Pikio Taco. Tacos mexicanos informales y urbanos en Barcelona.

Hace unos meses, cuando el calor nos tenía la mente nublada y no podíamos pensar con demasiada calidad, nos dedicamos a pasear por el barrio de Gracia y terminamos, a la hora de comer, justo en frente de Pikio Taco, una taquería de la que había oído hablar bastante. Y, por supuesto, entramos.

¿Dónde está?

Encontramos Pikio Taco en la calle Còrsega 376, bastante cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy mexicana y muy urbana. Bastante colorista, como si de una calle de una ciudad de México se tratara. O eso me parece a mí, que no he estado nunca en México.


¿Cómo nos trataron?

Bien. La verdad es que la metodología para pedir la comida es muy “self service” (uno se lee la carta y marca en una plantilla lo que quiere y las cantidades y lo entrega en caja) por lo que el papel de los camareros es solamente traer la comida a la mesa, así que no pudimos tener demasiada interacción con ellos. Aún así, nos atendieron bien.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un guacamole con totopos. Muy ricos, con un guacamole muy bueno y bastante casero.

Después, obviamente, nos pedimos un buen surtido de tacos para poder probar varios.

Los que pedimos fueron:

  • Aguascalientes: con carnitas de cerdo, salsa cremosa de aguacate, cortezas crujientes de cerdo y pico de gallo. Quizás me lo esperaba un poco menos seco y con un sabor de aguacate más auténtico, pero igualmente está bastante rico.
  • Yucatán: con cochinita pibil, crema de frijol y cebolla roja en escabeche. Riquísimo. Muy jugoso y con un sabor increíble.
  • Guadalajara: con ternera marinada en chili deshidratado y tomate, con salsa de cilantro y cebolla con tequila y pimientos habaneros. Muy picante (bueno, para mi paladar que con nada ya lo nota) pero a David le encantó.
  • Tijuana: con pollo a la parrilla con queso mozzarella, guacamole, patatas chips y salsa valentina. Muy bueno, jugoso, con un toque picante pero sin exagerar y con un sabor delicioso.
  • Azteca: con pollo al pastor con chutney de piña picante y cilantro fresco. Original y con un toque de sabor especial y delicioso.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 2 cervezas nos costó 39€.

Valoración global

Nos gustó mucho Pikio Taco, porque somos muy amantes de taquerías informales y ésta es de calidad. Además el ambiente es muy bueno, muy relajado y divertido.

Ideal para ir con amigos (no muchos eso sí, porque el local tampoco es que sea muy grande) o en pareja para ocasiones relajadas.

Lo encontramos de casualidad y lo cierto es que repetiremos cuando volvamos a encontrarnos por el barrio y queramos comer algo informal.

Teresa

El mexicano de Barcelona. Cocina mexicana de calidad en Barcelona.

Con este restaurante, David y yo tenemos una historia curiosa.

Fue el primer restaurante así “guay” al que fuimos a cenar los dos en plan romántico, al principio de nuestra relación, hará casi 4 años. Y lo extraño es que desde ese día, no habíamos vuelto a ir, y eso que salimos fascinados por al comida, por los margaritas, etc. Total, que hace unos días, volvimos a cruzarnos con este restaurante y decidimos volver a ir.

el-mexicano-barcelona-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Mexicano de Barcelona en la calle Villarroel 233, cerca de la parada de metro Hospital Clínic y de la parada de tranvía Francesc Macià.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla, nada escandalosa. A mi parecer, un toquecillo más especial no le vendría mal, pero para gustos, colores.

el-mexicano-barcelona-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Los dos camareros que nos atendieron, pese a ir muy ajetreados por el trabajo que tenían, fueron muy amables.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes sobre las 22h y menos mal que reservamos. Estaba llenísimo, sobretodo con grupos grandes, y había bastante ruido, al nivel que en ocasiones no nos oíamos el uno al otro. A nosotros, en esta ocasión, no nos importó demasiado porque no íbamos con idea de tener una cita excesivamente romántica, pero si queréis tranquilidad, quizás no sea la mejor opción.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un Guacamole Mexicano con totopos riquísimo. Es el clásico guacamole, natural y artesanal. Simple y delicioso.

el-mexicano-barcelona-guacamole

David como plato principal pidió el Pollo en Mole Poblano, unas tiras de pollo bañadas en mole, servidas con arroz y tortillas. Buenísimo. A él, el mole le apasiona y lo cierto es que éste podría ser uno de los mejores. Tiene un sabor muy intenso pero muy armonizado.

el-mexicano-barcelona-mole-poblano

Yo en cambio pedí La Gringa, una sincronizada de carne al pastor con queso gratinado. La carne estaba buenísima y la mezcla del sabor de la misma con el queso resultaba espectacular. Es un plato de esos para comer cuando una está realmente antojada de comida reconfortante pero aunque pueda parece muy cargante, lo cierto es que no me dejó demasiada sensación de pesadez.

el-mexicano-barcelona-carne-pastor

Y para acabar, porque estábamos golosos y nos habíamos pegado una caminata de campeonato antes de ir a cenar, pedimos cada uno un coulant de chocolate delicioso y fantástico.

el-mexicano-barcelona-coulante

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (unos margaritas) costó 63€, sin embargo, como habíamos reservado con el 20% de descuento por El Tenedor, nos ahorramos 12,6€ y pagamos 50,4€.

Valoración global

Difícil es que un restaurante mexicano no nos guste. Obviamente tenemos nuestros favoritos y éste, en términos de calidad de la comida, seguramente ocuparía alguna de las primeras posiciones de nuestro ránking.

Nos gusta porque los platos que ofrecen son muy variados, muy auténticos y con mucha calidad. No pierden tiempo y energías en presentaciones pomposas pero no lo necesitan porque saben que el producto es bueno.

Cierto es que puede resultar un poco caro pero nosotros siempre que hemos ido, hemos reservado con un descuento de El Tenedor, así que os lo recomiendo.

Ideal para ir en grupo (previa reserva) o en pareja en alguna ocasión informal, pues el ambiente no se presta a mucha intimidad.

Repetiremos seguro y lo seguiremos recomendando.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Oaxaca. Cocina mexicana de calidad en Barcelona.

De todas las gastronomías de otros países, puede que la mexicana sea mi favorita y aunque igual no me gustan todos los platos (sobre todo los muy picantes), hay algo en los restaurantes mexicanos que me fascinan. No sé el qué. Pero si veo uno, entro. Y hace unos días fuimos por fin a Oaxaca, un restaurante por el que sentíamos mucha curiosidad.

oaxaca-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Oaxaca en Pla de Palau 19, cerca de la parada de metro Barceloneta.

¿Cómo es la decoración?

Muy rústica. Pero no rústica con 4 toques de madera sino que casi todo el local es de madera oscura y con elementos decorativos del oeste. Peculiar pero precioso.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal que nos atendió fue muy amable con nosotros y nos recomendaron según vieron que nos gustaría.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. La verdad es que se estaba bastante tranquilo, en gran parte, porque hay espacio suficiente entre las mesas; aunque es verdad que llegó después un grupo grande que subió un poco los decibelios del local. A nosotros no nos molesta en exceso, pero tened en cuenta que el restaurante está en una zona turística y puede pasar.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo el guacamole casero porque es uno de nuestros platos para compartir favoritos y además, en Oaxaca, lo preparan delante de los comensales; es decir, viene uno de los camareros con una mesa en la que lleva todos los ingredientes para el guacamole y en función de cómo os guste le podéis pedir que lo os lo prepare.

oaxaca-preparacion-guacamole

oaxaca-guacamole

David no puedo resistir la tentación de pedir una ostra al aguachile verde con nieve de pepino limón que le encantó.

oaxaca-ostra

Como platos principales, David pidió el pulpo tatemado, mar y tierra de Isla Mujeres. Estaba delicioso, con los sabores muy intensos y con el pulpo cocinado de manera excelente.

oaxaca-pulpo

Yo me decidí por el pollo con mole negro. Estaba espectacular, tenía un sabor súper intenso y se notaba la complejidad tan característica del mole. Ciertamente un placer para el paladar y para el estómago.

oaxaca-mole

Como estábamos llenísimos, porque las raciones son muy contundentes, le pedimos al camarero que nos aconsejara algún postre que fuera un poco ligero y que nos ayudara a digerir. Nos decidimos al final por uno a base de mango con helado y mezcal que estaba delicioso y era bastante refrescante.

oaxaca-postre-mango-mezcal

Y…¿cómo está de precio?

Caro. Yo sí queréis os digo lo contrario pero es así.

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 99€.

Valoración global

Nos ha gustado mucho. Los platos nos han parecido espectaculares, el local precioso y la atención recibida ha sido de 10.

Ahora bien, como ya he dicho antes, el precio es caro. Es verdad, que en relación con la cantidad que sirven en cada ración no está del todo mal, pues aunque pagas bastante no te vas del restaurante con sensación de hambre; pero no es un sitio al que ir cada fin de semana.

Ideal para grupos de amigos o bien en pareja.

Repetiremos seguramente en alguna ocasión especial en la que nos apetezca salir de cenar con el estómago bien contento.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook