Chéri. Restaurante con aires románticos en Barcelona.

Desde hace muchos meses teníamos muchas ganas de ir a Chéri, básicamente porque hubo un boom en Instagram en que todos los influencers (hablaré yo un día de este fenómeno…) iban a comer y a cenar allí. Y claro, nosotros teníamos que verlo en primera persona.

cheri-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Chéri en la calle Enric Granados 122, relativamente cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

La decoración del local es bastante especial y visualmente atractiva. Gran parte de las paredes están adornadas con grandes espejos, el suelo está cubierto con baldosas formando un ajedrezado blanco y negro y hay muchos toques que dan un aire vintage, especialmente con mobiliario antiguo.

cheri-decoracion

¿Cómo nos trataron?

La chica que nos atendió fue bastante amable y, aunque iba muy ajetreada porque había bastante gente, nos dedicó el tiempo que requeríamos.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado por la noche, en plena hora punta de cenas.

No es el súmmum de los restaurantes íntimos y silenciosos en los que compartir miradas, pero tampoco estaba terroríficamente lleno.

¿Qué comimos?

La verdad es que no teníamos demasiado hambre, ya que veníamos de habernos tomado unas tapas importantes en una terraza de un hotel mientras escuchábamos música de los  80-90 ya que era la Setmana de les Terrasses.

Aún así, empezamos compartiendo un hummus con langostinos y ensalada de brotes y crudités. El hummus estaba muy bueno y espectacular de sabor, aunque la presentación era un bastante mejorable.

cheri-hummus-langostinos

Lógicamente, David siguió con su tradición de pedir una ostra natural.

cheri-ostra

Después, como plato principal, David pidió un pulpo a la brasa con parmentier de patata que estaba bastante bueno y suave de sabor; y yo decidí pedir la hamburguesa de buey a la brasa con cebolla y mozzarella que estaba muy rica (si la veis un poco negruzca en la foto es porque yo siempre las pido bien hechas) pero la presentación, igual que en el caso del hummus, la encontré un poco de ir por casa, considerando el local en el que estábamos.

cheri-pulpo-parmentier

cheri-hamburguesa-buey

No pedimos postre porque, como ya he dicho antes, no teníamos demasiada hambre.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (tomamos una botella de vino y una botella de agua con gas) nos costó 63,6€, es decir, 31,8€ por persona. No está del todo mal, pero quizás un poco caro teniendo en cuenta los platos que pedimos, a excepción de la ostra.

Valoración global

No es un mal restaurante ni mucho menos, ahora bien, esperábamos más.

La experiencia fue buena, el trato recibido fue genial y la calidad de la comida era más que buena, sin embargo, creo que el aire que quiere transmitir el local no concuerda demasiado con la estética que muestran sus platos.  También puede ser que, tal y como sospecho, no eligiéramos los mejores platos de la carta; así que quizás habría que darle una segunda oportunidad porque sin duda por estética y ubicación la merece.

Sin duda, es un lugar ideal para cenas informales, en las que no os importe no tener excesiva intimidad.

No dejéis de probarlo, pues cada experiencia es diferente, y nosotros seguro que repetimos para tener otra mejor.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Zuka. Comida japonesa con estilo en Barcelona.

Los mejores restaurantes se descubren paseando. Esto es así, ya os lo digo yo.

Y de esta manera conocimos Zuka.

zuka-

¿Dónde está?

Encontramos Zuka en la calle Londres 90, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Minimalista, casi toda en blanco y negro y con algunos toques orientales.

zuka-barcelona-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Bien. Los camareros fueron muy amables y correctos en el servicio.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado lluvioso al mediodía, bastante pronto, por lo que no había mucha gente y se estaba muy tranquilo.

Desconozco si en otros horarios se llena mucho y se hace menos calmado.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo, como casi siempre que vamos a restaurantes de este estilo, unos Spicy Edamame con un toque de chili dulce muy especial que estaban muy buenos y cumplían a la perfección su función de quitarnos un poco el hambre mientras no llegue el plato principal; y unos Ebi Yasay gyoza, unos gyoza riquísimos rellenos de langostinos.

zuka-spicy-edamame

zuka-gyozas-langostinos

Como plato principal, David pidió el Sushi No Moriawase, un variado de 14 piezas de sushi compuesto por 6 niguiris y 8 makis de distintos tipos de pescado. Es un plato sin mucha floritura pero que estaba muy bueno y además permite probar un poco de todo y hacerte la idea de como preparan el sushi en el local.

zuka-sushi-variado

Yo en cambio me decidí por el Maguro No Tataki, un tataki de atún con arroz salvaje y setas variadas con una base de salsa agridulce. Estaba delicioso y lo cierto es que la combinación con el arroz y las setas (que son uno de mis ingredientes favoritos para casi cualquier plato) era ideal y el toque diferente que le aportaba la salsa agridulce lo encontré muy acertado.

zuka-tataki-atun

Por supuesto, no podíamos marcharnos sin tomar algún postre (más que nada porque al terminar de comer estaba cayendo un diluvio importante y no podíamos salir del restaurante ya que no nos habíamos llevado el flotador…), así que pedimos unos Gyoza de manzana con helado de canela que estaban espectaculares y un brownie de chocolate con helado de vainilla que estaba también muy bueno.

zuka-gyozas-manzana

zuka-brownie-helado

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,8€, es decir, 35,4€ por persona.

En mi opinión, es un precio un poco exagerado ya que, aunque la calidad de los platos es muy buena, podemos encontrar otros restaurantes con oferta similar y de la misma calidad a un precio bastante menor.

Lógicamente, también se puede hacer de más y de menos no pidiendo postre o menos bebida.

Valoración global

El restaurante en general nos gustó mucho y nos pareció una opción genial para cualquier ocasión informal que sea un poco especial o de celebración.

Probablemente repitamos para probar algunos cócteles que nos llamaron mucho la atención y porque nos quedamos con las ganas de saber como es el ambiente del restaurante por la noche.

Sin duda, un lugar a tener en cuenta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Napa. Platillos creativos mediterráneos en Barcelona.

David tiene muchas cosas buenas y una de ellas es, sin duda, que no prejuzga jamás. No le pasa con las personas y no le pasa con los restaurantes. Si él ve un restaurante, siempre propone entrar; le da igual la estética y la comida que ofrecen. Y eso está muy bien porque hace que me fije en algunos que no hubiesen llamado mi atención.

Uno de estos ha sido Napa, un restaurante pequeñito que promete cocina creativa de inspiración mediterránea con influencias californianas. Y la verdad es que prometía pero… ¿cumplió? ¡Lo vemos!

napa-entrada

Napa está en la calle Aribau 151, entre las paradas de metro Diagonal y Hospital Clínic.

Notamos que íbamos a disfrutar solamente con leer la carta en la puerta y había muchas opciones que nos encantaban y, al entrar, notamos enseguida el buen ambiente que se respira ya que el camarero que nos atendió fue muy amable y atento.

Decidimos que todo lo que pediríamos sería para compartir (¡qué raro en nosotros eh!) y empezamos con un hummus con pimientos rojos asados que estaba espectacular y unas croquetas de chipirones sobre allioli muy intensas de sabor y riquísimas.

napa-hummus-pimiento-asado

napa-croquetas-chipirones

Seguimos con unos huevos estrellados con jamón porque somos unos fanáticos de este plato y, aunque no solemos tomarlo mucho, de vez en cuando nos regalamos. Y éstos estaban muy buenos y no eran demasiado pesados.

napa-huevos-rotos-jamon

Después cada uno tuvimos un antojo. Yo pedí la ensalada de mozzarella de búfala con tomate cor de bou ya que me apetecía algo más refrescante y lo cierto es que, pese a ser un plato sencillo, estaba sabroso y cumplió perfectamente su cometido de aliviar un poco al paladar entre otros platos más contundentes. David pidió el taco de pato con pachoi y ajos tiernos que era bastante original ya que no era el típico taco pero la carne estaba súper buena y bien cocinada.

napa-ensalada-tomate-mozzarella

napa-taco-pato

Finalmente, pedimos el pulpo a la brasa con cremoso de patata y aceitunas que estaba realmente muy bueno. La carne del pulpo estaba muy tierna, la combinación con la patata era muy acertada y el toque de la aceituna con esa textura tan curiosa le da el toque original.

napa-pulpo-patata-aceituna

Y sí, podíamos haberlo dejado aquí, pero ya sabemos como funciona esto. Somos débiles de voluntad y más aún si delante se nos presenta un coulant de chocolate. Pero en nuestra defensa diremos que lo compartimos. Estaba delicioso y con un sabor super intenso a chocolate.

napa-coulant-chocolate

Lo cierto es que salimos extremadamente satisfechos y felices de Napa. Comimos bien, con una calidad excelente, con un trato inmejorable (de verdad, gracias al personal que fue tan amable) y a un precio más que razonable (unos 25€ por persona).

Sin duda, es un lugar que os recomiendo mucho para cualquier ocasión ya que el ambiente permite hacer desde una cena romántica e íntima con vuestra pareja a una comida familiar con personas de distintas edades y gustos.

Sé que últimamente lo digo mucho (será que estamos teniendo buen ojo) pero Napa ha sido todo un descubrimiento al que, sin ninguna duda, volveremos a ir.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Bellavista del Jardín del Norte. Un pueblo chic en medio de Barcelona.

Si a uno le dicen que han abierto un restaurante que quiere representar un pueblo con todos sus elementos en medio de Barcelona, la primera reacción es algo así como: “¿perdona?”.

Pero claro, eso alguien normal, porque a mí que las cosas cuanto más curiosas y peculiares son, más me gustan; mi reacción fue: “¡vamos!”.

Y así fue como fuimos un sábado a darnos un homenaje a Bellavista del Jardín del Norte.

bellavista-jardin-norte-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Bellavista del jardín del norte en la calle Enric Granados 86-88, bastante cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

La gracia del restaurante es que está ambientado como si fuera un pueblo, es decir, todo el local está dividido en varios ambientes que recrean cada uno, una parte de un pueblo: la plaza, la iglesia, el colmado, el bar, la barberia, etc. Todos ellos llenos de luz, color y de vida, transmitiendo alegría a todos los comensales.

bellavista-jardin-norte-plaza-decoracion

bellavista-jardin-norte-colmado

bellavista-jardin-norte-barberia

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La verdad es que nos llamó la atención lo extremadamente amable que era todo el personal, con una sonrisa todo el rato, explicándonos todo sin problema y pendientes en todo momento de todos los clientes.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo dos tapas del apartado de la carta que ellos denominan Cruce de mundos. Pedimos la de China, un bao de cerdo Pekín, es decir, un pan al vapor relleno de carne de cerdo con salsa cantonesa; y la de Argentina, una empanada criolla de cochinillo ligeramente picante. Ambas estaban deliciosas y para probar un poco de las especialidades internacionales de la carta estuvo muy bien.

bellavista-jardin-norte-bao-china

bellavista-jardin-norte-empanada

Después, y como íbamos con la intención de regalarnos un poco, pedimos un Arroz marinero del Senyoret. No soy yo muy de comer paellas fuera de casa (las que hace mi padre son sagradas) pero últimamente, con el buen tiempo, nos ha apetecido muchísimo tomarlas y aquí nos entró por el ojo y, la verdad, suerte que la pedimos. Estaba riquísima, pegadita pero no en exceso y con un sabor muy intenso de todos los ingredientes.

Lamento mucho no haber podido hacer una foto de la paella entera y bonita, pero es que no me dio tiempo a reaccionar a esos primeros segundo de quedarme embobada mirando y oliendo la paella.

bellavista-jardin-norte-arroz-senyoret

bellavista-jardin-norte-plato-arroz

No sé cómo pero aún hicimos sitio para tomar postre. David pidió un sorbete de mango super refrescante y muy cuqui; y yo, me vine arriba y pedí un trozo de Fudge Cake de chocolate orgásmico completamente.

bellavista-jardin-norte-sorbete-mango

bellavista-jardin-norte-fudge-cake-chocolate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 93,5€, es decir, 46,75€ por persona.

No es un restaurante barato y, como en todos, hay platos cuyo precio es correcto y otros que son excesivamente caros para lo que son. Ahora bien, es el lugar ideal para darse un capricho puntual en un sitio en el que sabes que la calidad será buena.

Valoración global 

La experiencia fue fantástica. Salimos encantados y recomendandoselo a todo el mundo que nos preguntaba.

Es el restaurante ideal para una celebración en grupo o en pareja especial, fantástico también para ir con niños.

La originalidad del local, la excelente atención recibida por parte de todo el personal que nos atendió desde que entramos y la gran calidad de la comida que nos sirvieron son los factores que nos han hecho enamorarnos del lugar.

Recomiendo ir al mediodía, un día soleado, para apreciar bien toda la luz que entra en el local y enamoraros de cada detalle que se os vaya presentando.

 

 

Amaltea. Menú vegetariano, variado y asequible en Barcelona.

A veces, y últimamente me pasa mucho, prefiero que sean los demás quienes elijan los restaurantes a los que ir, que hacerlo yo. Y la verdad es que creo que debería hacerlo más porque me descubren muchos lugares nuevos que yo, probablemente, no elegiría.

Uno de estos fue Amaltea, un restaurante vegetariano por delante del cual había pasado infinidad de veces pero que nunca me había llamado la atención. Afortunadamente, a David sí y fuimos a probarlo.

amaltea-vegetariano-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Amaltea en la calle Diputació 164, muy cerca de la parada de metro Urgell.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos pastel y tierra y con algunos elementos hindúes (eso creo yo, perdonad mi ignorancia si no es así) creando una atmósfera muy tranquila y muy espiritual.

amaltea-vegetariano-decoracion-interior

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió estuvo por nosotros todo el tiempo sin resultar agobiante.

¿Qué comimos?

Lo bueno de Amaltea es que disponen de un menú, cosa que a menudo agradezco porque me ahorra el tener que elegir entre una carta inmensa. Como fuimos un viernes noche, probamos el menú fin de semana consistente en 8 opciones de primer plato, 9 opciones de segundo plato, bebida, pan y postre o infusión.

De primero, David eligió el Hummus con crudité y pan de pita. El hummus en sí estaba muy bueno; ahora bien, llamar a cuatro hojas de ensalada crudité me parece muy osado. Aún así, lo importante del plato estaba muy correcto.

amaltea-vegetariano-hummus-pita

Yo, en cambio, elegí la sopa de miso y quinoa, porque estaba muerta de frío y necesitaba algo para entonarme. La verdad es que cuando me trajeron el plato me asusté un poco porque el aspecto, como podéis ver, no es el más apetecible del mundo; sin embargo, la sopa estaba deliciosa, tenía un sabor peculiar pero muy agradable y es un plato que llena bastante.

amaltea-vegetariano-sopa-quinoa-miso

De segundo, David pidió el Arroz biriani con alcachofas, verduritas y tropezones. Según él, porque yo todo lo que tenga alcachofas mejor bien lejos, estaba delicioso y la combinación con todas las verduritas era ideal.

amaltea-vegetariano-arroz-alcachofas

Yo me pedí la lasaña de calabaza, champiñones, boloñesa y parmesano al horno. Estaba muy buena, el sabor era riquísimo pero la verdad es que, para mi gusto, tenía demasiado aceite y eso hacía que fuera muy pesada y que no me la pudiera terminar.

amaltea-vegetariano-lasaña-vegetal

No tomamos postre porque ya estábamos bastante llenos, pero tomamos unas infusiones digestivas deliciosas.

Y…¿cómo está de precio?

Francamente bien. El precio del menú por persona es de 15,8€, un precio bastante aceptable para una cena.

Valoración global

Nos ha gustado mucho el ambiente del restaurante. Quizás no elegimos los mejores platos, pero sin duda la cocina es de bastante calidad.

Ideal para comidas y cenas informales en las que se quieren probar cosas nuevas.

Nosotros seguro que volveremos porque la variedad del menú es bastante buena y nos quedaron muchos platos que deseamos probar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Oval. Hamburguesas totalmente personalizadas en Barcelona.

Hay días para todo. Hay días en los que nos apetece comer cosas elaboradas y hay otros en los que no nos queremos complicar la vida y preferimos opciones más sencillas pero sin renunciar a la originalidad y a la calidad.

En uno de esos mediodías, David y yo decidimos que nos apetecía una hamburguesa y decidimos ir a probar Oval, una hamburguesería que estaba en nuestra lista de sitios pendientes desde hacía bastante tiempo.

oval-hamburgueseria-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Oval en la calle Valencia 199, entre las paradas de metro Diagonal y Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Industrial quizás sería la palabra más adecuada. Las paredes son de ladrillo desnudo y las columnas vistas sin disimular le dan ese toque como de fábrica pero que gracias a la iluminación cálida del local, el ambiente no es nada frío.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos sirvieron bastante rápido a pesar de tener el local lleno.

¿Qué comimos?

La gracia de Oval es que podemos configurar nuestras hamburguesas como queramos. Podemos elegir el tipo de carne, el tipo de pan (o si la queremos sin), los ingredientes que le queremos añadir, las salsas con las que la queremos condimentar y si queremos algún acompañamiento.

oval-hamburgueseria-carta

David pidió una hamburguesa de buey con pan de cereales, maíz, cebolla crujiente, jalapeño y huevo duro con salsa a las tres pimientas. Según él estaba muy buena y la mezcla de los ingredientes que escogió le gustó mucho.

oval-hamburguesa-buey-jalapeño-pimienta

Yo elegí una hamburguesa vegetal al plato, es decir, sin pan, con aceitunas negras, pimiento asado, cebolla caramelizada, tomate y queso y con mayonesa de cebolla caramelizada y ajo. Estaba riquísima y me sorprendió que la hamburguesa vegetal no era excesivamente seca, algo que sucede muy a menudo, y en combinación con los ingredientes que escogí estaba muy armonizada.

oval-hamburguesa-vegetal

Para acompañarlas, pedimos unas raciones de patatas fritas con ketchup buenísimas y de las que siempre apetecen.

oval-patatas-fritas

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 24,8€. Vamos, muy bien de precio por 2 buenas hamburguesas totalmente personalizadas, 2 raciones de patatas fritas bastante abundantes y 2 coca colas.

Valoración global

Es un restaurante con un ambiente muy informal pero que no por eso sirve comida de poca calidad, al contrario, los productos son buenos y merecen la pena.

Muy recomendable para todas aquellas personas amantes de la comida sin complicaciones pero que no quieren renunciar a la calidad y a la estética. Un lugar genial para ir en familia porque seguro que todo el mundo encuentra su opción ideal.

Desde ya mismo, pasa a formar parte de nuestra lista de sitios a los que ir cuando no tenemos ni idea de a dónde ir.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Amo Vino. Comida con maridaje de vinos en Barcelona.

No hay nada mejor que aquellos lugares que no están destinados a un único uso sino que puedes acudir a ellos en múltiples ocasiones.

Uno de los últimos sitios de este estilo que hemos descubierto es Amo Vino, un local abierto recientemente (hace aproximadamente un mes) en la calle Aribau 30, muy cerca de plaza Universitat.

amovino-entrada

¿Y qué es? Pues Amovino es un bar-bodega-restaurante en el que podéis tomar unas copas de vino en la zona de la barra de la entrada del local, hacer catas en una sala interior preparada específicamente para ello, comprar botellas de vino o comer un menú en el que aparejan cada plato con el vino que mejor le va.

En este caso, nosotros decidimos hacer una cena informal para probar el menú maridaje ya que nos pareció muy buena opción para hacer un primer acercamiento al local; pero con el grupo de amigas llevamos barajando la idea de hacer una cata desde hace mucho tiempo así que, nunca se sabe.

La gracia del menú, que consta de 3 platos, es que cada plato va acompañado de un vino elegido específicamente para él por el personal experto del local. La idea nos encantó ya que nosotros no somos nada expertos en vino y solamente sabemos lo que nos gusta y lo que no pero sí somos curiosos y nos apasiona conocer más sobre lo que bebemos.

El personal fue muy amable en todo momento y especialmente la chica que nos atendió nos explicó muy detalladamente cada uno de los vinos que nos iba sirviendo.

De primero podíamos elegir entre unos gnocchis con crema de jamón ibérico o unos chipirones a la plancha. David eligió los chipirones que iban acompañados de una copa de vino blanco de D.O. Montsant, Bancal 2015; y yo me decanté por los gnocchis con una copa de vino tinto de D.O. Conca de Barberà, Josep Foraster Trepat 2013, riquísimo ya que no soy yo muy fan del vino tinto y este era muy suave y nada áspero.

amovino-chipirones-plancha

amovino-gnocchi-jamon

De segundo, las opciones eran o unas gambas con escalivada o unas chuletas de cordero lechal con puré. David eligió las chuletas que venían acompañadas de una copa de vino tinto D.O. Costers del Segre, Onra 2012; y yo me decanté por las gambas con una copa de vino blanco D.O. Catalunya, Equilibrista 2014, que la combinación era muy buena. El plato era muy sencillo pero estaba espectacular, muy rico y sabroso.

amovino-chuletas-cordero-pure

amovino-gambas-escalivada

Como postre, podíamos elegir entre una degustación de quesos catalanes con una copa de vino tinto D.O. Empordà, Cartesius 2013; o una pannacotta al dulce de leche con una copa de cava D.O. Alella, Privat Rosat. En vistas de que David no podía pedir ninguno porque todos contenían lactosa, yo pedí la pannacotta que estaba riquísima y era todo un placer para el paladar, y él solamente el cava.

amovino-pannacotta

¿Y el precio de todo esto? El menú maridaje cuesta 23€ por persona, un precio muy bueno a nuestro parecer. Además, fueron muy amables y como David no pudo tomar postre por su intolerancia, nos hicieron un pequeño descuento en su menú.

Es un lugar muy recomendable. Ya que para nosotros era la primera vez que acudíamos a un sitio en el que con cada plato te servían un vino (lo sé, nos queda aún mucho por recorrer), nos pareció que para hacer una primera aproximación ha estado muy bien. La calidad de la comida es bastante buena y la de los vinos inmejorable.

Sin duda, un local al que acudiremos más veces por la calidad, por lo céntrico, por lo amables que fueron con nosotros y por lo acogedor. Merece la pena.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Quinoa. Comida vegetariana deliciosa en Barcelona.

He desarrollado un radar para descubrir restaurantes nuevos. Y viviendo en una ciudad como Barcelona eso significa andar con el radar activado cada vez que salgo a la calle.

Uno de estos nuevos restaurantes que acaban de abrir es Quinoa, un vegetariano que ofrece una carta muy extensa y con opciones para todos los gustos.

quinoa-arago-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Quino en la calle Aragó 209, bastante cerca de plaza Universitat y plaza Letamendi, y también tienen otro local más pequeño en Travessera de Gràcia 203.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, con la madera como elemento predominante y con algunos objetos vintage que le dan un toque muy especial.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros, nos aclaró todas las dudas que teníamos y nos explicaron todo muy detalladamente.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un hummus con tostadas de pan y crudités de verduras y la polenta crujiente con setas, kale y alioli. Ambos platos estaban buenísimos y como nunca habíamos probado la polenta nos sorprendió mucho y nos encantó el sabor y lo bien que combinaba con los ingredientes.

quinoa-arago-hummus-crudites

quinoa-arago-polenta-setas-kale

Después David pidió el chilli de alubias rojas con tacos, guacamole y pico de gallo. Estaba delicioso y los disfrutó muchísimo.

quinoa-chilli-alubias-rojas-tacos

Yo me decidí por el wrap con tofu al horno, kimchi, aguacate, tomate y verduritas crujientes. Me encantó. Considero que el tofu estaba deliciosamente preparado y la combinación de todos los ingredientes era perfecta.

quinoa-arago-wrap-tofu

Aunque habíamos comido ya bastante, no pudimos resistirnos a tomar unos postres así que compartimos la trufa de chocolate y garam masala (una mezcla de especias), y el crumble de manzana y fresas. Ambos estaban muy buenos aunque contra todo pronóstico me gustó más la trufa, por una razón muy sencilla: el crumble llevaba anacardos y no me apasionan en absoluto; pero David lo disfrutó muchísimo.

quinoa-arago-trufa-chocolate-garam-masala

quinoa-arago-crumble-manzana

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 42,2€. Teniendo en cuenta que comimos bastante creo que es un precio excelente. Además, la relación calidad-precio es muy buena y las raciones de los platos son muy adecuadas.

Valoración global

Nos encanta encontrar nuevos restaurantes de comida vegetariana y este es, sin duda, una opción excelente para repetir varias veces. Además, para nosotros, está en una zona por la que pasamos muy a menudo así que caerá alguna vez más.

Ideal para aquellas personas que busquen un restaurante informal y quieran probar cosas nuevas y sabrosas. Todo un descubrimiento.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cheese’s Art. El paraíso para los amantes del queso en Barcelona.

No se me había ni pasado por la cabeza que este restaurante pudiera tener un post en este blog. Por una razón muy sencilla, David (mi compañero de aventuras gastronómicas y de vida) es intolerante a la lactosa por lo que llevarle a un restaurante en el que la especialidad son las fondues de queso y las raclettes, no es una opción. Y no solo eso, sino que el mero hecho de oler queso ya le sienta mal. Pero claro, para eso están las amigas que te conocen bien y te acompañan a Cheese’s Art.

¿Dónde está?

Encontramos Cheese’s Art en la calle Enric Granados 13, muy cerca de plaza Universitat.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla y acogedora. Quizás no sería el punto fuerte del local pero tampoco está fatal. Correcta y con un toque francés.

¿Cómo nos atendieron?

El personal fue muy amable en todo momento y nos ayudó si no sabíamos como teníamos que comer algo.

¿Qué comimos?

Al ser un grupo, se prestaba mucho a compartir platos que siendo menos hubiese sido complicado comer; así que pedimos una fondue “La Pagesa” con emmental suizo, gruyère, appenzell y vino blanco seco dentro de un pan gallego y acompañado de jamón ibérico y dados de pan.

cheeses-art-fondue-pagesa

cheeses-art-fondue-queso-pan

La gracia de esta fondue es que, como ya he dicho, el queso viene dentro de un pan gallego redondo en el que los comensales mojan los dados de pan. Una vez el queso ya ha menguado y se ha enfriado, el camarero se lleva la fondue, le añade el jamón ibérico al queso y la devuelve a la mesa en forma de mini bocadillos para que podamos aprovechar todo mejor.

cheeses-art-pan-fondue-jamon-queso

Toda una delicia. Nos encantó a todas y la verdad es que me pareció muy original esta manera de presentar la fondue.

También pedimos una raclette suiza vegetariana. La sirven con el típico trozo de queso en el utensilio que desprende calor para derretir el queso y las verduras a parte. De este modo, únicamente hay que coger la verdura que se desee y con una espátula pequeña rascar un poco el queso derretido y ponerlo en la verdura.

Es algo muy sencillo pero delicioso e ideal para compartir porque los comensales van cogiendo y comiendo mientras van charlando y se hace muy distendido.

cheeses-art-raclette

cheeses-art-verduras-raclette

cheeses-art-patatas-raclette

Para terminar, no pudimos resistirnos y pedimos una fondue de chocolate negro acompañado de fruta del tiempo. ¡¿Qué más decir?! Deliciosa…

cheeses-art-fondue-chocolate-fruta

Y…¿cómo está de precio?

Éramos 4 personas y cada una pagamos 24,38€ incluyendo la comida y la bebida. Me parece muy buen precio, sobretodo, por lo satisfecho que uno se queda al terminar de comer. La relación calidad-cantidad-precio es muy buena.

Valoración global

Me encantó.

Yo soy una apasionada del queso (en mi casa me llaman ratoncito, no digo más) y conforme van pasando los años me gustan más tipos de queso; por lo que Cheese’s Art me pareció el paraíso.

Me parece un restaurante ideal para ir en un grupo ya que muchos de los platos de la carta (fondues, tablas de quesos, raclettes…) son idóneos para compartir.

Todo un indispensable para los amantes del queso y, sobretodo, para los apasionados de las cenas con amigos que se alargan porque las conversaciones no terminan nunca.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Lateral. Tapas de calidad y con glamour en Barcelona.

Tapear se puede hacer de muchas maneras. Se puede hacer en plan más casual en cualquier bar de barrio (que merecen todo mi respeto) o se puede hacer en un local como Lateral, un restaurante ideal para múltiples ocasiones pero que, en mi opinión, es perfecto para pedir varias tapas y raciones para compartir y disfrutar del buen ambiente.

lateral-entrada

Lateral está en la calle Consell de cent 329, muy cerca de la parada del metro Passeig de Gràcia.

El local es precioso. Todo muy clarito, muy limpio, con varios sofás muy acolchados y muchos cojines, dándole un toque muy glamouroso y a la vez acogedor.

lateral-decoracion

Aunque es bastante grande y con capacidad para muchas personas, tened cuidado si queréis ir por la noche ya que suele estar bastante lleno. Pero si vais temprano o vais al mediodía seguro que un huequito encontráis ya que, además, el personal aprovecha muy bien el espacio disponible sin tener la sensación de estar apretados.

Como he dicho antes, siempre que vamos nos encanta compartir platos porque así podemos probar más cosas de entre todas las que tienen en su extensa carta.

La última vez que fuimos empezamos tomando una tempura de verduras con salsa de yogurt muy fina y nada pesada; y un rollito vietnamita de gambas y solomillo de cerdo, delicioso e ideal también para compartir.

lateral-tempura-verduras

lateral-rollito-vietnamita

Después, y aunque también picamos un poco el uno del otro, David pidió un ceviche de corvina, zumo de lima, cayena, apio, cebolla morada y maíz dulce, que probé un poquito y me gustó bastante ya que no lo encontré demasiado picante; y yo un tataki de atún marinado con ensalada de wakame que estaba delicioso, tenía un sabor muy suave y el marinado era espectacular.

lateral-ceviche

lateral-tataki-atun

Comimos también unas croquetas de setas espectaculares, con un sabor muy auténtico y de las que no hay foto por la sencilla razón de que una foto de dos croquetas mondas y lirondas quedaba un poco triste.

Y terminamos con una de las raciones que más nos gustó, el huevo poché con espuma de patata trufada y polvo de ibérico, exclusivo del restaurante de Barcelona (en los de Madrid hay otros platos especiales) y delicioso. Tiene un sabor intenso pero delicado y el contraste entre las distintas texturas de los ingredientes lo hacen único.

lateral-huevo-poche-patata-trufada-iberico

Os recomiendo también que probéis los postres porque todos los que he probado hasta el momento están espectaculares, especialmente el crumble de manzana y arándanos. Toda una delicia.

De precio no está nada mal y uno puede intuir bastante bien por el precio de cada plato como será el tamaño de la ración.

En definitiva, si estáis por el centro y queréis hacer una comida informal o buscáis un sitio al que ir con un grupo de amigos, Lateral puede ser muy buena opción. Muy recomendable para los amantes del tapeo pero con glamour.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook