Kokka. Comida peruana romántica y con clase en Barcelona.

Hace unas semanas, descubrí que en Atrápalo estaban celebrando la semana de la gastronomía peruana y que para ello, ofrecían menús a precios bastante más asequibles de lo habitual en varios restaurantes cuyo producto es de este tipo de gastronomía. Así que miré en el listado de los locales que había y descartando los que ya habíamos visitado, decidí ir a probar Kokka.

kokka-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Kokka en la calle Avinyó 30, muy cerca de la Rambla y entre las paradas de metro Liceu y Drassanes.

¿Cómo es la decoración?

Muy elegante. Todo el mobiliario es en tonos oscuros y metalizados, con detalles en las paredes de ladrillos y cuadros de fotografías preciosas y muy auténticas.

kokka-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos explico al detalle todo lo que íbamos comiendo.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. No había mucha gente, porque el restaurante es pequeño, aún así os recomiendo cautela pues está en el centro, en un lugar muy turístico y hay el riesgo de que se llene y aumente el ruido y no sea tan íntimo. Sin embargo, cuando fuimos nosotros si que había ese ambiente íntimo y romántico.

¿Qué comimos?

Como ya he dicho al principio, fuimos con una reserva para menú cerrado, lo cual me encanta porque me ahorra tener que pensar qué pido.

Lo primero que nos sirvieron fueron unos pequeños entrantes consistentes en causa floral nikkei con sashimi de atún, shiso y salsa andina y en berenjena asada con sumiso de ají amarillo. Estaban repartidos en 3 bocaditos muy fáciles de comer y estaban deliciosos. La combinación de sabores nos gustó mucho y mi favorito fue el de berenjena asada porque aunque aparentemente era sencillo, el sabor que le daba el ají era diferente y delicioso.

kokka-causa-floral-nikkei

Después nos sirvieron unos futomaki de pollo con anticuchera, aguacate, cilantro y rúcula. Estaban espectaculares, el pollo con su salsa tenía un sabor super intenso que predominaba por encima de todos los demás ingredientes y que impregnaba todo el futomaki. Además, aunque aparentemente en la foto se vean pequeños, lo cierto es que eran unos bocados bien contundentes.

kokka-futomaki-pollo

Finalmente, en último plato principal que nos sirvieron fue el ceviche nikkei de corvina al rocoto y dashi. Tengo que confesar que cuando vi el plato delante me asusté un poco porque pensé que no me lo podría comer, que sería demasiado pescado para mí. Estaba equivocada. La verdad es que mezclando los dados de corvina, con el boniato y el maíz, y mezclándolo bien con el jugo la combinación resulta deliciosa. Picaba un poco (ya sabéis que mi umbral del picante es muy bajo) pero era bastante soportable.

kokka-ceviche-nikkei

Por último, nos sirvieron el postre consistente en un moscovado con gelatina de umeshu y helado de té verde. Fue el final ideal para el menú que nos encantó durante la noche.

kokka-moscovado-umeshu

Y…¿cómo está de precio?

En esta ocasión es más complicado juzgar el precio general del restaurante ya que íbamos con un menú de precio cerrado. Aún así, al comparar los distintos restaurantes que entraban en la promoción tuve la sensación que Kokka era el que ofrecía más platos por los 25€ que costaba el menú.

Valoración global

Salimos entusiasmados de Kokka.

Como ya os he comentado, tuvimos la suerte de que no había demasiada gente en el restaurante por lo que pudimos hacer una cena romántica en condiciones, lo cual favoreció a que nuestra opinión fuera mejor.

Aún así, el menú que nos ofrecieron fue muy adecuado y más que correcto por el precio que tenía, y la calidad del mismo nos pareció excelente. La presentación de los platos estaba muy cuidada, las chicas que nos atendieron nos explicaron todo muy bien y las cantidades de las raciones eran bastante espléndidas.

Sin ninguna duda volveremos y ya lo hemos recomendado a varias personas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Totora. Cocina peruana marinera en Barcelona.

Como buena mediterránea que soy, cualquier cosa que tenga que ver con el mar llama mi atención. Y eso fue lo que me pasó con Totora, que tras ver varias fotos y ver todo ese aire tan marinero que desprendían, decidí que había que ir a probarlo.

totora-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Totora en la calle Còrsega 235, entre las paradas de metro Hospital Clínic y Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Todo el local está decorado en tonos azules y madera clara, con elementos relacionados con el mal.

totora-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Bastante bien. Fueron amables en todo momento y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. Había gente, pero ni mucho menos era agobiante. Si es verdad que el público que había era bastante variado, desde grupos de amigos hasta familias con niños pequeños. Yo os lo digo porque a veces es un dato importante de saber.

¿Qué comimos?

La carta es bastante variada aunque toda gira entorno a productos del mar.

Empezamos tomando un Piqueo del puerto, porque nos llamó la atenció el hecho de probar varias especialidades en un solo plato. En él pudimos probar el cebiche mixto, la causa limeña y el chicharrón de calamar. La verdad es que nos gustó bastante y como plato para compartir está francamente bien.

totora-piqueo-puerto

Después cada uno elegimos un plato. David pidió un Tacu Tacu de mariscos, que consistía en langostinos, chipirones, pulpo y almejas en su propio jugo sobre una mezcla de alubias y arroz a la sartén con un toque picante. Le gustó mucho y lo encontró muy sabroso.

totora-tacu-tacu-mariscos

Yo, que no tenía mucha hambre, pedí un Maki costeño, relleno de langostino, palta y mango, cubierto con atún y salsa de ají amarillo. Estaba muy bueno y sobre todo, la salsa de ají le daba un toque muy especial y delicioso.

totora-maki-costeño

No pedimos postre porque estábamos ya bastante llenos y no queríamos ponernos al límite.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 2 pisco sour dobles nos costó 71€ (clavados, tenemos un ojo…), es decir, 35,5€ por persona.

Aunque la calidad de lo que comimos era bastante alta y las raciones eran más que correctas, es verdad que lo encontramos un poco caro.

Valoración global

Totora nos ha gustado mucho.

Es verdad que, como he dicho antes, el precio es un poco caro para lo que se come; aún así creo que es un buen restaurante informal al que ir a cenar sin complicaciones.

El ambiente es muy bueno, bastante tranquilo (no esperéis silencio monacal, pero no hay un ruido insoportable) ya que el local es muy grande y la comida tiene muy buena calidad.

Muy recomendable para probar restaurantes nuevos con amigos, en pareja o en familia, en ocasiones un poco más especiales, y probar platos de otra gastronomía a la que quizás no estamos tan acostumbrados.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook