Teresa’s Juicery. Afterwork sano en Barcelona.

En ningún lado está escrito que un afterwork tenga que ser tomando un vino o una cerveza, ¿verdad?

Hace unos días, después de un largo y duro martes, decidimos pasarnos por Teresa’s Juicery para tomar alguno de sus famosos zumos y ver por qué el sitio tiene tanta fama.

20160531_201935_Fotor

Nada más entrar, empiezas a intuirlo. Toda la decoración de madera, con frutas y verduras por todas partes; todo muy natural, muy orgánico.

Nos sentamos en una mesa compartida ya que solamente queríamos tomar algo y nos costó mucho decidirnos por solamente un zumo. Es asombroso ver la variedad que tienen y la cantidad de beneficios que se pueden obtener de ellos.

Como todo en la vida, creo que hay que tomarlos con cabeza y no pensar que basando nuestra alimentación en ellos ya obtenemos todos los nutrientes y beneficios. Estos zumos son ideales como un extra.

20160531_194902_Fotor

David tomó un Gazpacho de Teresa (será el amor, ve mi nombre y allá que va…), con tomate, pimiento rojo, pepino, zanahoria, remolacha y un largo etc., que supuestamente, ayuda a la longevidad y yo, abrumada entre tanta variedad, me decidí por un Antiox con naranja, fresa, kiwi y limón, más sencillo pero repleto de propiedades antioxidantes y de vitaminas.

Como la carta era tan extensa y había un montón de opciones que nos tentaban pedimos un tártar de atún con remolacha y aguacate para compartir y matar el gusanillo. La verdad es que estaba muy rico y nos hizo decidir que volveremos otro día a comer o cenar.

20160531_195103_Fotor

La verdad es que Teresa’s Juicery nos encantó y aunque sabemos que para cenar es una opción genial; para tomar un afterwork o picar algo saludable es una alternativa maravillosa y que sin duda repetiremos. Además al estar en el centro de Barcelona, si un día pasamos por allí y queremos llevarnos un zumo para tomar por el camino, nos va a ser muy útil.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Favoritos del mes: Febrero’16

¡Se ha acabado febrero! Y ya nos hemos “comido” dos meses del año… ¿Qué locura es ésta?

Pero para no lamentarnos demasiado y porque hay que ver lo bueno de todo aquello que acaba, a final de cada mes escribiré un resumen de aquello que, aunque no ha dado para un post por si solo, sí merece una mención para bien o para mal; ya sean restaurantes, lugares, películas o reflexiones.

Este mes será más largo ya que incluiré también enero así que, vamos allá:

cabecera

Este año, justo después de Navidad, fuimos a ver el espectáculo Varekai de Cirque du Soleil. Nunca había visto nada suyo y salimos todos boquiabiertos. Se percibe el trabajo duro y la disciplina que cada uno de los artistas tiene que hacer para que el espectáculo salga a la perfección. Si tenéis ocasión, no os lo perdáis.

20160108_232101_Fotor

En casa somos muy de explorar nuestra ciudad y aún no habíamos ido a la nueva ubicación de los Encants. Vamos a partir de la base que a mi los mercadillos me producen una reacción muy similar a la urticaria. No porque no me parezcan bien, sino porque no son mi estilo: la distribución de los productos, el regateo… No, gracias. Aún así, me parece que dónde están ahora es mucho mejor que dónde estaban anteriormente y tengo que admitir que las tiendas pequeñas que hay en los pisos superiores están francamente bien.

20160123_132311_Fotor

Por circunstancias especiales, el hermano mediano de mi chico tuvo la ocasión de ser invitado (por nosotros, se entiende) a una cena en el restaurante que más le gustara. Escogió La Cuina de l’Uribou, un restaurante de cocina japonesa muy cuco, muy bien decorado y tranquilo. El local es pequeño pero muy acogedor, la comida está rica aunque no es muy de mi estilo (y me las vi y desee para encontrar algo que me convenciera 100%) y la relación calidad/cantidad/precio no está del todo mal.

20160129_213819_Fotor

Era uno de esos sitios por los que siempre pasaba por delante pero nunca había entrado. Decidimos ir a cenar allí una noche y ¡qué grata sorpresa! Comida orgánica, sana y deliciosa: una combinación difícil de encontrar y que aquí cumplen a la perfección. Además el trato del personal fue exquisito. Muy recomendable.

20160130_220720_Fotor

  • BCN Negra: Premio Pepe Carvalho a Donna Leon

Mi madre y yo somos muy fans de la escritora Donna Leon, y cuando nos enteramos de que en el marco de la semana de la novela negra de Barcelona se le otorgaría el premio Pepe Carvalho, no nos lo quisimos perder. ¡Qué mujer! Sin duda es una persona con las ideas claras y con una visión del mundo que se encarga de transmitir claramente. Además, la entrega del premio fue en el Saló de Cent del Ajuntament de Barcelona…todo un marco incomparable.

20160204_194142_Fotor

Recuerdo ir al cine a ver la última película de Harry Potter y salir pensando que se había acabado una etapa. Es bonito crecer con unos personajes, ver que hay otros que por muy magos que sean sienten lo mismo que tu. Es bonito que te enseñen a soñar, a valorar el amor y la amistad, y a luchar. Por eso, me sentía con el deber de ofrecerle esta experiencia a mi primo pequeño. Empezamos hace algunos meses y este mes hemos visto la última película. Porque no hay nada mejor que compartir aquello que te gusta con alguien a quien quieres.

Soy muy mandona a la hora de escoger sitios donde ir, lo admito. Pero de vez en cuando también cedo, y en una de estas ocasiones me llevaron a un japonés buffet libre en el que por 14,4€ (las noches y fines de semana) puedes comer todos los platos que quieras, así revientes. ¿Lo bueno? Que no es tipo wok, es decir, no te levantas a servirte tu sino que vas pidiendo sobre una carta y te van trayendo a la mesa. ¿Lo malo? Que a mí nunca me salen a cuenta este tipo de restaurantes porque no como en tanta cantidad como para amortizarlo y aunque lo hiciera, este no es mi tipo de comida favorita.

20160212_211905_Fotor

Ya había ido a este restaurante y recuerdo haber pensado en esa ocasión, lo mismo que en esta: que para lo que es, es muy caro y dan poca comida. Vale, está céntrico y decorativamente es precioso, pero una brocheta de pollo y langostinos, repito UNA, por más de 10€, pues me parece un poquito exagerado. Que sí, que los platos están muy ricos pero…¡ojo!

20160213_150616_Fotor

Ya sé que lo que diré ahora es muy obvio, pero no es lo mismo ver Moulin Rouge con 14 años, que con 18 , que con 26. La volví a ver hace poco y me gustó muchísimo más de lo que recordaba. Viví la historia intensamente y comprendí mucho mejor a los personajes, sobretodo al maravilloso Christian interpretado por Ewan McGregor. Y ¡cómo me gusta ese Come what may!

20160301_145659_Fotor

Si se juntan el talento de Nacho Canut y Alaska con el de Guille Milkyway sale algo tan fantástico como el nuevo disco de Fangoria. Enamorada me tiene. Si os digo que se me pone la piel de gallina cada vez que escucho una canción, no os estoy exagerando. Cada una transmite algo que conecta intensamente conmigo. Ya estoy deseando que sea el 22 de abril para verles en directo. ¿Mi canción favorita? Disco Sally.

Y hasta aquí mi mes de febrero.

Marzo, vamos allá.

Teresa

 

 

Bimba’s

Que me gustan los restaurantes sofisticados, sencillos y elegantes no es un secreto para nadie que me conozca, y es por ello que Bimba’s estaba en mi wishlist desde hacía muchos meses y finalmente encontramos la ocasión perfecta para ir.

20160214_205524_Fotor

Ubicado en la zona alta de Barcelona, definiría Bimba’s como un espacio íntimo, con clase y relajante.

Tiene dos salas, una a pie de calle y una en un piso inferior, muy espaciosas y decoradas exquisitamente, con sutiles puntos de luz para no molestar a los comensales y dotarlo de un ambiente muy romántico; y una terraza ideal para tomar una copa.

20160214_205538_Fotor

Hay que advertir que es un poco laberíntico. Me explico. Tiene dos entradas, lo cual te desubica un poco al principio (ya se sabe, casa de dos puertas mala es de guardar). Nosotros accedimos por la entrada de la Diagonal y no había nadie, ni siquiera se dieron cuenta de que habíamos entrado hasta que subimos al comedor principal. Nos dijeron que los dos accesos son buenos; pero es verdad que el otro, el de la calle Flos i Calcat, está mejor habilitado. No es que sea nada relevante, pero más vale prevenir que curar y no acabar desconcertado.

El personal es muy atento, está en todo momento pendiente de las necesidades de los comensales y ofrecen un servicio muy rápido y ágil.

El punto fuerte, a parte del ambiente, es sin duda la carta, tanto de comida como de vinos. Es muy extensa y para todos los gustos.

La sorpresa fue cuando mi chico quiso pedir sushi y el camarero nos explicó que ni los domingos ni los lunes disponen de él. No es un gran agravio, pero si eres amante del sushi y vas sabiendo que quieres pedirlo, no estaría de más una mención en la carta para no encontrarte con el chasco y tener de decidirte otra vez rápido y corriendo con la presión de tener al camarero tomando nota.

Empezamos con unos calamares a la andaluza y una ensalada césar con parmesano (sí, lo sé, soy la loca de las ensaladas césar, no lo puedo evitar, un día haré un ranking de las mejores). Los calamares estaban deliciosos, muy finos, y la ensalada, no estaba mal, no tiene mucho misterio, pero sinceramente he probado ensaladas mejores por mucho menos precio y la verdad es que para ser del restaurante que es la presentación era un poco pobre y dejaba mucho que desear.

20160214_211151_Fotor

Calamarcitos a la andaluza

20160214_211205_Fotor

Ensalada César con parmesano

Luego tomamos un tartar de atún con guacamole y pallarda de pollo con rúcula y pomodorini. Tengo que decir que el pollo estaba muy bueno aunque es un plato sin muchas complicaciones, sin embargo, probé el tartar que pidió mi chico y a mí, que soy de las personas que menos les gusta el pescado que conozco, me encantó; es una combinación muy suave y creo que si repetimos, ya sé que voy a pedir.

20160214_212405_Fotor

Tartar de atún con guacamole

20160214_212413_Fotor

Pallarda de pollo con rúcula y pomodorini

Y terminamos con unas tartas deliciosas. David cayó con la tarta de chocolate y yo no me pude resistir al postre estrella, el delicioso New York cheesecake con frutos rojos. Son de pecado. ¡Qué delicia! De lo mejorcito.

20160214_214243_Fotor

New York Cheesecake

¿Y como está de precio? Bueno, ya sabíamos que no iba a ser barato. En total, comida más dos copas de vino y agua, nos salió por 68,8€, es decir, menos de 35€ por persona, que por la ubicación y la calidad de la comida, no me parece demasiado desorbitado.

20160214_221441_Fotor

La cena nos gustó mucho a pesar del regusto amargo de no haber podido tomar ni sushi ni pink mojito (no tenían ese día), y el restaurante está magníficamente decorado. Ahora bien, creo que no es para tanto. Hay restaurantes gastronómicamente mejores por un precio parecido. Aún así, ¿repetiremos? Probablemente sí. Merece una segunda oportunidad.

Teresa