Estrenos 2016: Escuadrón Suicida

¿Sabéis cuál es el problema de Escuadrón Suicida? Que los protagonistas son villanos. Y, por tanto, hacen cosas malas. Y no tenemos la moralidad preparada para ello.

Pero de esto hablaré más adelante porque a mí me ha gustado la película y, además, bastante. Vale…mucho.

20160814_174225_Fotor

Ante la posible amenaza de metahumanos, una agencia gubernamental secreta recluta un grupo de villanos para que les ayuden.

¡AVISO! A partir de aquí puede haber SPOILERS, porque cuando escribo se me va la mano.

Lo mejor:

  • Los personajes. Para mí, lo mejor de la película. ¿Que los hay con más protagonismo que otros? Sí ¿Qué no todos tienen la misma personalidad? Sí. Pero creo que el director es suficientemente inteligente para ir dándoles cuota de pantalla según el interés que susciten. También muestran mucha habilidad al no crear demasiado conflicto de egos sino que mantienen a algunos de los protagonistas en segundo plano durante la primera parte de la película para que aparezcan en el momento preciso.
  • La presentación del Escuadrón. Fui al cine con un miedo impresionante porque, antes de ver la película, leí críticas que decían que había un batiburrillo importante de personajes, que no se acababan de entender demasiado, que no tenían mucho sentido… Personalmente, me parece muy correcta la manera en que nos presentan a los personajes. Para mí no hay ningún problema en que veamos quienes fueron mediante flashbacks ya que a mí me encantan y creo que ahorran metraje de pura palabrería innecesaria. Es verdad que igual resulte un pelín forzada, pero en mi opinión, no es la presentación lo forzado, sino el hecho de juntar a villanos tan dispares en una “armada” para combatir posibles enemigos. Porque siendo realistas ninguno de nosotros nos creemos que eso fuera a funcionar realmente (es como un “no lo prueben en sus casas”).
  • Will Smith y Margott Robbie. O Deadshot y Harley Quinn. Están inmensos. Llevan el peso de la película y lo hacen de manera excelente. Por fin Will Smith no hace el mismo papel de siempre y eso se agradece (aunque en las escenas con la hija hay amagos y yo sufrí en cada una de ellas). Y aunque es verdad que Harley Quinn está muy (excesivamente) sexualizada, me parece que hace un papelón, la ves y te crees realmente que la pobre chica está desquiciada y en plena relación enfermiza con el Joker.
  • Cara Delevigne. ¿Pero dónde habías estado todo este tiempo, chica? Aunque su personaje no acaba de convencer (más adelante hablo de ello), nada a objetar en cuanto a la interpretación de la modelo. No la había visto actuar antes así que para mí ha sido una gratificante sorpresa.
  • El ritmo. Se ha dicho de la película que tiene un ritmo extraño y que no tiene mucha coherencia. Vamos a ver, una reflexión previa: ¿la gente que opina esto ha visto Batman v Superman? Porque eso sí que era complicado y forzado, y había menos personajes que introducir. En mi opinión, es una historia bastante bien contada, bastante ágil y, lo más importante, se desarrolla de manera entendible. Creo que es una película que, aunque no tengas ni la menor idea de quien es Deadshot o Slipknot, vas a entenderla igual de bien que los fans más incondicionales porque no es una historia explicada para fans sino para todas las personas que vayan a verla. Y claro, eso necesariamente implica que el guión no puede perderse en ofrecer muchos detalles de cada personaje, o en dar dobles sentidos en algunos aspectos de los protagonistas, porque sino el público no instruido en DC se perdería.
  • La banda sonora. Aún a pesar de que la mayoría de las piezas no serían canciones que yo escucharía de manera voluntaria sin motivo, en la película encajan perfectamente y cuadran al milímetro con la acción que ocurre en ese momento. Mis favoritas sin duda Sympathy for the devil de los Rolling Stones y, por supuesto, gran momento cuando suena Bohemian Rhapsody de Queen.

20160813_205601_Fotor

Lo peor:

  • Joker. Vamos a dejar claro que me gusta mucho Jared Leto. Y aún así asumo que el suyo no es el mejor Joker de la historia, ahora bien, probablemente tampoco sea el peor. El suyo es un personaje que tiene que dar miedo, y lo da. Venimos de Heath Ledger y de eterno Jack Nicholson, lo que hace que las comparaciones sean odiosas; y es verdad que aunque le veas y te lo creas, le falta algo; quizás un poco más de maldad, un poco más de locura y cinismo. Aunque lo he ido analizando y creo que uno de los puntos débiles de este Joker es que le vemos con una pizca de sentimientos, aunque desemboquen en una relación obsesiva hacia Harley Quinn. Su objetivo en toda la película es encontrarla, no realizar un gran acto de maldad hacia alguien; y eso nos muestra un lado humano del Joker que no habíamos visto en los otros referentes. Pero… ¡qué buena pareja hace con Margot Robbie!
  • La Encantadora. Prometía mucho y se quedó en un bluf. Podría haber sido un muy buen personaje, sin embargo siento que se han quedado a medias con ella, que la han metido con calzador y que no te terminas de creer muy bien como alguien aparentemente tan curtido en el trato con delincuentes, deja a una arqueóloga poseída campando a sus anchas; sabiendo que puede hacer aparecer a la Encantadora solamente diciendo su nombre. Un poco inverosímil, la verdad. Ahora bien, el caos que provoca es espectacular y hace que el Escuadrón se luzca.
  • Slipknot y Boomerang. No es que tenga nada objetivo en contra de ellos, solamente que me parece que no aportan nada esencial al Escuadrón. Por suerte, el director lo sabía y nos ahorro el trago de tener que aguantarles demasiado.
  • Las expectativas. Nada que objetar de la estrategia de marketing de la productora porque cumple con su cometido que no es otro que atraer al espectador al cine, pero es cierto que crearon un hype, unas expectativas, que jamás van a satisfacer al 100% de las personas. Porque es así. Cada persona se imagina una cosa distinta de la película, y no se puede contentar a todo el mundo. Además, cuando las expectativas son tan altas, o haces una obra maestra en muchos sentidos o no las vas a cumplir.

He leído infinidad de críticas negativas sobre la película, y todo el mundo está en su derecho a hacerlas (bueno, el iluminado que dice que denunciará a Warner por sentirse estafado lo dejamos de lado…). Sin embargo, sobre ello os recomiendo este artículo en Gizmodo porque me parece súper acertado, y os recomiendo que no jamás dejéis de ver una película porque la crítica la pone por los suelos, así como tampoco vayáis a verla si la crítica dice que es lo mejor del siglo. Porque no dejan de ser opiniones, y afortunadamente no todo el mundo comparte las mismas.

Para mí, es una muy buena película de acción y entretenimiento, que es lo que vamos a ver, al fin y al cabo. ¿Qué más me da que no salgan algunas escenas que había en el tráiler? ¿Qué más me da que el Joker no tenga más protagonismo? En serio. ¿Qué más me da? Salí del cine con una sensación magnífica, después de haber visto acción, efectos especiales y villanos reconocibles. Estás películas están para eso, para pasarlo bien.

Y yo me lo pasé muy muy bien.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Día del espectador: Deadpool

Salí del cine no teniendo muy claro si Deadpool me había gustado.

20160221_185737_Fotor

Me explicaré.

Deadpool nos cuenta la historia de Wade Wilson, un macarra-mercenario-chulopiscinas, que es diagnosticado de cáncer y se somete a una “terapia alternativa” para curarse que termina convirtiéndole en este “anti héroe”.

Bien. Así de entrada pensamos: ¡otra película sobre el origen de un personaje de cómic! Y claro, la referencia más reciente que uno tiene en mente es X-Men Orígenes: Lobezno, en la que justamente aparecía un muy olvidable Deadpool, por lo que no hay nada en el precedente que nos augure que ésta va a ser mejor.

Pero Deadpool juega en otra liga.

Aquí no buscan enseñar musculitos (que oye…nada en contra) sino contar la historia y captar fielmente el alma del personaje. Lo distinto de esta película con la mencionada anteriormente, es que sabían perfectamente que estaban haciendo un film basado en el puro entretenimiento, no la próxima aspirante al Oscar. Y claro está que cuando uno sabe lo que es y asume sus propias limitaciones, el resultado es mejor y mucho más libre.

Ya en la primera escena nos damos cuenta de que estamos viendo algo distinto. Nos presentan un personaje gamberro, macarra, sin verguenza, que busca venganza por algo que le pasó pero que, sino nos cuentan nada más, podría pasar por un delincuente. Pero como los responsables del film sabían que podían hacer lo que les diera la real gana, dan un golpe de efecto y rompen la barrera, rompen la distancia que separa la ficción del espectador. El mismo Deadpool mira a cámara, se dirige al espectador y empieza a contarnos su propia historia ilustrada con flashbacks. Y ahí empezamos a divertirnos y a empatizar con el personaje.

Y desde ese momento no paramos de ver secuencias de acción magistralmente ejecutadas en slow motion, palabras malsonantes dichas con la más absoluta naturalidad y unas referencias demoledoras a otras películas y personajes de la misma saga; y todo esto sin olvidarnos de la dosis justa de mensaje profundo, especialmente cuando al protagonista le diagnostican cáncer.

Puntos a favor:

  • Ryan Reynolds. Sabe reírse de sí mismo y de su tropiezo con Green Lantern. ¡Claro que sí! Si uno se equivoca, debe reírse de ello.
  • Pese a que el presupuesto en significativamente menor que otras películas con el sello Marvel, no se nota en absoluto (no como Ant Man, la película que más fría me ha dejado últimamente).
  • La historia de amor entre Wade y Vanessa. Es real, es cruda…es amor (y sexo) del bueno.

Puntos en contra:

  • Los secundarios. Siento que ninguno tiene ni el suficiente protagonismo ni el suficiente carisma como para que te enganche, no llegas a conectar demasiado con ninguno a excepción de la compañera de piso ciega de Wade. Reivindico desde aquí que me parece muy mal que Negasonic tenga tan poco diálogo. ¡Qué de perlas podrían haber salido de su boca en un enfrentamiento dialécticon con Deadpool!

Quizás salí del cine, sin saber si había visto una buena película o no. Pero es que tenía que digerirla. Una vez hecha la digestión, me doy cuenta de que es una gran película y sobretodo, un gran personaje. Personalmente, me muero de ganas de verle interactuar con otros “marvelitas” ya sean los X-Men o los Vengadores (un careo Tony Stark-Deadpool sería gloria). Pero que haya más Deadpool por favor.

¿La recomiendo? ¡Por supuesto! Te ríes con humor ácido, ves unos cuantos tiros y patadas, hay una historia de amor, un trasfondo humano…¡qué más puedes pedir! ¡Entretenimiento puro!

Teresa

 

 

Día del espectador: Los odiosos ocho

IMG-20160124-WA0000_Fotor

“Los odiosos ocho” nos sitúa en Estados Unidos después de la Guerra de Secesión, en un paraje montañoso donde una tormenta de nieve obliga a 8 personajes, entre ellos cazarrecompensas y fugitivos, a refugiarse en una posada antes de llegar a su destino.

Pero la película no va de eso. En verdad trata de un director de cine que tiene un estilo propio, que sabe en lo que es bueno, que se gusta y que no intenta hacer experimentos extraños. “Los odiosos ocho” es un despliegue “tarantiniano” mayúsculo. Es Tarantino en grandes dosis directamente en vena. Y efectivamente eso quiere decir que veremos todos los elementos que configuran el estilo propio del director (a saber: sangre, rudeza, venganza, personajes hechos a si mismos, etc.) combinados entre sí creando una pieza especial.

Pero vayamos por partes.

La historia se nos cuenta dividida en 6 capítulos. Los tres primeros nos introducen la historia y los personajes, y los tres últimos desarrollan el núcleo central de la trama con aire a partida de Cluedo para rematar con una brillante escena final.

A mi parecer, este es un planteamiento narrativo excelente, muy apropiado para el tipo de historia que se está contando, que hace que el espectador estructure mentalmente muy bien la trama y que justifica sobradamente el largo metraje. Con menos minutos, nos había sabido a poco.

Otro de los puntos notables es la escenificación. Cuando empecé a ver a los personajes interactuar en la posada en la que se reúnen todos, me vino a la mente la imagen de un escenario teatral en el que los distintos actores se van situando estratégicamente para desarrollar el argumento, constantemente de cara al público. Algo así como una obra de teatro coral de suspense tipo “La Ratonera” de Agatha Christie. Llamadme flipada.

Pero sin duda alguna, el punto fuerte de la película reside en las magníficas interpretaciones, especialmente de Samuel L.Jackson y Jennifer Jason Leigh.

El personaje interpretado por Samuel L. Jackson es de esos canallas a los que terminas cogiendo cariño, un superviviente caradura con una progresión ascendente durante toda la película que parece culminar en la escena, visual y auditivamente hilarante, con el General Sandy Smithers. Pero que no os engañe; hasta el último capítulo el personaje aún tiene que deleitarnos mucho.

Y la que para mí es la sorpresa y todo un descubrimiento porque no había visto ningún trabajo suyo, Jennifer Jason Leigh. Odié al personaje desde el momento que aparece en pantalla y no hay manera de empatizar con ella, pero tiene una fuerza espectacular y esperas su replica en cada escena. Además, tiene unos primeros planos en circunstancias poco favorecedoras, muy típicos también de Tarantino, que resuelve excelentemente.

¿Y tiene puntos negativos? Quizás que el inicio se hace un poco lento y pesado, en comparación con el resto de película. Pero sinceramente os digo que lo menciono para que no todo sea positivo y maravilloso.

¿La recomiendo? Sin ninguna duda. Tanto a devotos de Tarantino como a principiantes, aunque a estos últimos, si son algo sensibles, les recomiendo ir con el estomago vacío.

Teresa