Panqa. Cocina peruana sabrosa en Barcelona.

Todos sabemos que hay restaurantes que se ponen de moda y entonces parece que los demás que son del mismo estilo sean lo peor. Y lo cierto es que no es así. A mí me gusta descubrir restaurantes que igual no son tan conocidos pero que son espectaculares.

Y ojo, que la mayoría de ellos se descubren de casualidad. Así conocimos nosotros Panqa, un sábado que no sabíamos dónde comer.

panqa-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Panqa en la calle Sepúlveda 76, cerca de la parada de metro Rocafort.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla pero bastante elegante. Todo en madera clara y negro.

panqa-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. El camarero que nos sirvió fue muy amable y muy atento.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado sobre las 13:30h. Al ser tan temprano, fuimos los únicos en el local durante casi todo el rato que estuvimos allí. Por la noche, no sé cómo estará de lleno. Espero que más porque el restaurante lo merece.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo yuca frita con salsa huancaína. Nos encanta la yuca y con esta salsa estaba espectacular. Además nos trajeron también un poco de salsa brava peruana que no os sabría decir exactamente que llevaba pero estaba deliciosa y muy refrescante para el paladar por el toque picante.

panqa-yuca-frita

Compartimos también un ceviche con corvina, pulpo, sepia y zamburiña. Estaba realmente sabroso y nos encanta comerlo ahora que hace más calor porque nos parece un plato súper refrescante.

panqa-ceviche-afrodisiaco

Después, como plato principal, David pidió el pulpo anticuchero con tortilla de yuca. Él, que es amante del pulpo, disfrutó muchísimo del plato y le encantó el intenso sabor que tenía que combinado con las salsas hacían que estuviera espectacular.

panqa-pulpo

Yo pedí los tagliatelle de huancaína con lomo saltado. ¡Madre mía qué buenos estaban! Solo os digo que aún a ratos me viene al paladar el sabor delicioso que tenían. Es un plato ideal para los que somos amantes de la pasta y que queremos que nos sorprendan con sabor poco habituales para nosotros. Además el lomo, para mí, estaba en su justo punto, igual que las verduras.

panqa-tallarines

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (unos pisco sour deliciosos) nos costó 73€.

Valoración global

¡Qué buen descubrimiento!

Tengo que admitir que es un restaurante por el que habré pasado por delante varias veces y jamás me había parado a ver qué ofrecían. Pero qué suerte haberlo encontrado.

La comida que ofrecen está riquísima, nada complicada pero muy sabrosa.

Es ideal para ir en pareja o en grupos pequeños y disfrutar compartiendo varios platos.

Nosotros, ahora que lo hemos descubierto, seguramente repitamos alguna vez más.

 

 

La Vietnamita. Cocina vietnamita con aire de Street Food en Barcelona.

Hace ya bastante, por no decir mucho, abrieron la Vietnamita de Sant Antoni y desde el día que la vimos quisimos ir. Pero ya sabemos como son estas cosas, que entre obras en el barrio, mil lugares a los que también quieres ir y chopocientas excusas que te pones, a veces te olvidas de restaurantes que quieres visitar.

Pero hace unos días, gracias a la iniciativa Tapantoni, que cada otoño y primavera nos permite probar unas tapas en varios bares y restaurantes del barrio, volvimos a pensar en La Vietnamita y decidimos que ya tocaba.

la-vietnamita-entrada

¿Dónde está?

Encontramos La Vietnamita en la calle Borrell 85, cerca de la parada de metro Sant Antoni.

¿Cómo es la decoración?

Cuando uno entra en el local podría decir que se está en una calle de una ciudad, una con mucho estilo todo hay que decirlo. Decoración muy industrial combinada con toques rústicos gracias a la madera.

la-vietnamita-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Bastante bien. Nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado sobre las 14h. No habíamos reservado ni nada porque fue una decisión improvisada. Lo cierto es que no había mucha gente y se estaba bastante tranquilo.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unas Bun Cha, unas albóndigas de carne, jengibre y menta al estilo vietnamita con salsa agridulce que estaban muy sabrosas y bastante ligeras y refrescantes gracias al toque de la menta y el jengibre.

la-vietnamita-albondigas

También compartimos unas Satay Skewers, unas brochetas de pollo con salsa de cacahuetes que estaba muy buenas y eran ideales para abrir el apetito.

la-vietnamita-brochetas-pollo

Después cada uno eligió un plato principal. David eligió el Red Curry de pollo, un curry rojo suave y cremoso con lima kaffir y albahaca servido con arroz y una base de lechuga fresca y cacahuetes. Muy bueno, muy sabroso y no demasiado picante para paladares expertos, para el mío que es muy sensible pues sí.

la-vietnamita-arroz

Yo en cambio pedí un Bun 5 Perfumes, unos fideos de arroz con salsa 5 aromas, verduras frescas, escabeche, cacahuetes y ternera. Estaba riquísimo, era un plato extremadamente aromático y con una mezcla de sabores de lo más peculiar y deliciosos.

la-vietnamita-fideos

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una botella de vino) nos costó 41,7€.

Valoración global

Nos ha gustado mucho. Quizás no es un tipo de cocina de la que yo sea extremadamente fan, pero reconozco que de vez en cuando me apetece y probar platos con sabores más exóticos y, sobre todo, tan marcados, es una gozada.

La carta es muy variada, tanto en comida como en bebidas y el ambiente es muy distendido y “callejero” en el buen sentido lo que hace que el restaurante se ideal para varias ocasiones informales que se nos presenten.

Nosotros repetiremos porque nos quedan muchos platos por probar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Osmosis. Maridaje con mucha clase en Barcelona.

A principios de año, unas amigas muy sibaritas también, nos comentaron la experiencia que habían vivido en Osmosis, un restaurante en el que habían cenado cun menú con maridaje y del que habían disfrutado mucho.

Desde entonces quisimos ir y cuando vimos que en la Restaurant Week de El Tenedor estaba y tenían menú con maridaje, no nos lo pensamos ni medio segundo.

osmosis-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Osmosis en la calle Aribau 100, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Muy elegante. Toda en tonos claros con toques negros y con una luz muy tenue, nada escandalosa, centrada sobretodo encima de las mesas para que podamos ver con claridad la comida.

Disculpad que no haya foto, pero cuando vas en grupo es un poco raro ponerte a hacer fotos a lo loco. Y veréis más adelante que no fue la única vez que me pajaree y no hice foto.

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. El sommelier del restaurante nos explicó muy detalladamente y con bastante gracia cada plato y, sobre todo, cada vino.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un lunes que al día siguiente era festivo a las 21h con reserva previa. No había mucha gente y se estaba muy tranquilo. Pero sé que los fines de semana se llena más.

¿Qué comimos?

El menú consistía de un aperitivo, 4 platos y un postre.

El aperitivo era una croqueta de pollo al curry y una mini tostada con brandada de bacalao ideales para abrir más el apetito.

osmosis-aperitivo

El primer plato que nos sirvieron fue caballa cítrica con ciruela roja y chantillí de hierbas maridada con un vino tinto italiano Ca fiui 2017 DOC Valpolicella. El pescado muy bueno, a pesar de no ser yo muy fan, pero lo cierto es que combinado con la ciruela roja estaba delicioso. Sorprendente también el maridaje de pescado con vino tinto pero era tan suave de sabor que hacían una pareja estupenda.

osmosis-caballa

Después nos sirvieron un cangrejo blando con bullabesa y café de París maridado con un vino vasco Itzasmendi7 2014 DO Bizkaio Txacolina. Este plato fue un fail total para mí porque quise hacerme la valiente pero no, me da mucha cosa comer cangrejo con la cáscara, y no pude comerlo. La cosa fue que como se lo di a David para que lo comiera él, me olvidé de hacer la foto. Eso sí, el resto de comensales del grupo que sí lo disfrutaron dijeron que estaba riquísimo y que la combinación con la bullabesa, que sí probé y estaba de vicio, era ideal.

A continuación, nos sirvieron un foie poelée con anguila ahumada y fruta de la pasión maridado con una xarelo Osmosis 2016 DO Penedès. A mí el foie me gusta, soy capaz de comérmelo, pero en pequeñas cantidades. El taco que nos sirvieron era bastante grande (hasta un punto que quizás era demasiado para mí) aún así me gustó mucho porque tenía un sabor espectacular que combinado con la fruta de la pasión era aún mejor. Eso sí, la anguila se la di a David porque me da mucha cosa (sí, tengo muchas manías, y eso que me he quitado unas cuantas por el camino).

osmosis-foie-anguila

El último plato principal que nos sirvieron fue un cochinillo Pio Navarro con nísperos y mosto maridado con un vino francés Le Berceau des fees Savanniers AOC Loire. Estaba riquísimo y muy tierno y la combinación con los nísperos le daba un sabor muy especial.

Como postre, nos sirvieron hibiscus, tomate, frambuesa y vino tinto maridado con una cerveza Lindemas Lambic bier Kriek Belgique. Lo cierto es que los sabores del plato eran muy originales y el conjunto muy refrescante pero a mí el toque del tomate no me terminó de convencer. Eso sí, el maridaje con la cerveza con toque de cereza fue todo un acierto.

osmosis-postre

Y…¿cómo está de precio?

Cada menú de la Restaurant Week nos costó 45€.

Valoración global

Si sois de mente y paladar abierto y espíritu aventurero, Osmosis es un lugar ideal para probar nuevos platos y aprender nuevas combinaciones que no se nos habrían pasado por la cabeza.

Es cierto que a lo mejor algunos platos no los disfruté tanto porque no eran 100% como me hubiesen gustado en otras condiciones, pero en el fondo esa es la gracia de ir a comer este tipo de menú así que, ya sabía a lo que iba.

Creo que para ir en pareja es una buena opción pero creo que si se va en grupo reducido con gente que le apasione comer y descubrir, es ideal. Y consejo, si vais y estáis pensando en ir a tomar después un gintonic, hacedlo en Osmosis mismos. El mejor gintonic que he probado, y coincidimos en ello todo el grupo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Eixampeling. Comida sencilla y sana en Barcelona.

Estresados y con prisa vamos todos muchos días a la semana.

Y hay días entre semana que nos pilla la hora de cenar fuera de casa porque tenemos cosas que hacer y no queremos desmadrarnos porque al día siguiente hay que madrugar e ir a trabajar.

Pues para esos días, hemos descubierto un local perfecto. Y no solo para cenas, sino también para brunch o comer.

eixampeling-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Eixampeling en la calle Diputació 158, cerca de la parada de metro Urgell.

¿Cómo es la decoración?

Simple pero barroca. Y bastante curiosa, así como de cuento surrealista.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El camarero que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos aconsejó bien.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un lunes a las 20h. Sí, muy pronto, pero es que era eso o cenar a las 23h. No tuvimos ningún problema de sitio, pero obviamente no sé cómo será los fines de semana.

¿Qué comimos?

Aunque queríamos comer algo sencillo y rápido, no pudimos evitar pedir un hummus con crudités de verduras para compartir porque nos encanta. Éste en particular estaba delicioso porque era muy natural, tanto que había incluso garbanzos casi enteros. Muy rico.

eixampeling-hummus

Después, David pidió unos huevos royal con salmón ahumado y espinacas; plato que se llamaba “Beyonc-Egg” (ya veréis que todos los platos tienen nombres curiosos que, a nosotros que somos así de frikis, nos encantaron). Estaban muy buenos y aunque eran muy sabrosos no eran nada pesados.

eixampeling-huevos-salmon

Yo pedí una ensalada de espinacas tiernas con piñones, champiñones, cebolla caramelizada, cherries y huevo, llamada “You Spinach My Head Right Round” (¿veis el nivel de los nombres?). Estaba riquísima. A mí particularmente me encantó porque no me gustan nada las espinacas cocidas, pero crudas y en ensalada me apasionan. En este caso combinadas con los champiñones y con la cebolla caramelizada resultaban deliciosas. Un plato perfecto para una cena ligera y sana pero con sabor.

eixampeling-ensalada-espinacas

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (un agua con gas y una cerveza) nos costó 28,9€.

Valoración global

Me ha encantado descubrir Eixampeling y que se haya convertido ya en una alternativa para cuando estemos por la zona y llevemos prisa.

Comida sana en su mayoría, sin complicaciones y muy sabrosa. Todo un acierto para esos días caóticos en los que únicamente podemos parar unos minutos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Valmas. Cocina mediterránea de temporada en Barcelona.

Cenar con amigas es una de las mejores cosas de la vida y hacerlo con una que tiene buen gusto para elegir restaurantes es el paraíso.

El pasado viernes me llevó a Valmas, un restaurante de cocina mediterránea de temporada, que era nuevo para ambas y que nos aventuramos a descubrir de lleno.

valmas-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Valmas en la calle Mallorca 235, cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy mediterránea, en tonos tierra muy suaves que transmiten mucha tranquilidad.

¿Cómo nos atendieron?

La camarera que nos sirvió fue muy amable y nos explico todas las opciones (que os detallo más adelante) muy bien y nos recomendó muy bien.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes por la noche a las 22h y la verdad es que, aunque habíamos reservado, no estaba demasiado lleno y el ambiente era bastante tranquilo. El único pero que le pondría es que a medida que la noche fue avanzando la música fue subiendo de volumen sin motivo alguno. A nosotras no nos molestó pero yo os advierto.

¿Qué comimos?

La peculiaridad de Valmas es que no tiene carta. En su lugar, tienen 3 menús de diferentes precios y número de platos que incluyen pero sin tener unos platos definidos. La camarera al atendernos nos preguntó si teníamos alguna intolerancia o alergia y si había algo que no nos gustara para poder ir sirviéndonos los platos.

Elegimos un menú de 5 platos y uno de 3 porque pensamos que así podríamos probar más cosas y no llenarnos demasiado.

Lo primero que nos sirvieron fue un salmón marinado con gintonic acompañado de olivada que estaba buenísimo con un sabor muy suave y delicado.

valmas-salmon-gintonic

Después nos sirvieron unas almejas al vermut francés y naranja. Las almejas en si pues lo normal, pero el jugo estaba delicioso, nos lo hubiésemos comido a cucharadas.

valmas-almejas-vermut

Nos trajeron también un steak tartar con sus tostaditas. Estaba sorprendentemente bueno (más que nada porque no suelo tomarlo) aunque picaba mucho y la camarera no nos advirtió y el primer impacto fue duro.

valmas-steak-tartar

También nos sirvieron un pulpo con hummus de wasabi y bocabits muy bueno, genial de textura y la combinación de sabores nos pareció muy acertada.

valmas-pulpo-hummus

Luego nos sirvieron avestruz con salsa de fresas y miniverduritas que estaba buenísimo. El sabor de la salsa no era nada empalagoso y combinado con la carne era espectacular.

valmas-avestruz-fresa

Uno de los últimos platos fueron unas cocochas que a mí no me entusiasmaron demasiado pero porque la textura en si me da un poco de repelús, aún así debo reconocer que el sabor era bastante bueno. Perdonad la foto porque no nos acordamos de hacerla al principio y lo arreglamos como pudimos.

valmas-cocochas

Y el último plato principal que nos trajeron fue una carne con setas deliciosa. La textura era espectacular y las setas estaban muy bien cocinadas y le daban un sabor muy bueno a la carne.

valmas-carne-setas

Como postre, nos trajeron una torrija con sorbete de mandarina y crujiente de lacasitos. Estaba espectacular de verdad. Se deshacía en boca y los sabores combinaban todos a la perfección. Sorprendente y delicioso.

valmas-torrija

Y… ¿cómo está de precio?

Como ya os he dicho, hay varios menús según el precio y el número de platos. Nosotras cogimos uno de 25€ que incluía 3 platos y uno de 60€ que incluía 5 platos.

La cosa es que habíamos reservado por El Tenedor con un 40% de descuento pero al llegar la chica nos dijo que el descuento solo se aplicaba en el menú de 60€, cosa que sabíamos o no habíamos leído antes, y así costaba 36€.

Los 2 menús más una botella de vino nos costó 77,85€.

Valoración global

Valmas nos ha encantado. Ha sido un descubrimiento genial al que ya estoy deseando volver.

El hecho de no tener que escoger platos nos encantó porque te ahorra el tener que pensar qué quieres comer y te descubre platos que, probablemente, si los hubieses tenido que elegir tú, no lo hubieras hecho.

Comimos bastante pero no salimos con sensación de estar muy llenas y la relación calidad precio nos pareció muy buena, y más si podéis coger el descuento.

Todo un gran descubrimiento en el centro de la ciudad al que seguro que vuelvo para enseñárselo a David.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Somni. Restaurante de ensueño en Barcelona.

“Las amigas de la universidad son las que duran toda la vida”.

Me lo dijo mi madre el primer día de carrera y ¡qué razón tenía!

Hay cuidarlas mucho y mimarlas. Por eso, el pasado viernes nos fuimos las 3 a darnos un homenaje. Porque nos lo merecemos. Porque somos 3 mujeres que no paramos ni un segundo. Porque sí.

Y fuimos a Somni.

¿Dónde está?

Encontramos Somni en la calle Provença 277, cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy elegante. Moderna, con toques muy sofisticados, lineas muy simples y colores claros que creaban un ambiente muy delicado.

somni-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. Desde que entramos hasta que salimos nos atendieron como a reinas. Muy servicial todo el personal y muy atentos sin resultar atosigantes.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. Habíamos reservado así que no tuvimos problema e igualmente, la sala no estaba llena. Un poco más tarde llego un grupo grande que hizo que el nivel de ruido se elevara un poco, pero nada exagerado ni molesto.

¿Qué comimos?

Antes de que nos sirvieran lo que habíamos pedido, nos sirvieron un aperitivo delicioso de croqueta y queso garrapiñado. Riquísimo e ideal para ir abriendo el apetito.

somni-aperitivo

Compartimos unas mini verduras y tofu al grill ahumadas con haya y con salsa romesco. Deliciosas. La presentación es muy curiosa (tenéis que ir y pedir el plato para comprobarlo) y el sabor de las verduras es espectacular.

somni-mini-verduras-romesco

Después cada una pidió su plato principal. Ana pidió el tataki de atún, crema de aguacate, salsa de pesto rojo y cebolla encurtida. Pudo probar un poco y lo cierto es que es de los mejores atunes que he probado. Tenía un sabor muy intenso pero nada estridente y todos los ingredientes combinaban a la perfección.

somni-tataki-atun

Marta pidió el falso risotto de trigo tierno con setas, parmesano y kale. Riquísimo y muy original. Más ligero que el de arroz habitual pero igual de sabroso y cremoso. Un acierto.

somni-falso-risotto

Yo me decanté por los canelones de pato rustido con bechamel trufada y foie. Porque aunque el pato no me entusiasme si algo lleva trufa y foie, tengo que pedirlo, es mi perdición. Estaba riquísimos, no llenaban demasiado y tenían un sabor intenso y espectacular. Hubiese pedido 3 más.

somni-canelones-pato

Para terminar, decidimos pedir unos postres para compartir. Como el camarero nos había recomendado la torrija caramelizada con helado de almendras y toffee, decidimos hacerle caso. Y menos mal. ¡Qué maravilla! Un plato no apto para paladares a los que no les entusiasme el dulce muy dulce, pero a nosotras nos fascinó. Y pedimos también el chocolate con pasión, porque nos hizo gracia el nombre y porque nos apetecía mucho. Buenísimo también y nada cargante ya que el helado de fruta de la pasión lo hace muchísimo más ligero.

somni-postres

Y… ¿Cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una botella de vino y una botella de agua) cuesta 128,7€ ahora bien, como habíamos reservado con el 30% de descuento a través de El Tenedor nos costó 81,9€.

Valoración global

Nos encantó vivir esta experiencia lujosa juntas y sin parejas ya que hacía mucho que no teníamos una noche de ese estilo.

Disfrutamos mucho de la alta calidad de la comida, de la excelente presentación de los platos y del ambiente tan tranquilo que se respiraba.

Sin duda un restaurante que merece muchísimo la pena. Eso sí, si encontráis descuento mediante El Tenedor o cualquier otra manera, mejor que mejor porque es verdad que los platos tienen un precio elevado.

Un sitio ideal para darse un merecido capricho en una ocasión especial ya sea con amigos o en pareja.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cereal Hunters. Un paraíso de cereales en Barcelona.

Hoy os traigo una recomendación diferente. Hoy no es un restaurante en el que comer o cenar. O sí. Pero creo que os va a gustar igual.

No es que sea yo mujer de cereales, en absoluto. Pero la fantasía… ¡ay la fantasía! Me apasiona y me enloquece.

Por eso, al enterarme que había un lugar en el que te podías hacer tu propio bol de cereales a tu gusto, con una variedad inmensa y con leche de colores, pues de cabeza que fuimos.

cereal-hunters-entrada

¿Dónde está?

Cereal Hunters está en la calle Consell de Cent 245, cerca de la parada de metro Universitat.

¿Cómo es la decoración?

Para mí, fascinante.

Nada más entrar yo no podía dejar de mirar a todos lados. En un lado de la pared de la entrada, la barra y todas las cajas de los distintos cereales que puedes tomar; en el otro, posters de la trilogía original de Star Wars; y al fondo, una foto de las gemelas Olsen dando la bienvenida al local. Y si le sumamos que, al entrar más al fondo de la sala para buscar mesa y girar la vista hacia la izquierda, vi un poster de las Spice Girls; ahí ya me ganaron. Porque yo con 8 años fui a verlas en concierto, soy muy noventera y porque soy muy petarda, no lo vamos a negar.

cereal-hunters-barra

cereal-hunters-gemelas-olsen

cereal-hunters-decoracion-spice-girls.jpg

¿Qué comimos?

Obviamente nos pedimos cada uno un bol de cereales customizado.

cereal-hunters-pink-blue

El funcionamiento es muy sencillo: eliges la medida del bol (S, M, L), eliges los cereales que quieres probar, el tipo de leche que quieres tomar con ellos (disponen también de una gran variedad) y si la quieres con algún color, y los toppings que quieras echarle.

David pidió un bol mediano con cereales Crunchy Nut Glorious Oat Granola con chocolate, leche de coco con colorante azul y toppings de Kit Kat y bolitas de chocolate negro.

Además de lo divertido del azul, el sabor de la combinación que eligió era delicioso y con bastante sabor a chocolate que, junto con la leche de coco, daban un resultado espectacular.

cereal-hunters-leche-azul

cereal-hunters-bol-azul

Yo elegí un bol pequeño con cereales Froot Loops con Marshmallows, leche desnatada con colorante rosa y toppings de Kit Kat y bolitas de chocolate negro. Sí, tengo 5 años ¿vale?

Lo cierto es que a mí con algo rosa y de colores me ganáis el corazón de princesa, pero es que además el sabor era espectacular. Personalmente, no me gusta comerme los cereales muy blandos por la leche así que lo que hice fue ir echando la leche poco a poco para que los mojara pero no me los dejara demasiado reblandecidos. Y esto os lo cuento porque me pareció increíble el sabor dulce de los cereales bien crujientes y azucarados entre los que, aleatoriamente, me iba encontrando trozos blanditos de nube y combinados con el chocolate de los toppings me pareció una delicia.

cereal-hunters-leche-rosa

cereal-hunters-marshmallow

Y…¿cómo está de precio?

Los dos bols nos costaron 8,4€.

El precio incrementa según si los cereales son nacionales o de importación, si le añadimos color a la leche o no y por los toppings que añadamos. Cuando fuimos, el chico que nos atendió nos comentó que tenían una oferta en toppings y que podíamos poner 2 por el precio de 1.

Valoración global

Nos ha fascinado.

Es cierto que es el primer bar de cereales al que vamos y por eso nos ha ilusionado y gustado especialmente, pero ver toda esa variedad, todos esos sabores y esa fantasía, a mí me ha enamorado.

Ya he dicho al principio que no soy la mayor fan de los cereales del mundo pero creo que Cereal Hunters es el claro ejemplo de que si a algo le pones fantasía y lo vendes bien, puedes convencer hasta a personas que no serían, en principio, tu público objetivo.

¿Repetiremos? Mil veces probablemente, porque nos han dado una tarjeta en la que van sellando y a la décima vez te da una consumición gratis y porque queremos probar todas las variedades de cereales que tienen.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Balmes Petit Bangkok. Cocina tailandesa deliciosa en Barcelona.

No es que sea una persona especialmente apasionada por la comida exótica, pero de vez en cuando me gusta conocer nuevas gastronomías y sorprender al paladar.

Así que el pasado fin de semana, decidimos ir a Balmes Petit Bangkok, un restaurante tailandés del que habíamos leído maravillas.

balmes-petit-bangkok-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Petit Bangkok en la calle Balmes 106, cerca del metro Diagonal y de la parada de ferrocarril Provença.

También tienen un local en la calle Vallirana 29, cerca de la parada de metro Lesseps.

¿Cómo es la decoración?

Muy colorida pero no demasiado recargada. Con bastantes pinceladas de color, hacen que el local sea bastante alegre a la vez que acogedor.

balmes-petit-bangkok-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Todo el personal que nos atendió fue bastante amable aunque el camarero que nos sirvió el vino, la verdad es que nos trajo la botella y no nos la sirvió en las copas. A ver, a nosotros no nos importa demasiado, pero hay detalles a los que hay que prestar atención, por muy lleno que tengas el restaurante.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 22:30h. Si queréis ir, os recomiendo reservar porque estaba llenísimo.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Pho Pia Kai, unos rollitos de pollo con verduras y fideos finos de soja que estaban muy buenos; y unos Karee Puff, unas empanadillas de pollo a la pimienta y curry con verduras muy sabrosas. Ambos entrantes iban acompañados de unas salsas dulzonas que les daban un toque de contraste perfecto. Además me sorprendió que, a pesar de ser fritos, no resultaron demasiado cargantes.

balmes-petit-bangkok-rollitos-pollo

balmes-petit-bangkok-samosas

Después, como plato principal, David pidió un curry verde de cerdo. Es el más picante que tienen. A él le encantó, le pareció riquísimo y ya se lo ha recomendado a todo el mundo que se ha cruzado. Yo apenas probé un bocado pequeño y casi me ahogo. Pica un montón pero si sois amantes de los sabores fuertes os va a enamorar.

balmes-petit-bangkok-curry-verde

Yo, pedí un plato menos intenso (no quería acabar llorando…) pero muy sabroso por la salsa que lleva, el wok Pad Hed con pollo, cuya característica es que la carne va acompañada de un surtido de setas. Aunque aparentemente es un plato bastante sencillo, estaba delicioso y a mi que me encantan las setas en todas sus variedades me pareció el paraíso.

balmes-petit-bangkok-wok-setas-pollo

Y… ¿cómo está de precio?

Lo que comimos y bebimos (una botella de vino) nos costó 48,8€.

Valoración global

Petit Bangkok nos ha encantado. Incluso a mí, que no soy muy de experimentos exóticos, me ha enamorado y ya tengo ganas de volver y probar más platos.

También es cierto que, personalmente, no tengo ni idea de comida tailandesa y no se como tiene que ser para que sea “auténtica”. Pero se lo que me gusta y lo que no, y esto me ha gustado mucho.

Además, nos sorprendió gratamente el precio ya que esperábamos que todo lo que pedimos nos costara algo más.

Muy recomendable por mi parte e ideal para ir con un grupo de amigos que sepamos que son aventureros y les gusta probar nuevos sabores.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

El Passatge del MurMuri. Cocina mediterránea con estilo en Barcelona.

La clave para ir a un restaurante que, a priori, se escapa de tu presupuesto, consiste en saber esperar la oportunidad idónea. O en este, a un buen descuento de El Tenedor.

Eso es lo que hicimos nosotros para ir a probar un restaurante que nos llamaba la atención desde hacía tiempo: El Passatge del MurMuri.

passatge-murmuri-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Passatge del MurMuri en Rambla de Catalunya 104, muy cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Podría decirse que bastante sencilla con excepción de los enormes y coloristas cuadros que decoran las paredes (el de “Barcelona I love you” lo quiero yo para mi casa). Lo cierto es que la sensación general es de elegancia aunque no de aburrimiento.

passatge-murmuri-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Todo el personal que nos atendió fue bastante amable con nosotros.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes sobre las 21:30h en pleno mes de agosto. Se fue llenando bastante, sobretodo parejas y alguna familia de turistas que, presumiblemente, se alojaban en el hotel en cuyos bajos se ubica el restaurantes.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos chips de berenjena con miel, deliciosos y todo un vicio. Las rodajas de berenjena estaban cortadas a la medida exacta de grosor y fueron, sencillamente, el aperitivo/entrante ideal.

passatge-murmuri-chips-berenjena-miel

Después, como plato principal, David pidió un arroz del senyoret, porque no lo puede evitar, y lo cierto es que estaba muy bueno y con un sabor muy intenso; y yo me decanté por una opción más ligera, el pollo con doble cocción y verduras al wok que estaba delicioso. Obviamente este plato no era la gran cosa, pero era lo que buscaba, algo sencillo pero sano y que no me llenara demasiado; pues durante el verano ya he cometido demasiados excesos alimenticios.

passatge-murmuri-arroz-senyoret

passatge-murmuri-pollo-verduras-wok

Y…¿cómo está de precio?

Como os he dicho anteriormente, fuimos con la promoción del 30% de descuento de El Tenedor porque estamos en modo ahorro, así que todo nos costó 39€. Sin ese descuento el precio hubiese sido de unos 56€ aproximadamente.

Valoración global

El Passatge del Murmuri nos ha gustado.

El día que fuimos el restaurante estaba bastante tranquilo para estar ubicado en la zona en la que está, el ambiente que se respiraba era muy agradable, elegante y moderno; y ofrecen un muy buen producto, bastante sencillo y sin muchas complicaciones, pero de calidad.

Probablemente repetiremos si volvemos a encontrar una oferta similar o en el caso que queramos disfrutar de una velada más especial en pareja.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Totora. Cocina peruana marinera en Barcelona.

Como buena mediterránea que soy, cualquier cosa que tenga que ver con el mar llama mi atención. Y eso fue lo que me pasó con Totora, que tras ver varias fotos y ver todo ese aire tan marinero que desprendían, decidí que había que ir a probarlo.

totora-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Totora en la calle Còrsega 235, entre las paradas de metro Hospital Clínic y Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Todo el local está decorado en tonos azules y madera clara, con elementos relacionados con el mal.

totora-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Bastante bien. Fueron amables en todo momento y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. Había gente, pero ni mucho menos era agobiante. Si es verdad que el público que había era bastante variado, desde grupos de amigos hasta familias con niños pequeños. Yo os lo digo porque a veces es un dato importante de saber.

¿Qué comimos?

La carta es bastante variada aunque toda gira entorno a productos del mar.

Empezamos tomando un Piqueo del puerto, porque nos llamó la atenció el hecho de probar varias especialidades en un solo plato. En él pudimos probar el cebiche mixto, la causa limeña y el chicharrón de calamar. La verdad es que nos gustó bastante y como plato para compartir está francamente bien.

totora-piqueo-puerto

Después cada uno elegimos un plato. David pidió un Tacu Tacu de mariscos, que consistía en langostinos, chipirones, pulpo y almejas en su propio jugo sobre una mezcla de alubias y arroz a la sartén con un toque picante. Le gustó mucho y lo encontró muy sabroso.

totora-tacu-tacu-mariscos

Yo, que no tenía mucha hambre, pedí un Maki costeño, relleno de langostino, palta y mango, cubierto con atún y salsa de ají amarillo. Estaba muy bueno y sobre todo, la salsa de ají le daba un toque muy especial y delicioso.

totora-maki-costeño

No pedimos postre porque estábamos ya bastante llenos y no queríamos ponernos al límite.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 2 pisco sour dobles nos costó 71€ (clavados, tenemos un ojo…), es decir, 35,5€ por persona.

Aunque la calidad de lo que comimos era bastante alta y las raciones eran más que correctas, es verdad que lo encontramos un poco caro.

Valoración global

Totora nos ha gustado mucho.

Es verdad que, como he dicho antes, el precio es un poco caro para lo que se come; aún así creo que es un buen restaurante informal al que ir a cenar sin complicaciones.

El ambiente es muy bueno, bastante tranquilo (no esperéis silencio monacal, pero no hay un ruido insoportable) ya que el local es muy grande y la comida tiene muy buena calidad.

Muy recomendable para probar restaurantes nuevos con amigos, en pareja o en familia, en ocasiones un poco más especiales, y probar platos de otra gastronomía a la que quizás no estamos tan acostumbrados.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook