Pepa Tomate. Nuevo local de tapas en Sant Antoni, Barcelona.

La calle Parlament parece infinita, siempre hay espacio para un local de restauración más. Uno de los más nuevos que han abierto, se llama Pepa Tomate y como espíritus curiosos que somos allá que fuimos a ver qué se cocía.

Como ya he dicho, Pepa Tomate está en la calle Parlament 35, pero podéis encontrar más restaurantes del mismo grupo repartidos por Barcelona.

pepa-tomate-entrada

El local está decorado como los típicos bares de tapas, un poco más modernizado, pero con bastante encanto.

pepa-tomate-decoracion

Las opciones para comer y tapear son muy variadas pero nosotros decidimos empezar por unas patatas con allioli de mortero muy ricas, sobretodo el allioli, y unas croquetas de setas, nuestras favoritas, que estaban deliciosas.

pepa-tomate-patatas-allioli

pepa-tomate-croquetas-ceps

Después, David pidió las costillas de cerdo American Route 66 que estaban espectaculares, con la carne super tierna y sabrosa aunque, como bien nos indicó el camarero cuando pedimos, la ración es muy escasa; y más aún por el precio que tiene el plato.

pepa-tomate-costillas

Yo en cambio, pedí una ensalada tíbia de pasta fresca, tomates, piñones, alcaparras, ajo negro y parmesano. Estaba muy buena, bastante refrescante y con los sabores muy bien integrados y combinados. Todo un placer para el paladar.

pepa-tomate-ensalada-pasta-fresca

Como nos quedamos con un pelín de hambre, decidimos pedir unos postres. Yo, por recomendación del camarero, pedí el tiramisú casero que estaba espectacular aunque os recomiendo compartirlo porque es bastante pesado (es lo que tiene el tiramisú); y David pidió un pastelito llamado Gemma Floral, que es un pastelito vegano de fresa, lima y cilantro súper rico y refrescante.

pepa-tomate-tiramisu

pepa-tomate-pastelito-vegano

Nos gustó bastante, sobretodo la comida ya que nos parece que ofrecen un producto de gran calidad, muy bien presentado y muy bien elaborado.

El precio global no era excesivamente caro (47,4€), o mejor dicho, no lo sería si las raciones fueran más espléndidas ya que salimos con la sensación de que habíamos pagado demasiado por unas raciones más bien escasas o justas. Dentro de lo malo, lo bueno es que el personal que nos atendió ya nos iba advirtiendo de que platos eran más pequeños, lo qual se agradece y demuestra honestidad por su parte.

Creo que puede ser una buena opción para ir a tomar unas copas de vino o unas cañas y unas tapas (2 o 3) para picar algo, sin embargo, para comer propiamente, uno puede quedarse con un poco de hambre.

Aún así, el ambiente que se respira es bueno y, aunque cuando nosotros fuimos era un festivo al mediodía y había bastante gente, es una buena opción más que ha nacido en el barrio.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Florida. Cocina tradicional y cosmopolita en Barcelona.

El restaurante del que os vengo a hablar hoy lleva abierto ya bastante tiempo en el barrio y, aunque por delante hemos pasado infinidad de veces, siempre nos pillaba de paso y nunca entrábamos. Hasta que decidimos ir a cenar a Florida y probar sus platos y su ambiente.

florida-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Florida en la calle Floridablanca 119, cerca de la parada de metro Sant Antoni.

¿Cómo es la decoración?

No tiene nada especial, todo el local está decorado con elementos de madera, mimbre y de color blanco, y con copas y botellas dispuestas en varias estanterías; pero el conjunto que conforman es muy acogedor.

florida-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

El chico que nos atendió fue muy amable y el servicio fue muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a Florida a cenar un viernes no demasiado tarde. Habíamos reservado para las 21h y a menos 10 ya estábamos allí (sí, somos unos ansias que nos pasamos de puntuales) por lo que durante todo el tiempo que estuvimos allí no se llenó demasiado el local y pudimos estar muy tranquilos.

¿Qué comimos?

Como toda la carta está basada en tapas y platillos, decidimos pedir varias para poder compartirlas y probar más platos.

Empezamos con unas patatas bravas, porque a veces somos unos aburridos que no salimos de los clásicos, pero lo cierto es que estaban muy buenas e ideales para mí ya que no soy muy fan del picante y éstas lo eran lo justo.

florida-patatas-bravas

Pedimos también unos calamarcitos a la andaluza que estaban riquísimos y francamente adictivos, empezabas a coger uno y casi te tenías que terminar el plato tu solo. Muy buenos.

florida-calamares-andaluza

A continuación, y como para equilibrar un poco y sentirnos más sanos (sí, claro), pedimos unas verduras a la brasa con salsa romesco. Estaban muy buenas pero les pasa lo mismo que ocurre en muchos restaurantes que ofrecen este plato: si las verduras van acompañadas de salsa, no pongáis una gota de salsa que no llega ni para dos champiñones; sed más generosos que los fans del romesco queremos notar el sabor durante todo el plato.

florida-verduras-brasa-romesco

Los siguientes platos que pedimos en principio también eran para compartir, pero terminamos comiendo cada uno el suyo.

Pedimos el pulpo a feira con pimentón de la vera que, aunque estaba riquísimo, a mí no me entusiasmó por el mero hecho de que tenía demasiado sabor y textura a pulpo (pues claro bonita, no iba a saber a chocolate…) pero a David, que es muy fan, le encantó y se lo comió encantado.

florida-pulpo-feira

Y para terminar pedimos también el pollo Tikka Masala con arroz jazmín que estaba muy bueno. He de reconocer que estaba un poco asustada porque pensé que tendría un sabor demasiado intenso y que quizás no lo disfrutaría demasiado, pero lo cierto es que no, que el sabor del plato era muy suave y nada cargante.

florida-pollo-tikka-masala

Y como nos vinimos un poco arriba, decidimos pedirnos unos sorbetes de mojito que estaban buenos pero, a posteriori, llegamos a la conclusión que hubiese sido mejor pedir uno para compartir ya que la cantidad de ron que llevaban era demasiado elevada.

florida-sorbete-mojito

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,5€, es decir, 35,25€ por persona.

Valoración global

La comida nos gustó mucho, las raciones eran bastante correctas y, aunque el precio no es barato, nos pareció aceptable por todo lo que comimos y bebimos. Sobretodo por cantidad ya que salimos bastante llenos del restaurante. Si os parece caro, siempre podéis escoger otros platos u otras bebidas y la cuenta será más ajustada.

Además, el ambiente que se respiraba era super especial ya que los viernes y los sábados de 21:30h a 23:30h (si no recuerdo mal) hay música en directo por lo que, si os gusta, se disfruta muchísimo. El chico que cantó cuando fuimos nosotros nos hizo pasar un rato mágico, porque somos mucho de música y más aún si es en directo.

Vamos, que salimos de Florida encantados, habiendo descubierto un nuevo restaurante y convencidos de que volveremos por lo cerca que nos queda y porque nos pareció ideal para cualquier celebración familiar o una reunión con amigos que se preste a pedir varios platos y picotear.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Parlament Cuina de Barri. Tapas de siempre actualizadas en Barcelona.

Hablar del barrio de Sant Antoni de Barcelona sin hablar de la calle Parlament es, como poco, complicado. Porque desde que se convirtió en el barrio hipster y centro del moderneo de la ciudad, esta calle ha albergado un gran número de locales que captan muy bien esa esencia.

Pero claro, no todos comulgamos con ese estilo al 100%, o al menos no todo el rato. Por eso la apertura Parlament Cuina de Barri ha sido todo un acierto, pues es un local que sabe recoger muy bien ese aire moderno con tapas y platos de toda la vida adaptados ligeramente a ese estilo pero sin florituras.

parlament-cuina-barri-entrada

Parlament Cuina de Barri está, lógicamente, en la calle Parlament 26, muy cerca de la parada de metro Poble Sec.

El local está decorado con grandes toques de madera clara y muebles de estilo vintage que le dan un aspecto acogedor y con elementos industriales que le dan ese aire más actual.

La carta es bastante variada y apta para todos los gustos.

Nosotros, como casi siempre que vamos a locales de este estilo, decidimos compartir y degustar varios platos.

Empezamos con unas verduras a la brasa con salsa romesco. Estaban deliciosas, en su punto, con una variedad muy buena y cada una en número par, lo cual se agradece al ser dos comensales. Eso sí, echamos de menos un poco más de salsa porque no nos dio para todas las verduritas. Es que en esta casa somos muy de romesco…

parlament-cuina-barri-verduras-romesco

Compartimos también unos calamares a la andaluza con mayonesa de wasabi espectaculares y deliciosos, con un rebozado muy fino y con un toque sorprendente.

parlament-cuina-barri-calamares-andaluza-wasabi

Después pedimos un tataki de atún con crema de aguacate muy bueno y totalmente en su punto, o al menos en el punto que me gusta a mí; y un pulpo a baja temperatura con patata y papada delicioso y muy tierno. Cada vez estoy entrando más en el pulpo, veremos como evoluciona.

parlament-cuina-barri-tataki-atun

parlament-cuina-barri-pulpo

Y por supuesto, tomamos algo dulce; porque una cena de un viernes por muy informal que sea no puede terminar sin postre.

David tomó un sencillo pero delicioso pan con chocolate y yo me decidí por un flan de chocolate blanco y maracuyá que estaba buenísimo. Todo un gustazo para el paladar.

parlament-cuina-barri-pan-chocolate

parlament-cuina-barri-chocolate-blanco

La verdad es que salimos de Parlament Cuina de Barri encantados. Habíamos oído hablar muy bien de él y ciertamente es un lugar muy recomendable para múltiples ocasiones y en especial para aquellas más informales tanto en pareja como en grupo más grande. Además no está nada mal de precio, a nosotros todo nos costó 68€ y la verdad es que salimos satisfechos y sin nada de hambre.

Todo un gran descubrimiento que sin duda, nos sacará de muchos apuros en muchas ocasiones en las que no sabemos dónde ir a comer.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cuba de Janeiro. Meriendas dulces y relajadas en Barcelona.

Lo sé. Me estoy haciendo sumamente pesada con las tardes invernales y la necesidad de estar resguardados en un lugar acogedor y calentito. ¡Pero es que es así! A mi apenas me apetece salir de casa, lo hago casi únicamente si es para ir a alguna cafeteria acogedora que me haga olvidar que fuera hace un frío casi polar.

Y así, buscando un lugar del que refugiarnos de la lluvia, encontramos Cuba de Janeiro, una cafeteria preciosa en Av. Mistral 33, cerca de la parada de metro Poble Sec.

cubadejaneiro-entrada

Es un lugar maravilloso en el que ofrecen una especie de fusión entre Cuba y Brasil fantástica. Y lo es porque se basa, sobretodo, en los dulces, los cafés, las infusiones y los zumos. Vamos, lo mejor del mundo.

cubadejaneiro-barra-pasteles

La decoración de todo el local está basada en la madera y el mimbre que hacen que sea enormemente acogedor y transmite un aire muy hogareño a la vez que minimalista y actual. Además, toda la vajilla que utilizan así como las teteras y los azucareros tienen una aire vintage precioso y romántico que contribuyen a esa sensación de lugar de cuento.

cubadejaneiro-decoracion

Para probar nos repartimos los países y David tomó una infusión Cayo Coco de Cuba, de té negro, piña, coco y ron, muy suave y agradable al paladar; y yo tomé una Belo Horizonte de Brasil, con té blanco, pomelo, rosa y maracuyá, que estaba muy buena pero hay que tener en cuenta que el aroma a rosa es muy predominante y si no os entusiasma quizás esta infusión no es para vosotros.

cubadejaneiro-infusiones

Cabe añadir que, aunque el primer día que fuimos el chico que nos atendió estaba un poco despistado, vigilan mucho el tiempo de infusión de cada té y cuando éste ha pasado, vienen a retirar la hierba que infusiona para que el sabor sea el óptimo.

Obviamente, tras ver el mostrador de los dulces, teníamos que probar algunos de los pasteles, y nos decidimos por un trozo del pastel de pera y jengibre que nos llamó muchísimo la atención y estaba espectacular de sabor, y por un tapón de limón y arándanos que estaba también increíble y la combinación, aunque no se me hubiese ocurrido nunca, estaba impresionante.

Cabe destacar que muchas de las opciones que tienen son sin gluten por lo que todo el mundo encontrará su pastel ideal.

cubadejaneiro-tarta-pera-jengibre

cubadejaneiro-pastelito-arandanos

Os recomiendo muchísimo Cuba de Janeiro. Si tenéis una tarde libre y queréis ir a algún sitio en el que estar relajados, en un ambiente acogedor y comer pastelería rica es la opción ideal. Las horas se pasan volando y los estómagos salen de allí mucho más felices.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

¡CERRADO! Café Manila. Restaurante vintage y romántico en Barcelona.

Parece que últimamente no nos movemos del barrio de Sant Antoni para comer, pero lo cierto es que con tantos locales nuevos que abren y lo cerca que nos quedan todos, nos parece siempre la mejor opción.

Hace unos días probamos Café Manila, un restaurante de fusión al que teníamos muchas ganas de ir.

cafe-manila-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Café Manila en Ronda Sant Pau 7, muy cerca de la avenida del Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

Es muy sencilla, toda de madera clara y algún elemento con toque industrial, con muebles vintage y con una iluminación bastante cálida que hace que el local sea muy acogedor y, al ser muy espacioso, es muy tranquilo y la música se mezcla a la perfección con la atmósfera del local.

cafe-manila-decoracion-interior

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. Nos atendieron rápidamente y nos aconsejaron muy bien.

¿Qué comimos?

Como casi todas las veces que vamos a comer a un sitio nuevo, decidimos compartirlo todo para así poder probar más cosas.

Empezamos con un Salteado de tofu con verduras con una salsa teriyaki que realmente muy bueno ya que era ligero, pero ligero y con un toque especial; ideal para empezar la cena.

cafe-manila-salteado-tofu-verduras

Después, decidimos tomar el Pollo teriyaki con gambas que aunque no era nada del otro mundo en cuanto a originalidad, estaba muy bueno y las gambas estaban deliciosas. También tomamos, como plato principal, Presa de cerdo con patatas que, aunque era muy sencillo, estaba muy bueno y la carne, que era lo realmente importante del plato, estaba muy sabrosa.

cafe-manila-pollo-teriyaki-gambas

cafe-manila-presa-cerdo-patatas

Para terminar la cena, y ya que no queríamos algo demasiado pesado, nos decidimos por la Piña a la brasa. Aparentemente es un postre sencillo pero el camareros nos advirtió que tardaría unos 15 minutos ya que ése era el tiempo de cocción que requiere para que quede jugosa y rica. Lo cierto es que estaba espectacular, con un sabor intenso y nos pareció una opción ideal para tomar algo dulce pero ligero.

cafe-manila-pina-brasa

Y…¿cómo está de precio?

Todo, los 4 platos más 2 aguas con gas, nos salió por 47,3 €.

Quizás no es el precio más económico del mundo pero la calidad de los platos es muy buena así que merece la pena.

Valoración global

Uno puede pensar que es un restaurante en el que no va a encontrar grandes innovaciones en la carta, pero sin duda la magia de Café Manila reside en la aparente sencillez de los platos que ofrecen. Aparente porque cuando uno los prueba descubre que no es así, que tras la simplicidad se esconde la verdadera importancia de los platos: los sabores, y en cómo éstos sobresalen en todos los platos ya que, aunque se trata de ingredientes de toda la vida, les dan una vuelta original mezclándolos de maneras que no pensaríamos.

Es un sitio con el que repetiremos seguro por lo cerca que nos queda y por la gran cantidad de platos de la carta que nos apetecían mucho y nos quedaron por probar.

Además, como he señalado antes, la decoración me parece de lo más mona e ideal para ir en pareja a hacer una cena informal pero con ese toque romántico que no hay que perder nunca.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Filomena. Gastrobar sano, asequible y romántico en Barcelona.

Los viernes por la noche nos están cundiendo mucho últimamente y los aprovechamos básicamente para encontrar lugares nuevos en los que pasar el poco ratito que nos vemos durante el fin de semana de manera romántica y haciendo una de las cosas que más nos gusta hacer juntos: comer.

Hace unas semanas probamos Filomena Gastrobar, un restaurante pequeñito que nos queda muy muy cerca y por el que sentíamos mucha curiosidad.

filomena-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Filomena en la calle Aldana 8, muy cerca del Paralelo, en pleno barrio de Sant Antoni.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla, íntima e industrial.

Las paredes están como mal pintadas a propósito, hay tuberías vistas para darle mucho rollo y las mesas y sillas son totalmente vintage.

filomena-interior-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. Las chicas que nos atendieron fueron muy amables y estuvieron muy atentas.

¿Qué comimos?

La carta es bastante extensa y lo cierto es que todo tenía una pinta muy buena.

Empezamos compartiendo un Ceviche vegetal, porque no lo habíamos probado nunca y nos parecía muy curioso. Fue todo un acierto porque estaba delicioso, muy refrescante y super ligero para empezar.

filomena-ceviche-vegetal

Como plato principal, David pidió unos Tacos de pollo en salsa achiote, con piña, cebolla roja, cilantro y salsa picante que estaban muy buenos. Yo me decanté por la Moussaka vegetariana con boloñesa de setas y salsa de queso de cabra que estaba deliciosa y es un plato muy recomendable si se quiere comer algo más consistente pero sano a la vez.

filomena-tacos-pollo

filomena-moussaka-vegetal

Decidimos no pedir nada de postre porque ya estábamos bien pero la camarera nos ofreció unos chupitos para terminar la cena. Me parece que este detalle antes era muy común y en los últimos tiempos se ha perdido un poco, así que aprovecho para reivindicarlo porque es un gesto que hace que el cliente se vaya más contento aún del restaurante.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos nos costó 22,3€. Si le añadimos lo que bebimos (dos copas de vino cada uno) nos costó 33,9€.

Me parece que, para lo que comimos, es un precio excelente y si tenemos en cuenta la gran calidad de los platos, aún más.

Valoración global

Filomena Gastrobar ha sido un descubrimiento maravilloso. Es una opción fantástica para comer sano, en un ambiente íntimo y a un precio inmejorable. Nos ha encantado, volveremos seguro porque lo tenemos literalmente a un paso y porque nos hemos quedado con ganas de probar muchos más platos y algún coctel.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

The Juice House. Afterwork sano y natural en Sant Antoni.

Ya os he hablado alguna vez de las bondades de mi barrio en cuanto a oferta de bares y restaurantes se refiere. Por eso, es extremadamente fácil encontrar gran variedad de opciones a la hora de tomar algo en cualquier momento del día.

Una de estas múltiples opciones es The Juice House (c/ Parlament 12, 08015 Barcelona), un sitio encantador de comida sana ideal para ese extra de hidratación y vitaminas que el cuerpo necesita con estas altas temperaturas.

20160707_204101_Fotor

Decidimos tomar unos zumos cold pressed bien fresquitos que nos sentaron de maravilla y llenar un poquito el estómago con unos patés vegetales con crudités.

20160707_204741_Fotor

20160707_205440_Fotor

Quedamos encantados con todo, los zumos estaban espectaculares y los patés vegetales se notaba mucho que eran caseros y estaban deliciosos, constituyendo un snack ideal y sano para no llegar desmayado/a a la hora de la cena.

Nos pareció un sitio ideal, la decoración está muy cuidada, toda de madera, muy nórdica (mi favorita, saqué un montón de ideas para el futuro), el personal muy correcto y el producto, que al fin y al cabo es lo que más nos importa, delicioso.

Una maravillosa opción, por lo que pudimos ver en la carta, para múltiples ocasiones; por lo que, permaneced atentos que próximamente iremos a probar más cosas de la carta porque nos cautivó.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Bitter. Cocteleria especial en Sant Antoni.

En ningún lado está escrito, o al menos yo lo desconozco, que los cócteles se deben tomar únicamente por la noche.

Por eso me fascinan los locales que ofrecen cócteles a cualquier hora (aunque para desayunar yo no lo recomiendo, pero ahí ya cada uno), porque todos tenemos días en los que necesitamos el toque de glamour que nos brinda un cóctel al salir del trabajo.

La semana pasada, en un día de estos, descubrimos Bitter, un local aparentemente pequeño que sorprendre, y mucho.

20160628_203726_Fotor

Decorado básicamente en madera, colores oscuros, pocos puntos de luz y paredes de espejo que dan mayor sensación de amplitud, la gracia de Bitter para mí reside principalmente en su personal. Tan pronto entramos por la puerta, uno de los camareros nos atendió muy educadamente, nos explicó la carta y nos ofreció la posibilidad de cualquier cambio en cualquier cóctel si nos gustaba más un ingrediente u otro.

Nosotros tomamos un Pimm’s Lemonade y un Bloody Oaxaca, de los que no os desvelo nada para que vayáis a probarlos, y para picar pedimos unas patatas baby con romesco.

20160628_204324_Fotor

20160628_205211_Fotor

Todo estaba delicioso, los cócteles riquísimos y muy bien preparados, y las patatas muy caseras, recién hechas y deliciosas.

Todo nos costó 21€. Ya se sabe que los cócteles bien hechos no cuestan 3€ y unas patatas bravas recalentadas en cualquier lado ya cuestan 3,5€ así que estas por 4€ me parecen un chollo, son caseras, elaboradas y distintas ya que el romesco le da un toque muy especial y muy de la tierra.

La verdad es que es un espacio ideal para ir a tomar algo, sobretodo, para tomar un buen cóctel, de buena calidad y bastante buen precio.

Seguro que repetimos a comer algo más elaborado o una noche que nos apetezca quedarnos por el barrio y tomarnos algo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Jonny Aldana. Afterwork urbano en Barcelona

Hará unos 4 años, abrieron muy cerca de mi casa un bar. Pequeñito, con apenas 4 mesas y una barra con unos taburetes a modo de terraza.

Yo era más jovencita y mi amor por los bares aún no se había desarrollado, sin embargo, empezó a aparecer en revistas y lo señalaban como el nuevo must del vermut en Barcelona. Por aquél entonces yo únicamente fui una vez, por la noche, a tomar algo.

Pero claro, pasaron los años, Jonny Aldana continuaba allí y no solamente eso, sino que varios bares iban abriendo a sus alrededores configurando un gran epicentro de locales de moda.

20160609_201502_Fotor

La cosa es que, desde entonces, ya he ido unas cuantas veces (aunque demasiadas pocas para tenerlo tan cerca, la verdad) y me parece un sitio ideal para tomar algo tanto antes de comer como después del trabajo.

Para mí, que me encanta sentarme a observar a la gente que pasea y quedarme embobada, la mejor opción es tomar un vermut refrescante (este calor me está derritiendo las neuronas, en serio) y disfrutar de una buena compañía, una buena charla y, porque no, sentarse solo o sola y acompañarse de un buen libro.

20150603_165353_Fotor

Además, si tenéis un poco de hambre os recomiendo mucho sus “patés” vegetales, como el hummus con remolacha del que vivo enamorada o el de berenjena. Para mí son ideales para abrir el apetito y están deliciosos.

20160609_202359_Fotor

Me queda pendiente disfrutar de una comida o una cena para probar algunos de sus platos ya que por las descripciones, por las fotos que veo publicadas en redes sociales y por los aromas que me llegan cada día cuando paso por delante, deben ser deliciosos.

Además, no quería cerrar el post sin mencionar la decoración del local, llena de pequeños cuadros encantadores y muy urbanos, muy colorida y con un cuadro con una frase (que ya sabéis, son mi perdición) que me ha conquistado:

“Future belongs to those who dream”, o lo que es lo mismo, “El futuro pertenece a los soñadores”. Por supuesto que sí.

20160609_210219_Fotor

Así que si queréis tomar algo relajado y sin preocupaciones, os lo recomiendo mucho mucho.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

San Valentín low cost: Menos de 30€

Si en el post anterior os contaba como había sido mi experiencia de ensueño en W Barcelona (lo podéis leer aquí) y os comentaba que era una buena idea para San Valentín aunque no apta para todos los presupuestos, en éste os traigo algunos planes románticos (o no, si queréis ir con una amiga o con vuestra madre también sirven) por menos de 30€.

Porque que sean baratos no significa que queramos menos a nuestras personas especiales. Y más en un día como San Valentín que está, en mi opinión, excesivamente comercializado. El amor no hay que demostrarlo con dinero sino con el corazón.

¡Vamos allá!

Para que las tripas no estén llenas únicamente de amor:

Federal Café

Soy del barrio de Sant Antoni de Barcelona de toda la vida y Federal fue de los primeros cafés que abrió cuando la calle Parlament aún no era el hervidero hipster que es ahora. Y ahí sigue.

20160208_204056_Fotor

c/ Parlament 39, 08015 Barcelona

A mí me encanta por la decoración tan sencilla y nórdica que tiene y considero que es una opción ideal para múltiples ocasiones. He ido varias veces, a distintas horas del día: desayunar, media mañana (ah no! que somos modernos y le llamamos brunch), a comer, a tomar algo después de trabajar (afterwork…la tontería cool, otra vez) y a cenar, y en todas estas ocasiones he salido satisfecha.

Aprovechando que este año San Valentín cae en domingo, os propongo tomar un brunch romántico después de dar una vuelta por el barrio.

Los domingos es un clásico en Sant Antoni el mercado dominical, en el que cuando hemos sido pequeños hemos ido a cambiar cromos y que ahora de mayores podemos encontrar películas actuales y otras más difíciles de encontrar a precios excelentes que, aprovechando la temática romántica, se pueden ver después juntos tapaditos con una manta, o libros antiguos casi reliquias. Además, seamos sinceros los conceptos brunch y domingo pegan mucho.

Hay una gran variedad de opciones, para todos los gustos y a la mayoría de ellas podéis añadir los ingredientes que os apetezcan. Mis opciones favoritas son los huevos de corral Shakshuka, con salsa de tomate, comino y rúcula, al horno con tostadas (8,2€) o la morning veggie burguer, una hamburguesa vegetal con tomates asados, cebolla caramelizada, espinacas y yogur de tahini, a la que me encanta añadir un huevo de corral frito (8,9€), ideal para quitarse el deseo de comer una hamburguesa pero de manera más sana. También disponen de una gran variedad de huevos revueltos, fritos o pochados (5,9€) a los que les podéis añadir distintos tipos de ingredientes como salmón ahumado o chorizo a la parrilla, entre otros.

¿Y para beber hay algo especial? ¡Claro! Ahora que están tan de moda los green juices, os recomiendo el batido verde de Tommy, un súper zumo de manzana, pepino, apio, semillas de chía, espinacas y lima (4,5€). Es un chute de energía espectacular y para aquellos domingos en los que la noche anterior nos hemos pasado un poco, es genial.

20151227_134521_Fotor

Morning Veggie Burguer + Huevos revueltos con chorizo + Batido verde de Tommy + Zumo de tomate orgánico = 24,1€

Pero si sois de los clásicos, de los que para San Valentín queréis hacer una cena romántica, también hay opciones para vosotros en Federal.

Yo para cenar soy mucho de ensalada César y la de aquí está muy buena, tiene la dosis justa de salsa y sobretodo, y para mí muy importante, encuentras buenos trozos de pollo,que aún recuerdo algún restaurante en el que pagué el gusto y las ganas por el suplemento y aún lo estoy buscando entre la lechuga.

Mi chico, en cambio, es más tradicional (y comilón…jejeje) y prefiere las hamburguesas; eso sí, en ocasiones innova y una de las últimas noches que fuimos, tomó la hamburguesa de canguro con pimientos del piquillo, cebolla caramelizada, lechuga y mayonesa de chipotle.

Pero vamos, que si sois más conservadores (o, como a mí, os da cosa comer canguro) tienen hamburguesas de las de toda la vida al mismo precio.

20151120_204042_Fotor

Ensalada César con pollo de corral + Hamburguesa de canguro con huevo de corral + 2 coca colas = 25,7€

 

Unas copitas para alegrar la noche:

Si sois aves nocturnas y preferís ir con vuestra pareja a tomar algo, podéis probar en Tacos Tacos. Hacen unos margaritas que son espectaculares y auténticos, los tenéis de mango, de fresa, de tamarindo y de limón (los originales) y yo os recomiendo, si vais con hambre, acompañarlos de los deliciosos nachos “marranos”, son un gusto para el paladar. Eso sí, si decidís ir a Tacos Tacos, tened clara una cosa: está lleno casi siempre, o vais temprano o aceptad que habrá que esperar.

tacostacos_Fotor

2 Margaritas + Nachos marranos = 15€

Otra opción, también en ambiente mexicano, es La Rosa Negra y sus mojitos. Son baratos. Muy baratos. Y muy buenos. El sitio también suele estar lleno con la diferencia de que para tomar un cóctel suele haber siempre algún sitio.

rosanegra_Fotor

2 Mojitos = 7€

Pero si queréis estar más tranquilos, con menos bullicio, os propongo el clásico de las citas románticas: un hawaiano. En Barcelona tenemos varias opciones, en distintas zonas, pero todos tienen ese encanto íntimo tan típico. Mi favorito sin duda es Kahala, por su decoración, por la luz, por la música, por todo. Sin embargo, he de reconocer que Kahiki (más oscuro y más privado) y Aloha (enorme y con sus zonas más íntimas que guardan sus historias) tienen también su encanto y sus particularidades.

IMG-20160210-WA0001_Fotor

2 cocktails = 14€

Un plan extra gratis:

Espectáculo de la Font Màgica de Montjuïc

Si sois de Barcelona, una buena idea es llevar a tu pareja a ver el espectáculo de agua, luz y música de la Font Màgica de Montjuïc.

Es gratis, está en una de las ubicaciones más bonitas de la ciudad y aunque ahora en invierno podéis pensar ¡pero si nos vamos a congelar!, pensad que es una magnífica excusa para abrazarte a tu pareja buscando calor mientras disfrutáis del espectáculo.

Os lo he puesto como idea extra porque las fuentes están de mantenimiento hasta el 19 de febrero así que para el día de San Valentín no funcionarán. Pero si queréis hacer un plan especial una semanita después o, como hemos dicho antes, demostrar vuestro amor cualquier otro día del año, es una magnífica opción.

20150822_212147_Fotor

Font Màgica de Montjuïc (Pl Carles Buigas, 1)

Pero hagáis lo que hagáis, lo repito una vez más, lo importante es quererse mucho. Todos los días. Sin darlo por sentado.

Teresa