener una buena mesa con buenas vistas.

No estaba muy lleno, bastantes parejas y algún grupo. Eso sí, menos mal que cuando llegamos justo se marchaba un grupo de turistas bastante númeroso porque tenían pinta de estar armando un poco de jaleo.

¿Qué comimos?

Como David se sentía espléndido, yo no puse ninguna objeción y pedimos, cada uno, un primer plato y un segundo.

De primero, David pidió el pulpo a la parrilla con patatas confitadas y alioli de pimentón rojo. Alucinó con lo tierno que estaba y el sabor tan auténtico y delicioso que tenía.

xalet-montjuic-pulpo

Yo me decanté por una opción más sana y pedí las verduras al vapor de algas con sus salsas. Era un plato sencillo pero el sabor de las diferentes verduras era muy natural y auténtico, y la combinación con las dos salsas que las acompañaban, en unos vasitos a parte para ponerlas a tu gusto, era perfecta.

xalet-montjuic-verduras

xalet-montjuic-salsas

De segundo, David pidió la paletilla de cabrito con peras escalivadas y puré de garbanzos. Le encantó. El sabor era súper intenso y la textura de la carne era espectacular.

xalet-montjuic-cabrito

Yo pedí el atún rojo a la plancha con verduras y salsa de miel y soja con sésamo, para seguir la tónica saludable. La verdad es que estaba muy bueno porque aunque no tenía nada del otro mundo aparentemente, el sabor que aportaba la salsa era muy bueno y las verduritas al dente estaban riquísimas.

xalet-montjuic-atun

Como estábamos de celebración, decidimos pedir también postre así que David tomó un brownie con helado de vainilla que estaba delicioso y súper calentito; y yo pedí un yogur con caramelo y frutos rojos que estaba espectacular y tenia una textura deliciosa.

xalet-montjuic-brownie

xalet-montjuic-yogur-caramelo

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una botella de vino y una de agua con gas) nos costó 145,05€.

Valoración global

No puedo decir otra cosa que no sea que me enamoró.

La comida es espectacular, nada extravagante, pero que ensalza el valor de lo simple y lo hace destacar muchísimo.

¿Lo mejor? Las vistas. Para nosotros, que vivimos enamorados de Barcelona a unos niveles muy heavys, fue todo un placer cenar en un entorno tan precioso, eso sí, llevaros una chaquetita porque yo pasé un pelín de frío. Es lo que tiene cenar al aire libre.

Ideal para cenas románticas y pasar una agradable velada disfrutando de buena comida y de la buena compañía.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

L’Eggs by Paco Pérez. Restaurante romántico y delicioso en Barcelona.

Las ocasiones especiales merecen que nos demos caprichos. Y las no especiales también.

Hay quien se regala objetos. Nosotros preferimos regalarnos una cena romántica en algún restaurante que nos haga ilusión y no ponernos demasiados límites.

Uno de estos restaurantes al que me apetecía ir desde hacía mucho tiempo es L’Eggs by Paco Pérez. Básicamente porque una carta basada en platos con huevos despierta toda mi curiosidad.

leggs-entrada

¿Dónde está?

Encontramos L’Eggs en Passeig de Gràcia 116, muy cerca de la parada de metro Diagonal y en el planta inferior alberga la coctelería Doble by Manel Vehí (podéis leer el post aquí).

¿Cómo es la decoración?

Con una iluminación muy tenue y cálida y con una decoración conformada principalmente por madera y cristal, en L’Eggs se crea el ambiente perfecto para una ocasión romántica e íntima.

leggs-decoracion-interior

¿Cómo nos atendieron?

Todo el personal que nos atendió, desde la entrada hasta el servicio de mesa, lo hizo de manera muy correcta y amable.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo una Escalivada porque nos apetecía algo ligero y fresco. La verdad es que, aunque es un plato que no tiene mucha complicación, estaba especialmente buena y natural.

leggs-escalivada

Como platos principales, tomamos dos de las recomendaciones de temporada, aunque la carta también tiene platos muy variados. David tomó un huevo frito de pato, anguila ahumada y salsa al ajo y pimienta. Según él estaba delicioso, yo probé muy poquito pero si que pude percibir el sabor y era bastante bueno.

leggs-huevos-pato-anguila

Yo me decanté por el huevo escalfado a baja temperatura con parmentier de trufa y setas. Este plato es toda una delicia, con un sabor muy sutil pero intenso y con una textura curiosa pero todo un descubrimiento.

leggs-huevos-trufa-negra

Decidimos no pedir postre para no sobrecargarnos, pero lo cierto es que no nos resultó una cena demasiado copiosa.

Y…¿cómo está de precio?

Efectivamente, como habréis sospechado, no es un restaurante barato pero obviamente no es un restaurante al que uno iría cada fin de semana. O quizás sí.

Todo nos costó 75,7€, es decir, 37,85€ por persona e incluye la comida más bebidas (botella de vino y agua)

Realmente si lo pensamos bien, vemos que comparándolo con otros restaurantes del mismo estilo, el precio es muy bueno y la relación calidad-precio (y este caso añadiría entorno y ambiente) es excelente.

Valoración global

Ya estamos pensando la ocasión en la que volveremos a ir. Con eso creo que lo digo todo.

Nos ha gustado mucho el concepto del restaurante y nos ha sorprendido gratamente que, a pesar de ser una carta muy basada en los huevos, encuentras platos sorprendentes y para todos los gustos y que, además, te permiten disfrutar de las diferentes texturas y cocciones del producto.

Ideal sin duda para ir en pareja, una noche romántica de esas de un buen vino y mirarse a los ojos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook