Estrenos 2016. Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

A mí el concepto “saquemos jugo de las películas exitosas para sacar más dinero” no me termina de gustar. Así que el escepticismo con el que fui a ver “Animales fantásticos y dónde encontrarlos” era mayúsculo. Pero…¿habrá pasado como siempre? ¿Habré juzgado antes de tiempo?

animales-fantasticos-donde-encontrarlos

Newt Scamander, un joven mago apasionado por las criaturas mágicas que viaja por todo el mundo buscando estos animales, llega a Nueva York dónde se encuentra inmerso en una trama oscura de ataques por parte de algo que desconocen.

Como siempre, advierto que a partir de aquí puede haber algún SPOILER así que, leed bajo vuestra responsabilidad.

Lo mejor:

  • Tiene personalidad propia. El peligro de este tipo de películas es que nos recuerden en cada escena que forman parte de algo más grande. Aquí no. El espectador sabe que pertenece al universo Harry Potter pero ni se echa de menos, porque la película tiene suficiente entidad por sí sola, ni nos saturan con recordatorios constantes. Todo un acierto.
  • Eddie Redmayne. El protagonista está espectacular. Hace una interpretación muy acertada, comedida y que encaja a la perfección con la trama. Es un personaje tan creíble y tan cercano…que yo me lo hubiera llevado a casa (a él y a su maleta).
  • El humor. Se agradece que no sea únicamente una película fantástica y que tenga grandes dosis de humor. Acerca muchísimo la historia al espectador y le hace pasar un muy buen rato, que es en definitiva para lo que uno va al cine.
  • Los secundarios. Hay tantos que merece la pena destacar… Jacob Kowalski, Queenie Goldstein, Percival Graves, Credence… Igual que pasaba en las películas de Harry Potter, los secundarios son de gran calidad y aportan mucho valor a la trama. La historia entre Kowalski y Queenie es muy tierna y aporta el romanticismo que no nos da la pareja protagonista; y Graves y Credence son los típicos villanos pero que entrañan una oscuridad mayor de la que uno sospecha y con matices que atraen al espectador y hacen que queramos saber más.

Lo peor:

  • Tina Goldstein. Desde el minuto 1 en que aparece en pantalla, a mí me dan ganas de decirle cuatro cosas. Es el típico personaje aguafiestas con tendencia a la torpeza que te saca de tus casillas y que, en mi opinión, tiene cero química con el protagonista.
  • La historia. Aunque sé que esta película seguramente tiene más la función de introducirnos a todos los nuevos personajes que ser una historia por si sola, quizás la trama principal queda un poco pobre. De hecho, uno se lo pasa mejor y disfruta más viendo como Newt recorre Nueva York recuperando a sus mágicas criaturas que con lo que en teoría es el argumento en sí de los personajes persiguiendo al Obscurial.
  • Johnny Depp sale muy poco. Vale. Sé que es un argumento muy cogido por los pelos. Pero es que para mí cualquier personaje que interprete Depp merece la pena. Aunque si todo va bien su Grindelwald nos deparará grandes momentos.

Como véis, mis prejuicios eran infundados y realmente me parece una película ideal para estas fechas. Es entretenida, es visualmente bonita y es idónea para cualquier público, en especial, aquél más imaginativo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Estrenos 2016. La llegada.

Tengo que confesar que cuando vi el tráiler de La llegada pensé: “bufff…otra película de alienígenas, ¡qué pereza!”. Pero ya se sabe que las ideas preconcebidas son lo peor de este mundo.

lallegada

La película nos cuenta los hechos que acontecen a raíz de la aparición en 12 puntos distintos del planeta de unas naves extraterrestres. Los altos mandos militares contratan a una lingüista experta en traducción para poder comunicarse con los alienígenas y poder descubrir cuál es el propósito de su visita a la Tierra.

A continuación analizo lo mejor y lo peor de la película y, como siempre, os aviso de que puede haber SPOILERS porque a veces soy un poco bocazas.

Lo mejor:

  • Enfatiza el poder de la comunicación. Pone el foco de atención en ella y nos recuerda que lo importante para entender a otras personas es entender su lenguaje, porque este nos da buena muestra de su pensamiento como sociedad. Además que en la situación que vivimos actualmente haya una película que centre su atención en la importancia de comunicarse, es de agradecer.
  • Hace fácil lo difícil. Trata un tema tan aparentemente complejo como la lingüística, de un modo que todo el mundo puede entender. Además, el hecho de que la heroína de la película sea una mujer experta en una disciplina que no es ni la química, ni la física ni nada por el estilo es como si nos dijeran: “¡eh! si tu pasión son las lenguas y la comunicación, ¡adelante! también es una opción muy viable”. Y ese es muy buen mensaje, sobretodo para los jóvenes indecisos.
  • Refleja a la perfección la situación actual. No nos engañemos, vivimos en un mundo en el que no nos queremos comunicar con los demás, nos pasamos la vida recelando de el vecino por si le decimos algo que le de ventaja sobre nosotros y hemos perdido la capacidad de trabajar en equipo globalmente.
  • Amy Adams. Hace una gran interpretación y la química con Jeremy Renner es brutal.
  • La estructura narrativa. El constante ir y venir del presente al pasado (¿o quizás al futuro?) me parece un recurso maravilloso y muy efectivo que, aunque al principio no le vemos mucho la gracia y creemos que es simplemente otra película más con flashbacks, define muy bien el mensaje global que quieren transmitir y le da el sentido a la trama.
  • La fotografía. Aunque no es nada espectacular, las imágenes de la película son impecables y sin caer en ningún exceso.

Lo peor:

  • Nos dejan un poco a medias. Hay algunas tramas que nos las introducen pero no nos las cierran ni nos explican más. Entiendo que la intención es crear esa sensación de incertidumbre, de no saber muy bien qué pasa, pero unas pocas explicaciones más hubieran venido bien. Quizás es que están esperando la respuesta en taquilla y hacer una segunda parte pero ¿y sino? ¿qué pasa dentro de 3000 años para que los heptápodos necesiten nuestra ayuda? Muy confuso todo…
  • La inevitabilidad del futuro. Nos hemos pasado la vida oyendo que el conocimiento es poder y que si conocemos las cosas podemos actuar mejor. En la película no es así. La protagonista conoce su destino y no hace nada distinto para evitarlo. ¿De verdad? Soy consciente que aquí entramos en un debate más profundo, pero creo firmemente que cada cosa que hacemos va forjando nuestro futuro y que, como en casi todo en la vida, tenemos el derecho a rectificar y a cambiar lo que no nos gusta. Es por eso que no me termina de gustar ese mensaje final de la película, porque creo que aunque el sufrimiento es algo que existe en el mundo, no es lo que nos define y tenemos que hacer lo posible para evitarlo. Pero es mi opinión.

Os animo mucho a verla. Merece la pena.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Estrenos 2016. Doctor Strange.

Tras algunas decepciones y muchas expectativas que no se vieron satisfechas, por fin Marvel Studios me ha hecho salir del cine feliz de haber visto lo que esperaba ver gracias a Doctor Strange.

doctor-strange-2016-poster-impossibilities

¿Y por qué me ha entusiasmado tanto la película? ¿Tiene algo malo?

La película nos cuenta la historia del doctor Stephen Strange, un neurocirujano excelente y con un ego bastante importante, que ve truncada su trayectoria profesional tras sufrir un accidente de tráfico que le ocasiona múltiples daños neurológicos en las manos. Cuando ve que la medicina que él conoce no puede curarle, busca ayuda un peculiar lugar en el que recibe ayuda y enseñanzas de una gente también peculiar.

Como siempre, advierto que a partir de aquí puede haber SPOILERS.

Lo mejor:

  • Doctor Strange. El personaje en sí es fantástico. Es complejo, tiene dilemas internos y, sobretodo, tiene ese punto chulesco tan propio de Tony Stark que le hace ser irresistible pero, en mi opinión, Strange es más cercano. Evoluciona durante la película y va ganando humildad pero sin perder el toque vacilón que ya vemos en la escena en el quirófano y que tiene su punto álgido cuando se enfrenta a Dormammu.
  • Benedict Cumberbatch. Es uno de los mejores actores actuales (para mí, el mejor) y eso se nota. Hace una interpretación impecable sin caer en excesos ni en tratar de hacer un Sherlock Holmes raro. Pese a que lo seguidores del actor le tenemos muy identificado, en ninguna escena de la película le vemos a él, siempre vemos a Strange. Y…¡qué bien le queda el traje, la capa y la perilla! ¡Qué guapo!
  • El cambio de estilo respecto a películas anteriores. Marvel es Marvel y nos ofrece normalmente películas de acción pura y dura. En esta hay un cambio, van más allá. Nos muestran a un protagonista cuyo punto fuerte no es la fuerza física sino el intelecto, el conocimiento; y el espectador/fan lo agradece porque empieza a ver las enormes posibilidades para el futuro del universo Marvel.
  • El ritmo narrativo. Inmejorable. No sobra ni una sola escena, todas están entrelazadas y tienen sentido. La película tiene ritmo, no decae en ningún momento y hace estar al espectador pendiente en todo momento. No hay relleno y eso se agradece porque no nos deja con sensación de haber perdido el tiempo.
  • Kaecilius, el villano. Muy buen personaje. Llevaba un tiempo con unos villanos que me dejaban bastante fría y éste consigue recuperar ese carisma tan necesario en un personaje “malo”. Puede que no sea la maldad personificada, pero tiene una historia de ser atormentado y rencor que resulta muy creíble.
  • Los efectos visuales. Esas escenas en las calles de Londres y Nueva York tan al estilo Inception (Christopher Nolan, 2010) están muy bien hechas y los viajes de Strange por el multiverso son visualmente preciosos. Todo un acierto que el punto fuerte de la película sean esos efectos visuales y que la película empiece con una escena tan potente como la del primer enfrentamiento entre la Anciana y Kaecilius por las calles de Londres y las dimensiones.
  • El sentido del humor. Durante toda la película encontramos guiños humorísticos que conectan muy bien con el espectador y que le hacen sentir la película más cercana (no tiene desperdicio la escena Beyoncé).

Lo peor:

  • La anciana. Para ser la Hechizera Suprema, a mí me pareció un personaje bastante mediocre y nada espectacular. Tilda Swinton la interpreta magistralmente, pero creo que al personaje en sí le falta carisma e intensidad. Se le podría haber sacado mucho más partido.
  • Se hace corta. La película dura 2 horas y a mí se me pasaron como si hubieran sido 5 minutos; y todo gracias al fantástico ritmo narrativo del que he hablado anteriormente.

En fin, gracias Marvel por este magnífico Doctor Strange y, por favor, haced secuela, incluidle en más películas del universo, pero no nos privéis de él.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Estrenos 2016. Un monstruo viene a verme

La mayoría de las películas que vemos a lo largo de nuestra vida, pasan por ella sin pena ni gloria. Y hay otras que te llegan, que te calan, que te tocan.

No se si “Un monstruo viene a verme” de J.A.Bayona será recordada con el paso de los años, pero si se que me ha hecho pasar las mejores 2 horas de cine en mucho tiempo.

un_monstruo_viene_a_verme_a_monster_calls-108553414-large

¿Por qué? ¿Es todo ideal o tiene también algo malo? Lo analizamos ahora…

Aviso que a partir de aquí puede haber SPOILERS así que, leed bajo vuestra responsabilidad.

La película trata sobre un niño de 12 años que debe afrontar el cáncer de su madre y entre los recursos con los que cuenta, encontramos a un monstruo.

Lo mejor:

  • El Monstruo. Aunque llamarle monstruo me parece un poco irrespetuoso, creo que es un personaje maravilloso. La relación que tiene con el niño es mágica. Representa esa persona que todos necesitamos que nos diga las cosas como son, no como queremos que sean. Visualmente es espectacular y la escena en la que hace su primera aparición es impresionante.
  • Lewis MacDougall (el niño protagonista). Toda una delicia. Interpreta tan bien, puedes sentir tanto su frustración… Es todo un descubrimiento que encaja a la perfección.
  • Las secuencias y las animaciones. De los ojos de Bayona salen auténticas maravillas visuales y en esta película lo demuestra. Hay escenas fantásticas visualmente y sin duda, una de las cosas más originales de toda la película son las animaciones que complementan el momento de fantasía del niño con el monstruo. Son preciosas y muy poco vistas. Todo un acierto.
  • Las moralejas. Toda la película es un seguido de lecciones que, las supieras de antes o no, siempre vienen bien. Encontrar algo que te haga pensar y reflexionar siempre es reconfortante (y raro en estos días) y hacerlo sobre temas tan complicados como el que se trata en la película es muy bueno. ¿Mi preferida? El niño vive en una familia en la que la comunicación no es el punto fuerte, y es el Monstruo quien le anima a que diga lo que siente y lo que piensa; y es en el momento en que lo hace cuando se siente liberado. ¡Ay! El poder de la comunicación…
  • La actitud del niño que entraña su pesadilla. Me parece sumamente humano que, al ver a un ser al que amas por encima de todas las cosas sufriendo, quieras que todo termine por esa persona y por uno mismo. Y creo que es muy valiente poner esas palabras en boca de un niño y además es muy necesario. Porque todos nos hemos sentido o nos sentiremos así en algún momento de la vida, y luego nos invadirá la culpa y creeremos que somos las peores personas del mundo. Y es en ese momento cuando necesitaremos a un Monstruo que nos diga que es natural y humano sentirse así. Gran y valiente mensaje.

Lo peor:

  • El padre. Aunque entiendo que la actitud del padre respecto a la situación de su familia inglesa es importante para entender las emociones que transcurren durante la película; él, físicamente, creo que no aporta nada. Podría haber sido un personaje que no aparece y le hubiera dado más carga emocional a ese personaje y a como afecta a su hijo.
  • El drama. Hace ya algunos años tomé la determinación de no ir al cine a ver dramas porque para ello ya está la vida en sí. Pero claro, con esta no me pude resistir y no estoy acostumbrada a llorar con tanta intensidad viendo una película. A esto tenemos que sumarle que desde pequeñita llevo muy mal las historias en las que un niño pierde a su madre (primer dramón de mi vida viendo Bambi y aún recuerdo la angustia que sentía cuando alguien cantaba la canción de Marco). Pero en global, es algo secundario por la buena sensación que me dejó la película al terminar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Estrenos 2016: Cazafantasmas

Uno de los recuerdos más felices que tengo de mi infancia, en plenos 90, es el de ver cada sábado después de comer películas que me alucinaban. Y de todas ellas, Cazafantasmas era un clásico, que vi una gran cantidad de veces porque recuerdo que me encantaba la estética y ese rollo más gamberro que tenía.

Cuando empecé a leer que harían una nueva película sobre ellos, sinceramente entré en pánico. Porque estas cosas no salen bien. Casi nunca. Por suerte, hay honrosas excepciones.

Vamos allá con el análisis de esta divertidísima película.

20160817_210444_Fotor

Como siempre, aviso que en la siguiente crítica puede haber algún spoiler, porque soy una bocazas.

Dos amantes de los fenómenos paranormales persiguen en Nueva York el rastro de unas posibles apariciones fantasmales. Estos hechos las llevan a reclutar a un equipo para luchas contra estos seres.

Lo mejor:

  • Las 4 protagonistas. Mis sinceras felicitaciones a quien eligió el casting. Mientras ves la película, te llegas a creer que las 4 chicas son amigas, que tienen buen rollo entre ellas y que forman un equipo de verdad. Y eso, a menudo, no se consigue fácilmente en películas corales.
  • Chris Hemsworth. Encasillar a un actor es tan fácil, que a veces sabe mal hacerlo. Y es lo que nos ha pasado a todos con Chris Hemsworth, es decir, con Thor. Y lo cierto es que en esta película hace un papel diametralmente opuesto al dios noruego que nos deja a todos con la boca abierta. Las mayores carcajadas me las arrancó su personaje (¡quiero una escopeta de profiteroles!) y le da un giro a los estereotipos de la típica secretaria tonta, convertida aquí en hombre y llevado al extremo, que yo desde aquí aplaudo. Y reivindico ver más a Chris Hemsworth en comedias.
  • La estética. Aunque los efectos especiales y las armas y herramientas que utilizan las heroínas han mejorado, la estética global de la película sigue conservando una pizca de aquel encanto ochentero y de algún modo nos transporta a las películas originales. Este aspecto reconozco que puede gustar o no, pero yo personalmente lo agradezco; pues desde el momento en que empieza a sonar la canción principal de Los Cazafantasmas (¿who you gonna call? ¡Ghostbusters!), te invade una maravillosa sensación de nostalgia.
  • El ritmo. Aunque empieza de manera un poco extraña (lo comento en el siguiente punto), al poco rato de empezar los acontecimientos se van enlazando de manera bastante acertada y rítmica que no te permite despegar los ojos de la pantalla en ningún instante.
  • Los cameos de los protagonistas originales. Una delicia para los que vimos las películas originales. A mí estos guiños me encantan y me parece que son un detalle muy bonito y sentimental para los fans. ¡Ah! Esperaos hasta el final, durante los créditos, para ver el último cameo que, a mí personalmente, me hizo mucha ilusión y soltar una exclamación.
  • Los títulos de crédito. Me parecieron fascinantes. De las pocas veces que he visto que la gente no sale del cine despavorida y sin escena post créditos, sino por los propios créditos en sí. ¡Bravo!

Lo peor:

  • Cierto humor escatológico. Soy una persona que ríe por casi todo, pero jamás he soportado el humor de caca-culo-pedo-pis. No puedo. Me supera. Lo encuentro absurdo. Y sí es verdad que en algunas de las escenas de la película, las grandes humoristas que conforman el reparto, usan algún chiste escatológico que dado su nivel no necesitarían. Y a mí, sinceramente, me sobra.
  • El inicio. Como he comentado antes, aunque al poco de empezar el ritmo mejora; al principio me invadió una sensación de “como toda la película sea así, me da algo”. Y lo peor es que no sabría decir exactamente por qué. Creo que es porque empieza como muy de sopetón, en un entorno muy típico y en el que ocurren cosas muy previsibles. Quizás si nos hubieran dado un golpe de efecto sorprendente al principio, la sensación inicial hubiera sido mejor.

Por la cantidad de aspectos positivos respecto a los negativos, habréis podido deducir que la película me encantó. Pasamos un rato muy entretenido y divertido viendo a 4 mujeres en acción y haciéndonos reír.

Y recalco lo de 4 mujeres porque ha habido mucho revuelo con este tema. Absurdo a mi parecer. ¿Cuál es el problema de que los cazafantasmas sean ahora LAS cazafantasmas? Lo importante, como siempre, es que el global de la película sea bueno. Y este caso lo es. Y si además, empezamos a hacer más films con protagonistas potentes femeninos y no meros secundarios, mejor que mejor.

Porque la industria cinematográfica es muy machista y que salgan estas películas, cierto es que no solucionaran el problema de fondo, pero en esta vida la clave está en los pequeños pasos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Estrenos 2016: Escuadrón Suicida

¿Sabéis cuál es el problema de Escuadrón Suicida? Que los protagonistas son villanos. Y, por tanto, hacen cosas malas. Y no tenemos la moralidad preparada para ello.

Pero de esto hablaré más adelante porque a mí me ha gustado la película y, además, bastante. Vale…mucho.

20160814_174225_Fotor

Ante la posible amenaza de metahumanos, una agencia gubernamental secreta recluta un grupo de villanos para que les ayuden.

¡AVISO! A partir de aquí puede haber SPOILERS, porque cuando escribo se me va la mano.

Lo mejor:

  • Los personajes. Para mí, lo mejor de la película. ¿Que los hay con más protagonismo que otros? Sí ¿Qué no todos tienen la misma personalidad? Sí. Pero creo que el director es suficientemente inteligente para ir dándoles cuota de pantalla según el interés que susciten. También muestran mucha habilidad al no crear demasiado conflicto de egos sino que mantienen a algunos de los protagonistas en segundo plano durante la primera parte de la película para que aparezcan en el momento preciso.
  • La presentación del Escuadrón. Fui al cine con un miedo impresionante porque, antes de ver la película, leí críticas que decían que había un batiburrillo importante de personajes, que no se acababan de entender demasiado, que no tenían mucho sentido… Personalmente, me parece muy correcta la manera en que nos presentan a los personajes. Para mí no hay ningún problema en que veamos quienes fueron mediante flashbacks ya que a mí me encantan y creo que ahorran metraje de pura palabrería innecesaria. Es verdad que igual resulte un pelín forzada, pero en mi opinión, no es la presentación lo forzado, sino el hecho de juntar a villanos tan dispares en una “armada” para combatir posibles enemigos. Porque siendo realistas ninguno de nosotros nos creemos que eso fuera a funcionar realmente (es como un “no lo prueben en sus casas”).
  • Will Smith y Margott Robbie. O Deadshot y Harley Quinn. Están inmensos. Llevan el peso de la película y lo hacen de manera excelente. Por fin Will Smith no hace el mismo papel de siempre y eso se agradece (aunque en las escenas con la hija hay amagos y yo sufrí en cada una de ellas). Y aunque es verdad que Harley Quinn está muy (excesivamente) sexualizada, me parece que hace un papelón, la ves y te crees realmente que la pobre chica está desquiciada y en plena relación enfermiza con el Joker.
  • Cara Delevigne. ¿Pero dónde habías estado todo este tiempo, chica? Aunque su personaje no acaba de convencer (más adelante hablo de ello), nada a objetar en cuanto a la interpretación de la modelo. No la había visto actuar antes así que para mí ha sido una gratificante sorpresa.
  • El ritmo. Se ha dicho de la película que tiene un ritmo extraño y que no tiene mucha coherencia. Vamos a ver, una reflexión previa: ¿la gente que opina esto ha visto Batman v Superman? Porque eso sí que era complicado y forzado, y había menos personajes que introducir. En mi opinión, es una historia bastante bien contada, bastante ágil y, lo más importante, se desarrolla de manera entendible. Creo que es una película que, aunque no tengas ni la menor idea de quien es Deadshot o Slipknot, vas a entenderla igual de bien que los fans más incondicionales porque no es una historia explicada para fans sino para todas las personas que vayan a verla. Y claro, eso necesariamente implica que el guión no puede perderse en ofrecer muchos detalles de cada personaje, o en dar dobles sentidos en algunos aspectos de los protagonistas, porque sino el público no instruido en DC se perdería.
  • La banda sonora. Aún a pesar de que la mayoría de las piezas no serían canciones que yo escucharía de manera voluntaria sin motivo, en la película encajan perfectamente y cuadran al milímetro con la acción que ocurre en ese momento. Mis favoritas sin duda Sympathy for the devil de los Rolling Stones y, por supuesto, gran momento cuando suena Bohemian Rhapsody de Queen.

20160813_205601_Fotor

Lo peor:

  • Joker. Vamos a dejar claro que me gusta mucho Jared Leto. Y aún así asumo que el suyo no es el mejor Joker de la historia, ahora bien, probablemente tampoco sea el peor. El suyo es un personaje que tiene que dar miedo, y lo da. Venimos de Heath Ledger y de eterno Jack Nicholson, lo que hace que las comparaciones sean odiosas; y es verdad que aunque le veas y te lo creas, le falta algo; quizás un poco más de maldad, un poco más de locura y cinismo. Aunque lo he ido analizando y creo que uno de los puntos débiles de este Joker es que le vemos con una pizca de sentimientos, aunque desemboquen en una relación obsesiva hacia Harley Quinn. Su objetivo en toda la película es encontrarla, no realizar un gran acto de maldad hacia alguien; y eso nos muestra un lado humano del Joker que no habíamos visto en los otros referentes. Pero… ¡qué buena pareja hace con Margot Robbie!
  • La Encantadora. Prometía mucho y se quedó en un bluf. Podría haber sido un muy buen personaje, sin embargo siento que se han quedado a medias con ella, que la han metido con calzador y que no te terminas de creer muy bien como alguien aparentemente tan curtido en el trato con delincuentes, deja a una arqueóloga poseída campando a sus anchas; sabiendo que puede hacer aparecer a la Encantadora solamente diciendo su nombre. Un poco inverosímil, la verdad. Ahora bien, el caos que provoca es espectacular y hace que el Escuadrón se luzca.
  • Slipknot y Boomerang. No es que tenga nada objetivo en contra de ellos, solamente que me parece que no aportan nada esencial al Escuadrón. Por suerte, el director lo sabía y nos ahorro el trago de tener que aguantarles demasiado.
  • Las expectativas. Nada que objetar de la estrategia de marketing de la productora porque cumple con su cometido que no es otro que atraer al espectador al cine, pero es cierto que crearon un hype, unas expectativas, que jamás van a satisfacer al 100% de las personas. Porque es así. Cada persona se imagina una cosa distinta de la película, y no se puede contentar a todo el mundo. Además, cuando las expectativas son tan altas, o haces una obra maestra en muchos sentidos o no las vas a cumplir.

He leído infinidad de críticas negativas sobre la película, y todo el mundo está en su derecho a hacerlas (bueno, el iluminado que dice que denunciará a Warner por sentirse estafado lo dejamos de lado…). Sin embargo, sobre ello os recomiendo este artículo en Gizmodo porque me parece súper acertado, y os recomiendo que no jamás dejéis de ver una película porque la crítica la pone por los suelos, así como tampoco vayáis a verla si la crítica dice que es lo mejor del siglo. Porque no dejan de ser opiniones, y afortunadamente no todo el mundo comparte las mismas.

Para mí, es una muy buena película de acción y entretenimiento, que es lo que vamos a ver, al fin y al cabo. ¿Qué más me da que no salgan algunas escenas que había en el tráiler? ¿Qué más me da que el Joker no tenga más protagonismo? En serio. ¿Qué más me da? Salí del cine con una sensación magnífica, después de haber visto acción, efectos especiales y villanos reconocibles. Estás películas están para eso, para pasarlo bien.

Y yo me lo pasé muy muy bien.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Estrenos 2016. X-Men: Apocalipsis

Si vas a ver una película que en el título lleva la palabra “apocalipsis” ya te imaginas que tranquila la cosa, no va a ser.

Así que esperando acción épica, fuimos a ver “X-Men: Apocalipsis”.

20160601_161821_Fotor

En esta entrega de los mutantes, descubrimos al más poderoso que ha existido nunca. Adorado como un dios mientras robaba poderes del resto de mutantes convirtiéndose en un ser inmortal. Tras miles de años dormido, despierta en un mundo que no le gusta y por ello recluta un equipo para acabar con toda la humanidad y crear un nuevo orden mundial. El Profesor Xavier y sus alumnos tratarán de detenerle.

Bien. El planteamiento es ambicioso: dioses, proyecto de fin del mundo, ejércitos de mutantes… Pero ¿cumple las expectativas?

Para responder a la pregunta, tendré que ir por partes y, os advierto desde ya que puede haber algún spoiler.

Lo mejor

  • La escena inicial. La cultura egipcia siempre me ha parecido fascinante por lo que, la secuencia que abre la película mostrando toda la pomposidad faraónica y que nos presenta a Apocalipsis me pareció excelente. Así mismo, la escena que nos lleva a través de un conducto por varias épocas de la historia me parece muy buena también.
  • Magneto y Jean. Para mí, los dos grandes personajes de esta película. Cada vez que aparecen en pantalla, son el foco de atención. Ambos tienen grandes escenas en las que son protagonistas. Yo sin duda me quedo con la escena en la Jean es capaz de sacar todo su poder. Una escena espectacular y con muy buen mensaje.
  • Lobezno. Lo bueno si breve, dos veces bueno. ¡Qué breve la escena de Logan en esta película! Pero que magnífica. Al menos para los fans.
  • La secuencia de Quicksilver con la canción Sweet Dreams. Orgásmica. Maravilloso uso del slow motion, la música magistralmente cuadrada y los guiños humorísticos son francamente buenos. Un 10.
  • La desgarradora escena de Magneto y su familia en el bosque. ¿Que se veía venir? Sí, porque cuando en una película te muestran una estampa familiar tan feliz sabes que se les va a acabar la felicidad en menos que canta un gallo. Sin embargo, me pareció tan bien hecha, tan bien interpretada por Michael Fassbender… El espectador nota que al personaje le cuesta hacer lo que hace, porque no es ese el camino que quiere seguir, y aunque sea una brutalidad, empatiza tanto con él que aunque se pase al lado oscuro, el espectador tiene la esperanza de que se reencauce.
  • Excelente presentación de los mutantes. Aunque el director sabe que muchos de los que van a ver la película son ya fans de la saga, se preocupa por presentar mínimamente a los distintos personajes y no únicamente a plantarlos en la acción.
  • El final. Épico. Tanto la pelea del profesor Xavier con sus alumnos contra Apocalipsis y su equipo; como la última escena en la que se nos muestra el entrenamientos de los mutantes para futuras ocasiones, lo que nos deja la puerta abierta a más películas de la saga.

Lo peor

  • Mariposa Mental. Dejando de lado la traducción libre de Psyloche al español; aún estoy preguntándome qué es lo que el personaje aporta a toda la historia. Bueno, de hecho no me lo pregunto demasiado porque tengo bastante claro que su papel principal en todo esto es el de cubrir la cuota de personajes femeninos sexys y medio en pelotas. Así como del resto de sus compañeros, que apoyan a Apocalipsis, vemos de donde provienen, cuál es su origen; de ella no sabemos nada, únicamente la vemos aparecer, decir que ella sabe donde reclutar más mutantes y al final de la película, se va. Imagino que su última escena en la que se marcha medio a escondidas, tendrá que ver con el futuro de la saga pero que queréis que os diga, cuando aquí la amiga se marcha, nadie la echa de menos. Ni el resto de mutantes, ni el espectador.
  • Quicksilver. Del personaje nada que objetar, ahora bien, el actor, para interpretar al hijo de Magneto, pues no cuela. ¡Si parece mayor el hijo que el padre!

En definitiva, me ha parecido una excelente película de acción que, al fin y al cabo, es lo que es. Pretende entretenernos y lo hace muy bien, con unas escenas magníficamente rodadas para crear en el espectador la sensación de algo épico y un guión bastante bien escrito para enganchar al público y no despegarlo de la silla en ninguno de los 142 minutos que dura la película.

Teresa

 

Cinefilia: Capitán América. Civil War

IMG-20160430-WA0000_Fotor

Soy una gran fan de Marvel, mi excitación por cada una de sus películas es infinita y, por esa razón, mi emoción por ver Capitán América: Civil War era mayúscula.

Y no me decepcionó. Demasiado.

Es una buena película de acción que te hace estar pendiente en todo momento de lo que va sucediendo y si eres fan de los Vengadores, la disfrutas al máximo. El problema está en que cuando uno tiene expectativas muy elevadas, lo más probable es que no las cumpla todas. Es por eso, que en la siguiente crítica hay cosas que me ha costado escribir.

También aviso que a partir de aquí puede haber algún spoiler, pero procuraré que sean los mínimos.

“Capitán America: Civil War” empieza justo después de la última de los Vengadores, con éstos luchando para proteger la humanidad. Pero todo acto tiene sus consecuencias y, debido al gran número de daños colaterales que causan, se intentan regular sus actuaciones y que actuen únicamente cuando se les ordene. No todos están de acuerdo y, además, nuevos problemas aparecen en escena.

Vayamos por partes.

Lo que NO me ha gustado:

  • La secuencia inicial. La película empieza con una escena en la que hay acción, hay persecuciones y todos los Vengadores en activo luchando contra un objetivo. Sí. Pero en mi opinión, si una película pretende atrapar al espectador y que las 2 horas y media que vienen después le valgan la pena, debe tener un opening (una secuencia inicial) sobresaliente. No es una mala secuencia, pero esperaba un poco más de espectacularidad, alguna música épica o algo que visualmente me atrapara más.
  • Demasiados personajes. En parte es malo y en parte es bueno. Bueno, porque tienes a casi todos los Vengadores (y otros personajes extra) en un solo film y, como fan, es un gran momento. Y malo, porque hay tantos y la mayoría de ellos tienen tanta personalidad que, aparte de no llegar a apreciarlos en su máximo esplendor, hay ocasiones en las que, para que encajen, se crean escenas y saltos temporales y espaciales un poco desconcertantes.
  • Ant Man. Esto es gusto personal, pero me sobra en esta película, no entiendo cuál es su papel en toda esta historia. De hecho, ya me sobró bastante su película propia.
  • Helmut Zemo. A este nuevo villano, interpretado por Daniel Brühl, no se le saca el jugo que se le podía haber sacado. Me lo imaginaba con más carácter, con más personalidad y Brühl, un actor acostumbrado a otro tipo de películas, quiere hacerlo demasiado profundo y le falla un poco la maldad.

Lo que me ha gustado:

  • Las secuencias de acción. Me parece que son francamente buenas y abundantes. No sabría con cuál quedarme: la persecución a Bucky por los túneles apareciendo Black Panther, la espectacular pelea de los dos bandos en el aeropuerto que me parece brutal, la lucha final entre Iron Man y Capitán América, llena de rabia y dolor… Un 10 por todas esas escenas de acción.
  • Black Panther y SpiderMan. Nos introducen estas dos nuevas incorporaciones y para mí son de lo mejor de la película. Ese T’Challa/Black Panther lleno de sed de venganza, luchador potentísimo, con un traje espectacular y con buen fondo (¡ganazas de ver su película propia!) me parece el mejor fichaje para el universo Marvel. Y SpiderMan…¿qué decir? Ya he visto 2 sagas de SpiderMan y me he tenido que tragar al petardo de Andrew Garfield así que salté de emoción al ver este SpiderMan más auténtico, con más gancho, más Peter Parker que nunca.
  • Iron Man. Vale, no puedo ser demasiado objetiva porque el amor que siento por Tony Stark es inexplicable; pero aquí le vemos más maduro, más reflexivo, más humano pero sin perder esa ironía y esa chulería tan características.
  • El final. Aunque no es el que me hubiese gustado (#teamironman), es un buen final, una buena manera de dejar la puerta abierta a lo que vendrá. A mí, que me fascinan las películas que no terminan demasiado bien, me ha parecido excelente y ya muero por ver como resuelven los conflictos internos que se han creado en esta película.

Así que, en general, he disfrutado como siempre de Marvel (soy una de esas fans a las que les gustó Iron Man 3 y Los Vengadores: la era del Ultrón) y ya estoy deseando las dos entregas finales de estos Vengadores: Infinity War.

Y, me quedo con una frase final que pronuncia Capitán América, que me parece una excelente definición de amistad, sin importar el qué ni el cómo y que nos viene a decir: “¡eh! que habrá más, no os asustéis”:

“Si los necesitas, si me necesitas, ahí estaré”

Teresa

 

 

Cinefilia: Batman v Superman

Vamos a dejar claras dos cosas antes entrar en materia:

Una, yo soy de Batman y, además, bastante anti-Superman (no me preguntéis por qué…no lo sé…es irracional). Y dos, no soporto a Ben Affleck en casi ninguna de sus películas.

Con este pretexto, se me avecinaba una película dura pero…¡qué malas son las ideas preconcebidas!

Empieza la película, el opening te deja boquiabierto, con un uso delicioso del slow motion que no se hace nada excesivo, y aparece él. Bruce Wayne. No el Bruce Wayne atormentado, arisco y enfadado con la vida de Christian Bale. Aparece uno ya más maduro al que le aprecias el dolor que ha sentido pero que es mucho más sereno. Y en ese mismo momento, a los 10 minutos de que empezara la película, me tragué mis palabras sobre Ben Affleck (mr. Affleck, I’m sorry) y me abandoné a disfrutar.

Después de la intro, te empiezan a contar la historia. Y la situación les abruma y se hacen un poco de lío. Que es comprensible porque, hagamos recuento: hay que contar la parte de la historia de Batman con los personajes relacionados, nos tienen que mostrar a Superman/ Clark Kent, su historia de amor y sus tormentos internos, nos tienen que introducir a Lex Luthor y contarnos que es el villano de todo esto y que tiene múltiples demonios internos, tienen que ir haciéndonos calar el mensaje de que esta película va a ser el inicio de una saga (que seguirá con Wonder Woman, Aqua Man, Justice League, etc.) y engancharnos y, por si todo lo anterior no fuera suficiente, tienen que desarrollar el argumento de la película en sí (que para eso hemos venido…) y que veamos que todo tiene sentido. Y como era de esperar patinan un poco. Intentan hacerlo con secuencias breves de cada personaje para que tenga más ritmo pero no todas son igual de efectivas, hay algunas que no sabes muy bien porque están allí ni porque las han hecho de esta manera, saltos en el tiempo y el espacio extraños…un poco, un caos.

Sí es verdad que cuando empieza la segunda hora de película, la acción se encauza un poco (yo no quiero decir nada, pero alcanza su punto álgido con la aparición de Wonder Woman en todo su esplendor) y el espectador va entendiendo todo un poco mejor y de manera más cómoda.

Además, rematan la película con unas magníficas escenas de acción ideadas para esos espectadores que, como yo, buscan grandes dosis de efectos especiales bien enlazados. Y el final, no quiero spoilear a nadie, pero me parece que la última escena, aunque previsible, es visualmente bastante buena.

Sin ninguna duda, como aspecto positivo de la película, me quedo con lo bien dibujados e interpretados que están los personajes. Además de Batman y Superman, que tienen por sí solos una personalidad arrolladora (aunque…¿en serio nadie se ha dado cuenta de que Clark Kent es Superman con gafas?); Lex Luthor es magistral. Es un psicópata. Con todas las letras. Y aunque Jesse Einberg en algunos puntos peca por exceso, lo interpreta excelentemente. Ves toda la oscuridad y locura que alberga en su interior desde el minuto uno. Y no puedo dejar de mencionar a Gal Gadot, que interpreta a Wonder Woman. Admito que tenía mis dudas y pensaba que solamente sería una cara bonita, pero he de reconocer que también me equivoqué. Interpreta maravillosamente y ¡por favor! que divina va en todo momento en sus apariciones como “civil”.

Ahora bien, deberían haber tenido en cuenta que habrá personas que vayan a ver la película, que lo hagan por la atracción de ver a dos clásicos como Batman y Superman enfrentándose pero que no tendrán ni idea de todo este universo de DC Comics, así que alguna explicación más y una linea argumental más sencilla hubiese ayudado.

Pero, en general, una magnífica película de acción que da lo que promete: entretenimiento puro y duro. Que nadie busque nada más.

Y dos cosas después de haber entrado en materia:

Una, sigo siendo más de Batman aunque Superman me cae ahora un poco mejor. Y dos, ¡qué gran Batman hace Ben Affleck!

Teresa

 

Día del espectador: Deadpool

Salí del cine no teniendo muy claro si Deadpool me había gustado.

20160221_185737_Fotor

Me explicaré.

Deadpool nos cuenta la historia de Wade Wilson, un macarra-mercenario-chulopiscinas, que es diagnosticado de cáncer y se somete a una “terapia alternativa” para curarse que termina convirtiéndole en este “anti héroe”.

Bien. Así de entrada pensamos: ¡otra película sobre el origen de un personaje de cómic! Y claro, la referencia más reciente que uno tiene en mente es X-Men Orígenes: Lobezno, en la que justamente aparecía un muy olvidable Deadpool, por lo que no hay nada en el precedente que nos augure que ésta va a ser mejor.

Pero Deadpool juega en otra liga.

Aquí no buscan enseñar musculitos (que oye…nada en contra) sino contar la historia y captar fielmente el alma del personaje. Lo distinto de esta película con la mencionada anteriormente, es que sabían perfectamente que estaban haciendo un film basado en el puro entretenimiento, no la próxima aspirante al Oscar. Y claro está que cuando uno sabe lo que es y asume sus propias limitaciones, el resultado es mejor y mucho más libre.

Ya en la primera escena nos damos cuenta de que estamos viendo algo distinto. Nos presentan un personaje gamberro, macarra, sin verguenza, que busca venganza por algo que le pasó pero que, sino nos cuentan nada más, podría pasar por un delincuente. Pero como los responsables del film sabían que podían hacer lo que les diera la real gana, dan un golpe de efecto y rompen la barrera, rompen la distancia que separa la ficción del espectador. El mismo Deadpool mira a cámara, se dirige al espectador y empieza a contarnos su propia historia ilustrada con flashbacks. Y ahí empezamos a divertirnos y a empatizar con el personaje.

Y desde ese momento no paramos de ver secuencias de acción magistralmente ejecutadas en slow motion, palabras malsonantes dichas con la más absoluta naturalidad y unas referencias demoledoras a otras películas y personajes de la misma saga; y todo esto sin olvidarnos de la dosis justa de mensaje profundo, especialmente cuando al protagonista le diagnostican cáncer.

Puntos a favor:

  • Ryan Reynolds. Sabe reírse de sí mismo y de su tropiezo con Green Lantern. ¡Claro que sí! Si uno se equivoca, debe reírse de ello.
  • Pese a que el presupuesto en significativamente menor que otras películas con el sello Marvel, no se nota en absoluto (no como Ant Man, la película que más fría me ha dejado últimamente).
  • La historia de amor entre Wade y Vanessa. Es real, es cruda…es amor (y sexo) del bueno.

Puntos en contra:

  • Los secundarios. Siento que ninguno tiene ni el suficiente protagonismo ni el suficiente carisma como para que te enganche, no llegas a conectar demasiado con ninguno a excepción de la compañera de piso ciega de Wade. Reivindico desde aquí que me parece muy mal que Negasonic tenga tan poco diálogo. ¡Qué de perlas podrían haber salido de su boca en un enfrentamiento dialécticon con Deadpool!

Quizás salí del cine, sin saber si había visto una buena película o no. Pero es que tenía que digerirla. Una vez hecha la digestión, me doy cuenta de que es una gran película y sobretodo, un gran personaje. Personalmente, me muero de ganas de verle interactuar con otros “marvelitas” ya sean los X-Men o los Vengadores (un careo Tony Stark-Deadpool sería gloria). Pero que haya más Deadpool por favor.

¿La recomiendo? ¡Por supuesto! Te ríes con humor ácido, ves unos cuantos tiros y patadas, hay una historia de amor, un trasfondo humano…¡qué más puedes pedir! ¡Entretenimiento puro!

Teresa