Born Voraz. Tapas sencillas pero efectivas en Barcelona.

Hay días, y en verano aún más porque el calor nos tiene las neuronas fritas, en los que a uno se le terminan las ideas sobre sitios para ir a cenar. Y en esos días, tener una lista de lugares sencillos pero que ofrecen comida rica para no tener que preocuparnos por eso. Y este sábado pasado descubrimos un lugar que podría pasar a formar parte de esa lista.

born-voraz-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Born Voraz en la calle Princesa 33, cerca de la parada de metro Jaume I.

¿Cómo es la decoración?

Nada en especial. La típica decoración de bar de tapas, sin nada llamativo pero muy correcta.

¿Cómo nos atendieron?

Bien. Muy rápido y muy amablemente.

¿Qué comimos?

Fuimos un grupo de 4 personas así que decidimos pedir varias tapas para poder compartir y probar más platos.

Pedimos unos pimientos del padrón y unas alcachofas a la andaluza, ambos platos muy sencillos pero muy buenos e ideales para empezar a picotear. También pedimos unas berenjenas fritas con miel deliciosas, poco crujientes para mi gusto, pero deliciosas; y unos calamares a la andaluza muy ricos sin complicaciones añadidas.

born-voraz-verduras
born-voraz-calamares

Comimos también unos buñuelos Thai a base de verduras y con una salsa ligeramente picante. Riquísimos, de hecho, pedimos 2 raciones de ellos porque nos gustaron mucho.

born-voraz-buñuelos-thai

Compartimos también el pulpo a la brasa. Muy tierno, con una salsa deliciosa. Muy recomendable si os gusta el producto.

born-voraz-pulpo-brasa

Terminamos con el tataki de atún con aguacate. Delicioso, cocinado al punto y con un sabor espectacular.

born-voraz-tataki-atun

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más unas cervezas y unas copas de vino nos costó 62,85€ con el 30% de descuento por haber reservado con El Tenedor.

Valoración global

Quizás no seria el restaurante más espectacular que he visitado pero, como he dicho al principio, es un sitio fantástico para tomar unas tapas y compartirlas con una buena conversación.

Ideal para ir con amigos y pasar un rato largo charlando, riendo y disfrutando de buena comida, sencilla, sin complicaciones, pero buena.

Teresa

Picnic. Brunch estiloso en el Born.

Las mañanas de verano, de vacaciones, en las que amanece con mucho sol pero con alguna nube que hace que el ambiente sea húmedo y que no se haga insoportable el hecho de pasear; son ideales para dar largos paseos desde bien temprano. Nosotros, en una de esas mañanas, decidimos ir a dar un largo paseo por el Parc de Ciutadella cuando aún no hay demasiada gente.

¿Problema? Las nubes fueron en aumento e inesperadamente se puso a llover. ¿Solución? Ir a tomar brunch y aprovechar para ver si hay mesa libre en un lugar que teníamos muchas ganas de ir pero que no había manera porque siempre está llenísimo y siempre teníamos que buscar otras alternativas.

¡Pero lo logramos! Encontramos la última mesa libre de Picnic.

Está en c/Comerç 1 (08003 Barcelona), en el Born; y está permanentemente frecuentado por turistas y autóctonos porque en el se respira un ambiente muy calmado y pausado, como si allí el tiempo se parara.

20160722_120322_Fotor

Para comer, David pidió una tostada con aguacate, huevo poché, kale y salsa holandesa de remolacha, que tenía una pinta espectacular y mejor sabor aún.

20160722_122046_Fotor

Yo me decidí por unos tomates verdes fritos (supongo que la cinéfila que vive en mí, brincó de alegría) con queso feta y salsa fresca que, aunque me sobraba el maíz porque no me apasiona, estaban deliciosos y no resultaban demasiado pesados a pesar de estar fritos.

20160722_122033_Fotor

Para beber, decidimos tomar una Pink Lemonade, que podéis encontrar con o sin alcohol, que yo por la hora que era, me la tomé sin alcohol; y David se decidió por un Chipotle Bloody Mary porque le encantan. Estaban deliciosos y muy refrescantes, y sobra decir que la presentación es monísima.

20160722_121006_Fotor

En total pagamos 25,5€ y la verdad es que, aunque hay cosas que nos parecieron demasiado  caras por lo que eran, como por ejemplo, la tostada de aguacate que me parece excesivo que cueste 10€; lo cierto es que para tomar un brunch de calidad está bastante bien.

Si tenéis la suerte de encontrar una mesa, o un sitio en la barra, os recomiendo mucho que toméis algo en Picnic; ni que sea un cóctel o un café, porque el ambiente y la decoración son muy especiales y sorprendentes por el entorno en el que se encuentra.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.