El Zorrito. Tapas y platos sin complicaciones en Barcelona.

Habíamos pasado por delante de El Zorrito infinidad de veces y, al final, por lo típico de que uno no se fija en lo que tiene más al alcance, no habíamos ido nunca. Hasta que nos plantamos y decidimos ir a cenar.

el-zorrito-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Zorrito en la avenida Josep Tarradellas 133, cerca de la plaza Francesc Macià.

¿Cómo es la decoración?

El local es una mezcla entre estilo rústico, por las paredes de ladrillo visto y el mobiliario de madera con toque antiguo; e industrial, por algunos elementos decorativos como las vigas y las columnas y los colores grisáceos. Una combinación encantadora.

el-zorrito-decoracion

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado bastante pronto, sobre las 21h. No había mucha gente y las personas que fueron llegando eran parejas o familias que no aportaban demasiado ruido al ambiente. Imagino que, como siempre, dependerá del día.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unas patatas bravas que vimos en los comensales de la mesa de al lado y nos apetecieron mucho. La verdad es que estaban bastante buenas y la salsa era picante pero soportable.

el-zorrito-patatas-bravas

Decidimos pedir también para picar unas croquetas de jamón ibérico porque nos encantan y queremos probarlas todas hasta dar con las mejores. Estas quizás no lo son, pero estaban muy buenas y conforman un aperitivo ideal.

el-zorrito-croquetas-jamon-iberico

Después, cada uno de nosotros pidió un plato principal. David eligió una de sus debilidades, unas costillas de cordero muy sencillas pero tiernas y deliciosas. Yo en cambió me decidí por los dados de solomillo de ternera con verduras a la parrilla, un plato también muy sencillo y sin complicaciones pero muy bueno y con muy buenas proporciones entre la carne y las verduras.

el-zorrito-costillas-cordero

el-

Ya que nos habíamos portado relativamente bien (no nos fijemos en las croquetas y las bravas), decidimos pedir de postre el coulant de chocolate con helado de avellana. La combinación era exquisita y nosotros que somos muy golosos lo disfrutamos mucho.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 60,8€ pero como habíamos reservado por El Tenedor teníamos el 30% de descuento por lo que pagamos 42,56€.

Valoración global

El Zorrito nos gustó mucho.

La verdad es que últimamente valoramos mucho los locales que son sencillos y acogedores. Y éste lo es.

La carta que ofrece está basada mayoritariamente en platos de la cocina mediterránea y de mercado, muy sencillos e ideales para pedir unos cuantos de ellos y compartir. Las raciones que sirven son bastante adecuadas aunque algunos platos nos parecieron un poco caros por lo que eran, a pesar de que es verdad que la calidad de los mismos era bastante alta.

Nos pareció un lugar ideal para tapear distendidamente en pareja o con amigos y charlar un poco de todo.

Seguramente, por el ambiente y por la cantidad de veces que pasamos por delante, repetiremos a cenar o a picotear algo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

2Y. Cocina macrobiótica en Barcelona.

El objetivo gastronómico de 2017 va a ser probar cosas nuevas. Porque lo que ya conocemos, ya sabemos si nos gusta o no y no nos reporta más emoción; pero la sensación de probar algo nuevo y que te guste es, al menos para mí, indescriptible.

Hacía ya tiempo que me rondaba por la cabeza todo el tema de la cocina macrobiótica y me había estado informando y demás, pero no había tenido mucho (por no decir nada) contacto directo con ella. Por eso, cuando una mañana tratando de decidir dónde íbamos a comer vimos 2Y, nos encantó la idea y allá que fuimos.

2y-macrobiotica-entrada

¿Dónde está?

Encontramos 2Y en el Passatge Batlló 4, muy cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Extremadamente sencilla. Lo más resaltable es una zona en la que tienen una pared de pizarra, en el resto del local impera la madera y los colores cálidos.

2y-macrobiotica-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Los chicos que nos atendieron fueron muy correctos en todo momento, pero es verdad que echamos de menos un poco más de personal. Os cuento: había únicamente dos personas y tenían que atender y sentar a la gente que entraba, explicarles el funcionamiento del restaurante, servir los platos a las mesas estando pendientes de cuando terminaban y cocinar los platos. Como era de esperar, fueron muchas cosas para tan poco personal y alguno de los pasos se tenía que ver resentido. En nuestro caso fue que pasaba mucho tiempo entre un plato y otro (quizás pasaron 45 minutos desde el entrante al primer plato).

Entiendo, lógicamente, que no es culpa de los dos chicos que, repito, fueron muy amables e incluso de disculparon con nosotros varias veces y realmente vimos que se sentían mal por habernos hecho esperar; pero sí que pediría a quién se encargue del personal del restaurante, que un poco más de personal sería ideal, sobretodo por el volumen de público que tienen.

¿Qué comimos?

El restaurante ofrece un menú cerrado que solo permite elegir el entrante entre una crema de verduras (la que tengan esa semana) o una sopa de miso. Nosotros nos decantamos por esta segunda opción porque nos encanta el miso y la verdad es que estaba muy buena e ideal para entrar un poco en calor.

2y-macrobiotica-sopa-miso

Este plato no lo sirven en la mesa sino que, una vez ya tenemos nuestra mesa, tenemos que levantarnos, coger nuestra bandeja con los cubiertos y pasar por delante del mostrador en el que nos sirven la sopa que elegimos. A partir de aquí, el resto de platos sí que nos los llevan a la mesa.

El siguiente plato es una Ensalada variada, llena de color, muy original y con unos sabores muy diferentes, intensos y ricos.

2y-macrobiotica-ensalada

Finalmente, comimos un arroz con varios ingredientes que estaba muy bueno. No os sabría decir exactamente qué llevaba pero estaba delicioso. Además, cada semana seguro que encontráis una variante rica y completa.

2y-macrobiotica-arroz

Y…¿cómo está de precio?

Al ser un menú, el precio es cerrado de modo que, el menú normal cuesta 14€ y con postre 16,5€.

Realmente está muy bien por la cantidad y la calidad de la comida que ofrecen.

Valoración global

Está bien. Quizás no es el tipo de restaurante que me vendría a la cabeza si no supiera dónde ir, pero es una muy buena opción para tener un primer contacto con la cocina macrobiótica.

La calidad de la comida me parece espectacular sin embargo, lo que no me termina de convencer es el concepto en sí del restaurante. El hecho de que no haya carta y sea un menú cerrado (aunque cambie cada cierto tiempo) a mí no me termina de convencer pero entiendo que es una decisión del negocio y yo como consumidora decido si la acepto o no; pero el tener que empezar cogiendo tu un plato y que luego ellos te sirvan los demás, para mí no es atractivo. Y creo que es así porque no lo tienen bien definido y estructurado.  Si, como he dicho antes, tuvieran más personal y éste tuviera sus tareas bien definidas, todo el restaurante funcionaria mejor y el servicio sería más ágil.

Pese a todo, es un restaurante que yo recomendaría para ir en grupos reducidos, con gente que le guste probar cosas nuevas y que disfrute conociendo sitios nuevos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Lascar 74. Auténtica cevichería moderna en Barcelona.

Descubrir por ti mismo un restaurante mismo está bien, pero que sean tus amigos quienes te lleven a un nuevo local es fantástico; por el descubrimiento y porque las cenas en grupo siempre suelen ser más divertidas.

Este fin de semana pasado nos descubrieron Lascar 74, una nueva y pequeña cevichería, que ya sobre el papel tenía muy buena pinta y no decepcionó.

lascar74-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Lascar 74 en c/ Roser 74, en pleno barrio del Poble Sec y bastante cerca de la parada de metro Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

El local está decorado de manera muy sencilla y minimalista con este toque industrial que tanto me gusta. Predominan los tonos grises y un poco más de luz tampoco le iría mal.

¿Cómo nos trataron?

La camarera que nos atendió nos sirvió muy bien, nos trató muy amablemente y fue muy simpática con nosotros en todo momento.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Chips de boniato, remolacha y plátano que estaban deliciosos y que fueron un snack perfecto y diferente para ir haciendo hambre.

lascar74-chips-verduras-pisco-sour

Los fans del pescado se vieron tentados por la posibilidad de pedir ciertos productos por unidades y pidieron Zamburiñas al horno con queso parmesano y salsa huancaína; y lo que fue la estrella de la mesa, las Ostras shooter con pisco, es decir, una ostra que sirven con un chupito de pisco para comerlo todo junto. Me dicen que estaban buenas, pero yo no las probé, de hecho, casi ni miré cuando se las comían.

lascar74-ostras-shooter-pisco

Después pedimos varios platos principales que aunque en principio eran uno para cada uno; como pasa siempre que se come en grupo, terminamos probando todos de todo.

Pedimos dos pokés, el de atún y el de salmón. Ambos estaban deliciosos. La verdad es que últimamente había oído hablar mucho acerca del poké y tenía mucha curiosidad. Aunque yo comí el de atún, que lo encontré espectacular, los dos me parecieron muy buenos y una manera genial y refrescante de comer el pescado.

lascar74-poke-atun

Poké de atún – Ensalada de atún hawaiano con arroz salvaje y mayonesa de wasabi

lascar74-poke-salmon

Poké de salmón – Ensalada de salmón hawaiano con arroz, brócoli, algas y sésamo

Lógicamente también pedimos unos ceviches, el Aguachile, que era bastante picante, y el Japonés. Ambos estaban muy ricos pero mi favorito fue el Japonés porque me pareció que el atún tenía un sabor espectacular y hacía que fuera delicioso.

lascar74-ceviche-aguachile

Aguachile – Ceviche picante mexicano con gambas, lima y chili con pepino y puré de aguacate

lascar74-ceviche-japones

Japonés – Ceviche nikkei de Japón con atún, soja y sésamo con edamame, setas y cebolleta

Pese a que habíamos comido ya bastante, mis amigas nos insistieron en que debíamos probar el Lemon Pie y la verdad es que estaba espectacular, tanto que repetimos postre y nos comimos dos.

lascar74-lemon-pie

Lemon Pie

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 121€.

Pero ¡que no cunda el pánico!

Éramos 4 personas y, además de lo que comimos, bebimos 2 Pisco Sour cada uno; por lo que, 30,25€ por persona no me parece mal precio por la gran calidad que ofrecen.

Valoración global

Nos ha enamorado.

Nos lo habían vendido muy bien e iba con algunas reservas ya que sino suelen haber decepciones pero lo cierto es que no nos defraudó en absoluto.

Lascar 74 es un restaurante ideal para ir con amigos, en el que ofrecen un producto excelente y en el que, además de comer alimentos muy ricos, podemos tomar unos cócteles deliciosos (yo es que he descubierto el Pisco Sour y me he enamorado) y pasar una noche perfecta, divertida y de calidad.

Cierto es que quizás para alguien como yo que no disfruta en exceso del pescado, la carta es un poco limitada y quizás no valoramos tanto los platos; pero hay opciones que podemos comer perfectamente y si somos atrevidos nos ofrecen la excusa ideal para probar cosas nuevas y salir de nuestra zona de confort, que al fin y al cabo, es lo que tenemos que buscar siempre.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook