Soban de Jo Lee. Auténtica comida coreana en Barcelona.

Hace unos días fue mi cumpleaños y, por tanto, tenía que hacer una buena comilona con mis amigos para celebrarlo. Porque tal y como está la vida, me he propuesto celebrarlo todo a lo grande. Por si acaso.

No tenía ni idea de dónde ir a celebrarlo y una de mis amigas propuso ir a un restaurante coreano que a ella le gusta mucho así que, allá que fuimos; a descubrir Soban de Jo Lee.

soban-jo-lee-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Soban de Jo Lee en la calle Rocafort 204, muy cerca de la parada de metro Entença.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla.

La verdad es que desde fuera no llama mucho la atención e incluso diría que la planta baja tampoco. Sin embargo, si subís al comedor de la planta superior la cosa cambia un poco y podéis encontrar paredes más rústicas y con toques orientales que crean un ambiente más cálido. Aún así, la decoración no es nada llamativa.

¿Cómo nos atendieron?

Bastante bien. Los camareros nos sirvieron súper rápido y fueron amables con nosotros a pesar de que estuvimos hasta justo la hora en que cerraban.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 14h. Había bastante gente pero no daba sensación de agobio. Probablemente no tuvimos sensación de gentío porque el grupo más grande éramos nosotros.

¿Qué comimos?

Dejamos que decidiera mi amiga Marta, que era la que ya había ido al restaurante anteriormente y nos fiamos completamente de su criterio, porque ya son muchos años conociéndonos.

Así que ella, con su experiencia, decidió que pidiéramos unos cuantos platos para compartirlos todos.

Cuál fue la sorpresa (digo sorpresa para añadirle emoción al relato, pero mi amiga ya nos había advertido) cuando, después de haber pedido, nos trajeron 7 platitos y bandejitas con unos entrantes cortesía de la casa. Entre ellos había una gran variedad de productos típicos y fue ideal para picotear un poco y probar cosas nuevas. Todo un acierto.

soban-jo-lee-entrantes

Entrando ya en los platos que pedimos nosotros, probamos los Japche, unos fideos de boniato salteado agridulce con distintas verduras salteadas y salsa de soja. El plato que aparece en la carta lleva carne de ternera pero decidimos pedirlo sin ella para que una amiga vegetariana del grupo pudiera comerlos.

No los había probado nunca y la verdad es que me parecieron espectaculares. El sabor era muy rico, intenso sin pasarse, y la textura de los fideos era muy especial y lo que hacía diferente al plato. Muy recomendado si vais. Además no pican, aspecto muy importante a tener en cuenta sobretodo los paladares hiper sensibles como el mío. Nos encantó tanto que, una vez nos habíamos terminado todos los platos, decidimos pedir otro para terminar la comida.

soban-jo-lee-fideos-japche

Pedimos también un Bibimbap, una plato a base de arroz blanco, huevo, setas, zanahorias, espinacas, sojas, salteadas y carne de ternera picada. Es un plato que ya habíamos probado en otros restaurantes y la verdad es que éste estaba muy rico. El único pero que le encontré fue que, en comparación con el resto de platos, el sabor era mucho menos intenso. Pero delicioso igual.
soban-jo-lee-bibimbap

Otro de los platos que pedimos fue el Hemui Jon, una especie de tortilla bastante finita con calamares, cebolla y marisco. Nos gustó mucho a todo el grupo porque aunque no deja de ser una tortilla, el sabor era bastante intenso y la combinación con los diferentes ingredientes, de los que había buenas cantidades, era idónea. Además el aspecto que tiene es muy casero, sin haber pensado demasiado en la estética del plato y eso, en este caso en concreto, aporta más valor tradicional. También pedimos otra para terminar de completar la comida.

soban-jo-lee-tortilla-hemui-jon

Y finalmente, pedimos un Touk bog ky (creo que es el nombre del plato, pero no estoy del todo segura) que eran una especie de macarrones de arroz con pescado, verduras, fideos de boniato y salsa picante. El sabor de este plato era espectacular y muy intenso, y la textura de los macarrones era bastante curiosa pero agradable. Eso sí, cuando uno llega al fondo del plato y se encuentra con los fideos de boniato que, lógicamente al estar cubiertos por los demás ingredientes se han impregnado bien de la salsa, estos están muy picantes. Os prometo que quise probarlos un poco y lloraba. Así que si sois especiales con el picante igual que yo, tened cuidado con este plato: es delicioso ¡pero peligroso!

soban-jo-lee-macarrones-arroz

Y… ¿cómo está de precio?

Como estábamos de celebración, me vais a disculpar que no guardara el tiquet pero sé que cada uno pagamos unos 18€ y éramos 6 personas, es decir, unos 108€ por 6 platos más bastante bebida.

Valoración global

Me ha encantado sobretodo por la grata sorpresa que ha sido.

Habíamos pasado David y yo por delante de él muchas veces y lo cierto es que recuerdo perfectamente haberle comentado que no me resultaba muy atractivo.

A la vista está que me equivocaba pues una vez lo hemos probado, creo que ha sido un muy buen descubrimiento.

El producto es muy bueno, los platos son espectaculares y la relación calidad-cantidad-precio es bastante buena. El único inconveniente para mí es el picante de muchos de sus platos. Pero eso no es algo demasiado grave.

Un sitio ideal tanto para ir en pareja como en grupo en ocasiones informales o para probar cosas nuevas y darle aventuras al paladar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Shibui. Japonés auténtico en Barcelona.

Elegir dónde ir a cenar muchas veces implica pensar bastante sobre lo que nos apetece o buscar información sobre varios restaurantes. Otras veces simplemente implica coger el móvil, abrir Google Maps y ver qué es lo que tienes más cerca.

Y así fue como decidimos ir a cenar a Shibui.

shibui-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Shibui en la calle Comte d’Urgell 272, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local tiene un aire bastante tradicional japonés. Casi todos los elementos son de madera y la luz es bastante ténue para favorecer un ambiente más relajado. Destaca la barra principal en la que podemos disfrutar del chef preparando sushi.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue amable en todo momento, nos aclarararon dudas que teníamos y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 21h la segunda semana de agosto. Remarco lo de la segunda semana de agosto porque ya no es que no hubiera nadie en el restaurante, es que no había nadie en la ciudad.

¿Qué comimos?

Como ya es tradición para nosotros, empezamos compartiendo unos edamame porque son el entrante ideal para ir charlando y preparando el estómago para lo que venga después.

shibui-edamame

Después decidimos pedir un variado de sushi para poder probar un poco de todo y como vimos que nos quedábamos con un poco de hambre, pedimos el duo de toro y salmón, una de las creaciones del chef del Shibui, Ryu Katano.

shibui-variado-sushi

shibui-sushi-salmon-toro

Todo el sushi estaba muy bueno, se notaba que el producto era de calidad y desde luego la elaboración del mismo era bien artesanal, pues desde la mesa podíamos observar al chef mientras nos preparaba la cena.

Después, como aún nos quedó un huequito, pedimos unas trufas riquísimas para rematar la cena. Las de matcha estaban realmente espectaculares.

shibui-trufas-japonesas

Y… ¿cómo está de precio?

Como soy un desastre y acababa de volver de vacaciones, no guardé el tiquet. Pero se que toda la cena nos costó alrededor de 60€ (no llegaba a 65€). Teníamos el 30% de descuento por El Tenedor, así que sin él nos hubiese costado unos 86€.

Valoración global

Shibui nos ha gustado mucho. Habíamos oído hablar bien de él y teníamos bastante curiosidad y lo cierto es que las expectativas se cumplieron bastante.

El producto que ofrecen es de calidad y se agradece mucho poder ver al chef mientras elabora los platos, ahora bien, creo que me lo pensaría a la hora de volver si no tuviéramos el descuento porque creo que es un poco caro para lo que es. Y no habló en términos de calidad que ya he comentado antes que me parece muy buena, sino en cantidad de las raciones que, bajo mi punto de vista, son un poco escasas y salimos con hambre.

Aún así, si encontraramos otra vez el 30% de descuento, repetiríamos porque nos gustó mucho el ambiente que se respiraba, muy auténtico.

Si no habéis ido nunca y queréis daros un capricho porque sois amantes del sushi, probadlo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Bao Bar. Taberna asiática informal en Barcelona.

Las cenas formales en las que uno se viste elegante para la ocasión y cada uno pide su plato están muy bien. Pero a veces, a uno le apetece enfundarse unos vaqueros y reunirse con unos amigos a compartir vivencias y comida. Para ello, hemos descubierto Bao Bar, un lugar genial y diferente que nos ha encantado.

bao-bar-entrada

Bao Bar está en la calle Arimon 48, cerca de la parada de ferrocarril El Putxet y es un local no demasiado grande, decorado con aires orientales nada recargados, todo en madera clara y toques de pizarra.

La gracia de Bao Bar es que los comensales se sitúan alrededor de largas mesas de madera altas y piden baos. ¿Y qué son los baos? Son unos panecillos asiáticos, extremadamente blandos y suaves cocidos al vapor que van rellenos de lo que más nos apetezca.

Como era la primera vez que acudíamos a Bao Bar, pedimos consejo a la camarera que nos atendió para tener una idea de lo que debíamos pedir.

Éramos 5 personas y nos recomendó que pidiéramos unos 2 platos para compartir y unos 3/4 baos por persona. La verdad es que nosotros hicimos más o menos eso, ya que pedimos los dos platos para compartir y después pedimos 10 baos, es decir, 2 por persona.

Empezamos compartiendo un ceviche vegetal y un pulpo con mojo picón. Ambos platos estaban riquísimos; el ceviche es muy recomendable por lo refrescante que resulta por las frutas que lleva y el pulpo estaba muy tierno y la combinación con el mojo picón era espectacular de sabor.

bao-bar-ceviche-vegetal

bao-bar-pulpo

Una de nosotros complementó la cena con una ostra con un toque de fruta de la pasión que se ve que estaba muy buena. El resto no tenemos datos sobre ello, ella fue la única que se atrevió.

bao-bar-ostra

A continuación pedimos varios baos de diferentes rellenos: buey de mar, pollo con pimientos al curry, torta del casar y un largo etc. Detallarlos todos podría hacer que este post se hiciera interminable pero los voy a presentar todos en foto y a describiros nuestros favoritos y alguno que, en mi opinión os podéis ahorrar.

Uno de los que más éxito tuvo, al menos sobre el papel, fue el de Tofu Marinado y lo pedimos casi todos. La verdad es que estaba bueno pero en comparación con los otros que comimos, le faltaba un poco de sabor y el acompañamiento tampoco era nada excepcional.

bao-bar-baos-tofu

Mi favorito personal, aunque curiosamente no lo pedí yo, fue el de Roast Beef. Únicamente probé un mordisco pero me pareció delicioso y super sabroso.

bao-bar-baos-carne

Otro de los más pedidos fue el de Chipirón con huevo, bacon y salsa tártara que estaba muy bueno también.

bao-bar-baos-buey-mar-chipiron

Y sin duda, uno de los más sorprendentes fue el Burguerboom 007. Realmente el plato más original de todos, con una hamburguesa presentada como las típicas bombas picantes y con una patatas fritas super finas que hicieron las delicias de todos.

bao-bar-burguer

Y, por supuesto, pedimos postres. Tomamos los 3 postres de los que disponen en carta. Los 3 están basados en helados muy cremosos receta del propio Paco Pérez y elaborados de manera artesanal. La gracia es que cada uno de ellos lo presentan de una manera diferente: con varios toppings; dentro de un bao con salsa de chocolate, toffee y manzana asada; y con piña, coco, almendra y jarabe de arce.

bao-bar-postres

La verdad es que salimos encantados de Bao Bar. Nos gustó mucho el concepto novedoso de partir de un producto tan aparentemente sencillo e irle añadiendo ingredientes y complementos para crear auténticas delicias. Además, creo que está bastante bien de precio ya que pagamos 22,5€ por persona y salimos habiendo comido bien tanto de calidad como de cantidad.

Sin duda, un lugar muy recomendable para ir con amigos y poder probar así todos los baos. No tienen desperdicio.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook