Estrenos 2016. X-Men: Apocalipsis

Si vas a ver una película que en el título lleva la palabra “apocalipsis” ya te imaginas que tranquila la cosa, no va a ser.

Así que esperando acción épica, fuimos a ver “X-Men: Apocalipsis”.

20160601_161821_Fotor

En esta entrega de los mutantes, descubrimos al más poderoso que ha existido nunca. Adorado como un dios mientras robaba poderes del resto de mutantes convirtiéndose en un ser inmortal. Tras miles de años dormido, despierta en un mundo que no le gusta y por ello recluta un equipo para acabar con toda la humanidad y crear un nuevo orden mundial. El Profesor Xavier y sus alumnos tratarán de detenerle.

Bien. El planteamiento es ambicioso: dioses, proyecto de fin del mundo, ejércitos de mutantes… Pero ¿cumple las expectativas?

Para responder a la pregunta, tendré que ir por partes y, os advierto desde ya que puede haber algún spoiler.

Lo mejor

  • La escena inicial. La cultura egipcia siempre me ha parecido fascinante por lo que, la secuencia que abre la película mostrando toda la pomposidad faraónica y que nos presenta a Apocalipsis me pareció excelente. Así mismo, la escena que nos lleva a través de un conducto por varias épocas de la historia me parece muy buena también.
  • Magneto y Jean. Para mí, los dos grandes personajes de esta película. Cada vez que aparecen en pantalla, son el foco de atención. Ambos tienen grandes escenas en las que son protagonistas. Yo sin duda me quedo con la escena en la Jean es capaz de sacar todo su poder. Una escena espectacular y con muy buen mensaje.
  • Lobezno. Lo bueno si breve, dos veces bueno. ¡Qué breve la escena de Logan en esta película! Pero que magnífica. Al menos para los fans.
  • La secuencia de Quicksilver con la canción Sweet Dreams. Orgásmica. Maravilloso uso del slow motion, la música magistralmente cuadrada y los guiños humorísticos son francamente buenos. Un 10.
  • La desgarradora escena de Magneto y su familia en el bosque. ¿Que se veía venir? Sí, porque cuando en una película te muestran una estampa familiar tan feliz sabes que se les va a acabar la felicidad en menos que canta un gallo. Sin embargo, me pareció tan bien hecha, tan bien interpretada por Michael Fassbender… El espectador nota que al personaje le cuesta hacer lo que hace, porque no es ese el camino que quiere seguir, y aunque sea una brutalidad, empatiza tanto con él que aunque se pase al lado oscuro, el espectador tiene la esperanza de que se reencauce.
  • Excelente presentación de los mutantes. Aunque el director sabe que muchos de los que van a ver la película son ya fans de la saga, se preocupa por presentar mínimamente a los distintos personajes y no únicamente a plantarlos en la acción.
  • El final. Épico. Tanto la pelea del profesor Xavier con sus alumnos contra Apocalipsis y su equipo; como la última escena en la que se nos muestra el entrenamientos de los mutantes para futuras ocasiones, lo que nos deja la puerta abierta a más películas de la saga.

Lo peor

  • Mariposa Mental. Dejando de lado la traducción libre de Psyloche al español; aún estoy preguntándome qué es lo que el personaje aporta a toda la historia. Bueno, de hecho no me lo pregunto demasiado porque tengo bastante claro que su papel principal en todo esto es el de cubrir la cuota de personajes femeninos sexys y medio en pelotas. Así como del resto de sus compañeros, que apoyan a Apocalipsis, vemos de donde provienen, cuál es su origen; de ella no sabemos nada, únicamente la vemos aparecer, decir que ella sabe donde reclutar más mutantes y al final de la película, se va. Imagino que su última escena en la que se marcha medio a escondidas, tendrá que ver con el futuro de la saga pero que queréis que os diga, cuando aquí la amiga se marcha, nadie la echa de menos. Ni el resto de mutantes, ni el espectador.
  • Quicksilver. Del personaje nada que objetar, ahora bien, el actor, para interpretar al hijo de Magneto, pues no cuela. ¡Si parece mayor el hijo que el padre!

En definitiva, me ha parecido una excelente película de acción que, al fin y al cabo, es lo que es. Pretende entretenernos y lo hace muy bien, con unas escenas magníficamente rodadas para crear en el espectador la sensación de algo épico y un guión bastante bien escrito para enganchar al público y no despegarlo de la silla en ninguno de los 142 minutos que dura la película.

Teresa

 

Día del espectador: Deadpool

Salí del cine no teniendo muy claro si Deadpool me había gustado.

20160221_185737_Fotor

Me explicaré.

Deadpool nos cuenta la historia de Wade Wilson, un macarra-mercenario-chulopiscinas, que es diagnosticado de cáncer y se somete a una “terapia alternativa” para curarse que termina convirtiéndole en este “anti héroe”.

Bien. Así de entrada pensamos: ¡otra película sobre el origen de un personaje de cómic! Y claro, la referencia más reciente que uno tiene en mente es X-Men Orígenes: Lobezno, en la que justamente aparecía un muy olvidable Deadpool, por lo que no hay nada en el precedente que nos augure que ésta va a ser mejor.

Pero Deadpool juega en otra liga.

Aquí no buscan enseñar musculitos (que oye…nada en contra) sino contar la historia y captar fielmente el alma del personaje. Lo distinto de esta película con la mencionada anteriormente, es que sabían perfectamente que estaban haciendo un film basado en el puro entretenimiento, no la próxima aspirante al Oscar. Y claro está que cuando uno sabe lo que es y asume sus propias limitaciones, el resultado es mejor y mucho más libre.

Ya en la primera escena nos damos cuenta de que estamos viendo algo distinto. Nos presentan un personaje gamberro, macarra, sin verguenza, que busca venganza por algo que le pasó pero que, sino nos cuentan nada más, podría pasar por un delincuente. Pero como los responsables del film sabían que podían hacer lo que les diera la real gana, dan un golpe de efecto y rompen la barrera, rompen la distancia que separa la ficción del espectador. El mismo Deadpool mira a cámara, se dirige al espectador y empieza a contarnos su propia historia ilustrada con flashbacks. Y ahí empezamos a divertirnos y a empatizar con el personaje.

Y desde ese momento no paramos de ver secuencias de acción magistralmente ejecutadas en slow motion, palabras malsonantes dichas con la más absoluta naturalidad y unas referencias demoledoras a otras películas y personajes de la misma saga; y todo esto sin olvidarnos de la dosis justa de mensaje profundo, especialmente cuando al protagonista le diagnostican cáncer.

Puntos a favor:

  • Ryan Reynolds. Sabe reírse de sí mismo y de su tropiezo con Green Lantern. ¡Claro que sí! Si uno se equivoca, debe reírse de ello.
  • Pese a que el presupuesto en significativamente menor que otras películas con el sello Marvel, no se nota en absoluto (no como Ant Man, la película que más fría me ha dejado últimamente).
  • La historia de amor entre Wade y Vanessa. Es real, es cruda…es amor (y sexo) del bueno.

Puntos en contra:

  • Los secundarios. Siento que ninguno tiene ni el suficiente protagonismo ni el suficiente carisma como para que te enganche, no llegas a conectar demasiado con ninguno a excepción de la compañera de piso ciega de Wade. Reivindico desde aquí que me parece muy mal que Negasonic tenga tan poco diálogo. ¡Qué de perlas podrían haber salido de su boca en un enfrentamiento dialécticon con Deadpool!

Quizás salí del cine, sin saber si había visto una buena película o no. Pero es que tenía que digerirla. Una vez hecha la digestión, me doy cuenta de que es una gran película y sobretodo, un gran personaje. Personalmente, me muero de ganas de verle interactuar con otros “marvelitas” ya sean los X-Men o los Vengadores (un careo Tony Stark-Deadpool sería gloria). Pero que haya más Deadpool por favor.

¿La recomiendo? ¡Por supuesto! Te ríes con humor ácido, ves unos cuantos tiros y patadas, hay una historia de amor, un trasfondo humano…¡qué más puedes pedir! ¡Entretenimiento puro!

Teresa