Central Café. Comida rápida y sana en Barcelona.

Ir a comer con prisas no es lo mío. Y eso que siempre me dicen que como muy rápido. Sí, pero no me gusta hacerlo sabiendo que tengo un tiempo determinado para hacerlo.

Pero ya sabemos que a veces es inevitable hacerlo. Y para esas ocasiones uno tiene que elegir muy bien dónde va o de lo contrario, sufrirá un ataque de ansiedad intentando que los camareros le atiendan lo antes posible.

Así que hoy os traigo Central Café, un sitio al que podéis ir si vais apurados de tiempo y, además de no perder ni un minuto, podréis comer sano y sabroso.

central-cafe-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Central Café en 5 puntos distintos de Barcelona, todos ellos en la zona alta; aunque nosotros fuimos al que está en el centro comercial L’Illa.

¿Cómo es la decoración?

No sé como será la de los otros locales, la del local de L’Illa es extremadamente sencilla, con mobiliario de estilo nórdico y mucha luz.

¿Cómo nos atendieron?

El papel que juegan los camareros en Central Café es diferente al de en otros restaurantes. En este local, tu tienes que pedir lo que quieres en el mostrador, te asignan un número de mesa que te llevas a la mesa que elijas y un camarero te lleva tu comida a la mesa.

Pero aún así, todos los que en el proceso nos atendieron fueron muy amables.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos un sábado sobre las 13h y ya toda la parte en la que encontramos los restaurantes del centro comercial estaba llena. No es un local tranquilo, de hecho el ambiente es bastante ruidoso, pero para una comida informal tampoco pido más.

¿Qué comimos?

David pidió el Spicy Chicken Rice Bowl; con arroz, pollo de granja marinado en salsa piri-piri, lima, edamame, brócoli, maíz, cebolla tierna, germinado y un mix de semillas. Un plato muy completo y contundente que le encantó. Todos los ingredientes estaban muy bien integrados y el sabor del marinado con la salsa piri-piri le fascinó.

central-cafe-spicy-rice-chicken-bowl

Yo pedí la Super Food Veggie Salad, consistente en un mix de quinoa y lentejas, espinacas, hummus de remolacha, brócoli, calabacín, guisantes, lima y mix de semillas con un aderezo de sésamo. Aunque lo pedí muy convencida, he de reconocer que al principio me asustaba un poco tanto verde, pero me llevé una grata sorpresa al ver que todos los ingredientes combinaban entre ellos a la perfección y el aderezo los unía a las mil maravillas.

central-cafe-super-food-salad-veggie

Y para acompañarlo todo, decidimos pedir un Deli Med, una mezcla de 3 salsas (hummus, guacamole y muhammara) en las que dipear. Estaban espectaculares las tres, el hummus se notaba muy auténtico, el guacamole estaba delicioso aunque un poco aceitoso para mi gusto y la muhammara nos enamoró por lo potente de su sabor.

central-cafe-hummus

Y…¿cómo está de precio?

Todo esto que comimos más dos tés fríos nos costó 27,3€.

Valoración global

Central Café ha sido todo un descubrimiento que no nos esperábamos.

Ciertamente, pensé que sería algo más informal y con bastante menos calidad de la que tiene pero nos ha sorprendido mucho. Y para bien.

Es verdad que el estilo de comida es muy casual, sin mucha complicación, pero ofrecen platos con un toque especial que hacen que podamos disfrutar mucho de los sabores y cuidarnos aunque tengamos prisa.

Además, creo que la relación calidad-precio es muy buena y las raciones son más que correctas.

Os lo recomiendo si estáis algún día de compras por el centro comercial y os pilla la hora de comer o si trabajáis cerca. Además también lo podéis pedir para llevar lo cual hace que se adapte a muchas necesidades.

Nosotros repetiremos y, sin duda, probaremos los otros locales de la ciudad.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Amaltea. Menú vegetariano, variado y asequible en Barcelona.

A veces, y últimamente me pasa mucho, prefiero que sean los demás quienes elijan los restaurantes a los que ir, que hacerlo yo. Y la verdad es que creo que debería hacerlo más porque me descubren muchos lugares nuevos que yo, probablemente, no elegiría.

Uno de estos fue Amaltea, un restaurante vegetariano por delante del cual había pasado infinidad de veces pero que nunca me había llamado la atención. Afortunadamente, a David sí y fuimos a probarlo.

amaltea-vegetariano-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Amaltea en la calle Diputació 164, muy cerca de la parada de metro Urgell.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos pastel y tierra y con algunos elementos hindúes (eso creo yo, perdonad mi ignorancia si no es así) creando una atmósfera muy tranquila y muy espiritual.

amaltea-vegetariano-decoracion-interior

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió estuvo por nosotros todo el tiempo sin resultar agobiante.

¿Qué comimos?

Lo bueno de Amaltea es que disponen de un menú, cosa que a menudo agradezco porque me ahorra el tener que elegir entre una carta inmensa. Como fuimos un viernes noche, probamos el menú fin de semana consistente en 8 opciones de primer plato, 9 opciones de segundo plato, bebida, pan y postre o infusión.

De primero, David eligió el Hummus con crudité y pan de pita. El hummus en sí estaba muy bueno; ahora bien, llamar a cuatro hojas de ensalada crudité me parece muy osado. Aún así, lo importante del plato estaba muy correcto.

amaltea-vegetariano-hummus-pita

Yo, en cambio, elegí la sopa de miso y quinoa, porque estaba muerta de frío y necesitaba algo para entonarme. La verdad es que cuando me trajeron el plato me asusté un poco porque el aspecto, como podéis ver, no es el más apetecible del mundo; sin embargo, la sopa estaba deliciosa, tenía un sabor peculiar pero muy agradable y es un plato que llena bastante.

amaltea-vegetariano-sopa-quinoa-miso

De segundo, David pidió el Arroz biriani con alcachofas, verduritas y tropezones. Según él, porque yo todo lo que tenga alcachofas mejor bien lejos, estaba delicioso y la combinación con todas las verduritas era ideal.

amaltea-vegetariano-arroz-alcachofas

Yo me pedí la lasaña de calabaza, champiñones, boloñesa y parmesano al horno. Estaba muy buena, el sabor era riquísimo pero la verdad es que, para mi gusto, tenía demasiado aceite y eso hacía que fuera muy pesada y que no me la pudiera terminar.

amaltea-vegetariano-lasaña-vegetal

No tomamos postre porque ya estábamos bastante llenos, pero tomamos unas infusiones digestivas deliciosas.

Y…¿cómo está de precio?

Francamente bien. El precio del menú por persona es de 15,8€, un precio bastante aceptable para una cena.

Valoración global

Nos ha gustado mucho el ambiente del restaurante. Quizás no elegimos los mejores platos, pero sin duda la cocina es de bastante calidad.

Ideal para comidas y cenas informales en las que se quieren probar cosas nuevas.

Nosotros seguro que volveremos porque la variedad del menú es bastante buena y nos quedaron muchos platos que deseamos probar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Flax & Kale. El restaurante flexitariano por excelencia de Barcelona.

¿¡Cómo era posible!? ¿Cómo podía ser que teniendo un blog de crítica gastronómica desde hace un año y gustándome tanto la comida vegetariana y flexitariana, no hubiese ido a Flax & Kale?

Por suerte, puse remedio a esta situación y fui a probar la gran variedad de este restaurante.

flax-kale-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Flax & Kale en la calle Tallers 74, muy cerca de plaza Universitat.

¿Cómo es la decoración?

Para mí, entrar al comedor principal de Flax & Kale es como entrar en una de esas cocinas en las que hay mucho trabajo, con mucha gente que va de un lado a otro. Y lo es porque las paredes con baldosa clara, con productos frescos a la vista y con utensilios colgados, me producen esa sensación. La iluminación, eso sí, es más cálida.

¿Cómo nos trataron?

Correctamente. Si tenemos en cuenta que estaban llenos hasta los topes y que tenían mucha cola de gente esperando, aún bastante bien nos atendieron.

Ahora bien, algo que no me gustó nada fue que nos asignaron una mesa en la terraza sin preguntarnos. A ver, fuimos a principios de marzo por lo que el tiempo aún era bastante fresco y sobretodo por la noche; por lo que creo que deberían habernos preguntado al hacer la reserva, si no nos importaba. Es verdad que no pasamos frío por las estufas, pero creo que aunque estén muy llenos deben preguntar a los clientes si les va bien cenar al aire libre o no, porque igual a mí (que al fin y al cabo soy la que va a pagarles la cena) no me apetece cenar con la chaqueta puesta.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un Healthy Mezzeplatter ya que éramos 4 personas y nos pareció ideal para probar varias cosas. El plato incluye cracker de espelta, chia y lino, cracker de remolacha y semillas, cracker de kale, hummus negro con carbón activado, hummus verde con espinacas, rúcula y coriandro, hummus naranja con calabaza y cúrcuma, albóndigas de quinoa con foie vegano, ensalada con kale y mini crudités de verduras raw. Como podéis ver, es un entrante muy completo, ideal para compartir sin llenarnos demasiado y que nos da una idea de el tipo de cocina y de ingredientes que usan en el restaurante. Muy rico y todo con un sabor muy auténtico.

fla

Después, cada uno pidió un plato aunque como pasa siempre que vamos en grupo, acabamos comiendo todos un poco de todo.

Pedimos un Raw Superbowl que constaba de hojas verdes, hummus de coleslaw (ensalada de col), hummus naranja, tallarines de calabacín con pesto de cúrcuma, asarzuke de pepino, tomate cherry con pesto de albahaca, chucrut de col lombarda y brotes germinados. Un plato súper refrescante y completo que además de sabroso era precioso de ver y es que la comida, por supuesto, tiene que entrar primero por los ojos.

flax-kale-raw-superbowl

También pedimos la Raw Vegan Lasagna, una lasaña de calabacín, salsa de tomate fresco y tomate seco, hojas de espinacas baby, queso de anacardos y macadamia y pesto de albahaca. La ración a simple vista puede parecer pequeña pero es un plato bastante contundente y muy sabroso. Muy rico.

flax-kale-raw-vegan-lasaña

Otro de los platos que probamos fue el No Digas Tacos. Un nombre gracioso para unos tacos caseros de maíz con guacamole, salteado de berenjena, shiitake y con blanca acompañados de picos de gallo y sour cream de anacardos. Una opción ideal para aquellos amantes de la comida mexicana que no quieren renunciar a esos sabores tan característicos. Muy buenos.

flax-kale-tacos

Finalmente, pedimos la Tuna loves wasabi burguer (algo así como la hamburguesa “el atún ama el wasabi”), una hamburguesa de atún con jengibre y mayonesa de wasabi en pan integral de espelta con carbón activado y sésamo blanco. Éste es uno de esos platos ideales para aquellas personas que van a este estilo de restaurantes con reticencias y que cuando prueban una hamburguesa como ésta, milagrosamente son convertidos. Un plato sabroso, delicioso y contundente.

flax-kale-tuna-wasabi-burguer

Y como queríamos darlo todo, decidimos tomar algunos postres también.

Pedimos el Two textures choco cake, un brownie con mousse de chocolate, crema de avellana merengada y helado artesano de fresa. Estaba riquísimo, la combinación de los chocolates era espectacular y el sabor del helado era muy auténtico y diferente.

flax-kale-brownie-

También pedimos el Grilled Carrot Cake, un pastel de zanahoria asado con puré de mango, sorbete de menta y espuma de yogur casero de leche de coco. Una combinación de texturas y sabores diferente y deliciosa.

flax-kale-grilled-carrot-cake

Y… ¿cómo está de precio?

Todo, comida más bebidas, nos costó 127,15€. Teniendo en cuenta que éramos 4 personas eso significa que a cada uno nos salió por 31,78€

Me parece un buen precio por la calidad del producto y más teniendo en cuenta que pedimos muchos platos.

Valoración global

Es un buen restaurante. Nos gustó mucho la experiencia y comimos muy bien.

Recomendadísimo para todos aquellos amantes de la comida vegana y vegetariana ya que sin duda, es una de las mejores opciones para comer este tipo de alimentos fuera de casa.

Ahora bien, si queréis ir, pensadlo con antelación porque reservar de hoy para mañana es complicado. Y tened en cuenta también que no sería el restaurante ideal para una cena íntima. Pero para una comida o cena con amigos, hablar mucho y reír más, es ideal.

Volveremos seguramente a probar más platos que nos quedaron pendientes.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Quinoa. Comida vegetariana deliciosa en Barcelona.

He desarrollado un radar para descubrir restaurantes nuevos. Y viviendo en una ciudad como Barcelona eso significa andar con el radar activado cada vez que salgo a la calle.

Uno de estos nuevos restaurantes que acaban de abrir es Quinoa, un vegetariano que ofrece una carta muy extensa y con opciones para todos los gustos.

quinoa-arago-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Quino en la calle Aragó 209, bastante cerca de plaza Universitat y plaza Letamendi, y también tienen otro local más pequeño en Travessera de Gràcia 203.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, con la madera como elemento predominante y con algunos objetos vintage que le dan un toque muy especial.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros, nos aclaró todas las dudas que teníamos y nos explicaron todo muy detalladamente.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un hummus con tostadas de pan y crudités de verduras y la polenta crujiente con setas, kale y alioli. Ambos platos estaban buenísimos y como nunca habíamos probado la polenta nos sorprendió mucho y nos encantó el sabor y lo bien que combinaba con los ingredientes.

quinoa-arago-hummus-crudites

quinoa-arago-polenta-setas-kale

Después David pidió el chilli de alubias rojas con tacos, guacamole y pico de gallo. Estaba delicioso y los disfrutó muchísimo.

quinoa-chilli-alubias-rojas-tacos

Yo me decidí por el wrap con tofu al horno, kimchi, aguacate, tomate y verduritas crujientes. Me encantó. Considero que el tofu estaba deliciosamente preparado y la combinación de todos los ingredientes era perfecta.

quinoa-arago-wrap-tofu

Aunque habíamos comido ya bastante, no pudimos resistirnos a tomar unos postres así que compartimos la trufa de chocolate y garam masala (una mezcla de especias), y el crumble de manzana y fresas. Ambos estaban muy buenos aunque contra todo pronóstico me gustó más la trufa, por una razón muy sencilla: el crumble llevaba anacardos y no me apasionan en absoluto; pero David lo disfrutó muchísimo.

quinoa-arago-trufa-chocolate-garam-masala

quinoa-arago-crumble-manzana

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 42,2€. Teniendo en cuenta que comimos bastante creo que es un precio excelente. Además, la relación calidad-precio es muy buena y las raciones de los platos son muy adecuadas.

Valoración global

Nos encanta encontrar nuevos restaurantes de comida vegetariana y este es, sin duda, una opción excelente para repetir varias veces. Además, para nosotros, está en una zona por la que pasamos muy a menudo así que caerá alguna vez más.

Ideal para aquellas personas que busquen un restaurante informal y quieran probar cosas nuevas y sabrosas. Todo un descubrimiento.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

2Y. Cocina macrobiótica en Barcelona.

El objetivo gastronómico de 2017 va a ser probar cosas nuevas. Porque lo que ya conocemos, ya sabemos si nos gusta o no y no nos reporta más emoción; pero la sensación de probar algo nuevo y que te guste es, al menos para mí, indescriptible.

Hacía ya tiempo que me rondaba por la cabeza todo el tema de la cocina macrobiótica y me había estado informando y demás, pero no había tenido mucho (por no decir nada) contacto directo con ella. Por eso, cuando una mañana tratando de decidir dónde íbamos a comer vimos 2Y, nos encantó la idea y allá que fuimos.

2y-macrobiotica-entrada

¿Dónde está?

Encontramos 2Y en el Passatge Batlló 4, muy cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Extremadamente sencilla. Lo más resaltable es una zona en la que tienen una pared de pizarra, en el resto del local impera la madera y los colores cálidos.

2y-macrobiotica-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Los chicos que nos atendieron fueron muy correctos en todo momento, pero es verdad que echamos de menos un poco más de personal. Os cuento: había únicamente dos personas y tenían que atender y sentar a la gente que entraba, explicarles el funcionamiento del restaurante, servir los platos a las mesas estando pendientes de cuando terminaban y cocinar los platos. Como era de esperar, fueron muchas cosas para tan poco personal y alguno de los pasos se tenía que ver resentido. En nuestro caso fue que pasaba mucho tiempo entre un plato y otro (quizás pasaron 45 minutos desde el entrante al primer plato).

Entiendo, lógicamente, que no es culpa de los dos chicos que, repito, fueron muy amables e incluso de disculparon con nosotros varias veces y realmente vimos que se sentían mal por habernos hecho esperar; pero sí que pediría a quién se encargue del personal del restaurante, que un poco más de personal sería ideal, sobretodo por el volumen de público que tienen.

¿Qué comimos?

El restaurante ofrece un menú cerrado que solo permite elegir el entrante entre una crema de verduras (la que tengan esa semana) o una sopa de miso. Nosotros nos decantamos por esta segunda opción porque nos encanta el miso y la verdad es que estaba muy buena e ideal para entrar un poco en calor.

2y-macrobiotica-sopa-miso

Este plato no lo sirven en la mesa sino que, una vez ya tenemos nuestra mesa, tenemos que levantarnos, coger nuestra bandeja con los cubiertos y pasar por delante del mostrador en el que nos sirven la sopa que elegimos. A partir de aquí, el resto de platos sí que nos los llevan a la mesa.

El siguiente plato es una Ensalada variada, llena de color, muy original y con unos sabores muy diferentes, intensos y ricos.

2y-macrobiotica-ensalada

Finalmente, comimos un arroz con varios ingredientes que estaba muy bueno. No os sabría decir exactamente qué llevaba pero estaba delicioso. Además, cada semana seguro que encontráis una variante rica y completa.

2y-macrobiotica-arroz

Y…¿cómo está de precio?

Al ser un menú, el precio es cerrado de modo que, el menú normal cuesta 14€ y con postre 16,5€.

Realmente está muy bien por la cantidad y la calidad de la comida que ofrecen.

Valoración global

Está bien. Quizás no es el tipo de restaurante que me vendría a la cabeza si no supiera dónde ir, pero es una muy buena opción para tener un primer contacto con la cocina macrobiótica.

La calidad de la comida me parece espectacular sin embargo, lo que no me termina de convencer es el concepto en sí del restaurante. El hecho de que no haya carta y sea un menú cerrado (aunque cambie cada cierto tiempo) a mí no me termina de convencer pero entiendo que es una decisión del negocio y yo como consumidora decido si la acepto o no; pero el tener que empezar cogiendo tu un plato y que luego ellos te sirvan los demás, para mí no es atractivo. Y creo que es así porque no lo tienen bien definido y estructurado.  Si, como he dicho antes, tuvieran más personal y éste tuviera sus tareas bien definidas, todo el restaurante funcionaria mejor y el servicio sería más ágil.

Pese a todo, es un restaurante que yo recomendaría para ir en grupos reducidos, con gente que le guste probar cosas nuevas y que disfrute conociendo sitios nuevos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Green & Berry. Meriendas saludables en Barcelona.

Después de todos los excesos navideños, que aunque son totalmente necesarios nos dejan con las rutinas hechas polvo, tenemos que volver a la vida sana que teníamos antes, o al menos intentarlo.

Comer o cenar de manera más o menos sana y controlando es relativamente fácil, el problema aparece a la hora de merendar ya que nos empieza a entrar el hambre y, al menos yo, me veo tentada tanto por dulce como salado. Por eso estoy en la constante búsqueda de sitios ideales para ir por la tarde y en los que comer alimentos sanos y que no quiten demasiado el hambre para la hora de la cena.

Como ya habíamos pedido comida a domicilio de Green & Berry para cenar (podéis leerlo aquí) y nos había gustado mucho, decidimos ir a conocerles en persona.

greenandberry-entrada

Están en la calle Enric Granados 153, en los bajos de un edificio precioso.

Todo el local es muy acogedor, nada más entrar ya se respira buen ambiente, buen rollo y mucha tranquilidad.

Entramos al salón que tienen al fondo del todo, en el que hay una gran mesa para compartir y algunas mesitas individuales.

greenandberry-decoracion

Tienen una carta muy extensa, sobretodo la de zumos y smoothies, en la que seguro que todo el mundo encontrará la opción perfecta. Nosotros nos decidimos por un Kryptonyte muy verde y muy rico; y por un Coco-Nana, super cremoso y sabroso.

greenandberry-kryptonite-juice

greenandberry-coco-nana-smoothie

Como he dicho anteriormente, queríamos comer algo y nos vimos muy tentados pro el Río Açai Bowl que lleva açai orgánico, plátano, zumo de manzana, crumble de frutos secos y fruta de temporada y está riquísmo. Nosotros es que vivimos obsesionados con estos bowls, nos dan la vida.

greenandberry-acai-bowl

Pasamos una tarde muy agradable, charlando, ojeando los libros de cocina vegetariana que tienen disponibles para los clientes y sintiendo que estábamos portándonos bien con la comida. Todo un gustazo.

¿Repetiremos? Por supuesto.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Chaitea Hausfood. Comida sana en pleno centro de Barcelona.

Antes que nada… ¡Feliz 2017!

Empezar enero implica volver a los objetivos de vida sana que teníamos anteriormente o establecerlos nuevamente. Desde El Rinconcito de Teresa queremos demostrar continuamente que comer fuera no significa comer menos sano, así que hoy os traigo uno de esos restaurantes que más me gustan y además en el centro: Chaitea Hausfood.

chaitea-hausfood-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Chaitea en la calle Enric Granados 13, muy cerca de plaza Universitat.

¿Cómo es la decoración?

El local está decorado con mi estilo favorito, con un toque nórdico, muy sencillo y nada recargado, pero con unas pinceladas de madera y unas estanterías cuidadosamente decoradas que hacen que el restaurante adquiera un aire más acogedor y hogareño.

chaitea-hausefood-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Los chicos que nos atendieron fueron bastante amables y nos trataron muy bien.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un Hummus de berenjena con queso feta porque nos encanta, además éste en particular se notaba que era muy natural y estaba riquísimo.

chaitea-hausfood-hummus-berenjena

Como plato principal, David tomó el Conejo al limón con verduritas baby y alioli de ajo negro, que según él estaba delicioso y super bien cocinado; y yo pedí la Lasaña de Berenjena que estaba muy buena pero ¡ojo! si la pedís, tened en cuenta que es muy contundente y que vais a necesitar a alguien que os ayude a terminarla.

chaitea-hausfood-conejo-limon

chaitea-hausfood-lasana-berenjena

Para terminar, y porque aún teníamos un huequito, pedimos un Açaí Bowl riquísimo porque somos muy fans y nos encanta la sensación fresquita y dulce que nos deja.

chaitea-hausfood-acai-bowl

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 43,5€, es decir, 21,75€ por persona. No es un restaurante económico, pero lo cierto es que la relación calidad-precio es bastante buena y uno sale del restaurante con sensación de haber comido una cantidad correcta.

Valoración global

Chaitea Hausfood nos ha gustado mucho.

Aunque la carta no es muy amplia, la oferta que tienen es de calidad y variada para que cualquier persona encuentre su opción más adecuada. Además son platos sin complicaciones pero muy efectivos que están deliciosos y son ideales para cualquier ocasión.

Todo un descubrimiento en la zona del centro que amplía la oferta de gastronomía sana. Repetiremos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Woki Organic Market. Restaurante sano y con estilo en Barcelona.

Está llegando el frío y nos empieza a apetecer comer platos más calentitos y que nos reconforten, pero seguimos queriendo cuidarnos y llevar una vida sana; y además, salir a comer fuera a descubrir sitios nuevos.

Por eso Woki Organic Market es todo un descubrimiento, porque se puede hacer todo lo anterior perfectamente.

20160924_155014_fotor

¿Dónde está?

Encontramos 3 Wokis, uno en la Barceloneta, otro en Passatge Marimón y otro en Ronda Universitat 20. Personalmente, he ido a estos dos últimos y, aunque son el mismo concepto de restaurante, tienen cartas algo distintas.

En el post de hoy me centraré en el de Ronda Universitat, porque es al que más veces he ido.

¿Cómo es la decoración?

Como bien dice el nombre, el restaurante se incluye dentro de una especie de mercado en el que se venden todo tipo de productos de alimentación y hay pequeños puntos de venda de tartas y barras para comer; como si estuvieramos en un mercado en la calle en el que también hay puestos para tomar algo.

20160924_154920_fotor

Los diferentes espacios siguen una misma estética, aprovechando el precioso edificio en el que se ubica, con un rollo industrial con toques de madera clara y colorido.

20160924_151828_fotor

¿Cómo nos trataron?

El personal nos trató muy bien y estuvieron muy atentos.

¿Qué comimos?

Lo bueno de la carta es que hay opciones de todo tipo, sin embargo, sabíamos que lo típico era pedir uno de sus woks customizables, es decir, eliges la base que prefieras (distintos tipos de fideos, distintos tipos de arroz o verduras) y le añades los ingredientes que quieras y cualquiera de sus salsas. Esta opción nos pareció ideal ya que así, seguro que acertábamos al 100% con lo que comíamos.

David eligió para su wok una base de fideos de arroz y le añadió pollo, ternera, setas y salsa Spicy (la más picante de todas), y le encantó.

20160924_145317_fotor

Yo preferí una opción más suave y elegí la base de verduras mixtas y le añadí gambas, tofu y setas con salsa teriyaki; y la verdad es que estaba riquísimo y nada pesado.

20160924_145307_fotor

Y…¿cuánto nos costó todo?

Todo nos salió por 36€, es decir, 18€ por persona. Teniendo en cuenta que tomamos un plato cada uno, una copa de vino, una clara y dos cafés, me parece bastante buen precio para la calidad que tiene la comida.

Además, teniendo en cuenta que las raciones son abundantes y que los woks llenan bastante, la relación calidad-precio me parece excelente.

Valoración global

Es un acierto seguro. A cualquier persona que lleves a Woki Organic Market, le gustará porque encontrará una opción en la carta que le guste.

Nosotros ya hemos repetido varias veces y lo seguiremos haciendo porque nos encanta lo que ofrecen y, además, siempre picamos con alguno de los productos que venden en tienda.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Zumito. Desayunos sanos cerca del mar de Barcelona.

Llevaba mucho tiempo queriendo ir a Zumito a probar sus zumos porque los veía por redes sociales y se me hacía la boca agua. Y la verdad es, que por una cosa u otra, nunca íbamos.

Pero, todo llega en esta vida, y las vacaciones son siempre la ocasión perfecta para probar sitios nuevas en franjas horarias de las que normalmente no puedes disfrutar. De modo que madrugamos y nos fuimos a desayunar a Zumito y a disfrutar de la brisa marina.

20160913_105312_fotor

La gracia es sentarse en la terraza y disfrutar de las vistas que, a pesar de no estar en primera línea de playa, puedes ver el mar y la gente que pasea.

Comimos unos açaí bowls deliciosos. David pidió el Açaí Brasilero, con guaraná, plátano, granola casera, semillas de chia, coco rallado y fruta de temporada.

20160913_103046_fotor

Yo tomé Açaí Energy Bowl, con platano, crema de cacahuetes, leche de almendras, granola casera, semillas de cacao y fruta de temporada. Estaba espectacular y es ideal para iniciar el día con energía. Aguanté perfectamente hasta la hora de comer.

20160913_103041_fotor

Y como no, lo acompañamos de dos bebidas espectaculares también. David pidió un zumo Red Refresh con sandía, fresa, lima y menta. Yo pedí un smoothie Greendream con kale, espinacas, manzana, zumo de naranja y lima. Ambos muy completos, super refrescantes y el complemento ideal para este desayuno.
20160913_101957_fotor

Disfrutamos muchísimos con la comida y la bebida, con el ambiente en general del local y el trato del personal aunque es cierto que no es la opción más económica, todo nos costó 29,2€, para desayunar cada día; nosotros vivimos bajo la filosofía de que un capricho de vez en cuando es muy sano.

Nos encantó la experiencia general con la música acompañando perfectamente, el sol dándonos pero sin molestar y viendo el mar sin más preocupación que buscar la sombra en el paseo que dimos después.

Teníamos muchas expectativas y no nos defraudó en absoluto.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Hammock. Un oasis de tranquilidad y buen rollo en Barcelona.

Cuando nos quedamos sin ideas de sitios a los que ir, Instagram es nuestro mejor aliado, por lo que a él recurrimos cuando, aprovechando las vacaciones (y la fiebre que nos ha entrado con Pokémon Go), quisimos dar un paseo matutino y comer algo a modo de desayuno tardío/brunch.

Y así es como descubrimos Hammock Juice Station, un sitio encantador, especial y diferente en la calle Mallorca 308 (08037 Barcelona), en pleno Eixample, rodeado de edificios preciosos.

20160720_121847_Fotor

Sin duda, además de la oferta gastronómica, la decoración es una de las cosas más especiales de Hammock. La entrada está llena de hamacas colgadas del techo, sorprendentemente cómodas, y muy coloridas que juntamente con otros elementos de madera, le dan al local un aire muy divertido y hacen de él un lugar en el que relajarse y preocuparse únicamente por ser feliz.

IMG-20160720-WA0004_Fotor

Teníamos claro que queríamos probar los zumos (Juice Station…no íbamos a beber un vaso de agua…).  David pidió un cold-pressed juice Wanderlust (¡me enamora el nombre!) con zanahoria, naranja, piña, manzana y limón; y yo me decanté por un I Feel Green con kale, espinaca, pepino, manzana, jengibre y limón. Estaban buenísimos, era muy refrescantes y, además, vienen en un formato ideal para llevar lo cual es una ventaja en ciertas ocasiones.

20160720_115518_Fotor

Para comer, lo cierto es que yo llevaba infinidad de días antojada de una tostada con aguacate así que, la decisión para mí fue muy fácil y David se inspiró (copió) en mi elección y pedimos la Avocado Toast. Estaba muy muy rica y lo cierto es que nos dio mucha energía para seguir con nuestro paseo bajo el sol de justicia que hacía.

20160720_120624_Fotor

Creo que todo nos costó, más o menos, 21€ o algo así (siempre guardo los tickets, pero este no lo encuentro por ninguna parte). Lo que sí se a ciencia cierta, es que cada uno de los zumos nos costó 4,95€. Me parece buen precio en general, sobretodo en relación a la gran calidad de los productos y al buen ambiente en el que te los tomas.

Hammock Juice Station nos ha encantado. La verdad es que un sitio acogedor, en el que se respira muy buen rollo y es ideal para ir a desayunar o simplemente tomar un tentempié energético para continuar con el día.

Todo un descubrimiento por el que, sin duda, nos volveremos a dejar caer. En las hamacas, claro está.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.