Watatsumi. Sushi con vistas espectaculares en Barcelona.

Unas de mis vistas favoritas de Barcelona son las que uno tiene desde la terraza del centro comercial Arenas, en Plaza España. En consecuencia, los restaurantes que alberga son una delicia para el paladar y también para la vista.

Uno de los que más hemos visitado porque cuando David y yo no sabemos donde ir a comer, siempre se nos antoja sushi es Watatsumi.

watatsumi-entrada

¿Dónde está?

Como ya he mencionado anteriormente, encontramos Watatsumi en el Centro Comercial Arenas, en la última planta, en la terraza.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Las paredes son eminentemente de tonalidades azules y con motivos marinos que, aunque no están mal del todo y están armonizadas, a mi me parece demasiado dirigida a los turistas. Pero son gustos personales.

¿Cuándo fuimos?

La última vez que fuimos, y de la que os hablo en este post, era un sábado al mediodía y en el que además diluviaba.

Lo cierto es que el restaurante no es demasiado íntimo, las mesas estás bastante pegadas entre si (pero a mí me gusta enterarme de todo, no se lo digáis a nadie) y el nivel de ruido puede ser un poco elevado. Aún así, considero que cuando uno va a un restaurante que está en un centro comercial ya asume que va a ser así.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Ebi Gyoza (de verduras y langostinos) porque es nuestro plato para compartir favorito. Estaban bastante buenos aunque quizás me hubiesen gustado un poquito más crujientes.

watatsumi-ebi-gyoza

Después, y porque hacía un frío inusual y nos había pillado a desmano, pedimos dos sopas Somen, con fideos finos en caldo de verduras, wakame y cebolleta. Nos encantó su sabor, era intenso pero no demasiado cargante.

watatsumi-miso-soup-somen

Después yo pedí unos Ao Nagoya Roll, unos uramaki rellenos de langostinos rebozados con panko envuelto en atún ligeramente picante y recubiertos de aguacate, cebolla crujiente con salsa sésamo trufada. Estaban deliciosos, me encantaron y las diferentes texturas que lo conforman le dan un toque muy especial.

watatsumi-sushi-uramaki-langostino

David pidió unos uramaki Ebi Tempura, con langostino en tempura con aguacate. Le gustó mucho aunque, como tiene esta cabeza y capacidad de atención, no leyó que llevaba queso crema y claro, siendo él intolerante a la lactosa el pobre lo pasó un poco mal. Aún así, como la cantidad era pequeña, pudo disfrutar de sus uramaki tranquilamente. Pero ¡moraleja! Leed bien la carta y los ingredientes de los platos que queráis pedir.

watatsumi-sushi-langostino-aguacate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más dos copas de vino y una botellita de agua con gas nos costó 49,05€.

Valoración global

Watatsumi nos gusta. Puede que no sea el mejor restaurante de la ciudad para comer sushi, pero sin duda, es una opción que siempre elegimos si nos entra el antojo de sushi después de ir al cine en el mismo centro comercial.

El producto está bien, la elaboración del mismo es buena también y el precio no nos parece extremadamente desorbitado, aunque como siempre, se puede hacer de más y de menos.

Si estáis por la zona y no podéis evitar sentir la llamada del sushi, probad Watatsumi. Os gustará lo que comáis y os enamorarán las vistas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Shibui. Japonés auténtico en Barcelona.

Elegir dónde ir a cenar muchas veces implica pensar bastante sobre lo que nos apetece o buscar información sobre varios restaurantes. Otras veces simplemente implica coger el móvil, abrir Google Maps y ver qué es lo que tienes más cerca.

Y así fue como decidimos ir a cenar a Shibui.

shibui-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Shibui en la calle Comte d’Urgell 272, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local tiene un aire bastante tradicional japonés. Casi todos los elementos son de madera y la luz es bastante ténue para favorecer un ambiente más relajado. Destaca la barra principal en la que podemos disfrutar del chef preparando sushi.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue amable en todo momento, nos aclarararon dudas que teníamos y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 21h la segunda semana de agosto. Remarco lo de la segunda semana de agosto porque ya no es que no hubiera nadie en el restaurante, es que no había nadie en la ciudad.

¿Qué comimos?

Como ya es tradición para nosotros, empezamos compartiendo unos edamame porque son el entrante ideal para ir charlando y preparando el estómago para lo que venga después.

shibui-edamame

Después decidimos pedir un variado de sushi para poder probar un poco de todo y como vimos que nos quedábamos con un poco de hambre, pedimos el duo de toro y salmón, una de las creaciones del chef del Shibui, Ryu Katano.

shibui-variado-sushi

shibui-sushi-salmon-toro

Todo el sushi estaba muy bueno, se notaba que el producto era de calidad y desde luego la elaboración del mismo era bien artesanal, pues desde la mesa podíamos observar al chef mientras nos preparaba la cena.

Después, como aún nos quedó un huequito, pedimos unas trufas riquísimas para rematar la cena. Las de matcha estaban realmente espectaculares.

shibui-trufas-japonesas

Y… ¿cómo está de precio?

Como soy un desastre y acababa de volver de vacaciones, no guardé el tiquet. Pero se que toda la cena nos costó alrededor de 60€ (no llegaba a 65€). Teníamos el 30% de descuento por El Tenedor, así que sin él nos hubiese costado unos 86€.

Valoración global

Shibui nos ha gustado mucho. Habíamos oído hablar bien de él y teníamos bastante curiosidad y lo cierto es que las expectativas se cumplieron bastante.

El producto que ofrecen es de calidad y se agradece mucho poder ver al chef mientras elabora los platos, ahora bien, creo que me lo pensaría a la hora de volver si no tuviéramos el descuento porque creo que es un poco caro para lo que es. Y no habló en términos de calidad que ya he comentado antes que me parece muy buena, sino en cantidad de las raciones que, bajo mi punto de vista, son un poco escasas y salimos con hambre.

Aún así, si encontraramos otra vez el 30% de descuento, repetiríamos porque nos gustó mucho el ambiente que se respiraba, muy auténtico.

Si no habéis ido nunca y queréis daros un capricho porque sois amantes del sushi, probadlo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook