Bar Calders. Tapeo agradable y colorido en Barcelona.

Si algún día no sabemos dónde ir a comer, darnos una vuelta por la calle Parlament es siempre la mejor opción pues el porcentaje de restaurantes y bares por metro cuadrado es elevadísimo. Además, casi todos tienen un estilo bastante informal que nos suele encajar mucho cuando queremos ir un domingo al mediodía, por ejemplo.

En una de nuestras últimas visitas fuimos a Bar Calders y como aún hacía buen tiempo, nos quedamos en la terraza a disfrutar del domingo.

bar-calders-terraza

¿Dónde está?

Encontramos Bar Calders en la calle Parlament 25, muy cerca de la parada de metro Poble Sec.

¿Cómo es la decoración?

El interior del local está decorado como si fuera la típica taberna pero con elementos modernos que le dan un aire muy original.

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. El camarero que nos sirvió fue muy amable en todo momento y siempre con una gran sonrisa.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un domingo al mediodía, pero tengo que puntualizar que fuimos bastante temprano, sobre las 13-13:30h. Y lo digo porque gracias a que fuimos pronto pudimos encontrar sitio en la terraza ya que más tarde se llena mucho y es casi misión imposible.

¿Qué comimos?

La carta es muy amplia e interesante y la verdad es que decidirse cuesta bastante. Cuando fuimos David quería coger bastante energía porque entraba a trabajar enseguida y yo no tenía mucha hambre porque, como aquél que dice, acababa de desayunar. Yo os pongo en antecedentes.

Empezamos, cómo no, compartiendo un hummus especialidad de la casa que estaba riquísimo, muy natural y del que disfrutamos muchísimo. También compartimos unas patatas “Curri Romero” con mayonesa de curry y romero (¡olé el doble juego!) que estaban también muy buenas, la salsa muy sutil de sabor y la fritura de las patatas era la ideal, crujiente pero con el interior blandito y agradable.

bar-calders-hummus

bar-calders-patatas-curry-romero

David, como ya he mencionado antes, quería coger energía para la jornada de trabajo que le esperaba así que pidió un clásico pero efectivo bocadillo de lomo embuchado (sí, lo sé, glamour puro y duro). Lo dicho, simple pero delicioso.

bar-calders-bocadillo-lomo

Yo quise tomar algo también sencillo y con un toque sano así que me decidí por la tostada de verduras y romesco, con espárragos, berenjena, setas, tomate y romesco casero. Además de visualmente bonita, el sabor era espectacular y el pan estaba en el punto de crujiente idóneo.

bar-calders-torrada-verduras

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (unas coca colas) nos costó 28,95€.

Valoración global

Al ser un sitio que ya conocíamos, sabíamos que íbamos sobre seguro.

Nos encanta Bar Calders para sentarnos en la terraza y picotear varias cosas porque sabemos que el producto que ofrecen es de calidad. Además, las raciones que sirven son más que adecuadas para compartir y muy correctas para lo que cuestan.

¿Repetiremos? Por supuesto. Ya lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo, eso sí, siempre que podamos encontrar sitio porque es uno de los bares más populares de la calle Parlament.

Si queréis disfrutar de un vermut de domingo agradable y en buen ambiente o una tarde al salir de trabajar queréis desconectar, seguro que Bar Calders os va a encantar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Parlament Cuina de Barri. Tapas de siempre actualizadas en Barcelona.

Hablar del barrio de Sant Antoni de Barcelona sin hablar de la calle Parlament es, como poco, complicado. Porque desde que se convirtió en el barrio hipster y centro del moderneo de la ciudad, esta calle ha albergado un gran número de locales que captan muy bien esa esencia.

Pero claro, no todos comulgamos con ese estilo al 100%, o al menos no todo el rato. Por eso la apertura Parlament Cuina de Barri ha sido todo un acierto, pues es un local que sabe recoger muy bien ese aire moderno con tapas y platos de toda la vida adaptados ligeramente a ese estilo pero sin florituras.

parlament-cuina-barri-entrada

Parlament Cuina de Barri está, lógicamente, en la calle Parlament 26, muy cerca de la parada de metro Poble Sec.

El local está decorado con grandes toques de madera clara y muebles de estilo vintage que le dan un aspecto acogedor y con elementos industriales que le dan ese aire más actual.

La carta es bastante variada y apta para todos los gustos.

Nosotros, como casi siempre que vamos a locales de este estilo, decidimos compartir y degustar varios platos.

Empezamos con unas verduras a la brasa con salsa romesco. Estaban deliciosas, en su punto, con una variedad muy buena y cada una en número par, lo cual se agradece al ser dos comensales. Eso sí, echamos de menos un poco más de salsa porque no nos dio para todas las verduritas. Es que en esta casa somos muy de romesco…

parlament-cuina-barri-verduras-romesco

Compartimos también unos calamares a la andaluza con mayonesa de wasabi espectaculares y deliciosos, con un rebozado muy fino y con un toque sorprendente.

parlament-cuina-barri-calamares-andaluza-wasabi

Después pedimos un tataki de atún con crema de aguacate muy bueno y totalmente en su punto, o al menos en el punto que me gusta a mí; y un pulpo a baja temperatura con patata y papada delicioso y muy tierno. Cada vez estoy entrando más en el pulpo, veremos como evoluciona.

parlament-cuina-barri-tataki-atun

parlament-cuina-barri-pulpo

Y por supuesto, tomamos algo dulce; porque una cena de un viernes por muy informal que sea no puede terminar sin postre.

David tomó un sencillo pero delicioso pan con chocolate y yo me decidí por un flan de chocolate blanco y maracuyá que estaba buenísimo. Todo un gustazo para el paladar.

parlament-cuina-barri-pan-chocolate

parlament-cuina-barri-chocolate-blanco

La verdad es que salimos de Parlament Cuina de Barri encantados. Habíamos oído hablar muy bien de él y ciertamente es un lugar muy recomendable para múltiples ocasiones y en especial para aquellas más informales tanto en pareja como en grupo más grande. Además no está nada mal de precio, a nosotros todo nos costó 68€ y la verdad es que salimos satisfechos y sin nada de hambre.

Todo un gran descubrimiento que sin duda, nos sacará de muchos apuros en muchas ocasiones en las que no sabemos dónde ir a comer.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook