Pasapalo. Cocina caribeña con buen ambiente en Barcelona.

Estábamos hace unos domingos decidiendo dónde ir a comer porque se nos vino el tiempo encima y era ya muy tarde, y me pareció mentira que aún no os hubiera hablado de Pasapalo, un local fantástico que tengo muy cerca de casa y al que, desde que me lo descubrió mi amiga Cristina, he ido ya varias veces.

pasapalo-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Pasapalo en la calle Poeta Cabanyes 6, cerca de la parada de metro Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

Curiosa, con paredes llenas de pequeños cuadros muy peculiares, sombreros tipo Sabina colgados encima de la barra a modo de lámparas… Muy original y bonita.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió, pese a estar sola y tener el local lleno, fue muy amable y se tomó su tiempo para servirnos adecuadamente.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un domingo bastante tarde, sobre las 15:30h. El local estaba bastante lleno pero había un nivel de ruido medio, no nos molestaba demasiado.

¿Qué comimos?

Empezamos, como siempre que vamos a Pasapalo, compartiendo unas patatas bravas porque nos encantan. La salsa brava es muy diferente a la que solemos encontrar, ya que tiene un toque a mostaza e incluso dulce que me parece que las hace deliciosas.

pasapalo-patatas-bravas

Después, David eligió un plato principal llamado “A la parrilla”, consistente en pinchos de ternera, filetes de pollo marinado al limón y fina butifarra catalana con guarnición de yuca (o patatas, podemos elegir) y ensalada mixta. Es un plato muy completo y variado, muy sabroso y que hay que afrontar con el estomago vacío porque es bastante copioso.

pasapalo-parrilla

Yo en cambio me decidí por un plato que ya había probado y fue la hamburguesa vegetariana, a base de lentejas, con lechuga, tomate, mayonesa y mermelada de cerveza. Aunque es cierto que la hamburguesa en si es un poco seca, la salsa y el tomate la hacen un poco más melosa.

pasapalo-hamburguesa-vegetariana

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos costaba 35€, como fuimos con el 30% de El Tenedor nos costó 24,5€.

Valoración global

Pasapalo es un restaurante al que volvemos continuamente. Nos queda cerca de casa, es una opción bastante asequible para comer y el producto que ofrecen es bueno y diferente.

Además, el ambiente que ofrece es muy bueno y algo alternativo dándole ese toque que a mí, particularmente, tanto me gusta. Muy recomendable para ir con amigos y pasar largo rato tomando unas cervezas y unas bravas o para ir a comer un día de manera informal con la familia.

Nosotros volveremos, lo tenemos muy claro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Salvaje. Una combinación curiosa en Barcelona.

Juntar hamburguesas con bogavante es algo que no se me hubiese pasado por la cabeza en la vida. Pero por suerte hay gente que piensa de manera diferente que yo y nos trae restaurantes como Salvaje.

Y como nos llamó tanto la atención, allá que fuimos a probarlo.

salvaje-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Salvaje en la calle de la Reina Cristina 10 (o Pas de Sota Muralla 11, tiene dos entradas), muy cerca de la parada de metro Barceloneta.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está ambientado como si fuera una hamburguesería americana, con algunos sofás simulando los sofás de skye y con mesas redondas con sillones alrededor.

salvaje-decoracion

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado sobre las 22:30h un día en el que había fútbol, concretamente un Barça-Espanyol. Concreto ese detalle porque es posible que por esa razón, no había casi nadie en el restaurante, solamente dos parejas más.

¿Qué comimos?

David pidió un combo, un plato muy completo consistente en medio bogavante, una hamburguesa de 150g de carne, un bol de ensalada y patatas fritas. Disfrutó muchísimo degustándolo y le encantó, tanto el bogavante que le pareció que estaba muy bueno como la hamburguesa que se la hicieron en el punto que la pidió a la primera.

salvaje-combo-hamburgues-bogavante

Yo en cambio pedí el Lobster Roll, un bocadillo de carne de bogavante aliñado en mayonesa ligera servido con pan de brioche caliente y tostado, y servido con un bol de ensalada y patatas fritas. Estaba muy bueno, el toque que la mayonesa le daba al bogavante era delicioso y el pan tan crujiente era toda una delicia. No soy ninguna experta en bogavante así que no os puedo detallar si era de más o menos calidad, pero a mí me pareció que estaba bueno y que la combinación de sabores era muy acertada.

salvaje-lobster-roll

Decidimos no pedir postre porque estábamos ya más que llenos y no queríamos forzarnos.

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 41,92€ pero hay que tener en cuenta que teníamos el 20% de descuento por El Tenedor (estamos en plan de ahorro últimamente) por lo que, sin él, nos hubiese costado sobre unos 60€.

Valoración global

Salvaje nos ha gustado mucho. Salimos encantados.

No es el restaurante más barato del mundo, pero por la cantidad de las raciones y la calidad de las mismas, tampoco me parece un precio tan descabellado. Además, sabiendo que se puede encontrar alguna promoción, mejor que mejor.

Os lo recomiendo si queréis disfrutar de una cena quizás con esa persona especial pero que no sea demasiado formal, o quizás con algunos amigos cercanos de esos que disfrutan comiendo y con los que os queréis dar un capricho.

Todo un descubrimiento muy curioso, con una combinación de productos que jamás hubiésemos imaginado y que, en mi opinión, merece al menos la pena conocer.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Chicken Shop & Dirty Burguer. Deliciosas hamburguesas en Barcelona.

Hace unos días, el 28 de mayo concretamente, nos enteramos que era el Día Internacional de la Hamburguesa (no entraré en valoraciones sobre lo que me parece esto de que haya un día para casi absolutamente todo) pero nos vino de perlas para ir a probar un sitio nuevo del que había visto algunas fotos y que me apetecía muchísimo.

chicken-shop-dirty-burguer-entrada

Así que comimos en Chicken Shop & DirtyBurguer que está en la plaza Duc de Medinaceli 2.

El local se da un aire a esos típicos locales americanos de hamburguesas en los que viene una camarera con una jarra de café a atenderte.

A nosotros no nos vino con ninguna jarra de café pero sí nos atendió una chica muy simpática y agradable que nos explicó al dedillo la carta y nos ofreció varias opciones.

chicken-shop-dirty-burguer-mesa-deco

Básicamente, y como bien indica el nombre del local, el producto que ofrecen son hamburguesas de distintos tipos y pollo asado con distintas guarniciones.

Nosotros nos decidimos por 2 hamburguesas de las que nos constaban en carta porque nos llamaron mucho la atención. David pidió una de muslo de pollo rebozado con salsa picante que estaba muy buena (y muy picante) y que, pese al rebozado, no era nada pesada; y yo me decidí por una de carne de ternera con salsa barbacoa y cerdo asado deshilachado, riquísima y muy sabrosa.

Como podéis ver, vienen presentadas como las típicas hamburguesas de restaurantes de comida rápida, envueltas en su papel, pero en un plato para que no suframos al comerlas.

chicken-shop-dirty-burguer-pollo-picante

chicken-shop-dirty-burguer-barbacoa-cerdo

Para acompañarlas pedimos 3 guarniciones: ensalada de col (coleslaw) que es mi favorita y una obsesión que yo tengo, maíz a la parrilla que a David le encanta y unas patatas fritas cortadas a mano que estaban de vicio.

chicken-shop-dirty-burguer-guarniciones

Hasta aquí todo muy bien pero ¿y el precio? Pues genial también, la verdad.

Es cierto que este tipo de restaurantes no suelen tener unos precios demasiado altos y este no fue la excepción. Lo que comimos nos costó 26€, un precio bastante razonable por la calidad de las hamburguesas y de las guarniciones y por la cantidad de éstas ya que en algunos sitios suelen ser más escasas.

Y las bebidas no son nada caras. Eso sí, las coca colas que sirven son de botellín de 237ml y yo, personalmente, no hay cosa que odie más en el mundo; porque soy de beber mucho y eso no me llega ni a la conversación de antes de que me traigan la comida. Pero bueno, una ya vive con ello.

La verdad es que nos encantó el lugar. Es verdad que depende de la hora a la que vayáis y la temporada, el número de público turista (el típico que se ha pasado la mañana en la playa y tiene un color de tez así como rojizo gamba estupendo) puede ser mayor; pero si no os molesta que un restaurante sea un poco más turístico, adelante.

Seguramente volveremos porque está en una zona por la que solemos pasear a menudo y conocer un lugar en el que sirven buena comida informal, con una ambientación muy típica y muy bien lograda y en el que el personal te trata bien, es muy importante.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Oval. Hamburguesas totalmente personalizadas en Barcelona.

Hay días para todo. Hay días en los que nos apetece comer cosas elaboradas y hay otros en los que no nos queremos complicar la vida y preferimos opciones más sencillas pero sin renunciar a la originalidad y a la calidad.

En uno de esos mediodías, David y yo decidimos que nos apetecía una hamburguesa y decidimos ir a probar Oval, una hamburguesería que estaba en nuestra lista de sitios pendientes desde hacía bastante tiempo.

oval-hamburgueseria-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Oval en la calle Valencia 199, entre las paradas de metro Diagonal y Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Industrial quizás sería la palabra más adecuada. Las paredes son de ladrillo desnudo y las columnas vistas sin disimular le dan ese toque como de fábrica pero que gracias a la iluminación cálida del local, el ambiente no es nada frío.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos sirvieron bastante rápido a pesar de tener el local lleno.

¿Qué comimos?

La gracia de Oval es que podemos configurar nuestras hamburguesas como queramos. Podemos elegir el tipo de carne, el tipo de pan (o si la queremos sin), los ingredientes que le queremos añadir, las salsas con las que la queremos condimentar y si queremos algún acompañamiento.

oval-hamburgueseria-carta

David pidió una hamburguesa de buey con pan de cereales, maíz, cebolla crujiente, jalapeño y huevo duro con salsa a las tres pimientas. Según él estaba muy buena y la mezcla de los ingredientes que escogió le gustó mucho.

oval-hamburguesa-buey-jalapeño-pimienta

Yo elegí una hamburguesa vegetal al plato, es decir, sin pan, con aceitunas negras, pimiento asado, cebolla caramelizada, tomate y queso y con mayonesa de cebolla caramelizada y ajo. Estaba riquísima y me sorprendió que la hamburguesa vegetal no era excesivamente seca, algo que sucede muy a menudo, y en combinación con los ingredientes que escogí estaba muy armonizada.

oval-hamburguesa-vegetal

Para acompañarlas, pedimos unas raciones de patatas fritas con ketchup buenísimas y de las que siempre apetecen.

oval-patatas-fritas

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 24,8€. Vamos, muy bien de precio por 2 buenas hamburguesas totalmente personalizadas, 2 raciones de patatas fritas bastante abundantes y 2 coca colas.

Valoración global

Es un restaurante con un ambiente muy informal pero que no por eso sirve comida de poca calidad, al contrario, los productos son buenos y merecen la pena.

Muy recomendable para todas aquellas personas amantes de la comida sin complicaciones pero que no quieren renunciar a la calidad y a la estética. Un lugar genial para ir en familia porque seguro que todo el mundo encuentra su opción ideal.

Desde ya mismo, pasa a formar parte de nuestra lista de sitios a los que ir cuando no tenemos ni idea de a dónde ir.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Tosta. Bocadillos de calidad en Barcelona.

Todos sabemos que comer fuera, rápido y bien es, la mayoría de las veces, una tarea complicada. Por eso, cuando encuentro un lugar en el que comer algo sencillo y rápido pero de calidad, la alegría es inmensa.

Y uno de estos lugares es Tosta, un pequeño restaurante en c/Blai 28 que, en mi opinión, se diferencia muy bien del resto de bares de tapas que hay en la misma calle (hace un tiempo hice un post sobre la calle Blai que podéis recuperar aquí) y lo hace un lugar más especial.

tosta-bcn-entrada

El local es muy sencillo, con aspecto de tasca modernizada y bastante acogedor; con una zona de mesas altas y taburetes y otra de mesas más bajitas y cómodas.

tosta-bcn-

Y…¿qué se come en Tosta? Pues Tostas.

Ya. Pero, ¿qué son? Son unos bocadillos pequeños, en pan artesanal, con rellenos que no son los típicos que encontraríamos en cualquier bocadillería.

Yo pedí una Tosta Apa Butifarra, con butifarra, queso brie, cebolla caramelizada y mostaza; y David pidió una Tosta Guay Thai, con pollo thai, kale y crema de espinacas.

tosta-bcn-dos-bocadillos

tosta-bcn-butifarra-relleno-bocadillo

tosta-bcn-pollo-thai-relleno-bocadillo

Ambos estaban muy buenos y los sabores eran espectaculares y muy auténticos. Eso sí, que no os engañe el tamaño pues aunque son pequeños, son muy contundentes y uno sale satisfecho con uno solo.

Para acompañar las dos Tostas, pedimos unas patatas rústicas deliciosas que disfrutamos muchísimo.

tosta-bcn-patatas

Toda la comida nos encantó y nos sirvieron muy rápido por lo que nos pareció una opción ideal para comer cuando se tiene algo de prisa pero se quiere comer de calidad. Además el precio es magnífico también ya que cada una de las Tostas que pedimos nos costó 5,5€ (la más cara de la carta cuesta 6,3€) y las patatas 3,5€.

Si estáis por la zona y vais con prisa o queréis comer algo sencillo pero sin renunciar a la calidad y al sabor, sin duda Tosta es una magnífica opción. Nosotros repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Santa Burg. Hamburguesas con estilo en Barcelona.

Antes de decidirme a compartir mis experiencias gastronómicas en este blog, en casa ya teníamos el reto de encontrar la mejor hamburguesa de Barcelona, coincidiendo con el auge de hamburgueserías que vivimos.

Aunque la mejor de todas aún no la hemos encontrado, yo sigo en la búsqueda de la hamburguesa perfecta. Y en esta búsqueda me topé con Santa Burg, un local inesperado con una calidad inesperada y sorprendentemente buena.

20160903_145758_fotor

¿Dónde está?

Encontramos Santa Burg en dos localizaciones, una en Sants (c/Vallespir 51) y otra en el Eixample (c/ Valencia 273) que es a la que fuimos.

¿Cómo es la decoración?

Preciosa.

Todo el local está decorado en madera y pequeños accesorios de metal formando un conjunto armonizado.

La madera junto con los trozo de pared de pizarra, le dan este toque cálido y hogareño tan imprescindible, para mí, en un restaurante; y se complementa muy bien con los toques de color, el estilo retro de las sillas y los pequeños detalles de metal más industriales.

20160903_143825_fotor

Un detalle que me encantó y enamoró, porque yo soy la tonta de las frases, fue que en las paredes hay mensajes alentadores o graciosos que resultan muy divertidos de ir leyendo mientras estas sentado y que, además, te hacen pensar. Y señoras y señores, pensar mola.

20160903_144712_fotor 20160903_145256_fotor

¿Cómo nos trataron?

El personal fue muy amable en todo momento. Nos trataron bien y fueron muy serviciales.

¿Qué comimos?

En este caso la respuesta es muy obvia. Hamburguesas.

David pidió una Santa Royal, una hamburguesa de ternera dry aged, bacon, lechuga, tomate, cebolla confitada y mayonesa mostaza, que estaba muy rica aunque su consejo es que si os gusta la carne bien hecha, insistáis en que la queréis muy hecha.

20160903_140646_fotor

Yo, para mantenerme un poco en mis tradiciones, pedí una Santa Natura, una hamburguesa vegetariana con burrata, tomate, frisée y pesto, que estaba espectacular. Jugosa, sabrosa y con los ingredientes muy bien combinados. De las mejores (si no la mejor) hamburguesas veggie que he probado.

20160903_140634_fotor

Para compartir y añadir un poco más de gracia a las hamburguesas, pedimos unas patatas Deluxe con una mezcla de especias y dos salsas riquísimas.

20160903_140444_fotor

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 43,4€ un precio que no está nada mal si tenemos en cuenta que, además de lo que os he mencionado anteriormente, tomamos 3 coca colas y 2 cafés con hielo.

Valoración global

Es un sitio fantástico. Yo ya he ido dos veces y probablemente vaya unas cuantas más.

Me parece que ofrecen una relación calidad-precio excelente, el trato es amable y rápido, y además el local es muy bonito y exquisitamente decorado. No se puede pedir más.

Una hamburguesería 100% recomendable y en la que todo el mundo encontrará una opción que le guste en su amplia carta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Timesburg. Hamburguesas con buen rollo en Barcelona.

¿Os ha pasado que hay restaurantes a los que decís que tenéis que ir pero por pensar que son más normalitos, no vais nunca?

Esto nos pasó con Timesburg. Nos lo habían recomendado mucho, pero al ser una hamburguesería siempre pensábamos que ya iríamos, que nos merecía más la pena ir a otro tipo de restaurante.

¡Qué equivocados estábamos!

Aprovechamos un sábado espléndido y fuimos paseando hacia Timesburg al mediodía, a una hora prudencial, porque nos habían dicho que se llena bastante. Y así es.

20160521_143324_Fotor

¿Dónde está?

Al que nosotros fuimos está en la calle París 95, pero tienen otros 3 restaurantes más en Poblenou, Sants y Sant Pau, que podéis localizar en su web.

¿Cómo es la decoración?

Es fresca y está llena de color y vitalidad. Creo que su objetivo es transmitir buen rollo y aportar un ambiente relajado y cómodo para comer, y lo consigue plenamente.

20160521_135809_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. Tan pronto entramos por la puerta, una chica del personal vino a atendernos y a preguntarnos si sabíamos como funcionaba.

Al decirle que no, nos explicó que para pedir la comida debíamos marcar en una planilla con la carta lo que queríamos comer, mirando los precios en el cartel que tienen en la pared, y nos acompañó a sentarnos, indicándonos donde estaban los cubiertos, las servilletas y las salsas.

20160521_135739_Fotor

¿Qué comimos?

Para ir haciendo hambre, compartimos una ración de patatas fritas que eran finitas y crujientes, de las que a mi me gustan; aunque admitamos que David comió más que yo.

20160521_140508_Fotor

Como plato principal, y ya que queríamos probar alguna hamburguesa porque para eso habíamos venido, David eligió una hamburguesa especial Abu Dhabi con hummus casero y sésamo, que encontró muy rica; y yo, en mi empeño por llevar una vida más sana, me decanté por una Veggie, una hamburguesa de tofu y mix de verduras con pesto casero a la que añadí un extra de parmesano, que estaba deliciosa y fue todo un placer para el paladar.

20160521_140806_Fotor

20160521_140631_Fotor

Y…¿cómo está de precio?

Excelente.

Pagamos 24,4€ entre los dos así que nos salió por 12,2€ por persona, por el plato principal, las patatas y el refresco.

Creo que es muy buen precio, porque la calidad de las hamburguesas es muy buena, y además, al poder añadir o no extras a la hamburguesa y ser tan customizables, uno puede controlar mejor lo que se quiere gastar.

Valoración global

Nos gustó muchísimo.

Recomendadísimo para aquellas personas que quieran comer de manera informal un fin de semana y que quieran disfrutar de una buena hamburguesa de calidad en un entorno relajado, casual y fresco.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.