Madame Ramen. Comida asiática confortable en Barcelona.

Hace unos días nos entró un antojo de ramen que tuvimos que solucionar, y buscando las diferentes opciones que había en la ciudad dimos con Madame Ramen, un restaurante que ya me había llamado la atención anteriormente pero que, por la zona en la que está, no me hacía mucha gracia ir. No juzguéis un libro por la portada. Moraleja de la semana.

madame-ramen-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Madame Ramen en la calle Robador 22, cerca de la parada de metro Liceu.

Sinceramente, no es ni la mejor zona ni la mejor calle de Barcelona, por lo que al salir del local el ambiente no seria glamouroso precisamente.

¿Cómo es la decoración?

Original.

Todo el local está lleno de elementos muy diferentes y peculiares: sillas amontonadas con cubertería encima, paraguas colgando del techo… y todo ello con iluminación tenue que crea un ambiente muy acogedor.

madame-ramen-decoracion

¿Cómo nos trataron?

El chico que nos atendió fue súper amable. Nos explicó muy bien la carta y nos hizo recomendaciones muy acertadas.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un festivo a las 14h. El local no estaba lleno al llegar pero poco a poco fue llegando más gente. A pesar de que durante la comida había bastante gente en el restaurante, el ambiente no era excesivamente ruidoso y se estaba bastante tranquilo.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos entrantes, por un lado uno que estaba fuera de carta y que nos recomendó el camarero a base de pulpo preparado como si fueran chicharrones, y unos gyozas de cerdo al punto de jengibre. Ambos estaban muy bien, pero los gyozas estaban deliciosos, tenían un sabor a jengibre muy sutil pero que les daba ese punto diferente.

madame-ramen-chicharrones-pulpo

madame-ramen-gyozas-gengibre

Después, por supuesto, pedimos unos ramen para cada uno. David pidió los Thai con leche de coco que llevaban, además del caldo de carne; marisco, leche de coco y curry. El sabor era especial y solamente apto para aquellos paladares que les gusten los platos exóticos. Yo, por ejemplo, no podría ni por asomo comerme un bol entero; pero David lo disfrutó muchísimo.

madame-ramen-thai-coco

Yo pedí el Doble miso, con carne de cerdo, huevo encurtido, wakame, nabo encurtido y alga nori. Estaba riquísimo, con ese sabor tan característico de los ramen auténticos y que te deja con una sensación de hogar fantástica.

madame-ramen-doble-miso

También comimos de postre, un helado de té verde aunque se nos pasó hacer la foto.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 41,6€.

Valoración global

Madame Ramen nos ha enamorado.

Los platos son excelentes, muy bien preparados y con unas combinaciones de sabores muy originales.

Cierto es que, como he dicho antes, no está en la mejor zona de Barcelona; pero si yo he ido (y soy la persona más precavida y prudente que conozco) podéis ir, además cerca encontramos la Filmoteca de Catalunya, La Monroe, el hotel Barceló Raval, el nuevo Casa Leopoldo, es decir, que no es que esté Madame Ramen ahí abandonado. Eso sí, mi recomendación particular es que vayáis a comer y no a cenar.

Ideal para ir en pareja o en grupo pequeño de amigos íntimos para compartir confidencias y sensación hogareña.

Un gran descubrimiento al que volveremos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Ikibana. Deliciosa fusión en Barcelona.

¡Qué gran invento los menús degustación! Son una manera muy cómoda de probar restaurantes nuevos, básicamente porque nos ahorra el tener que pensar qué platos pedir y pensar: “¿habré elegido bien?”.

Por eso, iniciativas como la Japan Restaurant Week de Atrápalo me parecen ideales. En esta ocasión nos decidimos por Ikibana, un restaurante de fusión brasileño-japonesa al que teníamos muchísimas ganas de ir desde hacía mucho tiempo.

Si queréis aprovechar la promoción tenéis hasta el 26 de noviembre, tanto en Barcelona como en Madrid. Podéis consultar los restaurantes que ofrecen menús aquí.

ikibana-entrada

¿Dónde está?

Ikibana tiene 3 locales, uno en Paral·lel, otro en Sarrià y otro en el Born. Al que nosotros fuimos fue al de Avenida Paral·lel 148, cerca de la parada de metro Poble Sec.

¿Cómo es la decoración?

Preciosa, delicada y elegante. Muchos toques de madera, florales y tonos azulados y verdosos que aportan mucha serenidad.

ikibana-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Fenomenal. Todo el personal que nos atendió fue extremadamente simpático, nos explicaron todos los platos al detalle y se preocuparon mucho por que nos gustara todo.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 14:30h. Al entrar no estaba lleno pero se fue llenando en seguida. Aún así, a pesar de que había bastante gente, en ningún momento notamos sensación de agobio o demasiado ruido.

¿Qué comimos?

Como he mencionado anteriormente, fuimos a Ikibana con el menú degustación de la Japan Restaurant Week de Atrápalo y por tanto los platos que comimos estaban definidos de antemano.

Primero nos sirvieron unos entrantes basados en tres platos:

Unos edamame bode ligeramente picantes por la salsa de pimienta de Goias. Pese a ser picantes, no lo eran demasiado; solamente tienen ese punto más sabroso pero que no es en absoluto agobiante al paladar. Muy buenos.

ikibana-edamame-picante

Unos “dadinhos” de tapioca y mozzarella con soja texturizada y salsa de pimiento agridulce. Estaban buenos y muy sabrosos sobretodo al mojarlos en la salsa, sin embargo, me resultaron un poco pesados por el queso y, de los 3 entrantes, el que menos me gustó.

ikibana-dados-tapioca-queso

Y unos usuzukuri de salmón marinado con aguacate y cítricos (naranja, pomelo…). Sabéis que a mí no me gusta el salmón, no suelo comerlo más que nada porque el sabor y el olor me echan para atrás (traumas de épocas pasadas oigan…), pero este plato me sorprendió muchísimo. ¿La razón? Que al estar marinado con los cítricos, éstos le matan mucho el sabor al salmón y le dotan de uno nuevo que, en mi opinión, es mucho mejor. Lógicamente, a aquellos a los que el salmón os gusta por el sabor que tiene, este plato no os entusiasmará demasiado; pero si vais dadle una oportunidad porque está riquísimo.

ikibana-usuzukuri-salmon-citricos

Después nos sirvieron 3 tipos diferentes de uramakis:

Unos Gunkan Tobiko Black, con huevas de tobiko negro (pez volador) envuelto en salmón y salsa ponzu. Lamento decir que estos dos se los comió David porque a mí la combinación salmón y huevas no me atrae en absoluto. Pero a él le encantaron y le gustó mucho la combinación de los sabores del pescado con los cítricos.

ikibana-gunkan-tobiko-black-uramaki

Los otros fueron unos Bubaloo Uramaki, de atún tempurizado, tartar de atún, fresa y rebozados en peta-zetas ; y unos Ikibana Uramaki, de tempura de langostinos, aguacate y mayonesa picante envuelto de huevas de pez volador.

Hice un esfuerzo y me comí mi correspondiente parte de los que llevaban huevas. El sabor global era muy rico pero a mí la textura crujiente de las huevas estallando mientras las mastico no me convence en absoluto. Pero es un gusto personal.

En cambio, los de atún y fresa me encantaron, sobretodo por lo original del rebozado de peta-zetas que le dan al uramaki un mordiente distinto. Además el sabor global del atún con ese piquito de fresa es espectacular.

ikibana-uramaki-atun-langostino

Y después llegaron los platos principales. Primero nos sirvieron un arroz yakimeshi con huevo a baja temperatura, verduras de temporada, cebolla y salsa yakimeshi. Estaba espectacular. Al romper el huevo, el sabor resultante de integrar todos los ingredientes es muy intenso y delicioso.

ikibana-arroz-yakimeshi

Y finalmente, nos sirvieron una picaña de ternera con salsa de lima y jengibre y plátano frito. Delicioso también. Las texturas de la carne y la seta hacían un contraste maravilloso con la del plátano frito y todos los sabores combinados daban un resultado espectacular.

ikibana-picaña-ternera

Finalmente, nos sirvieron el postre consistente en una mousse de maracuyá, jalea de frutos rojos y crujiente de merenge. Muy dulce pero delicioso. Nos enamoró el sabor.

ikibana-mousse-frutos-rojos

Y…¿cómo está de precio?

El menú, por la promoción que he mencionado al principio, costaba 25€ (sin IVA, ojo) por persona. Las bebidas tampoco estaban incluídas.

Me parece un buen precio para el sitio que era (que es un poco caro) y mi recomendación es que si no queréis pasaros mucho del precio, vigiléis con las bebidas.

Valoración global

Ikibana nos ha gustado muchísimo y no nos ha defraudado.

Teníamos muchas ganas de conocerlo y probar la comida que ofrecen y lo cierto es que el producto, la manera de prepararlo y la atención recibida merecen muchísimo la pena.

Cierto es que es un restaurante caro pero creo que la relación calidad-precio es muy adecuada, bajo mi punto de vista.

Aún así, lógicamente, es un restaurante al que no iríamos cada fin de semana a comer o cenar; pero para celebrar algo o para acudir en una ocasión especial sí os lo recomiendo, pues seguro que salís encantados y satisfechos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Soban de Jo Lee. Auténtica comida coreana en Barcelona.

Hace unos días fue mi cumpleaños y, por tanto, tenía que hacer una buena comilona con mis amigos para celebrarlo. Porque tal y como está la vida, me he propuesto celebrarlo todo a lo grande. Por si acaso.

No tenía ni idea de dónde ir a celebrarlo y una de mis amigas propuso ir a un restaurante coreano que a ella le gusta mucho así que, allá que fuimos; a descubrir Soban de Jo Lee.

soban-jo-lee-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Soban de Jo Lee en la calle Rocafort 204, muy cerca de la parada de metro Entença.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla.

La verdad es que desde fuera no llama mucho la atención e incluso diría que la planta baja tampoco. Sin embargo, si subís al comedor de la planta superior la cosa cambia un poco y podéis encontrar paredes más rústicas y con toques orientales que crean un ambiente más cálido. Aún así, la decoración no es nada llamativa.

¿Cómo nos atendieron?

Bastante bien. Los camareros nos sirvieron súper rápido y fueron amables con nosotros a pesar de que estuvimos hasta justo la hora en que cerraban.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 14h. Había bastante gente pero no daba sensación de agobio. Probablemente no tuvimos sensación de gentío porque el grupo más grande éramos nosotros.

¿Qué comimos?

Dejamos que decidiera mi amiga Marta, que era la que ya había ido al restaurante anteriormente y nos fiamos completamente de su criterio, porque ya son muchos años conociéndonos.

Así que ella, con su experiencia, decidió que pidiéramos unos cuantos platos para compartirlos todos.

Cuál fue la sorpresa (digo sorpresa para añadirle emoción al relato, pero mi amiga ya nos había advertido) cuando, después de haber pedido, nos trajeron 7 platitos y bandejitas con unos entrantes cortesía de la casa. Entre ellos había una gran variedad de productos típicos y fue ideal para picotear un poco y probar cosas nuevas. Todo un acierto.

soban-jo-lee-entrantes

Entrando ya en los platos que pedimos nosotros, probamos los Japche, unos fideos de boniato salteado agridulce con distintas verduras salteadas y salsa de soja. El plato que aparece en la carta lleva carne de ternera pero decidimos pedirlo sin ella para que una amiga vegetariana del grupo pudiera comerlos.

No los había probado nunca y la verdad es que me parecieron espectaculares. El sabor era muy rico, intenso sin pasarse, y la textura de los fideos era muy especial y lo que hacía diferente al plato. Muy recomendado si vais. Además no pican, aspecto muy importante a tener en cuenta sobretodo los paladares hiper sensibles como el mío. Nos encantó tanto que, una vez nos habíamos terminado todos los platos, decidimos pedir otro para terminar la comida.

soban-jo-lee-fideos-japche

Pedimos también un Bibimbap, una plato a base de arroz blanco, huevo, setas, zanahorias, espinacas, sojas, salteadas y carne de ternera picada. Es un plato que ya habíamos probado en otros restaurantes y la verdad es que éste estaba muy rico. El único pero que le encontré fue que, en comparación con el resto de platos, el sabor era mucho menos intenso. Pero delicioso igual.
soban-jo-lee-bibimbap

Otro de los platos que pedimos fue el Hemui Jon, una especie de tortilla bastante finita con calamares, cebolla y marisco. Nos gustó mucho a todo el grupo porque aunque no deja de ser una tortilla, el sabor era bastante intenso y la combinación con los diferentes ingredientes, de los que había buenas cantidades, era idónea. Además el aspecto que tiene es muy casero, sin haber pensado demasiado en la estética del plato y eso, en este caso en concreto, aporta más valor tradicional. También pedimos otra para terminar de completar la comida.

soban-jo-lee-tortilla-hemui-jon

Y finalmente, pedimos un Touk bog ky (creo que es el nombre del plato, pero no estoy del todo segura) que eran una especie de macarrones de arroz con pescado, verduras, fideos de boniato y salsa picante. El sabor de este plato era espectacular y muy intenso, y la textura de los macarrones era bastante curiosa pero agradable. Eso sí, cuando uno llega al fondo del plato y se encuentra con los fideos de boniato que, lógicamente al estar cubiertos por los demás ingredientes se han impregnado bien de la salsa, estos están muy picantes. Os prometo que quise probarlos un poco y lloraba. Así que si sois especiales con el picante igual que yo, tened cuidado con este plato: es delicioso ¡pero peligroso!

soban-jo-lee-macarrones-arroz

Y… ¿cómo está de precio?

Como estábamos de celebración, me vais a disculpar que no guardara el tiquet pero sé que cada uno pagamos unos 18€ y éramos 6 personas, es decir, unos 108€ por 6 platos más bastante bebida.

Valoración global

Me ha encantado sobretodo por la grata sorpresa que ha sido.

Habíamos pasado David y yo por delante de él muchas veces y lo cierto es que recuerdo perfectamente haberle comentado que no me resultaba muy atractivo.

A la vista está que me equivocaba pues una vez lo hemos probado, creo que ha sido un muy buen descubrimiento.

El producto es muy bueno, los platos son espectaculares y la relación calidad-cantidad-precio es bastante buena. El único inconveniente para mí es el picante de muchos de sus platos. Pero eso no es algo demasiado grave.

Un sitio ideal tanto para ir en pareja como en grupo en ocasiones informales o para probar cosas nuevas y darle aventuras al paladar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Watatsumi. Sushi con vistas espectaculares en Barcelona.

Unas de mis vistas favoritas de Barcelona son las que uno tiene desde la terraza del centro comercial Arenas, en Plaza España. En consecuencia, los restaurantes que alberga son una delicia para el paladar y también para la vista.

Uno de los que más hemos visitado porque cuando David y yo no sabemos donde ir a comer, siempre se nos antoja sushi es Watatsumi.

watatsumi-entrada

¿Dónde está?

Como ya he mencionado anteriormente, encontramos Watatsumi en el Centro Comercial Arenas, en la última planta, en la terraza.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Las paredes son eminentemente de tonalidades azules y con motivos marinos que, aunque no están mal del todo y están armonizadas, a mi me parece demasiado dirigida a los turistas. Pero son gustos personales.

¿Cuándo fuimos?

La última vez que fuimos, y de la que os hablo en este post, era un sábado al mediodía y en el que además diluviaba.

Lo cierto es que el restaurante no es demasiado íntimo, las mesas estás bastante pegadas entre si (pero a mí me gusta enterarme de todo, no se lo digáis a nadie) y el nivel de ruido puede ser un poco elevado. Aún así, considero que cuando uno va a un restaurante que está en un centro comercial ya asume que va a ser así.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Ebi Gyoza (de verduras y langostinos) porque es nuestro plato para compartir favorito. Estaban bastante buenos aunque quizás me hubiesen gustado un poquito más crujientes.

watatsumi-ebi-gyoza

Después, y porque hacía un frío inusual y nos había pillado a desmano, pedimos dos sopas Somen, con fideos finos en caldo de verduras, wakame y cebolleta. Nos encantó su sabor, era intenso pero no demasiado cargante.

watatsumi-miso-soup-somen

Después yo pedí unos Ao Nagoya Roll, unos uramaki rellenos de langostinos rebozados con panko envuelto en atún ligeramente picante y recubiertos de aguacate, cebolla crujiente con salsa sésamo trufada. Estaban deliciosos, me encantaron y las diferentes texturas que lo conforman le dan un toque muy especial.

watatsumi-sushi-uramaki-langostino

David pidió unos uramaki Ebi Tempura, con langostino en tempura con aguacate. Le gustó mucho aunque, como tiene esta cabeza y capacidad de atención, no leyó que llevaba queso crema y claro, siendo él intolerante a la lactosa el pobre lo pasó un poco mal. Aún así, como la cantidad era pequeña, pudo disfrutar de sus uramaki tranquilamente. Pero ¡moraleja! Leed bien la carta y los ingredientes de los platos que queráis pedir.

watatsumi-sushi-langostino-aguacate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más dos copas de vino y una botellita de agua con gas nos costó 49,05€.

Valoración global

Watatsumi nos gusta. Puede que no sea el mejor restaurante de la ciudad para comer sushi, pero sin duda, es una opción que siempre elegimos si nos entra el antojo de sushi después de ir al cine en el mismo centro comercial.

El producto está bien, la elaboración del mismo es buena también y el precio no nos parece extremadamente desorbitado, aunque como siempre, se puede hacer de más y de menos.

Si estáis por la zona y no podéis evitar sentir la llamada del sushi, probad Watatsumi. Os gustará lo que comáis y os enamorarán las vistas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Shibui. Japonés auténtico en Barcelona.

Elegir dónde ir a cenar muchas veces implica pensar bastante sobre lo que nos apetece o buscar información sobre varios restaurantes. Otras veces simplemente implica coger el móvil, abrir Google Maps y ver qué es lo que tienes más cerca.

Y así fue como decidimos ir a cenar a Shibui.

shibui-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Shibui en la calle Comte d’Urgell 272, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local tiene un aire bastante tradicional japonés. Casi todos los elementos son de madera y la luz es bastante ténue para favorecer un ambiente más relajado. Destaca la barra principal en la que podemos disfrutar del chef preparando sushi.

¿Cómo nos trataron?

El personal que nos atendió fue amable en todo momento, nos aclarararon dudas que teníamos y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 21h la segunda semana de agosto. Remarco lo de la segunda semana de agosto porque ya no es que no hubiera nadie en el restaurante, es que no había nadie en la ciudad.

¿Qué comimos?

Como ya es tradición para nosotros, empezamos compartiendo unos edamame porque son el entrante ideal para ir charlando y preparando el estómago para lo que venga después.

shibui-edamame

Después decidimos pedir un variado de sushi para poder probar un poco de todo y como vimos que nos quedábamos con un poco de hambre, pedimos el duo de toro y salmón, una de las creaciones del chef del Shibui, Ryu Katano.

shibui-variado-sushi

shibui-sushi-salmon-toro

Todo el sushi estaba muy bueno, se notaba que el producto era de calidad y desde luego la elaboración del mismo era bien artesanal, pues desde la mesa podíamos observar al chef mientras nos preparaba la cena.

Después, como aún nos quedó un huequito, pedimos unas trufas riquísimas para rematar la cena. Las de matcha estaban realmente espectaculares.

shibui-trufas-japonesas

Y… ¿cómo está de precio?

Como soy un desastre y acababa de volver de vacaciones, no guardé el tiquet. Pero se que toda la cena nos costó alrededor de 60€ (no llegaba a 65€). Teníamos el 30% de descuento por El Tenedor, así que sin él nos hubiese costado unos 86€.

Valoración global

Shibui nos ha gustado mucho. Habíamos oído hablar bien de él y teníamos bastante curiosidad y lo cierto es que las expectativas se cumplieron bastante.

El producto que ofrecen es de calidad y se agradece mucho poder ver al chef mientras elabora los platos, ahora bien, creo que me lo pensaría a la hora de volver si no tuviéramos el descuento porque creo que es un poco caro para lo que es. Y no habló en términos de calidad que ya he comentado antes que me parece muy buena, sino en cantidad de las raciones que, bajo mi punto de vista, son un poco escasas y salimos con hambre.

Aún así, si encontraramos otra vez el 30% de descuento, repetiríamos porque nos gustó mucho el ambiente que se respiraba, muy auténtico.

Si no habéis ido nunca y queréis daros un capricho porque sois amantes del sushi, probadlo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Zuka. Comida japonesa con estilo en Barcelona.

Los mejores restaurantes se descubren paseando. Esto es así, ya os lo digo yo.

Y de esta manera conocimos Zuka.

zuka-

¿Dónde está?

Encontramos Zuka en la calle Londres 90, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Minimalista, casi toda en blanco y negro y con algunos toques orientales.

zuka-barcelona-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Bien. Los camareros fueron muy amables y correctos en el servicio.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado lluvioso al mediodía, bastante pronto, por lo que no había mucha gente y se estaba muy tranquilo.

Desconozco si en otros horarios se llena mucho y se hace menos calmado.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo, como casi siempre que vamos a restaurantes de este estilo, unos Spicy Edamame con un toque de chili dulce muy especial que estaban muy buenos y cumplían a la perfección su función de quitarnos un poco el hambre mientras no llegue el plato principal; y unos Ebi Yasay gyoza, unos gyoza riquísimos rellenos de langostinos.

zuka-spicy-edamame

zuka-gyozas-langostinos

Como plato principal, David pidió el Sushi No Moriawase, un variado de 14 piezas de sushi compuesto por 6 niguiris y 8 makis de distintos tipos de pescado. Es un plato sin mucha floritura pero que estaba muy bueno y además permite probar un poco de todo y hacerte la idea de como preparan el sushi en el local.

zuka-sushi-variado

Yo en cambio me decidí por el Maguro No Tataki, un tataki de atún con arroz salvaje y setas variadas con una base de salsa agridulce. Estaba delicioso y lo cierto es que la combinación con el arroz y las setas (que son uno de mis ingredientes favoritos para casi cualquier plato) era ideal y el toque diferente que le aportaba la salsa agridulce lo encontré muy acertado.

zuka-tataki-atun

Por supuesto, no podíamos marcharnos sin tomar algún postre (más que nada porque al terminar de comer estaba cayendo un diluvio importante y no podíamos salir del restaurante ya que no nos habíamos llevado el flotador…), así que pedimos unos Gyoza de manzana con helado de canela que estaban espectaculares y un brownie de chocolate con helado de vainilla que estaba también muy bueno.

zuka-gyozas-manzana

zuka-brownie-helado

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,8€, es decir, 35,4€ por persona.

En mi opinión, es un precio un poco exagerado ya que, aunque la calidad de los platos es muy buena, podemos encontrar otros restaurantes con oferta similar y de la misma calidad a un precio bastante menor.

Lógicamente, también se puede hacer de más y de menos no pidiendo postre o menos bebida.

Valoración global

El restaurante en general nos gustó mucho y nos pareció una opción genial para cualquier ocasión informal que sea un poco especial o de celebración.

Probablemente repitamos para probar algunos cócteles que nos llamaron mucho la atención y porque nos quedamos con las ganas de saber como es el ambiente del restaurante por la noche.

Sin duda, un lugar a tener en cuenta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Bao Bar. Taberna asiática informal en Barcelona.

Las cenas formales en las que uno se viste elegante para la ocasión y cada uno pide su plato están muy bien. Pero a veces, a uno le apetece enfundarse unos vaqueros y reunirse con unos amigos a compartir vivencias y comida. Para ello, hemos descubierto Bao Bar, un lugar genial y diferente que nos ha encantado.

bao-bar-entrada

Bao Bar está en la calle Arimon 48, cerca de la parada de ferrocarril El Putxet y es un local no demasiado grande, decorado con aires orientales nada recargados, todo en madera clara y toques de pizarra.

La gracia de Bao Bar es que los comensales se sitúan alrededor de largas mesas de madera altas y piden baos. ¿Y qué son los baos? Son unos panecillos asiáticos, extremadamente blandos y suaves cocidos al vapor que van rellenos de lo que más nos apetezca.

Como era la primera vez que acudíamos a Bao Bar, pedimos consejo a la camarera que nos atendió para tener una idea de lo que debíamos pedir.

Éramos 5 personas y nos recomendó que pidiéramos unos 2 platos para compartir y unos 3/4 baos por persona. La verdad es que nosotros hicimos más o menos eso, ya que pedimos los dos platos para compartir y después pedimos 10 baos, es decir, 2 por persona.

Empezamos compartiendo un ceviche vegetal y un pulpo con mojo picón. Ambos platos estaban riquísimos; el ceviche es muy recomendable por lo refrescante que resulta por las frutas que lleva y el pulpo estaba muy tierno y la combinación con el mojo picón era espectacular de sabor.

bao-bar-ceviche-vegetal

bao-bar-pulpo

Una de nosotros complementó la cena con una ostra con un toque de fruta de la pasión que se ve que estaba muy buena. El resto no tenemos datos sobre ello, ella fue la única que se atrevió.

bao-bar-ostra

A continuación pedimos varios baos de diferentes rellenos: buey de mar, pollo con pimientos al curry, torta del casar y un largo etc. Detallarlos todos podría hacer que este post se hiciera interminable pero los voy a presentar todos en foto y a describiros nuestros favoritos y alguno que, en mi opinión os podéis ahorrar.

Uno de los que más éxito tuvo, al menos sobre el papel, fue el de Tofu Marinado y lo pedimos casi todos. La verdad es que estaba bueno pero en comparación con los otros que comimos, le faltaba un poco de sabor y el acompañamiento tampoco era nada excepcional.

bao-bar-baos-tofu

Mi favorito personal, aunque curiosamente no lo pedí yo, fue el de Roast Beef. Únicamente probé un mordisco pero me pareció delicioso y super sabroso.

bao-bar-baos-carne

Otro de los más pedidos fue el de Chipirón con huevo, bacon y salsa tártara que estaba muy bueno también.

bao-bar-baos-buey-mar-chipiron

Y sin duda, uno de los más sorprendentes fue el Burguerboom 007. Realmente el plato más original de todos, con una hamburguesa presentada como las típicas bombas picantes y con una patatas fritas super finas que hicieron las delicias de todos.

bao-bar-burguer

Y, por supuesto, pedimos postres. Tomamos los 3 postres de los que disponen en carta. Los 3 están basados en helados muy cremosos receta del propio Paco Pérez y elaborados de manera artesanal. La gracia es que cada uno de ellos lo presentan de una manera diferente: con varios toppings; dentro de un bao con salsa de chocolate, toffee y manzana asada; y con piña, coco, almendra y jarabe de arce.

bao-bar-postres

La verdad es que salimos encantados de Bao Bar. Nos gustó mucho el concepto novedoso de partir de un producto tan aparentemente sencillo e irle añadiendo ingredientes y complementos para crear auténticas delicias. Además, creo que está bastante bien de precio ya que pagamos 22,5€ por persona y salimos habiendo comido bien tanto de calidad como de cantidad.

Sin duda, un lugar muy recomendable para ir con amigos y poder probar así todos los baos. No tienen desperdicio.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Nikkei 103. Excelente cocina de fusión en Barcelona.

Como habitante de una ciudad en la que conviven multitud de culturas distintas, cualquier idea de fusión me entusiasma y me parece digna de probar. Así que cuando vi que abrían Nikkei 103, un restaurante basado en la fusión de la cocina japonesa con la peruana, decidí que teníamos que ir sí o sí.

nikkei103-restaurante-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Nikkei 103 en la calle Aribau 33, en los bajos del Hotel Axel.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos madera con algunos toques azulados oscuros. Esta combinación hace que haya un ambiente muy actual pero también acogedor. Precioso.

nikkei103-decoracion-interior

¿Cómo nos trataron?

Todos los chicos que nos atendieron fueron muy amables y nos ayudaron muchísimo con sus sugerencias.

¿Qué comimos?

Aunque lo hubiéramos pedido todo porque toda la carta nos tentaba mucho, decidimos empezar compartiendo unos Uramaki Anticuchero, de langostinos al panko, aguacate y corvina con salsa de anticucho. Os prometo que son los mejores uramaki que hemos probado jamás. Los ingredientes estaban integrados entre ellos de manera excelente, la salsa era deliciosa porque tenía un toque picante pero sin pasarse y, además, uno esperaría que fuera un entrante frío pero es templado de modo que la sorpresa es mayor y le da el toque perfecto.nikkei103-uramakis-anticuchero

Después, cada uno pedimos un plato. David pidió el Arroz chaufa de pato, con arroz redondo, char siu, pak choi, pato glaseado, soja, cebolla china y edamame. Le encantó y es verdad que estaba riquísimo, el arroz muy en su punto y el pato glaseado estaba super tierno y sabroso.

nikkei103-arroz-chaufa-pato

Yo me decanté por Ceviche Nikkei de atún, con cubos de atún, leche de tigre, jengibre, teriyaki, cebollita china, aguacate, kizami wasabi, cancha y choclo. Aunque a priori los ingredientes parecía que no me iban a entusiasmar, tenía muchas ganas de atún y acerté plenamente. Es un ceviche delicioso, muy bien equilibrado en cuanto a sabores e ideal como opción ligera para cenar.

nikkei103-ceviche-atun

Para beber, pedimos dos Pisco Sour, yo clásico y David de maracuyá, porque es un cóctel que nos encanta y que tomamos siempre que vamos a este tipo de restaurantes.

nikkei103-pisco-sour-cocteles

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 60,5€, es decir, unos 30€ por persona más o menos.

No es el restaurante más barato del mundo pero por la calidad del producto y la elaboración artesanal de los platos tampoco es el más caro.

Valoración global

Nos ha enamorado.

Ya éramos fans de Ceviche 103, el otro restaurante del mismo equipo (del que podéis leer un post aquí), y éste nos ha fascinado aún más.

Es ideal para cualquier ocasión tanto para cenas en pareja como para reuniones de amigos, es un acierto seguro siempre.

La minuciosidad con la que elaboran los platos (que la mayoría ves como los elaboran en la barra desde tu mesa), lo bien pensadas que están las combinaciones y la gran calidad del producto hacen del restaurante un lugar imprescindible para los amantes de la gastronomía y de experimentar con ella.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Gangnam. Comida oriental casera en Barcelona.

Estar con una persona a la que le apasiona la comida exótica es muy bueno porque te abre la mente y hace que, cuando buscas restaurantes nuevos a los que ir, no te den miedo según que opciones. Por eso, cuando me enteré que había abierto sus puertas Gangnam, un nuevo restaurante oriental, decidimos ir a probar para ver si era tan bueno como estaba leyendo en redes sociales.

gangnam-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Gangnam en la calle Muntaner 174, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado de manera bastante clásica y nada ostentosa. Lo describiría como el típico local oriental pero sin estar demasiado cargado, y sin duda lo mejor es la vajilla en la que sirven los platos. Sencilla, sobria y preciosa.

gangnam-decoracion-mesa

¿Cómo nos trataron?

La chica que nos atendió fue un encanto y muy cercana. A pesar de que estaba ella sola sirviendo a todas las mesas del restaurante, se tomaba el tiempo que necesitaba cada uno y no tenías la sensación de estar esperando una eternidad.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo algunas tapas. Pedimos unos Gyozas de ternera, que son nuestros favoritos, y pudimos comprobar que estaban muy buenos, con un sabor muy auténtico e intenso; también pedimos unos Har Gau, un dumpling de pasta de almidón muy flexible relleno de gamba y verduras, que nos parecieron deliciosos y muy delicado de sabor.

gangnam-gyozas-ternera

gangnam-cesto

Como plato principal, David pidió la Sopa de fideos con ternera fina bastante picante (mucho para mi pobre paladar) que estaba muy buena y yo pedí el Arroz cantonés a la cazuela, que ya me avisó la chica que tardaría unos 25 minutos en prepararse pero que valió absolutamente la pena ya que estaba delicioso y con un sabor espectacular, eso sí, es muy contundente y hay que compartirlo.

gangnam-fideos

gangnam-arroz

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 47,95€. Para todo lo que comimos, más las bebidas y dos cafés nos parece un precio muy correcto; sobretodo por la gran calidad de la comida.

Valoración global

Es un restaurante ideal para ir en pareja o con un grupo reducido de amigos, de esos que saben valorar la calidad de los productos. Eso sí, hay que reservar porque al ser un local no muy grande, se llena rápidamente.

Una parada obligatoria para aquellos amantes de la cocina oriental y para todos aquellos que quieran saber qué se cuece en la escena gastronómica de Barcelona.

Nos quedamos con ganas de probar un montón de tapas de la carta así que repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Miss Sushi. Sushi con glamour en Barcelona.

¿No os ha pasado nunca que tenéis muchas ganas de ir a un sitio pero lo vais dejando para más adelante continuamente?

Bien, eso es lo que me pasaba a mí con Miss Sushi. Había pasado por delante infinidad de ocasiones y, como siempre veía que estaba lleno hasta la bandera, pues nunca me decidía. Hasta que por fin nos decidimos y allá va mi experiencia.

miss-sushi-entrada

¿Dónde está?

Miss Sushi tiene varios locales por toda la geografía española y, concretamente en Barcelona, tienen 3 establecimientos. Podéis consultarlos todos en su web.

Nosotros, todas las veces que hemos ido, ha sido al restaurante que tienen en la calle Aribau 39, muy cerca de plaza Universidad, en pleno Eixample.

¿Cómo es la decoración?

Fascinante.

A mí me encantó por dos motivos: es barroca y es rosa. Personalmente, no puedo pedir más. Esos sillones, esas lámparas de lágrima, esas chimeneas antiguas…¡todo precioso!

Además, el ambiente es muy íntimo pero ideal tanto para una cena romántica como para una comida más informal.

miss-sushi-deco

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros y nos sirvieron bastante rápido para la cantidad de gente que había en el restaurante.

¿Qué comimos?

Decidimos compartir toda la comida para poder probar más cosas y porque creemos firmemente que comer compartiendo une más a las personas.

Empezamos con una sopa de miso riquísima y unos edamame que, aunque son muy sencillos, son un vicio y nos encantan.

miss-sushi-sopa-miso

miss-sushi-edamame

Como platos principales decidimos tomar un Temakis Mix, es decir, un combinado de 4 temakis distintos consistentes en uno de aguacate y salmón, uno de tartar de atún, uno de tartar de salmón y uno de aguacate y palito de cangrejo; y también un tartar de atún y aguacate.

miss-sushi-temakis

miss-sushi-tartar-atun-aguacate

Todo estaba delicioso, con unos sabores muy intensos.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más las dos bebidas (agua con gas) nos salió por unos 28€. Aunque tengo que aclarar que fuimos con el 30% reservando a través de El Tenedor, por lo que nos resultó más barato. Aún así, he ido en otras ocasiones sin el descuento y hemos comido y bebido mucho más y nos ha salido por 20€ por persona.

En general, me parece que la relación calidad-precio es excelente.

Valoración global

Teniendo en cuenta que la primera vez que fuimos a Miss Sushi fue hace 3 semanas y que, desde esa ocasión, hemos repetido 2 veces más; creo que queda bastante claro que es un restaurante que nos ha encantado.

Está céntrico, tiene un ambiente muy agradable e ideal para todo tipo de ocasiones y la comida está deliciosa.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook