El xalet de Montjuïc. Romanticismo con vistas en Barcelona.

Hace unos días David y yo celebramos 4 años juntos (¿hola tiempo? ¿qué te pasa? ¿por qué vas tan rápido?) y desde el primer aniversario decidimos que lo celebraríamos yendo a cenar a algún restaurante que nos apeteciera un montón ir. Este año David me sorprendió llevándome (e invitándome) a El Xalet de Montjuïc. ¡Cómo me conoce! Será por eso que me caso con él…

xalet-montjuic-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Xalet de Montjuïc en la Avinguda Miramar 31.

¿Cómo es la decoración?

Bien sencilla, nada recargada, pero formando un todo con un aire muy mediterráneo y romántico.

La decoración principal del restaurante son las espectaculares vistas de toda Barcelona que se ven desde la terraza. Y con eso, ya no necesitan nada más.

xalet-montjuic-terraza-entrada

xalet-montjuic-comedor

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. Todos los camareros que nos sirvieron fueron extremadamente atentos y serviciales sin resultar agobiantes.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes a las 22h. David había reservado para poder tener una buena mesa con buenas vistas.

No estaba muy lleno, bastantes parejas y algún grupo. Eso sí, menos mal que cuando llegamos justo se marchaba un grupo de turistas bastante númeroso porque tenían pinta de estar armando un poco de jaleo.

¿Qué comimos?

Como David se sentía espléndido, yo no puse ninguna objeción y pedimos, cada uno, un primer plato y un segundo.

De primero, David pidió el pulpo a la parrilla con patatas confitadas y alioli de pimentón rojo. Alucinó con lo tierno que estaba y el sabor tan auténtico y delicioso que tenía.

xalet-montjuic-pulpo

Yo me decanté por una opción más sana y pedí las verduras al vapor de algas con sus salsas. Era un plato sencillo pero el sabor de las diferentes verduras era muy natural y auténtico, y la combinación con las dos salsas que las acompañaban, en unos vasitos a parte para ponerlas a tu gusto, era perfecta.

xalet-montjuic-verduras

xalet-montjuic-salsas

De segundo, David pidió la paletilla de cabrito con peras escalivadas y puré de garbanzos. Le encantó. El sabor era súper intenso y la textura de la carne era espectacular.

xalet-montjuic-cabrito

Yo pedí el atún rojo a la plancha con verduras y salsa de miel y soja con sésamo, para seguir la tónica saludable. La verdad es que estaba muy bueno porque aunque no tenía nada del otro mundo aparentemente, el sabor que aportaba la salsa era muy bueno y las verduritas al dente estaban riquísimas.

xalet-montjuic-atun

Como estábamos de celebración, decidimos pedir también postre así que David tomó un brownie con helado de vainilla que estaba delicioso y súper calentito; y yo pedí un yogur con caramelo y frutos rojos que estaba espectacular y tenia una textura deliciosa.

xalet-montjuic-brownie

xalet-montjuic-yogur-caramelo

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una botella de vino y una de agua con gas) nos costó 145,05€.

Valoración global

No puedo decir otra cosa que no sea que me enamoró.

La comida es espectacular, nada extravagante, pero que ensalza el valor de lo simple y lo hace destacar muchísimo.

¿Lo mejor? Las vistas. Para nosotros, que vivimos enamorados de Barcelona a unos niveles muy heavys, fue todo un placer cenar en un entorno tan precioso, eso sí, llevaros una chaquetita porque yo pasé un pelín de frío. Es lo que tiene cenar al aire libre.

Ideal para cenas románticas y pasar una agradable velada disfrutando de buena comida y de la buena compañía.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Croq & Roll. Croquetas a ritmo de Rock para tapear en Barcelona.

Quien me conoce y me sigue un poquito por Instagram sabe que, desde hace aproximadamente 6 meses, tengo un sitio nuevo favorito en el barrio al que ir a tomar algo. Y ése es Croq & Roll, en el que podéis tanto tomar algo como ir a comer algo más contundente.

croq-roll-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Croq & Roll Vermuteria en Ronda Sant Pau 79, muy cerca de la parada de metro Sant Antoni. Tienen otro local, que está en Gracia, en Travessera de Gràcia 233.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local es muy industrial, con elementos metálicos, y con unas preciosas paredes negras tipo pizarra en las que hay escrito el menú y algunas frases de canciones de rock.

croq-roll-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Los camareros y camareras que siempre nos atendien son muy atentos y simpáticos. Siempre tienen una sonrisa en la cara y eso se agradece.

¿Cuándo fuimos?

En esta ocasión, fuimos a comer un sábado sobre las 15h.

Estaba bastante lleno aún así tuvimos suerte y encontramos una mesa. Obviamente el ambiente es ruidoso pero no incómodo, al menos para nosotros.

¿Qué comimos?

Todo lo que pedimos fue para compartir porque es lo que solemos hacer cuando vamos.

Empezamos con unas bravas de boniato con allioli con miel. Vamos a ver, cualquier adjetivo positivo que yo os diga sobre estas bravas se me queda corto. Me encantan. El punto dulce del boniato combinado con la miel resalta muchísimo y tienen un toque más picante que hace que el sabor sea increíble. Mis bravas favoritas, de largo.

croq-roll-bravas-boniato

Compartimos también un variado de hummus (de zanahoria, de garbanzo y de pimiento del piquillo) con nachos. Riquísimos y muy naturales. Un plato ideal para picotear.

croq-roll-hummus

Obviamente pedimos unas croquetas, porque son la especialidad de la casa y porque nos parecen de las mejores que hemos probado. Esta vez pedimos unas de sobrasada con miel, una de cerdo con cerveza y pistachos y una shiitake con langostinos. Estaban espectaculares todas, como de costumbre, sobretodo porque no son nada pesadas y no llenan en exceso.

croq-roll-croquetas

Para terminar, pedimos una tosta con bacon, ternera y salsa barbacoa. Espectacular. Yo al probarla pensé que quizás el sabor de la salsa sería demasiado intenso y cansaría muy rápido, pero no. Tanto esta como cualquiera de las otras que tienen en la carta, me parecen ideales para compartir y completar la comida.

croq-roll-tosta-bacon

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (vino y vermut) nos costó 35,1€.

Valoración global

Ya os lo he dicho al principio, Croq & Roll se ha convertido en nuestro sitio favorito, porque además siempre nos pilla de paso y caemos en la tentación.

Los platos son muy buenos, ideales para compartir y con productos muy normales en nuestra gastronomia con algunas innovaciones.

Un local ideal para cualquier ocasión informal que se presente, para ir a hacer el vermut o para ir una tarde a charlar y escuchar la buenísima música que ponen.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Flax & Kale Passage. Cocina sana y romántica en Barcelona.

Cuando hay fútbol y resulta que, justamente ese partido, tu prometido no solo no quiere verlo sino que además, quiere aislarse del mundo para no enterarse de lo que sucede; aparece la ocasión perfecta para llevarle a algún restaurante romántico y pasar una velada deliciosa. Y en ese contexto, buscando sitios a los que ir, me crucé con Flax & Kale Passage y decidí que era el elegido para ese sábado.

flax-kale-passage-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Flax & Kale Passage en la calle Sant Pere més alt 31, cerca del metro Urquinaona.

¿Cómo es la decoración?

És una mezcla perfecta entre elementos rústicos con las paredes de ladrillo visto e industrial con unas grandes bigas y tubos metálicos en el techo. Todo iluminado con una luz cálida y muy ténue que le da un toque súper romántico.

flax-kale-passage-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Fenomenal. Todos los camareros que nos atendieron fueron muy amables y muy atentos.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado a las 21:30h aproximadamente. Habíamos reservado con bastante anterioridad (el jueves, concretamente) porque ya conocemos como se llenan los restaurantes del grupo. Cuando llegamos estaba lleno pero aún había alguna mesa libre, eso sí, todas con el cartelito de reservado; a medida que fue avanzando la noche, el restaurante se fue llenando por completo pero sin resultar demasiado ruidoso. Bastante íntimo. O igual es que nosotros nos aislamos da igual donde estemos.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos BBQ Pulled Pork baos con jackfruit, cacahuetes y mayonesa chili jam. Estaban riquísimos y con un punto picante delicioso. Lo más sorprendente es que en vez de carne de cerdo, lo que llevan es jackfruit, una fruta que desconocía y que resulta que hace todo el efecto de que te estés comiendo realmente pulled pork. Todo un descubrimiento.

flax-kale-passage-baos-jackfruit

También compartimos unos Superfood Plant-based dumplings con jackfruit, setas y trufa y “carne de olla” plant-based. Riquísimos y preciosos. Bastante parecidos entre sí pero cada uno con su toque peculiar de sabor. Ideales para compartir.

flax-kale-passage-dumplings

Después cada uno pidió una pizza, porque los sábados, de toda la vida, se come pizza.

David pidió una Barcelona con berenjena y pimiento rojo escalibados, salsa romesco, tomate y escabeche de atún plant-based. Deliciosa y muy de la tierra. La masa era súper fina y el sabor era espectacular, también es que a nosotros nos enamora el romesco.

flax-kale-passage-pizza-barcelona

Yo me pedí una Plant-based quattro (una cuatro quesos a su estilo, para que nos entendamos) con tomate san marzano, cheddar, queso azul, mozzarella y parmigiano teresiano. Estaba deliciosa. No he sido yo muy fan nunca de las pizzas quatro quesos, pero no sé que me pasa últimamente que las encuentro riquísimas. Además ésta tenía el típico sabor contundente de este tipo de pizzas pero no empalagaba en absoluto. Para los ratones como yo, muy recomendable.

flax-kale-passage-pizza-queso

Para terminar, y a pesar de que estábamos ya a punto de explotar, decidimos pedir un postre para compartir. Pedimos unos mini mochis de chocolate con fruta de la pasión. Estaban muy ricos, con un sabor a cacao muy intenso y la fruta le daba ese contrapunto más refrescante y ligero.

flax-kale-mochi-passion-fruit

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una botella de vino) nos costó 69,95€.

Valoración global

Nos enamoró.

Fuimos a pasar una noche romántica y lo cierto es que Flax & Kale Passage cumplió nuestras expectativas de sobras.

La comida estaba espectacular, el ambiente muy guay y bastante íntimo y la atención recibida fue excelente.

Ideal para citas romanticonas y también para ir con un grupo de amigos íntimos, de estos que os conocéis mucho, ya que las mesas redondas que tienen y los platos específicos para compartir son ideales para esas ocasiones. Además la ubicación es ideal para, al salir, perderos por las callejuelas del centro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook