[CERRADO] Crepelovers. Dulces caprichos en Barcelona.

Hay días tontos y tontos todos los días.

Y para intentar superar tanto una cosa como la otra, una buena crepe con bien de chocolate ayuda.

No lo arregla, pero vaya si mejora el panorama.

Con esta premisa, en uno de nuestros paseos David y yo descubrimos Crepelovers y consideré que tenía que compartirlo con vosotros por si alguna vez lo necesitáis.

crepelovers-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Crepelovers en la Avinguda Diagonal 609-615, en el centro comercial Pedralbes Centre.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, muy nórdica pero con toques muy divertidos como por ejemplo, varios juegos de mesa que los clientes pueden usar para entretenerse mientras están en el local. Nosotros, del futbolín que hay en la entrada, dimos buen uso.

crepelovers-decoracion

¿Cómo nos trataron y cuándo fuimos?

Fuimos un día entre semana por la tarde, sobre las 18:30h. No había mucha gente, solamente algún grupo y algunas parejas que fueron a merendar.

Nos atendieron bien y bastante rápido aunque solo había un camarero y si llega a haber más gente, sí que quizás hubiésemos tenido que esperar más.

¿Qué comimos?

Lógicamente pedimos una crepe cada uno, en nuestro caso, dulces.

David pidió una Latin Lover, con plátano, chocolate negro y frutos del bosque. Riquísima y con una combinación de sabores espectacular.

crepelovers-latin-lover-chocolate-negro
crepelovers-tarzan-enamorado-nutella-platano

Yo pedí una Tarzán Enamorado con Nutella, plátano y fresas. Bastante parecida a la anterior pero con el sabor más dulzón de la Nutella y que mezclada con el plátano hacían una combinación perfecta. Yo es que soy muy fan del chocolate con cualquier tipo de fruta, pero con esas dos más aún.

Ambas estaban buenísimas, muy dulces porque es así como nos gustan y la masa de la crepe en sí era muy fina y nada pesada.

Y…¿cómo está de precio?

Cada una de las crepes que comimos cuestan 5,5€.

Valoración global

Nos ha gustado mucho y hemos disfrutado mucho comiendo esas crepes.

Entiendo que así de primeras, pagar casi 6€ por una crepe pues asusta un poco. Totalmente de acuerdo. Pero, en mi opinión, es un buen sitio para darse un dulce caprichito o para ir en ocasiones de emergencia en las que se necesita azúcar de manera urgente.

Es un sitio al que probablemente volvamos, pues me queda muy cerca del trabajo y es una opción genial para algunas duras tardes en las que ya estemos cansadísimos y queramos endulzarnos un poco y divertirnos un rato jugando al futbolín o a alguno de los juegos de mesa que tienen. Además, si tenéis suerte y os podéis sentar en las mesas que dan a la calle, es espectacular ver por la tarde como se va poniendo el sol y ver la luz tan bonita reflejada en los edificios y ver el bullicio de la Diagonal desde arriba.

También hay que tener en cuenta que en Crepelovers hay crepes tanto dulces como saladas, de las que tienen una gran variedad y pueden ser una muy buen opción para comer algo informal por la zona.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cargo. Cafetería inspiradora en Barcelona.

Cuando nos atascamos haciendo algo y no sabemos cómo seguir, una de las opciones para tratar de avanzar es mover nuestro lugar de trabajo a otro espacio. A veces, lograr esto en una cafetería puede resultar difícil ya que seguramente haya mucha gente, ruido y mil distracciones más.

Por eso hoy, traigo una opción fantástica para multitud de ocasiones pero especialmente para ir a trabajar un poco o dejar que la creatividad fluya. Estoy hablando de Cargo, una cafetería en pleno barrio de l’Eixample en Barcelona, en la calle Muntaner 73.

cargo-entrada

Cierto es que a la hora a la que fuimos nosotros, ya había menos gente de lo habitual pero aún así, el ambiente que se respira en Cargo es propicio para la concentración y para la inspiración.

El local está decorado de manera muy sobria, con algunas paredes de piedra vista y mobiliario en madera oscura pero con formas modernas que combinan a la perfección.

cargo-decoracion-interior

El producto estrella de Cargo es el café Nomad en múltiples variedades y combinaciones, sin embargo, ya que era bastante entrada la tarde y quería dormir por la noche, decidí probar uno de sus zumos cold-pressed, de los que también soy muy fan, y David que si en un lugar tienen té Arizona tiene que pedirlo, pues prefirió esa opción.

cargo-green-juice-ice-tea

Y cómo no, si en una carta hay un bol de Açai pues lo tenemos que pedir. El de Cargo es muy bueno, con fruta fresca riquísima y lo bueno es que lo sirven en dos medidas así que, dependiendo del hambre que tengáis, podéis pedir el mediano o el más grande. Nosotros pedimos el más pequeño porque era para quitarnos el deseo y porque era justo antes de cenar y la verdad es que tomamos unas cuantas cucharadas cada uno.

cargo-acai-bowl

Si os apetecen opciones más sólidas, en Cargo también podéis encontrar brownies, muffins, croissants, bocadillos, bagels y muchas opciones más, todas seguramente deliciosas; así que solamente queda ir y probarlas.

cargo-barra-dulces

En definitiva, es un sitio que os recomiendo mucho si queréis ir a trabajar una tarde o una mañana, si necesitáis salir de casa para que os llegue la inspiración o si simplemente queréis ir a tomar algo con un amigo. Es una cafeteria muy versátil, muy acogedor y con un dueño encantador y dispuesto en todo momento a aclararte cualquier duda que tengas.

Nosotros volveremos seguro porque nos queda muy cerca de donde solemos transitar habitualmente y probaremos alguno de los cócteles que vimos en la carta porque tenían también muy buena pinta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Santamasa. Merienda en casa señorial en Barcelona.

¿A quién no le apetece refugiarse en un local calentito después de un paseo en estas tardes invernales que estamos viviendo? A mí, desde luego, me fascina. Y si el lugar que encuentro es bonito y con encanto pues aún es mejor.

Justamente eso nos pasó el otro día, en una de estas tardes de frío (que estamos teniendo ya muchas últimamente) y nos encontramos con una cafetería maravillosa en la que nos sentamos a pasar la tarde, a mirar a la gente pasear por la calle desde la ventana y a reírnos juntos.

Estoy hablando de Santamasa, un local en la calle Major de Sarrià 97, justo en la Plaça de Sarrià, situado en los bajos de una casa señorial, una de las más antiguas del barrio.

santamasa-entrada

La fachada es espectacular y por dentro el local es precioso, muy sencillo, muy sobrio pero con un encanto especial que nos fascinó.

Como veréis, hay dos espacios bastante diferenciados: uno para tomar algo de manera más informal o para desayunar y merendar; y el otro, un pelín más formal y elegante, para cenas.

santamasa-interior-meriendas

santamasa-comedor-cenas

Nos encantó la tranquilidad que se respira y la amabilidad del personal; y nos quedó pendiente ir a cenar un día o a tomar unas tapas.

La oferta que tienen para desayunos y meriendas es muy variada, tanto en dulce como en salado, y los precios son bastante buenos para la zona en la que está.

Nosotros, aunque es cierto que apetecía tomar algo calentito, decidimos tomar unos zumos porque ya sabéis que nos encantan y nos apetecía probarlos, y porque era justo después de Navidad y queríamos depurar un poco.

santamasa-zumos

Yo pedí uno de kiwi, manzana, espinacas y limón, y David se decantó por el que llevaba manzana, remolacha y jengibre. Ambos tenían un sabor muy intenso y auténtico y se notaba que eran muy naturales; vamos, una auténtica delicia.

Os recomiendo mucho que, si estáis dando un paseo por Sarrià, entréis ni que sea a tomar un café a Santamasa. Estaréis tranquilos, relajados, podréis mantener una conversación agradable si vais acompañados y, al salir, podréis dar un paseo por Major de Sarrià y entrar en alguna de las pequeñas tiendas que hay a lo largo de la calle.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Babèlia. Un espacio acogedor y de lectura en Barcelona.

Además de los restaurantes tengo otra pasión: los libros; y en consecuencia, las librerías y bibliotecas me vuelven loca. Por eso, desde hace ya algunos años, en el barrio de Sant Antoni hay un pequeño paraíso para mí: Babèlia Books & Coffee.

babelia-entrada

Babèlia está en la calle Villarroel 27 y es una pequeña cafeteria/librería repleta de libros, con mesas muy juntitas y super acogedora.

Nació en 2012 y, además de ofrecer una gran variedad de productos de cafetería, venden libros de segunda mano en varios idiomas y ofrecen charlas, presentaciones y exposiciones diversas que enriquecen el espacio y lo hacen muy versátil.

babelia-decoracion

Todo el local está decorado de manera muy sencilla con elementos rústicos y de madera que le dan un aire muy acogedor. Además, las grandes estanterías repletas de libros que tienen contribuyen a fomentar la sensación de hogar, de sala de estar, que hace que uno esté muy confortable mientras toma algo.

babelia-deco-mesa

Lo bueno de Babèlia es que es un sitio ideal para múltiples ocasiones ya sea ir a tomar algo tranquilo con un/a amigo/a (grupos grandes ya sería más difícil), para ir con el ordenador a estudiar o trabajar o simplemente hacer un parón para tomar un té o un café y de paso aprovechar para ojear los libros que tienen en los estantes y, muy probablemente, comprar alguno.

babelia-estanteria-libros

Y para muestra un botón. David prefirió tomar una cerveza (porque ha vuelto de las vacaciones en Inglaterra muy ambientado) pero yo pedí un té gunpowder con jazmín que me reconfortó muchísimo e ideal para las frías tardes que estamos teniendo últimamente. Es decir, tomamos dos opciones muy diferentes pero que se pueden tomar perfectamente en el mismo espacio.

babelia-te-taza

En definitiva, os recomiendo mucho ir a Babèlia cualquier tarde que os apetezca estar tranquilos y tomando algo relajadamente. Es un lugar ideal, muy acogedor y del que podéis salir, además de habiendo tomado un té calentito o unas tostadas deliciosas, con un par de libros interesantes que no esperabais comprar.

Además, por el aire intelectual y de calma que se respira, nos inspiró a tener conversaciones más profundas, más trascendentales; de esas que, de vez en cuando, es necesario tener.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook