Cereal Hunters. Un paraíso de cereales en Barcelona.

Hoy os traigo una recomendación diferente. Hoy no es un restaurante en el que comer o cenar. O sí. Pero creo que os va a gustar igual.

No es que sea yo mujer de cereales, en absoluto. Pero la fantasía… ¡ay la fantasía! Me apasiona y me enloquece.

Por eso, al enterarme que había un lugar en el que te podías hacer tu propio bol de cereales a tu gusto, con una variedad inmensa y con leche de colores, pues de cabeza que fuimos.

cereal-hunters-entrada

¿Dónde está?

Cereal Hunters está en la calle Consell de Cent 245, cerca de la parada de metro Universitat.

¿Cómo es la decoración?

Para mí, fascinante.

Nada más entrar yo no podía dejar de mirar a todos lados. En un lado de la pared de la entrada, la barra y todas las cajas de los distintos cereales que puedes tomar; en el otro, posters de la trilogía original de Star Wars; y al fondo, una foto de las gemelas Olsen dando la bienvenida al local. Y si le sumamos que, al entrar más al fondo de la sala para buscar mesa y girar la vista hacia la izquierda, vi un poster de las Spice Girls; ahí ya me ganaron. Porque yo con 8 años fui a verlas en concierto, soy muy noventera y porque soy muy petarda, no lo vamos a negar.

cereal-hunters-barra

cereal-hunters-gemelas-olsen

cereal-hunters-decoracion-spice-girls.jpg

¿Qué comimos?

Obviamente nos pedimos cada uno un bol de cereales customizado.

cereal-hunters-pink-blue

El funcionamiento es muy sencillo: eliges la medida del bol (S, M, L), eliges los cereales que quieres probar, el tipo de leche que quieres tomar con ellos (disponen también de una gran variedad) y si la quieres con algún color, y los toppings que quieras echarle.

David pidió un bol mediano con cereales Crunchy Nut Glorious Oat Granola con chocolate, leche de coco con colorante azul y toppings de Kit Kat y bolitas de chocolate negro.

Además de lo divertido del azul, el sabor de la combinación que eligió era delicioso y con bastante sabor a chocolate que, junto con la leche de coco, daban un resultado espectacular.

cereal-hunters-leche-azul

cereal-hunters-bol-azul

Yo elegí un bol pequeño con cereales Froot Loops con Marshmallows, leche desnatada con colorante rosa y toppings de Kit Kat y bolitas de chocolate negro. Sí, tengo 5 años ¿vale?

Lo cierto es que a mí con algo rosa y de colores me ganáis el corazón de princesa, pero es que además el sabor era espectacular. Personalmente, no me gusta comerme los cereales muy blandos por la leche así que lo que hice fue ir echando la leche poco a poco para que los mojara pero no me los dejara demasiado reblandecidos. Y esto os lo cuento porque me pareció increíble el sabor dulce de los cereales bien crujientes y azucarados entre los que, aleatoriamente, me iba encontrando trozos blanditos de nube y combinados con el chocolate de los toppings me pareció una delicia.

cereal-hunters-leche-rosa

cereal-hunters-marshmallow

Y…¿cómo está de precio?

Los dos bols nos costaron 8,4€.

El precio incrementa según si los cereales son nacionales o de importación, si le añadimos color a la leche o no y por los toppings que añadamos. Cuando fuimos, el chico que nos atendió nos comentó que tenían una oferta en toppings y que podíamos poner 2 por el precio de 1.

Valoración global

Nos ha fascinado.

Es cierto que es el primer bar de cereales al que vamos y por eso nos ha ilusionado y gustado especialmente, pero ver toda esa variedad, todos esos sabores y esa fantasía, a mí me ha enamorado.

Ya he dicho al principio que no soy la mayor fan de los cereales del mundo pero creo que Cereal Hunters es el claro ejemplo de que si a algo le pones fantasía y lo vendes bien, puedes convencer hasta a personas que no serían, en principio, tu público objetivo.

¿Repetiremos? Mil veces probablemente, porque nos han dado una tarjeta en la que van sellando y a la décima vez te da una consumición gratis y porque queremos probar todas las variedades de cereales que tienen.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

El Árbol. Un local con un futuro prometedor en Barcelona.

Ya sabéis que aquí somos muy fans de descubrir nuevos lugares, porque somos seres de costumbre y está bien tratar de romper eso, en cierta medida.

Además, tengo la suerte de vivir y pasear por un barrio en el que, a la que te descuidas, han abierto como mínimo 3 restaurantes, bares o cafeterías nuevos.

En uno de estos paseos descubrimos que habían abierto una nueva cafetería llamada El Árbol, que tenía muy buena pinta y que, además, está en una zona en la que la gran mayoría de los locales que tiene alrededor son restaurantes o locales de copas, por lo que se agradece la diferencia y tener un lugar en el que tomar opciones más sanas.

el-arbol-entrada

El Árbol está en la calle Consell de Cent 252, justo en la esquina con la calle Aribau, muy cerca de plaza Universitat.

Todo el local está decorado con un aire un poco rústico y bucólico, como si de un jardín se tratara e incluso tienen unos columpios para reforzar este ambiente más relajado y natural. La verdad es que me encantó y me pareció como un pequeño oasis en medio de una calle tan transitada.

el-arbol-decoracion

La oferta es bastante variada y, aunque lo que primero que llama la atención al entrar al local son las deliciosas tartas que tienen en el mostrador (y que vamos a ir probar a la de ya), en la carta vemos que disponen de muchas opciones para comer, para tomar algo o para picar; desde sandwiches hasta boles de ensaladas con súper alimentos.

Nosotros fuimos por la tarde, al salir de trabajar, así que decidimos pedir algo que no nos llenara demasiado pero que nos ayudara a aguantar hasta la hora de la cena. Así que pedimos un par de smoothies y un hummus.

el-arbol-hummus

el-arbol-smoothies

Los smoothies estaban muy ricos, con unos sabores muy intensos y eran muy naturales, cosa de la que damos fe porque desde la mesa veíamos como los estaban preparando.

El hummus…bueno. No estaba malo, ni mucho menos, ya que de sabor estaba bien; pero a nosotros nos gusta más cremoso y éste era demasiado denso. Además, la presentación con medias rebanadas de pan de molde tostado no nos terminó de convencer ya que creemos que no es el mejor tipo de pan para degustar este aperitivo.

Pero aunque la primera aproximación quizás no haya sido todo lo satisfactoria que podría haber sido, eso no nos hace desistir de pensar que es un magnífico lugar para pasar un tarde de relax, pues todo el rato que pasamos allí estuvimos muy a gusto, muy relajados y nos trataron de maravilla (un 10 para el personal y su simpatía).

Es por eso que creo que El Árbol merecía este post. Porque entiendo que empezar algo cuesta, que hacerlo en un ambiente tan competitivo como lo es Barcelona lo hace aún más difícil y porque uno debe saber ver siempre más allá, ver el potencial.

Yo, sin ninguna duda, les daré otra oportunidad.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Family Room. Cafetería familiar en Barcelona.

Vivo en la constante búsqueda de bares o cafeterías monos a los que ir una tarde a tomar algo y recargar energías al salir del trabajo. Además, hay que sumarle que me apasiona descubrir nuevas zonas por las que no suelo pasear tanto y descubrir rincones por los que perderme e inspirarme.

Hace poco, en una de estas tardes fuimos paseando hasta la plaza de la Concòrdia, en el barrio de Les Corts, y nos vimos contagiados por el ambiente tan familiar que se vive allí. Y de pronto recordé que había visto unas fotos de una cafetería muy bonita que estaba cerca y decidimos acercarnos a hacer una parada técnica en nuestro paseo y recuperar energía.

family-room-cafe-entrada

Family Room Café está en la calle Joan Gamper 13, cerca del centro comercial L’Illa Diagonal.

La entrada al local es muy discreta y uno se tiene que fijar que la cafetería está allí pero, como siempre, lo importante y lo bueno está en el interior.

family-room-cafe-decoracion-interior

La decoración es sencilla pero extremadamente acogedora, con tonos muy claros y con unos toques de madera que le dan un halo muy hogareño al local.

Pero uno de los puntos más atractivos de Family Room es que, como podemos intuir por el nombre, es un espacio pensado para que ningún miembro de la familia se sienta excluido. Así, en un rincón de la cafetería, encontramos un espacio bastante grande con varios juguetes, construcciones de madera, pizarra y mesas bajas para que los más pequeños puedan sentirse a gusto allí.

No tengo hijos ni primos pequeños con los que me vea en situación de tener que entretenerles, pero sí he vivido años atrás el estar en un bar con un crío pequeño y tener que echar mano de imaginación para que no se aburriera o se sintiera fuera de lugar; así que me parece genial que existan este tipo de espacios en los que los mayores pueden tomar algo relajadamente y los niños pueden estar jugando y socializar con otros en un espacio pensado específicamente para ellos.

family-room-cafe-espacio-niños

¿Y qué podemos tomar en Family Room? Pues lo que nos apetezca. Una copa de vino, una cerveza, un refresco, un zumo…realmente, lo que queramos. Nosotros nos decidimos por un hummus riquísimo y bastante abundante, porque era ya bastante tarde y estábamos hambrientos. Para acompañarlo, a David se le antojó una cerveza y yo vi que tenían unos zumos muy apetecibles y me pedí uno.

family-room-cafe-hummus

family-room-cafe-zumo-verde-cerveza

Un detalle que creo que tengo que destacar, porque me llamo positivamente la atención, fue que mi zumo llevaba manzana y se les habían terminado. En muchos otros sitios me hubieran dicho que no me podían hacer ese zumo y punto; sin embargo, el chico que nos atendió me dijo que iba a tardar un poco más porque su compañera había ido a por manzanas. Me pareció todo un detalle que, sin duda, marca la diferencia con otros locales en los que no harían eso jamás.

Así que si estáis dando una vuelta por Les Corts y os apetece tomar algo sencillo en un lugar mono o si vais con niños pequeños y queréis que estén también a gusto, os recomiendo que os paséis por Family Room. Seguro que os gusta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

 

Pudding. Una pastelería mágica en Barcelona.

Mencionar el mundo Harry Potter es desatar la caja de los truenos en mi vida. Porque sí, soy una friki fan de todo lo relacionado con ese mundo. Libros, películas, merchandising, parques temáticos…y ahora he descubierto ¡una pastelería!

Entrar en Pudding es como entrar en Hogwarts por un ratito. Con el añadido de que puedes degustar unas tartas riquísimas.

pudding-entrada

Todo el local está decorado siguiendo este universo mágico, queriendo imitar el interior del colegio Hogwarts. No está mal, pero se nota mucho que todo es de mentira. Quizás soy yo que soy muy especial para estas cosas, pero aunque el rollo de las mesas bajitas y las sillas antiguas me gustó mucho; todo el resto de decoración de cartón piedra me falló un poco. Me pareció más acertada la ambientación de las plantas superiores del local que de la planta inferior.

pudding-decoración-salón-interior

pudding-banderas-harry-potter

Pero dejando eso de lado, ya que solo una friki quisquillosa como yo se fijaría, lo importante aquí son las tartas. ¡Madre mía! ¡Qué buenas! Comimos un trozo de Red Velvet y un trozo de Carrot Cake y ambas estaban espectaculares y se notaba que eran artesanales. Todo un acierto.

pudding-pastel-red-velvet

pudding-carrot-cake

Las opciones de bebidas para acompañar a los dulces son muchas y nosotros nos decidimos por un Smoothie de Mango que estaba muy bueno y como opción refrescante es ideal, y por una infusión sin cafeína ni teína ni nada de nada que estaba también muy buena y que además me sirvieron en una taza preciosa.

pudding-tartas-smoothie

pudding-taza-te

La verdad es que es un lugar muy acogedor, ideal para esas tardes en las que uno ya está cansado de todo el día o de toda la semana y quiere comer algo reconfortante y darse un homenaje. Imprescindible.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cargo. Cafetería inspiradora en Barcelona.

Cuando nos atascamos haciendo algo y no sabemos cómo seguir, una de las opciones para tratar de avanzar es mover nuestro lugar de trabajo a otro espacio. A veces, lograr esto en una cafetería puede resultar difícil ya que seguramente haya mucha gente, ruido y mil distracciones más.

Por eso hoy, traigo una opción fantástica para multitud de ocasiones pero especialmente para ir a trabajar un poco o dejar que la creatividad fluya. Estoy hablando de Cargo, una cafetería en pleno barrio de l’Eixample en Barcelona, en la calle Muntaner 73.

cargo-entrada

Cierto es que a la hora a la que fuimos nosotros, ya había menos gente de lo habitual pero aún así, el ambiente que se respira en Cargo es propicio para la concentración y para la inspiración.

El local está decorado de manera muy sobria, con algunas paredes de piedra vista y mobiliario en madera oscura pero con formas modernas que combinan a la perfección.

cargo-decoracion-interior

El producto estrella de Cargo es el café Nomad en múltiples variedades y combinaciones, sin embargo, ya que era bastante entrada la tarde y quería dormir por la noche, decidí probar uno de sus zumos cold-pressed, de los que también soy muy fan, y David que si en un lugar tienen té Arizona tiene que pedirlo, pues prefirió esa opción.

cargo-green-juice-ice-tea

Y cómo no, si en una carta hay un bol de Açai pues lo tenemos que pedir. El de Cargo es muy bueno, con fruta fresca riquísima y lo bueno es que lo sirven en dos medidas así que, dependiendo del hambre que tengáis, podéis pedir el mediano o el más grande. Nosotros pedimos el más pequeño porque era para quitarnos el deseo y porque era justo antes de cenar y la verdad es que tomamos unas cuantas cucharadas cada uno.

cargo-acai-bowl

Si os apetecen opciones más sólidas, en Cargo también podéis encontrar brownies, muffins, croissants, bocadillos, bagels y muchas opciones más, todas seguramente deliciosas; así que solamente queda ir y probarlas.

cargo-barra-dulces

En definitiva, es un sitio que os recomiendo mucho si queréis ir a trabajar una tarde o una mañana, si necesitáis salir de casa para que os llegue la inspiración o si simplemente queréis ir a tomar algo con un amigo. Es una cafeteria muy versátil, muy acogedor y con un dueño encantador y dispuesto en todo momento a aclararte cualquier duda que tengas.

Nosotros volveremos seguro porque nos queda muy cerca de donde solemos transitar habitualmente y probaremos alguno de los cócteles que vimos en la carta porque tenían también muy buena pinta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cuba de Janeiro. Meriendas dulces y relajadas en Barcelona.

Lo sé. Me estoy haciendo sumamente pesada con las tardes invernales y la necesidad de estar resguardados en un lugar acogedor y calentito. ¡Pero es que es así! A mi apenas me apetece salir de casa, lo hago casi únicamente si es para ir a alguna cafeteria acogedora que me haga olvidar que fuera hace un frío casi polar.

Y así, buscando un lugar del que refugiarnos de la lluvia, encontramos Cuba de Janeiro, una cafeteria preciosa en Av. Mistral 33, cerca de la parada de metro Poble Sec.

cubadejaneiro-entrada

Es un lugar maravilloso en el que ofrecen una especie de fusión entre Cuba y Brasil fantástica. Y lo es porque se basa, sobretodo, en los dulces, los cafés, las infusiones y los zumos. Vamos, lo mejor del mundo.

cubadejaneiro-barra-pasteles

La decoración de todo el local está basada en la madera y el mimbre que hacen que sea enormemente acogedor y transmite un aire muy hogareño a la vez que minimalista y actual. Además, toda la vajilla que utilizan así como las teteras y los azucareros tienen una aire vintage precioso y romántico que contribuyen a esa sensación de lugar de cuento.

cubadejaneiro-decoracion

Para probar nos repartimos los países y David tomó una infusión Cayo Coco de Cuba, de té negro, piña, coco y ron, muy suave y agradable al paladar; y yo tomé una Belo Horizonte de Brasil, con té blanco, pomelo, rosa y maracuyá, que estaba muy buena pero hay que tener en cuenta que el aroma a rosa es muy predominante y si no os entusiasma quizás esta infusión no es para vosotros.

cubadejaneiro-infusiones

Cabe añadir que, aunque el primer día que fuimos el chico que nos atendió estaba un poco despistado, vigilan mucho el tiempo de infusión de cada té y cuando éste ha pasado, vienen a retirar la hierba que infusiona para que el sabor sea el óptimo.

Obviamente, tras ver el mostrador de los dulces, teníamos que probar algunos de los pasteles, y nos decidimos por un trozo del pastel de pera y jengibre que nos llamó muchísimo la atención y estaba espectacular de sabor, y por un tapón de limón y arándanos que estaba también increíble y la combinación, aunque no se me hubiese ocurrido nunca, estaba impresionante.

Cabe destacar que muchas de las opciones que tienen son sin gluten por lo que todo el mundo encontrará su pastel ideal.

cubadejaneiro-tarta-pera-jengibre

cubadejaneiro-pastelito-arandanos

Os recomiendo muchísimo Cuba de Janeiro. Si tenéis una tarde libre y queréis ir a algún sitio en el que estar relajados, en un ambiente acogedor y comer pastelería rica es la opción ideal. Las horas se pasan volando y los estómagos salen de allí mucho más felices.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Faborit. Cafeteria con encanto modernista en Barcelona.

Los mejores sitios aparecen donde menos te lo esperas. Y una de estas tardes que andábamos sin saber exactamente donde ir, pasamos por delante de la preciosa Casa Amatller, un fabuloso edificio modernista de Puig i Cadafalch en Paseo de Gracia 41 (justo pared con pared con la Casa Batlló de Gaudí), y descubrimos que dentro está Faborit, un lugar fantástico y tranquilo para comer o simplemente tomar algo.

20161005_202435_fotor

Como podéis ver la entrada es preciosa ya que han aprovechado los elementos arquitectónicos de Casa Amatller para darle ese toque que hace especial a la cafeteria.

20161005_200923_fotor

Una vez dentro, todo es muy armónico, en colores muy neutros y guardando una estética muy particular.

Todo el local está ambientado como si se tratara de las distintas habitaciones de una casa, con varias salas en las que los clientes pueden sentarse, tanto en mesas individuales como compartidas, y también una terraza interior para aquellos que quieran; todo ello con toques actuales

20161005_200217_fotor

Nosotros nos quedamos en la zona central, en la que te atiende el personal; una zona muy acogedora y en la que uno tiene la sensación de estar en la típica cocina antigua que era el centro neurálgico de la casa.

Estaba tan entusiasmada por haber descubierto ese sitio y mirándolo todo, que ni pensaba en lo que tomar. Pero lo cierto es que de reojo vi los zumos y vi que tenían muy buena pinta, así que nos tomamos unos que estaban riquísimos, muy refrescantes y muy sanos.

20161005_200011_fotor

Cierto es que por la zona en la que está, podríamos decir que es una cafeteria enfocada a los turistas, y no niego que así sea, pero es bueno tener una opción no demasiado desorbitada de precio, en una calle en la que todo lo está, y en la que turistas y propios podemos tomar algo rápido, de calidad y en un entorno bello y cuidado.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook