Crepelovers. Dulces caprichos en Barcelona.

Hay días tontos y tontos todos los días.

Y para intentar superar tanto una cosa como la otra, una buena crepe con bien de chocolate ayuda.

No lo arregla, pero vaya si mejora el panorama.

Con esta premisa, en uno de nuestros paseos David y yo descubrimos Crepelovers y consideré que tenía que compartirlo con vosotros por si alguna vez lo necesitáis.

crepelovers-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Crepelovers en la Avinguda Diagonal 609-615, en el centro comercial Pedralbes Centre.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla, muy nórdica pero con toques muy divertidos como por ejemplo, varios juegos de mesa que los clientes pueden usar para entretenerse mientras están en el local. Nosotros, del futbolín que hay en la entrada, dimos buen uso.

crepelovers-decoracion

¿Cómo nos trataron y cuándo fuimos?

Fuimos un día entre semana por la tarde, sobre las 18:30h. No había mucha gente, solamente algún grupo y algunas parejas que fueron a merendar.

Nos atendieron bien y bastante rápido aunque solo había un camarero y si llega a haber más gente, sí que quizás hubiésemos tenido que esperar más.

¿Qué comimos?

Lógicamente pedimos una crepe cada uno, en nuestro caso, dulces.

David pidió una Latin Lover, con plátano, chocolate negro y frutos del bosque. Riquísima y con una combinación de sabores espectacular.

crepelovers-latin-lover-chocolate-negro

Yo pedí una Tarzán Enamorado con Nutella, plátano y fresas. Bastante parecida a la anterior pero con el sabor más dulzón de la Nutella y que mezclada con el plátano hacían una combinación perfecta. Yo es que soy muy fan del chocolate con cualquier tipo de fruta, pero con esas dos más aún.crepelovers-tarzan-enamorado-nutella-platano

Ambas estaban buenísimas, muy dulces porque es así como nos gustan y la masa de la crepe en sí era muy fina y nada pesada.

Y…¿cómo está de precio?

Cada una de las crepes que comimos cuestan 5,5€.

Valoración global

Nos ha gustado mucho y hemos disfrutado mucho comiendo esas crepes.

Entiendo que así de primeras, pagar casi 6€ por una crepe pues asusta un poco. Totalmente de acuerdo. Pero, en mi opinión, es un buen sitio para darse un dulce caprichito o para ir en ocasiones de emergencia en las que se necesita azúcar de manera urgente.

Es un sitio al que probablemente volvamos, pues me queda muy cerca del trabajo y es una opción genial para algunas duras tardes en las que ya estemos cansadísimos y queramos endulzarnos un poco y divertirnos un rato jugando al futbolín o a alguno de los juegos de mesa que tienen. Además, si tenéis suerte y os podéis sentar en las mesas que dan a la calle, es espectacular ver por la tarde como se va poniendo el sol y ver la luz tan bonita reflejada en los edificios y ver el bullicio de la Diagonal desde arriba.

También hay que tener en cuenta que en Crepelovers hay crepes tanto dulces como saladas, de las que tienen una gran variedad y pueden ser una muy buen opción para comer algo informal por la zona.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

La cuina de l’Uribou. Cocina japonesa de calidad en Barcelona.

Uno de los primeros restaurantes de los que David me habló cuando empezamos a salir fue La cuina de l’Uribou. Y siempre me contaba que una profesora de japonés de su hermano se lo había recomendado y que a ellos les encantaba y que teníamos que ir.

Lo que a mí no deja de sorprenderme, es que desde entonces solamente habíamos ido una vez. Así que este fin de semana pasado, fuimos a ponerle remedio.

la-cuina-uribou-entrada

¿Dónde está?

Encontramos La cuina de l’Uribou en la calle Taquígraf Serra 26, cerca de la parada de metro Entença.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla y sobria, nada espectacular pero cuidada.

la-cuina-uribou-mesa

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. El camarero que nos atendió fue muy amable y nos explicó detalladamente cada plato que nos sirvió. Además nos aconsejó excelentemente sobre lo que queríamos pedir.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado sobre las 14:30h. Cuando llegamos había mesas ocupadas pero también mesas libres. El único “pero” que le encontraría es que las distintas mesas estaban muy pegadas entre ellas y había poca intimidad.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos Shumai, unos saquitos de masa wonton con langostino y cerdo cocidos al vapor, servidos con dos salsas. Estaban riquísimos, con un sabor muy intenso y una textura excelente.

la-cuina-uribou-saquitos

David también decidió pedir una ostra natural porque hacía mucho tiempo que no comía una. Vamos, lo normal, que le encantó.

la-cuina-uribou-ostra

Como platos principales, David pidió la tempura de cangrejo de caparazón blando con huevo a baja temperatura. A él le encantó y le pareció que tenía una textura de lo más peculiar y un sabor delicioso y bien marítimo. Yo el cangrejo no pude probarlo porque me daba repelús solo mirarlo, pero la salsa con el huevo a baja temperatura sí y me pareció deliciosa y muy original.

la-cuina-uribou-temperatura-cangrejo

Yo pedí unos makis que el camarero nos comentó que tenía aunque no constaban en la carta, de pato y foie. Claro, yo al oir la palabra foie es que ni me lo pensé. Y menos mal. Estaban deliciosos, suaves de sabor pero muy equilibrados. Lo único es que el camarero no me advirtió de que llevaban espárragos y yo no los soporto, por suerte se quitaban fácilmente y David se los comió encantado.

la-cuina-uribou-makis-pato-foie

Como David se quedó con un poco de hambre y había visto unos erizos de mar que le habían llamado la atención, decidió pedir uno en sashimi. Jamás había comido uno pero le encantó sobre todo por el intenso sabor a mar que a él tanto le gusta.

la-cuina-uribou-erizo-mar

Y como estábamos contentos porque era el primer fin de semana libre que teníamos los dos a la vez en bastante tiempo, decidimos darnos un gusto con un meloso de chocolate espectacular y de vicio.

la-cuina-uribou-meloso-chocolate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una copa de vino y una cerveza) nos costó 65€.

Valoración global

A David ya le tenían convencido, obviamente, y a mí me han ganado esta vez por el trato ofrecido y por el producto de calidad que sirven.

Quizás, para mi gusto personal, es un restaurante al que si voy 2 o 3 veces ya he probado todos los platos que soy capaz de comer porque hay algunas opciones en carta que no están hechas para mi paladar (erizos, ostras, cangrejo…) pero aún así, sé que hay platos que podría comer una y otra vez porque están deliciosos. Además, quién sabe si en una de las visitas me animo y empiezo a probar algunas cosas nuevas.

Muy recomendado para ocasiones especiales con acompañantes que sepáis que les gusta este estilo de comida.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

La Dimsumeria de Casa Xica. Cocina asiática rápida y de calidad en Barcelona.

Hace algunos meses descubrí que habían abierto al lado de casa Final Feliç, un restaurante que fusionaba la cocina catalana con la asiática y yo que soy una persona curiosa con estos temas me acerqué a ojear la carta. Lo cierto es que en ese momento no me entusiasmó porque había muchos platos basados en pescado y con algunos ingredientes que no me convencieron del todo. Nada. Tiquismiquis que es una.

Pero hace unas dos semanas, buscando sitios nuevos a los que ir cerca de casa, descubrí que los mismos artífices de Final Feliç había abierto en el mismo local anexo, La Dimsumería, un restaurante de un estilo similar pero de un concepto más rápido, más fluido y más informal.

Y ese sí me llamó mucho la atención.

la-dimsumeria-entrada

¿Dónde está?

Encontramos La Dimsumeria de Casa Xica en la calle Marquès de Campo Sagrado 27, cerca de las paradas de metro Sant Antoni, Poble Sec y Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

Preciosa. Nos llamó muchísimo la atención nada más entrar y nos quedamos embobados mirando los distintos elementos que mezclan tradición asiática y modernidad sin caer en un exceso esperpéntico.

la-dimsumeria-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. La camarera que nos atendió fue muy simpática en todo momento, nos explicó las dudas que teníamos y nos recomendó muy acertadamente.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado a las 13:30h. Al ser tan temprano (abren a esa hora) fuimos los primeros clientes y estuvimos muy tranquilos. Cuando nos marchamos, no había tampoco mucha gente así que el ambiente era muy tranquilo.

¿Qué comimos?

Como bien nos dijo la camarera, toda la carta está pensada como platos para compartir así que eso hicimos.

Pedimos dos tipos de gyozas: unos que no están en carta pero que nos recomendó mucho la camarera de gambas y foie de bacalao, con un sabor muy intenso a mar que a mí no me hicieron mucha gracia pero a David le entusiasmaron y le parecieron deliciosos; y unos de carne de cerdo y tsukudani de shitakes, más clásicos pero igualmente magníficos y con un sabor espectacular.

la-dimsume

la-dimsumeria-gyozas-cerdo

También pedimos el Xiao Bao, un panecillo al vapor relleno de fricandó con setas, riquísimo y súper tierno aunque igual esperaba que tuviera un sabor más intenso, pero delicioso igual.

la-dimsumeria-xiao-bao

Pedimos el curry Penang de fideos udon y ternera. Me pareció riquísimo, muy suave y con un sabor intenso pero que permitía apreciar los distintos ingredientes sin que se vieran enmascarados por el del curry.

la-dimsumeria-curry

Finalmente, pedimos la tortilla de pad thai que nos encantó. Los fideos del relleno estaban riquísimos, tenía un punto picante sin ser exagerado y el global era muy suave y tierno.

la-dimsumeria-pad-thai

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos (una copa de vino y una cerveza sin alcohol) nos costó 42€.

Valoración global

Nos ha gustado muchísimo.

Nos ha parecido un sitio monísimo para tener una cita informal de las que tanto nos gustan a nosotros, aunque sea un sábado bien temprano porque David se tiene que ir a trabajar. Ideal.

Además la atención recibida fue muy buena, el ambiente muy bueno, la comida espectacular y con los platos que pedimos nos quedamos más que satisfechos.

Muy recomendable para ocasiones informales pero en las que no queráis renunciar a comida de calidad y a un entorno con estilo.

Volveremos seguro porque está a 2 minutos de casa y porque nos quedaron varios platos por probar.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook