Panqa. Cocina peruana sabrosa en Barcelona.

Todos sabemos que hay restaurantes que se ponen de moda y entonces parece que los demás que son del mismo estilo sean lo peor. Y lo cierto es que no es así. A mí me gusta descubrir restaurantes que igual no son tan conocidos pero que son espectaculares.

Y ojo, que la mayoría de ellos se descubren de casualidad. Así conocimos nosotros Panqa, un sábado que no sabíamos dónde comer.

panqa-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Panqa en la calle Sepúlveda 76, cerca de la parada de metro Rocafort.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla pero bastante elegante. Todo en madera clara y negro.

panqa-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. El camarero que nos sirvió fue muy amable y muy atento.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado sobre las 13:30h. Al ser tan temprano, fuimos los únicos en el local durante casi todo el rato que estuvimos allí. Por la noche, no sé cómo estará de lleno. Espero que más porque el restaurante lo merece.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo yuca frita con salsa huancaína. Nos encanta la yuca y con esta salsa estaba espectacular. Además nos trajeron también un poco de salsa brava peruana que no os sabría decir exactamente que llevaba pero estaba deliciosa y muy refrescante para el paladar por el toque picante.

panqa-yuca-frita

Compartimos también un ceviche con corvina, pulpo, sepia y zamburiña. Estaba realmente sabroso y nos encanta comerlo ahora que hace más calor porque nos parece un plato súper refrescante.

panqa-ceviche-afrodisiaco

Después, como plato principal, David pidió el pulpo anticuchero con tortilla de yuca. Él, que es amante del pulpo, disfrutó muchísimo del plato y le encantó el intenso sabor que tenía que combinado con las salsas hacían que estuviera espectacular.

panqa-pulpo

Yo pedí los tagliatelle de huancaína con lomo saltado. ¡Madre mía qué buenos estaban! Solo os digo que aún a ratos me viene al paladar el sabor delicioso que tenían. Es un plato ideal para los que somos amantes de la pasta y que queremos que nos sorprendan con sabor poco habituales para nosotros. Además el lomo, para mí, estaba en su justo punto, igual que las verduras.

panqa-tallarines

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (unos pisco sour deliciosos) nos costó 73€.

Valoración global

¡Qué buen descubrimiento!

Tengo que admitir que es un restaurante por el que habré pasado por delante varias veces y jamás me había parado a ver qué ofrecían. Pero qué suerte haberlo encontrado.

La comida que ofrecen está riquísima, nada complicada pero muy sabrosa.

Es ideal para ir en pareja o en grupos pequeños y disfrutar compartiendo varios platos.

Nosotros, ahora que lo hemos descubierto, seguramente repitamos alguna vez más.

 

 

La Turuleca. Cocina peruana informal en Barcelona.

Que hay veces que le tengo que hacer más caso a David en cuestiones gastronómicas, es un hecho. Porque puede que me esté perdiendo restaurantes que estén bien por ser más terca que una mula.

Por eso, y porque vi que tenían menú de la Restaurant Week de El Tenedor, fuimos a probar La Turuleca.

la-turuleca-entrada

¿Dónde está?

Encontramos La Turuleca en la calle Arizala 5, muy cerca de la parada de metro Badal.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, con líneas modernas con algún toque más rústico y en colores muy vivos y con cuadros con frases divertidas que siempre animan la velada.

la-turuleca-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Todos los camareros fueron muy amables, un poco despistados en algún momento y eso que había poca gente cuando fuimos, pero en general muy bien.

¿Cuando fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 13:30h y reservamos por El Tenedor.

¿Qué comimos?

Como ya os he dicho al principio, fuimos a probar el menú de la Restaurant Week de El Tenedor, que consistía en un aperitivo, un primer plato, un segundo y un postre a elegir.

El aperitivo eran unos tequeños de pollo, muy ricos con una salsa rollo agridulce muy buena. Un entrante buenísimo e inesperadamente contundente, inesperado porque no los había probado nunca.

la-turuleca-tequeño

Como primer plato, David eligió la Causa de atún, muy buena pero, como todas las causas que hemos probado, bastante contundente; yo en cambio elegí el Ceviche clásico que estaba muy rico, no tenía nada particular que le hiciera destacar pero la leche de tigre tenía el sabor y el grado de acidez adecuado para mi sensible paladar.

la-turuleca-causa-atun

la-turuleca-ceviche

Como plato principal, ambos escogimos el arroz chaufa de pollo (la otra opción era lomo salteado). Lo cierto es que estaba riquísimo, con un sabor delicioso y con la proporción de ingredientes adecuada (todos sabemos que hay veces que los trozos de pollo brillan por su ausencia). Eso sí, es un plato muy contundente y la ración que sirven es muy generosa; algo a agradecer pero que dejó fuera de combate incluso a David.

la-turuleca-arroz-chaufa

Para finalizar, habíamos elegido postre, una tarta de zanahoria y una tarta tres leches, pero lo cierto es que no pudimos terminarnoslas de lo llenos que estábamos.

Y… ¿cómo está de precio?

El menú que comimos costaba 25€ por persona e incluía una bebida por persona.

Valoración global

Si lo comparo con otros restaurantes de cocina peruana a los que hemos ido es de los más sencillos; pero no por eso menos bueno. Menos sofisticado quizás sería la palabra.

La calidad de la comida la encontramos bastante buena y las raciones de los platos más que suficientes.

El ambiente era muy tranquilo, por lo menos a la hora a la que fuimos nosotros, muy alegre y desenfadado. Ideal para comidas de fin de semana informales en las que no te quieres complicar la vida pero sí comer algo diferente a lo que comes durante la semana

Por la proximidad a lugares que tenemos que acudir frecuentemente, lo más seguro es que repitamos ya que nos aseguraremos comer bien aún en ocasiones que tengamos que comer rápido.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Ají. Cocina nikkei excelente en Barcelona.

Teníamos pendiente ir a Ají desde hace 2 años, pero ya se sabe que a veces, por H o por B, las cosas se complican.

Pero, por fin, este viernes pasado decidí que era un buen momento para darnos un gusto y aprovechando la Restaurant Week de El Tenedor fuimos a Ají.

aji-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Ají en la calle de la Marina 19, en el Casino de Barcelona, cerca de la parada de metro Ciutadella Vila Olímpica.

¿Cómo es la decoración?

Muy simple. Toda en madera y en tonos verdes. Sencilla pero muy elegante.

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. Las dos camareras que nos atendieron fueron muy simpáticas y estuvieron muy atentas a nosotros.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. Como queríamos probar el menú de la Restaurant Week, reservamos previamente. Menos mal que lo hicimos porque cuando llegamos estaban todas las mesas ya llenas o reservadas.

El público eran sobre todo parejas aunque también había grupos de amigos e incluso alguna familia con 4 niños. Así que, a pesar de que es un restaurante ideal para ir en plan romántico, tened en cuenta que quizás el ruido ambiental es un poco más elevado de lo deseado.

¿Qué comimos?

Como ya os he dicho, fuimos a probar el menú especial de la Restaurant Week de El Tenedor. Este menú constaba de 3 aperitivos, un plato principal y un postre.

El primer aperitivo era un ceviche clásico de corvina en leche de tigre tradicional. Estaba riquísimo. Súper refrescante y con un sabor muy intenso.

aji-ceviche

Después nos sirvieron unos makis acevichados con aguacate, vieira, atún y salsa cevichera, muy diferentes y deliciosos; y un niguiri a lo pobre con lomo de wagyu, huevo de codorniz y reducción de soja, riquísimo también y toda una explosión de sabores en la boca.

aji-maki-acevichado-niguiri

Después, como plato principal había dos opciones, una de carne y una de pescado. Como nos debemos a la causa de enseñarlo todo bien y ya nos iba bien por nuestras preferencias, cada uno pedimos uno distinto.

David pidió la lubina nikkei al vapor con salteado de verduras y salsa oriental. La encontró riquísima, al punto de cocción y con unos sabores increíbles.

aji-lubina

Yo pedí el solomillo de ternera con cebolla, tomate, patatas y reducción de soja. Espectacular. La carne estaba muy tierna y los sabores muy bien integrados.

aji-lomo

Y para cerrar la cena, el postre era un coulant de chocolate al pisco con helado de jengibre. El coulant estaba delicioso aunque quizás para mi gusto personal le faltaba un punto de calor (manías personales) pero qué gran descubrimiento que fue el helado de jengibre. No lo habíamos probado nunca y nos pareció sorprendente, muy intenso de sabor y combinado con el chocolate el resultado era fabuloso.

aji-coulant

Y…¿cómo está de precio?

Como ya os he dicho antes, fuimos con un menú cerrado que valía 25€ por persona. Las bebidas iban a parte y cada cóctel nos costó 7€.

Valoración global

Ají nos ha encantado.

Nos habían hablado muy bien de él y todo lo que habíamos visto online nos había gustado, pero de verdad, que la experiencia in situ es muchísimo mejor.

La comida es espectacular (sobre todo las mezclas de sabores inesperadas y deliciosas), la atención por parte del personal es muy buena y el ambiente en general es muy sofisticado.

Ideal para cenas románticas más informales pero especiales. Nosotros repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Big Kokka. Cocina nikkei con ambiente pomposo en Barcelona.

El pasado mes de agosto descubrimos Kokka y nos fascinó. Tanto que cuando descubrimos que tenía un “hermano mayor” decidimos buscar la ocasión especial para ir. Hace unos sábado, ocasión especial no había pero por motivos internos, David tenía que invitarme a cenar y no se nos ocurrió mejor lugar que ir a Big Kokka.

big-kokka-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Big Kokka en Passatge Mercantil 1, cerca de la parada de metro Barceloneta y al lado del Parc de la Ciutadella.

¿Cómo es la decoración?

Lujosa es la primera palabra que me vino a la mente cuando entramos por la puerta. Ya luego, una vez sentados (en unos sillones de terciopelo que no serían el súmum de la comodidad) y observando cada detalle, la sensación fue de pomposidad, como si hubiesen cogido todo aquello que, decorativamente, se pueda asociar al lujo y lo hubiesen puesto junto.

Muchos espejos, paredes empapeladas con mucho estampado, elementos dorados y una gran lámpara colgante que me encantó, me la quería llevar a mi casa.

Admito que podía llegar a rozar lo kitsch pero a mí ese rollo me gusta, incluso me divierte.

big-kokka-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. A pesar de que estaban llenos, nos atendieron muy rápido y nos explicaron los platos que pedimos muy bien.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado sobre las 22h. Habíamos reservado y menos mal porque estaba muy lleno.

Ya sabéis que a nosotros que el ambiente pueda llegar a ser ruidoso no nos importa demasiado, nos abstraemos sin problema, pero si eso os importa tened en cuenta que al haber tanta gente, estar las mesas tan pegadas

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un ceviche clásico de corvina con leche de tigre erizo. Lo cierto es que me puse muy pesada en pedirlo porque por alguna razón extraña me apetecía un montón y menos mal porque nos gustó muchísimo. Nos resultó muy ligero y súper refrescante; ideal para empezar la cena y preparar el paladar. Que no sirva de precedente, pero me lo hubiese comido yo sola.

big-kokka-ceviche-corvina

Como plato principal, David pidió el Arroz Chaufa negro con pato que le encantó. Era muy sabroso y le gustó mucho la combinación de los ingredientes. Además, al ser un plato que llena un poco más que cualquier otro, a él y su hambre perpetua le vino muy bien.

big-kokka-arroz-chaufa-pato

Yo pedí los uramakis Maguro con atún, aguacate, cebollino y salsa teriyaki. Muy clásica y poco arriesgada pero no quería experimentar demasiado. Estaban muy buenos y aunque eran sencillos, tenían un sabor ideal y no llenaban ni cansaban mucho.

big-kokka-uramaki

Y por supuesto, todo esto lo regamos con unos pisco sour, porque nos encantan y es, junto con los margaritas, nuestro cocktail favorito. Yo pedí el clásico y David experimentó con uno que llevaba un toque de wasabi. Exquisitos los 2.

big-kokka-pisco-sour

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 58,5€.

Valoración global

Si Kokka ya nos había gustado, Big Kokka también. Era de cajón.

El producto que ofrecen es muy bueno y para todos los gustos, aunque si sois amantes del pescado, disfrutaréis muchísimo.

El precio final nos sorprendió porque por alguna razón (y porque debimos hacer los cálculos mentales muy mal) nos lo esperábamos mucho más caro. No es un restaurante al que iríamos cada fin de semana, pero para alguna ocasión especial en la que no nos importe gastar un pelín más, sí lo vemos una opción muy viable.

Aún así, si tenemos que elegir, creo que repetiríamos con Kokka, pues nos parece más tranquilo y un pelín más íntimo.

Pese a todo, y conociéndonos, creo que por Big Kokka nos verán más de una vez y seguramente con algunas amigas amantes también de la cocina nikkei y del pisco sour.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Kokka. Comida peruana romántica y con clase en Barcelona.

Hace unas semanas, descubrí que en Atrápalo estaban celebrando la semana de la gastronomía peruana y que para ello, ofrecían menús a precios bastante más asequibles de lo habitual en varios restaurantes cuyo producto es de este tipo de gastronomía. Así que miré en el listado de los locales que había y descartando los que ya habíamos visitado, decidí ir a probar Kokka.

kokka-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Kokka en la calle Avinyó 30, muy cerca de la Rambla y entre las paradas de metro Liceu y Drassanes.

¿Cómo es la decoración?

Muy elegante. Todo el mobiliario es en tonos oscuros y metalizados, con detalles en las paredes de ladrillos y cuadros de fotografías preciosas y muy auténticas.

kokka-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió fue muy amable en todo momento y nos explico al detalle todo lo que íbamos comiendo.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. No había mucha gente, porque el restaurante es pequeño, aún así os recomiendo cautela pues está en el centro, en un lugar muy turístico y hay el riesgo de que se llene y aumente el ruido y no sea tan íntimo. Sin embargo, cuando fuimos nosotros si que había ese ambiente íntimo y romántico.

¿Qué comimos?

Como ya he dicho al principio, fuimos con una reserva para menú cerrado, lo cual me encanta porque me ahorra tener que pensar qué pido.

Lo primero que nos sirvieron fueron unos pequeños entrantes consistentes en causa floral nikkei con sashimi de atún, shiso y salsa andina y en berenjena asada con sumiso de ají amarillo. Estaban repartidos en 3 bocaditos muy fáciles de comer y estaban deliciosos. La combinación de sabores nos gustó mucho y mi favorito fue el de berenjena asada porque aunque aparentemente era sencillo, el sabor que le daba el ají era diferente y delicioso.

kokka-causa-floral-nikkei

Después nos sirvieron unos futomaki de pollo con anticuchera, aguacate, cilantro y rúcula. Estaban espectaculares, el pollo con su salsa tenía un sabor super intenso que predominaba por encima de todos los demás ingredientes y que impregnaba todo el futomaki. Además, aunque aparentemente en la foto se vean pequeños, lo cierto es que eran unos bocados bien contundentes.

kokka-futomaki-pollo

Finalmente, en último plato principal que nos sirvieron fue el ceviche nikkei de corvina al rocoto y dashi. Tengo que confesar que cuando vi el plato delante me asusté un poco porque pensé que no me lo podría comer, que sería demasiado pescado para mí. Estaba equivocada. La verdad es que mezclando los dados de corvina, con el boniato y el maíz, y mezclándolo bien con el jugo la combinación resulta deliciosa. Picaba un poco (ya sabéis que mi umbral del picante es muy bajo) pero era bastante soportable.

kokka-ceviche-nikkei

Por último, nos sirvieron el postre consistente en un moscovado con gelatina de umeshu y helado de té verde. Fue el final ideal para el menú que nos encantó durante la noche.

kokka-moscovado-umeshu

Y…¿cómo está de precio?

En esta ocasión es más complicado juzgar el precio general del restaurante ya que íbamos con un menú de precio cerrado. Aún así, al comparar los distintos restaurantes que entraban en la promoción tuve la sensación que Kokka era el que ofrecía más platos por los 25€ que costaba el menú.

Valoración global

Salimos entusiasmados de Kokka.

Como ya os he comentado, tuvimos la suerte de que no había demasiada gente en el restaurante por lo que pudimos hacer una cena romántica en condiciones, lo cual favoreció a que nuestra opinión fuera mejor.

Aún así, el menú que nos ofrecieron fue muy adecuado y más que correcto por el precio que tenía, y la calidad del mismo nos pareció excelente. La presentación de los platos estaba muy cuidada, las chicas que nos atendieron nos explicaron todo muy bien y las cantidades de las raciones eran bastante espléndidas.

Sin ninguna duda volveremos y ya lo hemos recomendado a varias personas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Totora. Cocina peruana marinera en Barcelona.

Como buena mediterránea que soy, cualquier cosa que tenga que ver con el mar llama mi atención. Y eso fue lo que me pasó con Totora, que tras ver varias fotos y ver todo ese aire tan marinero que desprendían, decidí que había que ir a probarlo.

totora-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Totora en la calle Còrsega 235, entre las paradas de metro Hospital Clínic y Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Todo el local está decorado en tonos azules y madera clara, con elementos relacionados con el mal.

totora-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Bastante bien. Fueron amables en todo momento y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. Había gente, pero ni mucho menos era agobiante. Si es verdad que el público que había era bastante variado, desde grupos de amigos hasta familias con niños pequeños. Yo os lo digo porque a veces es un dato importante de saber.

¿Qué comimos?

La carta es bastante variada aunque toda gira entorno a productos del mar.

Empezamos tomando un Piqueo del puerto, porque nos llamó la atenció el hecho de probar varias especialidades en un solo plato. En él pudimos probar el cebiche mixto, la causa limeña y el chicharrón de calamar. La verdad es que nos gustó bastante y como plato para compartir está francamente bien.

totora-piqueo-puerto

Después cada uno elegimos un plato. David pidió un Tacu Tacu de mariscos, que consistía en langostinos, chipirones, pulpo y almejas en su propio jugo sobre una mezcla de alubias y arroz a la sartén con un toque picante. Le gustó mucho y lo encontró muy sabroso.

totora-tacu-tacu-mariscos

Yo, que no tenía mucha hambre, pedí un Maki costeño, relleno de langostino, palta y mango, cubierto con atún y salsa de ají amarillo. Estaba muy bueno y sobre todo, la salsa de ají le daba un toque muy especial y delicioso.

totora-maki-costeño

No pedimos postre porque estábamos ya bastante llenos y no queríamos ponernos al límite.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 2 pisco sour dobles nos costó 71€ (clavados, tenemos un ojo…), es decir, 35,5€ por persona.

Aunque la calidad de lo que comimos era bastante alta y las raciones eran más que correctas, es verdad que lo encontramos un poco caro.

Valoración global

Totora nos ha gustado mucho.

Es verdad que, como he dicho antes, el precio es un poco caro para lo que se come; aún así creo que es un buen restaurante informal al que ir a cenar sin complicaciones.

El ambiente es muy bueno, bastante tranquilo (no esperéis silencio monacal, pero no hay un ruido insoportable) ya que el local es muy grande y la comida tiene muy buena calidad.

Muy recomendable para probar restaurantes nuevos con amigos, en pareja o en familia, en ocasiones un poco más especiales, y probar platos de otra gastronomía a la que quizás no estamos tan acostumbrados.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Nikkei 103. Excelente cocina de fusión en Barcelona.

Como habitante de una ciudad en la que conviven multitud de culturas distintas, cualquier idea de fusión me entusiasma y me parece digna de probar. Así que cuando vi que abrían Nikkei 103, un restaurante basado en la fusión de la cocina japonesa con la peruana, decidí que teníamos que ir sí o sí.

nikkei103-restaurante-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Nikkei 103 en la calle Aribau 33, en los bajos del Hotel Axel.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos madera con algunos toques azulados oscuros. Esta combinación hace que haya un ambiente muy actual pero también acogedor. Precioso.

nikkei103-decoracion-interior

¿Cómo nos trataron?

Todos los chicos que nos atendieron fueron muy amables y nos ayudaron muchísimo con sus sugerencias.

¿Qué comimos?

Aunque lo hubiéramos pedido todo porque toda la carta nos tentaba mucho, decidimos empezar compartiendo unos Uramaki Anticuchero, de langostinos al panko, aguacate y corvina con salsa de anticucho. Os prometo que son los mejores uramaki que hemos probado jamás. Los ingredientes estaban integrados entre ellos de manera excelente, la salsa era deliciosa porque tenía un toque picante pero sin pasarse y, además, uno esperaría que fuera un entrante frío pero es templado de modo que la sorpresa es mayor y le da el toque perfecto.nikkei103-uramakis-anticuchero

Después, cada uno pedimos un plato. David pidió el Arroz chaufa de pato, con arroz redondo, char siu, pak choi, pato glaseado, soja, cebolla china y edamame. Le encantó y es verdad que estaba riquísimo, el arroz muy en su punto y el pato glaseado estaba super tierno y sabroso.

nikkei103-arroz-chaufa-pato

Yo me decanté por Ceviche Nikkei de atún, con cubos de atún, leche de tigre, jengibre, teriyaki, cebollita china, aguacate, kizami wasabi, cancha y choclo. Aunque a priori los ingredientes parecía que no me iban a entusiasmar, tenía muchas ganas de atún y acerté plenamente. Es un ceviche delicioso, muy bien equilibrado en cuanto a sabores e ideal como opción ligera para cenar.

nikkei103-ceviche-atun

Para beber, pedimos dos Pisco Sour, yo clásico y David de maracuyá, porque es un cóctel que nos encanta y que tomamos siempre que vamos a este tipo de restaurantes.

nikkei103-pisco-sour-cocteles

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 60,5€, es decir, unos 30€ por persona más o menos.

No es el restaurante más barato del mundo pero por la calidad del producto y la elaboración artesanal de los platos tampoco es el más caro.

Valoración global

Nos ha enamorado.

Ya éramos fans de Ceviche 103, el otro restaurante del mismo equipo (del que podéis leer un post aquí), y éste nos ha fascinado aún más.

Es ideal para cualquier ocasión tanto para cenas en pareja como para reuniones de amigos, es un acierto seguro siempre.

La minuciosidad con la que elaboran los platos (que la mayoría ves como los elaboran en la barra desde tu mesa), lo bien pensadas que están las combinaciones y la gran calidad del producto hacen del restaurante un lugar imprescindible para los amantes de la gastronomía y de experimentar con ella.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Lascar 74. Auténtica cevichería moderna en Barcelona.

Descubrir por ti mismo un restaurante mismo está bien, pero que sean tus amigos quienes te lleven a un nuevo local es fantástico; por el descubrimiento y porque las cenas en grupo siempre suelen ser más divertidas.

Este fin de semana pasado nos descubrieron Lascar 74, una nueva y pequeña cevichería, que ya sobre el papel tenía muy buena pinta y no decepcionó.

lascar74-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Lascar 74 en c/ Roser 74, en pleno barrio del Poble Sec y bastante cerca de la parada de metro Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

El local está decorado de manera muy sencilla y minimalista con este toque industrial que tanto me gusta. Predominan los tonos grises y un poco más de luz tampoco le iría mal.

¿Cómo nos trataron?

La camarera que nos atendió nos sirvió muy bien, nos trató muy amablemente y fue muy simpática con nosotros en todo momento.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Chips de boniato, remolacha y plátano que estaban deliciosos y que fueron un snack perfecto y diferente para ir haciendo hambre.

lascar74-chips-verduras-pisco-sour

Los fans del pescado se vieron tentados por la posibilidad de pedir ciertos productos por unidades y pidieron Zamburiñas al horno con queso parmesano y salsa huancaína; y lo que fue la estrella de la mesa, las Ostras shooter con pisco, es decir, una ostra que sirven con un chupito de pisco para comerlo todo junto. Me dicen que estaban buenas, pero yo no las probé, de hecho, casi ni miré cuando se las comían.

lascar74-ostras-shooter-pisco

Después pedimos varios platos principales que aunque en principio eran uno para cada uno; como pasa siempre que se come en grupo, terminamos probando todos de todo.

Pedimos dos pokés, el de atún y el de salmón. Ambos estaban deliciosos. La verdad es que últimamente había oído hablar mucho acerca del poké y tenía mucha curiosidad. Aunque yo comí el de atún, que lo encontré espectacular, los dos me parecieron muy buenos y una manera genial y refrescante de comer el pescado.

lascar74-poke-atun

Poké de atún – Ensalada de atún hawaiano con arroz salvaje y mayonesa de wasabi

lascar74-poke-salmon

Poké de salmón – Ensalada de salmón hawaiano con arroz, brócoli, algas y sésamo

Lógicamente también pedimos unos ceviches, el Aguachile, que era bastante picante, y el Japonés. Ambos estaban muy ricos pero mi favorito fue el Japonés porque me pareció que el atún tenía un sabor espectacular y hacía que fuera delicioso.

lascar74-ceviche-aguachile

Aguachile – Ceviche picante mexicano con gambas, lima y chili con pepino y puré de aguacate

lascar74-ceviche-japones

Japonés – Ceviche nikkei de Japón con atún, soja y sésamo con edamame, setas y cebolleta

Pese a que habíamos comido ya bastante, mis amigas nos insistieron en que debíamos probar el Lemon Pie y la verdad es que estaba espectacular, tanto que repetimos postre y nos comimos dos.

lascar74-lemon-pie

Lemon Pie

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 121€.

Pero ¡que no cunda el pánico!

Éramos 4 personas y, además de lo que comimos, bebimos 2 Pisco Sour cada uno; por lo que, 30,25€ por persona no me parece mal precio por la gran calidad que ofrecen.

Valoración global

Nos ha enamorado.

Nos lo habían vendido muy bien e iba con algunas reservas ya que sino suelen haber decepciones pero lo cierto es que no nos defraudó en absoluto.

Lascar 74 es un restaurante ideal para ir con amigos, en el que ofrecen un producto excelente y en el que, además de comer alimentos muy ricos, podemos tomar unos cócteles deliciosos (yo es que he descubierto el Pisco Sour y me he enamorado) y pasar una noche perfecta, divertida y de calidad.

Cierto es que quizás para alguien como yo que no disfruta en exceso del pescado, la carta es un poco limitada y quizás no valoramos tanto los platos; pero hay opciones que podemos comer perfectamente y si somos atrevidos nos ofrecen la excusa ideal para probar cosas nuevas y salir de nuestra zona de confort, que al fin y al cabo, es lo que tenemos que buscar siempre.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Ceviche 103

Hay días que te despiertas y piensas: ¡hoy quiero probar algo distinto!

Y en ese caso El Tenedor es mi mejor amigo para sacar ideas acerca de dónde ir a comer y reservar, y en esta ocasión me encontré con Ceviche 103, un restaurante de cocina peruana por el que había pasado algunas veces y que nunca me había llamado la atención en exceso pero que tenía muy buenas puntuaciones, así que nos decidimos a probar.

20160325_222455_Fotor

¿Dónde está?

Podéis encontrarlo en c/Londres 103 (Barcelona).

Podéis echar un vistazo en su web o buscarlos en redes sociales, y reservar a través de El Tenedor.

¿Cómo es la decoración?

Nada más entrar, sentí muy buenas vibraciones. La decoración del local es vibrante y colorida y transmite alegría en cada rincón, no llegando a ser en ningún momento vulgar o sobrecargado. Como la loca de las frases con mensaje que soy, destaco los numerosos cuadros con citas inspiradoras o que te hacen pensar, me fascinó.

20160325_213018_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Uno de los puntos a destacar es el servicio ya que cada vez es más difícil encontrar uno excelente. Cuando pedimos, como el camarero nos vio un pelín perdidos porque había platos que no sabíamos muy bien qué eran, nos los explicó detalladamente y cada plato que nos traía, nos lo describía para que pudiéramos saber en todo momento que estábamos comiendo.

¿Qué comimos?

Para empezar, pedimos y me atreví con un Tiradito, un plato a base de pescado crudo cortado en forma de sashimi y que, en este caso, estaba acompañado de una salsa deliciosa maracuyá. No os puedo decir que estaba delicioso porque a mí no me gusta el pescado en exceso, pero estoy en la filosofía de probar comida que se encuentre fuera de mi zona de confort. Pero estaba bastante bueno.

20160325_213859_Fotor

Como platos principales, David eligió un Ceviche Mixto con la típica base y que, además, llevaba langostinos, pulpo y sepia marinado todo en leche de tigre. Desde luego la pinta era buenísima, él lo disfruto muchísimo y estaba rico.

20160325_215116_Fotor

Yo en cambio, como la carnívora que soy, me decanté por el Lomo saltado al wok, con solomillo de buey troceado y flambeado con cebolla, tomate y salsa de soja que estaba espectacular, de las mejores carnes que he probado.

20160325_215052_Fotor

Y como siempre, caímos con postre, porque somos así y somos unos golosos. Tomamos un Lemon Pie sublime y exquisitamente presentado. ¡Qué bonito!

20160325_221312_Fotor

¿Y…cómo está de precio?

En total, todos los platos más dos copas de vino blanco, nos salió por unos 60€. Barato no es. Pero es uno de los mejores restaurantes a los que he ido últimamente y la relación calidad-cantidad-precio está totalmente justificada.

20160325_222045_Fotor

Valoración global

Creo que es un restaurante excelente, lleno de color y vitalidad que alegra el ánimo de cualquier persona que entre, ideal para ir en pareja, con amigos o en familia, que es cierto que el precio es elevado pero que la experiencia gastronómica es muy buena.

Si queréis y podéis daros el caprichito, os lo recomiendo totalmente.

Teresa