Cinefilia: Capitán América. Civil War

IMG-20160430-WA0000_Fotor

Soy una gran fan de Marvel, mi excitación por cada una de sus películas es infinita y, por esa razón, mi emoción por ver Capitán América: Civil War era mayúscula.

Y no me decepcionó. Demasiado.

Es una buena película de acción que te hace estar pendiente en todo momento de lo que va sucediendo y si eres fan de los Vengadores, la disfrutas al máximo. El problema está en que cuando uno tiene expectativas muy elevadas, lo más probable es que no las cumpla todas. Es por eso, que en la siguiente crítica hay cosas que me ha costado escribir.

También aviso que a partir de aquí puede haber algún spoiler, pero procuraré que sean los mínimos.

“Capitán America: Civil War” empieza justo después de la última de los Vengadores, con éstos luchando para proteger la humanidad. Pero todo acto tiene sus consecuencias y, debido al gran número de daños colaterales que causan, se intentan regular sus actuaciones y que actuen únicamente cuando se les ordene. No todos están de acuerdo y, además, nuevos problemas aparecen en escena.

Vayamos por partes.

Lo que NO me ha gustado:

  • La secuencia inicial. La película empieza con una escena en la que hay acción, hay persecuciones y todos los Vengadores en activo luchando contra un objetivo. Sí. Pero en mi opinión, si una película pretende atrapar al espectador y que las 2 horas y media que vienen después le valgan la pena, debe tener un opening (una secuencia inicial) sobresaliente. No es una mala secuencia, pero esperaba un poco más de espectacularidad, alguna música épica o algo que visualmente me atrapara más.
  • Demasiados personajes. En parte es malo y en parte es bueno. Bueno, porque tienes a casi todos los Vengadores (y otros personajes extra) en un solo film y, como fan, es un gran momento. Y malo, porque hay tantos y la mayoría de ellos tienen tanta personalidad que, aparte de no llegar a apreciarlos en su máximo esplendor, hay ocasiones en las que, para que encajen, se crean escenas y saltos temporales y espaciales un poco desconcertantes.
  • Ant Man. Esto es gusto personal, pero me sobra en esta película, no entiendo cuál es su papel en toda esta historia. De hecho, ya me sobró bastante su película propia.
  • Helmut Zemo. A este nuevo villano, interpretado por Daniel Brühl, no se le saca el jugo que se le podía haber sacado. Me lo imaginaba con más carácter, con más personalidad y Brühl, un actor acostumbrado a otro tipo de películas, quiere hacerlo demasiado profundo y le falla un poco la maldad.

Lo que me ha gustado:

  • Las secuencias de acción. Me parece que son francamente buenas y abundantes. No sabría con cuál quedarme: la persecución a Bucky por los túneles apareciendo Black Panther, la espectacular pelea de los dos bandos en el aeropuerto que me parece brutal, la lucha final entre Iron Man y Capitán América, llena de rabia y dolor… Un 10 por todas esas escenas de acción.
  • Black Panther y SpiderMan. Nos introducen estas dos nuevas incorporaciones y para mí son de lo mejor de la película. Ese T’Challa/Black Panther lleno de sed de venganza, luchador potentísimo, con un traje espectacular y con buen fondo (¡ganazas de ver su película propia!) me parece el mejor fichaje para el universo Marvel. Y SpiderMan…¿qué decir? Ya he visto 2 sagas de SpiderMan y me he tenido que tragar al petardo de Andrew Garfield así que salté de emoción al ver este SpiderMan más auténtico, con más gancho, más Peter Parker que nunca.
  • Iron Man. Vale, no puedo ser demasiado objetiva porque el amor que siento por Tony Stark es inexplicable; pero aquí le vemos más maduro, más reflexivo, más humano pero sin perder esa ironía y esa chulería tan características.
  • El final. Aunque no es el que me hubiese gustado (#teamironman), es un buen final, una buena manera de dejar la puerta abierta a lo que vendrá. A mí, que me fascinan las películas que no terminan demasiado bien, me ha parecido excelente y ya muero por ver como resuelven los conflictos internos que se han creado en esta película.

Así que, en general, he disfrutado como siempre de Marvel (soy una de esas fans a las que les gustó Iron Man 3 y Los Vengadores: la era del Ultrón) y ya estoy deseando las dos entregas finales de estos Vengadores: Infinity War.

Y, me quedo con una frase final que pronuncia Capitán América, que me parece una excelente definición de amistad, sin importar el qué ni el cómo y que nos viene a decir: “¡eh! que habrá más, no os asustéis”:

“Si los necesitas, si me necesitas, ahí estaré”

Teresa

 

 

Día del espectador: Deadpool

Salí del cine no teniendo muy claro si Deadpool me había gustado.

20160221_185737_Fotor

Me explicaré.

Deadpool nos cuenta la historia de Wade Wilson, un macarra-mercenario-chulopiscinas, que es diagnosticado de cáncer y se somete a una “terapia alternativa” para curarse que termina convirtiéndole en este “anti héroe”.

Bien. Así de entrada pensamos: ¡otra película sobre el origen de un personaje de cómic! Y claro, la referencia más reciente que uno tiene en mente es X-Men Orígenes: Lobezno, en la que justamente aparecía un muy olvidable Deadpool, por lo que no hay nada en el precedente que nos augure que ésta va a ser mejor.

Pero Deadpool juega en otra liga.

Aquí no buscan enseñar musculitos (que oye…nada en contra) sino contar la historia y captar fielmente el alma del personaje. Lo distinto de esta película con la mencionada anteriormente, es que sabían perfectamente que estaban haciendo un film basado en el puro entretenimiento, no la próxima aspirante al Oscar. Y claro está que cuando uno sabe lo que es y asume sus propias limitaciones, el resultado es mejor y mucho más libre.

Ya en la primera escena nos damos cuenta de que estamos viendo algo distinto. Nos presentan un personaje gamberro, macarra, sin verguenza, que busca venganza por algo que le pasó pero que, sino nos cuentan nada más, podría pasar por un delincuente. Pero como los responsables del film sabían que podían hacer lo que les diera la real gana, dan un golpe de efecto y rompen la barrera, rompen la distancia que separa la ficción del espectador. El mismo Deadpool mira a cámara, se dirige al espectador y empieza a contarnos su propia historia ilustrada con flashbacks. Y ahí empezamos a divertirnos y a empatizar con el personaje.

Y desde ese momento no paramos de ver secuencias de acción magistralmente ejecutadas en slow motion, palabras malsonantes dichas con la más absoluta naturalidad y unas referencias demoledoras a otras películas y personajes de la misma saga; y todo esto sin olvidarnos de la dosis justa de mensaje profundo, especialmente cuando al protagonista le diagnostican cáncer.

Puntos a favor:

  • Ryan Reynolds. Sabe reírse de sí mismo y de su tropiezo con Green Lantern. ¡Claro que sí! Si uno se equivoca, debe reírse de ello.
  • Pese a que el presupuesto en significativamente menor que otras películas con el sello Marvel, no se nota en absoluto (no como Ant Man, la película que más fría me ha dejado últimamente).
  • La historia de amor entre Wade y Vanessa. Es real, es cruda…es amor (y sexo) del bueno.

Puntos en contra:

  • Los secundarios. Siento que ninguno tiene ni el suficiente protagonismo ni el suficiente carisma como para que te enganche, no llegas a conectar demasiado con ninguno a excepción de la compañera de piso ciega de Wade. Reivindico desde aquí que me parece muy mal que Negasonic tenga tan poco diálogo. ¡Qué de perlas podrían haber salido de su boca en un enfrentamiento dialécticon con Deadpool!

Quizás salí del cine, sin saber si había visto una buena película o no. Pero es que tenía que digerirla. Una vez hecha la digestión, me doy cuenta de que es una gran película y sobretodo, un gran personaje. Personalmente, me muero de ganas de verle interactuar con otros “marvelitas” ya sean los X-Men o los Vengadores (un careo Tony Stark-Deadpool sería gloria). Pero que haya más Deadpool por favor.

¿La recomiendo? ¡Por supuesto! Te ríes con humor ácido, ves unos cuantos tiros y patadas, hay una historia de amor, un trasfondo humano…¡qué más puedes pedir! ¡Entretenimiento puro!

Teresa