Crudo Bar. Delicias del mar en Barcelona.

¿Cuántas veces habré empezado un post diciendo que los restaurantes inesperados acaban siendo los mejores?

Muchas. Y el restaurante que descubrimos hoy, Crudo Bar, es uno de esos casos.

¿Dónde está?

Encontramos Crudo Bar en Gran Via de les Corts Catalanes 654, cerca de la parada de metro Passeig de Gràcia.

¿Cómo es la decoración?

Bastante sencilla, con toques marineros, que transmiten calma.

¿Cómo nos atendieron?

Todo el personal que nos atendió fue muy amable y simpático.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un ceviche mixto, porque en plena ola de calor nos apetecía algo fresco. Éste llevaba corvina, pulpo y gambas. Estaba riquísmo y con una mezcla de sabores muy refrescante y deliciosa.

David, por supuesto, pidió una ostra ya que hacía mucho que no comía ninguna. Le encantó.

Como plato principal, David pidió el salmón con arroz y salsa de curry a la naranja. Muy sabroso, con ese punto exótico y picante que a él le gusta tanto.

Yo pedí el tataki de atún con ajoblanco de frutos secos. Estaba espectacular y la combinación de sabores era increible. De los mejores que he probado

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más una botella de vino nos costó 71,85€.

Valoración global

Crudo Bar nos ha gustado mucho, por el producto de calidad que ofrecen y por la elaboración de los platos.

Es un sitio ideal para ir en pareja o con un grupo reducido, pero desde luego, para ir con personas a las que les gusten los productos del mar.

Nosotros repetiremos seguro a probar muchos más plato.

Teresa

El Sueño. Cocina deliciosa con vistas en Barcelona.

No llevamos ni un mes de verano y ya hemos tenido 2 olas de calor. Con este panorama, es normal que estemos todos buscando terrazas y sitios con encanto y frescos para hacerlo más llevadero.

Hace unos días, fuimos al rooftop del hotel The Serras donde se ubica el restaurante El Sueño.

¿Dónde está?

Encontramos El Sueño en Passeig de Colom 9, cerca de la parada de metro Barceloneta.

¿Cómo es la decoración?

Toda es con elementos de madera y mimbre, muy orgánica. Pero sin duda, la mejor decoración de la terraza son las increíbles vistas del puerto de Barcelona que se ven desde allí.

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien, de manera muy rápida y siempre con una sonrisa.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un duo de hummus con crudités y picos. Riquísimos, presentados de tal manera que los distintos tipos de hummus iban apareciendo uno debajo del otro, y con una textura y un sabor muy artesanal.

También compartimos unas patatas bravas. Muy buenas, con un toque picante pero sin resultar molesto.

Como plato principal, David pidió el pulpo a la brasa con patata, jamón de jabugo, pimentón y mayonesa picante. Estaba delicioso y le encantó la combinación del pulpo con el jamón que le daba un sabor intenso y original.

Yo pedí el ceviche de pescado blanco, mango, aguacate, cilantro y ají. Muy rico y, sobre todo, refrescante gracias a la combinación de sabores.

Para terminar, compartimos un postre, la coca “mal feta” con chocolate y sorbete de mandaria. Deliciosa. Nos dió la dosis de dulce que buscábamos pero sin resultar muy pesada.

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más dos cocktails nos costó 88,5€.

Valoración global

El Sueño nos ha gustado mucho. Por la comida que ofrece, que es deliciosa, y principalmente por las maravillosas vistas que uno puede disfrutar desde allí.

Ideal para ir en pareja a celebrar alguna ocasión especial o darse un homenaje bien merecido.

Teresa