Enkel. Brunch moderno (y turístico) en Barcelona.

Que el brunch es una comida que me fascina es algo ya sabido por todos. Y hacerlo como toca: en domingo, con amigos, con unas mimosas y en un local bonito, pues es lo más.

Así que este verano fuimos a descubrir Enkel, en pleno centro, para probar la comida e intentar pasar lo mejor que podíamos el calor horrible que hacía.

enkel-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Enkel en la calle Baixada de Sant Miquel 6, cerca de la parada de metro Liceu.

¿Cómo es la decoración?

Bastante industrial. Todo el local aprovecha las columnas tipo bigas para dar estructura a la sala y con elementos de mármol y madera le da un toque precioso.

¿Cómo nos trataron?

Bastante bien. Lo único que, al estar en una zona tan turística, había mucha gente y los tiempos de espera eran más grandes. De todos modos, al ir en grupo y tener muchas cosas de las que hablar, no nos importó demasiado tener que esperar un poco.

¿Qué comimos?

Aunque la idea era hacer el brunch, por la hora que se nos hizo y porque somos así, nos lo tomamos como una comida más contundente.

Empezamos compartiendo unas bravas con crema de rocoto, mató, cilantro, cacahuete y alioli de ajo criollo. Bastante buenas, con buen sabor y, sobre todo, diferentes.

enkel-patatas-bravas

También compartimos el hummus con garbanzos crunchy, crudités y pan de pita. Sencillo, nada pretencioso pero delicioso.

enkel-hummus

Después cada uno de nosotros pidió un plato para comer individualmente.

Mi amiga Marta pidió un Buddah Bowl que llevaba quinoa, coliflor rostizado, mazorquitas, tomate cherry, boniato horneado, espinacas, hummus y granola especiada. Un plato muy completo, bastante contundente y con un sabor muy ligero nada pesado.

enkel-bowl-quinoa

Mi amigo Sergi pidió un English Breakfast con huevos fritos, bacon, setas salteadas, granos heinz, tomate grillado y pan de payés. Una versión más cuidada del típico desayuno inglés. No demasiado sano, pero ideal para un capricho. Muy bueno.

enkel-english-breakfast

Mi amiga Ana pidió unos Pancakes con huevos revueltos, bacon y sirope de caña de azúcar. Deliciosos, con una genial combinación de salado con un toque dulce.

enkel-pancakes

David pidió una hamburguesa de pulpo grillado, coleslaw, mayonesa cevichera y sésamo. Él que es muy fan del pulpo disfrutó muchísimo comiéndola y le encantó. Sabrosa y en el punto idóneo de cocción.

enkel-burguer-pulpo

Mi amiga Susana y yo pedimos los huevos Benedict. Mis favoritos. Yo pedí los clásicos, con bacon y ella los pidió con salmón. Riquísimos. La salsa con un sabor perfecto, los huevos perfectamente cocidos y el conjunto era ideal.

enkel-huevos-benedict
enkel-huevos-benedict-salmon

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos nos costó 81€ y habría que sumarle lo que bebimos, algunas mimosas y unas cervezas.

Valoración global

Enkel se ofrece como un sitio en el que tomar el brunch y lo cierto es que es un lugar ideal para ello.

El producto que ofrecen es bueno y a un precio bastante correcto en comparación con otros restaurantes similares.

Además está bastante céntrico por lo que es perfecto para dar una vuelta, hacer unas compras y luego ir a comer algo.

¿La única pega? Que quizás está demasiado enfocado al turismo y cuando una persona local entra, se puede sentir un poco desubicado. Pero nada grave.

Recomendado, sobre todo para ir como fuimos nosotros, con amigos, eso sí, reservando.

Teresa

Eixampeling. Comida sencilla y sana en Barcelona.

Estresados y con prisa vamos todos muchos días a la semana.

Y hay días entre semana que nos pilla la hora de cenar fuera de casa porque tenemos cosas que hacer y no queremos desmadrarnos porque al día siguiente hay que madrugar e ir a trabajar.

Pues para esos días, hemos descubierto un local perfecto. Y no solo para cenas, sino también para brunch o comer.

eixampeling-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Eixampeling en la calle Diputació 158, cerca de la parada de metro Urgell.

¿Cómo es la decoración?

Simple pero barroca. Y bastante curiosa, así como de cuento surrealista.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El camarero que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos aconsejó bien.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un lunes a las 20h. Sí, muy pronto, pero es que era eso o cenar a las 23h. No tuvimos ningún problema de sitio, pero obviamente no sé cómo será los fines de semana.

¿Qué comimos?

Aunque queríamos comer algo sencillo y rápido, no pudimos evitar pedir un hummus con crudités de verduras para compartir porque nos encanta. Éste en particular estaba delicioso porque era muy natural, tanto que había incluso garbanzos casi enteros. Muy rico.

eixampeling-hummus

Después, David pidió unos huevos royal con salmón ahumado y espinacas; plato que se llamaba “Beyonc-Egg” (ya veréis que todos los platos tienen nombres curiosos que, a nosotros que somos así de frikis, nos encantaron). Estaban muy buenos y aunque eran muy sabrosos no eran nada pesados.

eixampeling-huevos-salmon

Yo pedí una ensalada de espinacas tiernas con piñones, champiñones, cebolla caramelizada, cherries y huevo, llamada “You Spinach My Head Right Round” (¿veis el nivel de los nombres?). Estaba riquísima. A mí particularmente me encantó porque no me gustan nada las espinacas cocidas, pero crudas y en ensalada me apasionan. En este caso combinadas con los champiñones y con la cebolla caramelizada resultaban deliciosas. Un plato perfecto para una cena ligera y sana pero con sabor.

eixampeling-ensalada-espinacas

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (un agua con gas y una cerveza) nos costó 28,9€.

Valoración global

Me ha encantado descubrir Eixampeling y que se haya convertido ya en una alternativa para cuando estemos por la zona y llevemos prisa.

Comida sana en su mayoría, sin complicaciones y muy sabrosa. Todo un acierto para esos días caóticos en los que únicamente podemos parar unos minutos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Think Sweet. Brunch informal en Barcelona.

No nos vamos a engañar. Ahora con este calor no apetece comer cosas contundentes. Yo voy buscando siempre platos ligeros y frescos que no me dejen K.O. Y en una de estas búsquedas descubrí Think Sweet, un lugar inesperado en pleno centro de Barcelona que ofrece la oportunidad de tomar un brunch bastante sano y también, si nos apetece, de comer unas tartas y unos dulces espectaculares.

think-sweet-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Think Sweet en Rambla Catalunya 124, bien cerca de la parada de metro Diagonal.

Os advierto que es un poco difícil encontrarlo. Está un escondido, al lado de una tienda de flores y ornamentos. Buscad bien.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla. Demasiado en mi opinión. Creo que para el producto que ofrecen y la zona en la que están, podrían sacarle mucho más partido al local y no conformarse con cuatro muebles y decoraciones de estilo campestre.

¿Cómo nos atendieron?

Bastante bien, aunque había solo una camarera para todos los clientes tanto del interior del local como de la terraza y la pobre iba un poco ajetreada.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 14h. Cuando llegamos no había casi nadie y luego sí fueron llegando más personas pero sin llegar a agobiar por el ruido.

¿Qué comimos?

Empezamos, como es costumbre, compartiendo unos nachos con salsa ranchera casera y guacamole. El guacamole estaba bastante bueno en cuanto al sabor aunque un pelín aceitoso para mi gusto.

think-sweet-nachos-guacamole

Después David pidió un sandwich en pan de brioche con carne de cerdo horneada, salsa barbacoa, aguacate, ensalada de col y cebolla crujiente. Yo lo probé un poco y la verdad es que me pareció que la carne estaba muy bien cocinada y con un sabor muy intenso y delicioso. Además la presentación me pareció bastante acertada.

think-sweet-pulled-pork-sandwich

Yo me decidí por la hamburguesa vegetariana de tofu, con cebolla, avena, zanahoria, hummus y aguacate. Estaba muy sabrosa y muy jugosa, algo que valoro mucho en este tipo de hamburguesas porque suelen ser bastante secas. Deliciosa y contundente, un muy buen plato único.

think-sweet-veggie-burguer

Y… ¿cómo está de precio?

Todo nos costó 22,56€ y eso incluye lo que comimos y dos zumos verdes de esos que tanto que nos gustan. Tened en cuenta que fuimos habiendo reservado por El Tenedor con un 30% de descuento, que nos aplicaron sin tener que reclamarlo.

Valoración global

Nos ha gustado bastante básicamente por la comida, porque los platos que ofrecen son muy vistosos y de buena calidad.

En mi opinión, deberían mejorar el local para atraer más público pues el producto que ofrecen ya tiene mucho potencial.

Aún así, es un lugar bastante recomendable para un brunch o una comida informal que queramos disfrutar tranquilamente y en el que encontrar opciones bastante sanas ideales para esta época veraniega.

Trópico. Brunch lleno de color en Barcelona.

A menudo sucede que los horarios de las parejas son complicados y no coincidimos con la persona a la que queremos tanto como quisiéramos. Por eso, desde aquí quiero reivindicar las ocasiones llenas de amor, cariño y romanticismo a cualquier hora del día. ¿Dónde está escrito que las citas románticas son por la noche? La clave está en hacer que cualquier momento que pasemos con nuestra pareja sea un momento romántico y eso quiero transmitiros hoy. Que no importa el cuándo, sino el cómo.

Así que con esta premisa, hace unos días, nos fuimos tomamos un brunch/comida a Trópico, un lugar con un ambiente muy actual y alegre que te dibuja una sonrisa en la cara y que permite que el amor fluya fácilmente (soy consciente de lo cursi que me ha quedado esto, ya paro).

tropico-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Trópico en la calle Marquès de Barberà 24, en el Raval y a unos 5 minutos andando de La Rambla.

¿Cómo es la decoración?

El local es muy luminoso y con el blanco predominante lo potencian más aún. Los muebles del restaurante son vintage y en colores marrones y verdes que le dan cierto aire nostálgico precioso.

tropico-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Las chicas que nos atendieron fueron muy amables en todo momento y se preocuparon mucho de que todo estubiera a nuestro gusto.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos nachos, porque son nuestra perdición (y porque se les había acabado el hummus, que era lo que queríamos). Estaban muy ricos y los devoramos en un momento. Además, nos los hicieron sin queso y con la crema agria a parte para que David pudiera comerlos tranquilamente.

tropico-nachos

Después, David pidió una Trópico Burguer, con plátano macho maduro, tomate y salsa huancaína, que estaba realmente buena. Yo pedí unos Huevos Benedict que estaban deliciosos no, lo siguiente. Además, iban acompañados por unas patatas aromatizadas con romero que eran para llorar de la emoción.

tropico-burguer

tropico-huevos-benedict

Y para beber, tomamos 2 de sus famosos y coloridos zumos: un Watermelon Coconut Agua Fresca para David, amante como nadie de la sandía y del coco, y yo un Garden of Delights con guanábana, mora, fresa, leche de almendras, sirope de agave, polen y flores de pensamiento. El de David, a él, lógicamente, le encantó (a mí no, pero porque la sandía y el coco son mis frutas menos preferidas) y el mío estaba delicioso, con mucho cuerpo y mucho sabor.

tropico-zumos

Y…¿cuánto costó todo?

Todo nos costó 41,5€, es decir, 20,75€ por persona. Me parece un precio bastante bueno para el tipo de producto que ofrecen y lo cierto es que la relación calidad-precio es excelente.

Valoración global

Había leído muchas cosas buenas sobre Trópico y os aseguro que todas ellas eran ciertas.

La comida es espectacular, muy cuidada en presentación y excelentemente elaborada; el local es maravilloso y el ambiente es fantástico, sobretodo por el buen rollo que se respira.

Así que si estáis buscando un lugar ideal para ir a pasar una velada romántica diferente, quizás para comer porque por la noche no podéis coincidir con vuestra pareja (aunque a Trópico también podéis ir a cenar), y queréis comer buenos productos y que os transmitan felicidad y buen rollo, sin duda, Trópico es vuestra opción.

Obviamente, me parece también una idea estupenda si queréis pasar un rato con amigos (el otro gran amor de la vida) ya que disponen de algunas mesas redondas ideales para charlar de todo y de nada mientras degustáis algunos de sus zumos y picáis algo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Dray Martina. Brunch con mucho estilo en Madrid.

Creo firmemente que el brunch es uno de los mejores inventos de la sociedad moderna. Y claro, estando un fin de semana en Madrid, tenía que aprovechar al máximo varias opciones para tomarlo.

20160917_105422_fotor

El primer sitio al que fuimos fue a Dray Martina. Tenía muchísimas ganas de probarlo y lo cierto es que a pesar de las altas expectativas, no me defraudó en absoluto.

Está en la calle Argensola 7, en el barrio de Chueca, y es un espacio encantador y lleno de rincones mágicos.

20160917_110127_fotor

La decoración es de ensueño. Es preciosa. Yo no podía dejar de mirar cada detalle; estaba maravillada y tomando buena nota mental de ideas decorativas. La madera le da ese toque de calidez tan especial y las sillas rollo antiguas le dan un aire vintage muy bonito. También cabe destacar lo preciosa que era la vajilla; colorida, con dibujos marinos muy monos pero sin ser demasiado cargada.

20160917_110243_fotor

Tomamos una ensalada de fruta para compartir y, cómo no, unos huevos benedict; porque sin ellos un brunch no es brunch.

20160917_112457_fotor

20160917_112503_fotor

Todo, la comida más dos cafés, nos costó 24€. No me parece mal precio. Claro está que no es una opción barata pero por la calidad del producto que ofrecen, lo bonito y especial del local y la buena atención; me parece un precio bastante adecuado.

Toda la comida estaba deliciosa y, como he dicho antes, no nos defraudó en absoluto y salimos de allí súper felices y con las pilas cargadas de energía para poder pasear y turistear el resto de la mañana.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Picnic. Brunch estiloso en el Born.

Las mañanas de verano, de vacaciones, en las que amanece con mucho sol pero con alguna nube que hace que el ambiente sea húmedo y que no se haga insoportable el hecho de pasear; son ideales para dar largos paseos desde bien temprano. Nosotros, en una de esas mañanas, decidimos ir a dar un largo paseo por el Parc de Ciutadella cuando aún no hay demasiada gente.

¿Problema? Las nubes fueron en aumento e inesperadamente se puso a llover. ¿Solución? Ir a tomar brunch y aprovechar para ver si hay mesa libre en un lugar que teníamos muchas ganas de ir pero que no había manera porque siempre está llenísimo y siempre teníamos que buscar otras alternativas.

¡Pero lo logramos! Encontramos la última mesa libre de Picnic.

Está en c/Comerç 1 (08003 Barcelona), en el Born; y está permanentemente frecuentado por turistas y autóctonos porque en el se respira un ambiente muy calmado y pausado, como si allí el tiempo se parara.

20160722_120322_Fotor

Para comer, David pidió una tostada con aguacate, huevo poché, kale y salsa holandesa de remolacha, que tenía una pinta espectacular y mejor sabor aún.

20160722_122046_Fotor

Yo me decidí por unos tomates verdes fritos (supongo que la cinéfila que vive en mí, brincó de alegría) con queso feta y salsa fresca que, aunque me sobraba el maíz porque no me apasiona, estaban deliciosos y no resultaban demasiado pesados a pesar de estar fritos.

20160722_122033_Fotor

Para beber, decidimos tomar una Pink Lemonade, que podéis encontrar con o sin alcohol, que yo por la hora que era, me la tomé sin alcohol; y David se decidió por un Chipotle Bloody Mary porque le encantan. Estaban deliciosos y muy refrescantes, y sobra decir que la presentación es monísima.

20160722_121006_Fotor

En total pagamos 25,5€ y la verdad es que, aunque hay cosas que nos parecieron demasiado  caras por lo que eran, como por ejemplo, la tostada de aguacate que me parece excesivo que cueste 10€; lo cierto es que para tomar un brunch de calidad está bastante bien.

Si tenéis la suerte de encontrar una mesa, o un sitio en la barra, os recomiendo mucho que toméis algo en Picnic; ni que sea un cóctel o un café, porque el ambiente y la decoración son muy especiales y sorprendentes por el entorno en el que se encuentra.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

B Lounge. Brunch de lujo en Barcelona.

El brunch es una comida fascinante. Ideada para aquellos que se levantan tarde y saben que es demasiado tarde para desayunar y quizás demasiado pronto para comer. Por eso, lo hacen todo. Toman platos salados más propios de una comida y platos dulces, no solamente como postre, característicos de un desayuno.

Desde hace unos años, el brunch se ha popularizado mucho, tanto que incluso tenemos locales que se dedican exclusivamente a ofrecer esta comida.

Así que hace unos domingos, aprovechando el día espléndido de verano que hacía, David y yo decidimos darnos un homenaje e ir a disfrutar del Brunch Raval, el brunch que ofrece el hotel Barceló Raval y cuya principal particularidad es que se trata de un buffet.

¿Dónde está?

Encontramos B Lounge, el restaurante del hotel Barceló Raval, en la Rambla del Raval 17; una zona que están intentando revitalizar desde hace ya unos cuantos años.

¿Cómo es la decoración?

Única. Una mezcla entre barroca, por lo cargado, y moderna, por las formas y los colores. Sin ninguna duda, a mí, las sillas rosas y negras me fascinaron.

20160619_131845_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Correctamente. El personal que nos atendió nos acompañó a la mesa y estaban atentos de retirarnos los platos periódicamente para que no se nos acumularan. Sin más.

¿Qué comimos?

En este caso particular, es difícil decir con exactitud que comimos ya que, al ser un buffet, probamos de todo.

Hay una gran variedad de opciones, tanto en dulce como en salado, y para todos los gustos: bollería, verduras a la plancha, buffet de ensaladas, tapas de tortilla, hummus, guacamole, fruta, repostería, zumos, etc. Así que para que os hagáis una mejor idea, os dejo unas fotos en las que se aprecia lo que había y, sobretodo, lo atractivamente presentado que estaba.

20160619_133624_Fotor

20160619_133918_Fotor

20160619_133106_Fotor

Por lo general, todo estaba muy bueno. Obviamente cuando hay tanta oferta, hay cosas que están mejor y otras que están peor; pero siempre encuentras algo con lo que aciertas. Por ejemplo yo, personalmente, encontré deliciosas las verduras a la brasa con salsa romesco, sin embargo, hubiese agradecido que los mini wraps hubiesen sido de mejor calidad; pero la totalidad era buena.

También disponen de huevos florentine con jamón o con espinacas, eso sí, hay que tener en cuenta que si se quieren tomar, hay que pedirlos al personal (ya nos lo advierten cuando nos sientan en la mesa) y los traen a la mesa. La verdad es que merecen la pena porque estaban riquísimos.

20160619_135152_Fotor

Pero sin ninguna duda, lo mejor del brunch es al terminar de comer. El mismo personal del restaurante te da un tiquet para tomar un cóctel en la terraza 360º, en la planta más alta del hotel y que, al ser el hotel circular, ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. Y eso para los enamorados de Barcelona como yo, suma muchos puntos.

David tomó un Bloody Mary y yo una Mimosa, y con el buen día que hacía y las maravillosas vistas de toda Barcelona, hicieron que disfrutáramos de un domingo redondo.

20160619_145024_Fotor

20160619_143026_Fotor

20160619_145217_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Es un precio cerrado y cuesta 25€ por persona, lo qual está muy bien ya que así no te tienes que preocupar de lo que vale cada plato y, si sois de comer bastante, la relación cantidad-precio es muy buena, y además en un magnífico entorno.

Valoración global

Es una experiencia muy recomendable. Sobretodo, no hay que dejarse llevar por la gula e ir cogiendo la comida poco a poco para saborear más y disfrutar más de la estancia. Además, el toque final en la terraza añade un toque diferente y más glamouroso aún si cabe a la experiencia.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

San Valentín low cost: Menos de 30€

Si en el post anterior os contaba como había sido mi experiencia de ensueño en W Barcelona (lo podéis leer aquí) y os comentaba que era una buena idea para San Valentín aunque no apta para todos los presupuestos, en éste os traigo algunos planes románticos (o no, si queréis ir con una amiga o con vuestra madre también sirven) por menos de 30€.

Porque que sean baratos no significa que queramos menos a nuestras personas especiales. Y más en un día como San Valentín que está, en mi opinión, excesivamente comercializado. El amor no hay que demostrarlo con dinero sino con el corazón.

¡Vamos allá!

Para que las tripas no estén llenas únicamente de amor:

Federal Café

Soy del barrio de Sant Antoni de Barcelona de toda la vida y Federal fue de los primeros cafés que abrió cuando la calle Parlament aún no era el hervidero hipster que es ahora. Y ahí sigue.

20160208_204056_Fotor

c/ Parlament 39, 08015 Barcelona

A mí me encanta por la decoración tan sencilla y nórdica que tiene y considero que es una opción ideal para múltiples ocasiones. He ido varias veces, a distintas horas del día: desayunar, media mañana (ah no! que somos modernos y le llamamos brunch), a comer, a tomar algo después de trabajar (afterwork…la tontería cool, otra vez) y a cenar, y en todas estas ocasiones he salido satisfecha.

Aprovechando que este año San Valentín cae en domingo, os propongo tomar un brunch romántico después de dar una vuelta por el barrio.

Los domingos es un clásico en Sant Antoni el mercado dominical, en el que cuando hemos sido pequeños hemos ido a cambiar cromos y que ahora de mayores podemos encontrar películas actuales y otras más difíciles de encontrar a precios excelentes que, aprovechando la temática romántica, se pueden ver después juntos tapaditos con una manta, o libros antiguos casi reliquias. Además, seamos sinceros los conceptos brunch y domingo pegan mucho.

Hay una gran variedad de opciones, para todos los gustos y a la mayoría de ellas podéis añadir los ingredientes que os apetezcan. Mis opciones favoritas son los huevos de corral Shakshuka, con salsa de tomate, comino y rúcula, al horno con tostadas (8,2€) o la morning veggie burguer, una hamburguesa vegetal con tomates asados, cebolla caramelizada, espinacas y yogur de tahini, a la que me encanta añadir un huevo de corral frito (8,9€), ideal para quitarse el deseo de comer una hamburguesa pero de manera más sana. También disponen de una gran variedad de huevos revueltos, fritos o pochados (5,9€) a los que les podéis añadir distintos tipos de ingredientes como salmón ahumado o chorizo a la parrilla, entre otros.

¿Y para beber hay algo especial? ¡Claro! Ahora que están tan de moda los green juices, os recomiendo el batido verde de Tommy, un súper zumo de manzana, pepino, apio, semillas de chía, espinacas y lima (4,5€). Es un chute de energía espectacular y para aquellos domingos en los que la noche anterior nos hemos pasado un poco, es genial.

20151227_134521_Fotor

Morning Veggie Burguer + Huevos revueltos con chorizo + Batido verde de Tommy + Zumo de tomate orgánico = 24,1€

Pero si sois de los clásicos, de los que para San Valentín queréis hacer una cena romántica, también hay opciones para vosotros en Federal.

Yo para cenar soy mucho de ensalada César y la de aquí está muy buena, tiene la dosis justa de salsa y sobretodo, y para mí muy importante, encuentras buenos trozos de pollo,que aún recuerdo algún restaurante en el que pagué el gusto y las ganas por el suplemento y aún lo estoy buscando entre la lechuga.

Mi chico, en cambio, es más tradicional (y comilón…jejeje) y prefiere las hamburguesas; eso sí, en ocasiones innova y una de las últimas noches que fuimos, tomó la hamburguesa de canguro con pimientos del piquillo, cebolla caramelizada, lechuga y mayonesa de chipotle.

Pero vamos, que si sois más conservadores (o, como a mí, os da cosa comer canguro) tienen hamburguesas de las de toda la vida al mismo precio.

20151120_204042_Fotor

Ensalada César con pollo de corral + Hamburguesa de canguro con huevo de corral + 2 coca colas = 25,7€

 

Unas copitas para alegrar la noche:

Si sois aves nocturnas y preferís ir con vuestra pareja a tomar algo, podéis probar en Tacos Tacos. Hacen unos margaritas que son espectaculares y auténticos, los tenéis de mango, de fresa, de tamarindo y de limón (los originales) y yo os recomiendo, si vais con hambre, acompañarlos de los deliciosos nachos “marranos”, son un gusto para el paladar. Eso sí, si decidís ir a Tacos Tacos, tened clara una cosa: está lleno casi siempre, o vais temprano o aceptad que habrá que esperar.

tacostacos_Fotor

2 Margaritas + Nachos marranos = 15€

Otra opción, también en ambiente mexicano, es La Rosa Negra y sus mojitos. Son baratos. Muy baratos. Y muy buenos. El sitio también suele estar lleno con la diferencia de que para tomar un cóctel suele haber siempre algún sitio.

rosanegra_Fotor

2 Mojitos = 7€

Pero si queréis estar más tranquilos, con menos bullicio, os propongo el clásico de las citas románticas: un hawaiano. En Barcelona tenemos varias opciones, en distintas zonas, pero todos tienen ese encanto íntimo tan típico. Mi favorito sin duda es Kahala, por su decoración, por la luz, por la música, por todo. Sin embargo, he de reconocer que Kahiki (más oscuro y más privado) y Aloha (enorme y con sus zonas más íntimas que guardan sus historias) tienen también su encanto y sus particularidades.

IMG-20160210-WA0001_Fotor

2 cocktails = 14€

Un plan extra gratis:

Espectáculo de la Font Màgica de Montjuïc

Si sois de Barcelona, una buena idea es llevar a tu pareja a ver el espectáculo de agua, luz y música de la Font Màgica de Montjuïc.

Es gratis, está en una de las ubicaciones más bonitas de la ciudad y aunque ahora en invierno podéis pensar ¡pero si nos vamos a congelar!, pensad que es una magnífica excusa para abrazarte a tu pareja buscando calor mientras disfrutáis del espectáculo.

Os lo he puesto como idea extra porque las fuentes están de mantenimiento hasta el 19 de febrero así que para el día de San Valentín no funcionarán. Pero si queréis hacer un plan especial una semanita después o, como hemos dicho antes, demostrar vuestro amor cualquier otro día del año, es una magnífica opción.

20150822_212147_Fotor

Font Màgica de Montjuïc (Pl Carles Buigas, 1)

Pero hagáis lo que hagáis, lo repito una vez más, lo importante es quererse mucho. Todos los días. Sin darlo por sentado.

Teresa