Mis 5 mejores restaurantes de 2017.

Logicamente, esto es un blog en el que hago reseñas de los restaurantes a los que acudo, por lo tanto, me ha parecdio que la mejor manera de terminar el año era hacer un ranking de los 5 mejores o más especiales a los que he ido en 2017.

No ha sido fácil porque revisando los posts antiguos, todos y cada uno de los restaurantes me evocaban una memoria feliz y eso para mí, es lo más importante. Ahora bien, he intentado elaborar la lista atendiendo a razones puramente culinarias (aunque veréis que hay un poco de sentimentalismo por ahí, para darle el toque).

(Si clicáis encima del nombre del restaurante, os llevará al post específico del restaurante que hice en su momento)
  1. Zortziko: Por supuesto, tenía que estar en primera posición. A parte de por la carga sentimental que va a tener siempre para David y para mí, porque fue donde nos prometimos; por la gran calidad del producto que ofrecen y por el ambiente tan mágico que se respira.
  2. Dos Cielos: Otro imprescindible de la lista. Fuimos a celebrar nuestro aniversario allí y salimos más enamorados por la magnífica experiencia gastronómica que allí se vive llena de glamour. Además, este 2017 ha ganado la segunda estrella Michelin.
  3. Nikkei 103: Tercer puesto merecidísimo de la lista por la cantidad de veces que hemos ido desde que lo descubrimos. Sé que no es barato al punto de ir cada fin de semana, pero a nosotros la tentación de cenar allí un viernes nos ha vencido varias semanas tanto en pareja como con amigos.
  4. Parlament Cuina de barri: Otro restaurante al que hemos ido varias veces durante 2017 porque lo tenemos a un tiro de piedra. Y no solo nosotros, sino que se lo hemos recomendado a distintas personas que han ido y les ha encantado. Así que por eso, merece estar en el ranking.
  5. L’Eggs by Paco Pérez: Nos enamoró desde la primera vez que fuimos y, por supuesto, hemos repetido y lo hemos recomendado. Para mí, un sitio al que ir para llevar a alguien si se quiere quedar bien.

¿Cuáles han sido los mejores restaurantes a los que habéis ido en 2017?

Espero que terminéis el año con vuestras personas más queridas, con la mente llena de sueños y propósitos para el 2018 y con muchas ganas de trabajar para llevarlos a cabo.

¡Feliz año!

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Mis 5 mejores series de 2017.

Mi relación con las series es una cosa bien extraña. Me gustan, veo muchas, pero no soy de esas personas que serie que sale, serie que ve. No. Por norma general, me da mucha pereza ponerme a ver una a no ser que me lo pongan muy fácil. Y para mí muy fácil es que la echen por la tele después de cenar para que yo me pueda poner el sofá tranquilamente a verla o grabarla para verla otro día.

Así que de ese estilo de series, he escogido las que para mí han sido las 5 mejores que he visto este año.

(si clicáis en el título de la serie, podéis ver la web de la misma)
  • “Sé quién eres” de Pau Freixas: Es una serie de suspense que se emitió en Telecinco y que tiene 16 capítulos. La trama engancha muchísimo y los personajes son muy interesantes y muy complejos llevándonos a poder hacer nuestras elucubraciones permanentemente. Además de por la serie en sí, sin duda uno de los factores por los que me gustó muchísimo fue por el fenómeno que en mi família y grupo de amigos se generó. Solo diré que hasta David, que normalmente no ve series al uso de las que echan en la tele, se  enganchó a verla; y por eso también es una de mis favoritas, porque la comentábamos capítulo a capítulo y elaborábamos nuestras teorías y elucubraciones y eso a mí, me encanta.

 

  • “El ministerio del tiempo” de Pablo y Javier Olivares (temporada 3): al haberse emitido la última temporada en 2017, me ha venido de perlas para incluirla. Para mí, la mejor serie de todas. La acción está muy bien desarrollada, todos los personajes muy bien interpretados y además enseña muchos episodios de nuestra historia que no solemos conocer. Una serie excepcional y que ha sido muy maltratada por la propia cadena. Inexplicable y vergonzoso. ¡Larga vida al Ministerio del Tiempo!

 

  • “Estoy vivo” de Daniel Écija: Una de las últimas que he visto y que me ha enamorado por completo. La trama es muy original, te lleva de un lado a otro sin tu darte cuenta y te hace estar pendiente en todo momento; y mezcla muy bien elementos de suspense con drama y comedia. Además los actores están todos espléndidos y la protagoniza uno de mis actores españoles favoritos, Javier Gutiérrez que está inmenso.

 

  • “La casa de papel” de Álex Pina: Fantástica serie de acción con una trama muy bien elaborada que, aunque en algunos momentos se estanca un poco el ritmo en el que se suceden los acontecimientos, tiene un desarrollo bastante ágil y trepidante. Los actores están espléndidos y el argumento tiene la mezcla perfecta de comedia y drama en el punto justo. Además, el final es perfecto.

 

  • “La zona” de Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo: Es la última serie que he empezado a ver, de hecho aún no he terminado la temporada (me quedan 2 capítulos) y lo cierto es que en casa estamos todos enganchados. No tiene una trama fácil y hay que estar atento porque si parpadeas o te despistas un momento, ya no te enteras del capítulo. Tiene muy buen desarrollo ya que se van descubriendo las cosas poco a poco y bastante bien ligadas. No es la serie más alegre del mundo y todos los personajes tienen ese lado oscuro y enigmático tan atractivo, pero engancha y hace que quieras sabe qué pasa.

¿Cuáles han sido las vuestras?

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Mis 5 mejores películas de 2017.

El cine es una de mis grandes pasiones y hay meses que no me da la vida de tantas películas que quiero ver.

Así que he hecho el gran esfuerzo de sintetizar todas las películas que he visto en 2017 y hacer un top 5. No están en orden y he visto muchas otras que también me han encantado, sin embargo, en mi opinión las mejores han sido:

(si clicáis en el título de la película, podéis ver el trailer)
  • “La La Land” de Damien Chazelle: Aquí se estrenó en 2017 y por eso la incluyo. ¿¡Cómo no hacerlo?! Soy una enamorada de los musicales pero llevaba unos años un poco decepcionada ya que en cine no había visto ninguno que, en mi opinión, mereciera la pena. A pesar de que fui al cine muy escéptica, desde el primer instante ya supe que me estaba enamorando. De la trama, de los personajes, de la banda sonora, del género. Lloré cuando terminó la película pero no eran lágrimas de tristeza, eran de emoción por lo bien hecha que estaba y por todo lo que había logrado transmitirme.

 

  • “La llamada” de Javier Ambrossi y Javier Calvo: Llevaba esperando esta película un montón de tiempo y di una tabarra al pobre David con ir a verla impresionante. Y lo cierto es que me encantó. Es de esas películas que te hacen estar en el cine todo el rato con una sonrisa, que te hacen moverte con las canciones y además es muy fácil de ver porque no cuenta una historia, aparentemente, demasiado compleja. Porque si uno se pone a analizarla, el mensaje de libertad y optimismo que nos quiere transmitir es alucinante. Además, para mí es el claro ejemplo de que, desde el respeto, se puede hacer humor de cualquier tema.

 

  • “Thor: Ragnarok” de Taika Waititi: Soy una friki de Marvel, vamos a partir de esa base porque es importante para entender un poco todo. De las mejores, si nos ponemos a compararlas con otras del mismo estilo que se han estrenado este año. Visualmente es espectacular, tiene unas dosis de humor que son de lo mejor que he visto en este tipo de películas, la trama es genial y no se pierde por derroteros que no llevan a ninguna parte y los personajes son ¡una caña!. ¡Qué maravilla de Thor! ¡Qué maravilla de Loki! ¡Qué maravilla de Hela! Y sobretodo, ¡qué buena preparación para Infinity War!

 

  • “Wonder Woman” de Patty Jenkins: ¡Ya era hora! Ya tocaba hacer una película de una super heroína que lo fuera de verdad. Que coja y se enfunde ahí su traje (que ni sexualizado ni hostias, que hay gente que no sabe hacer otra cosa que buscarle los 3 pies al gato) y empiece a repartir a diestro y siniestro, y demuestre que ella solita se basta y se sobra. ¡Bravo! Espectacular tanto en trama (cosa sorprendente por los de DC no le acaban de pillar el punto en las películas), como en interpretación como en efectos especiales. Y sí, soy fan de Marvel pero me veo también todas las de DC, porque a mí lo encasillarme en una etiqueta me viene grande.

 

  • “Abracadabra” de Pablo Berger: Probablemente sea la película más rara que haya visto en mucho tiempo. Pero es una maravilla. No os la puedo describir mucho sin spoilearos al máximo pero tanto la trama, que es muy original, como la interpretación de los protagonistas, me parece excepcional. Yo, que no soy muy fan de Maribel Verdú, salí con la sensación de haberla visto espléndida y muy diferente. Muy recomendada para aquellas personas con la mente abierta.

¿Cuáles han sido las vuestras?

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Mis 5 mejores canciones de 2017.

Vivo mi vida con música.

En mi cabeza todas forman parte de un gran musical que es mi existencia.

Tal y como ha ido 2017, ha sido muy necesario ponerle banda sonora para desconectar momentáneamente de la realidad.

Además he tenido la suerte de poder ir a varios conciertos de artistas a los que admiro muchísimo de estilos muy diferentes y, sin duda, ése ha sido uno de mis aspectos favoritos del año.

De las que surgieron en 2017, para mí, las mejores canciones son:

(si clicáis en el título de la canción, podéis ver el videoclip)
  • “Shape of you” de Ed Sheeran: Que esta canción este en este top 5 me ha sorprendido hasta a mí que lo estoy elaborando. Increíble. Me pasé muchos meses del año odiándola, hasta el punto que sonaba y cambiaba de canción, de emisora o la saltaba en Spotify. Hasta que un día (vale, sí, reconoceré que Operación Triunfo ha tenido gran parte de culpa) decidí escuchar atentamente la letra. Y me enamoré. Me parece muy bonita pero a la vez con el punto pícaro. Además, la manera de cantarla como si Ed Sheeran estuviera hablando melódicamente, me fascina.

“We push and pull like a magnet do”

  • “New Rules” de Dua Lipa: Hacia verano descubrí a Dua Lipa y me enganchó. Me parece que es una artista muy original con canciones muy potentes y cañeras. Y claro, New Rules me pareció un himno desde que la escuché, de esas canciones que poner a la amiga o al amigo que está pasando por una ruptura. De nuevo la letra, merece ser escuchada e interiorizada.

“And if you’re under him you ain’t getting over him”

  • “Attention” de Charlie Puth: La he descubierto a finales de año pero me parece una preciosidad. Me parece una canción que, aunque suelta unos tortazos descomunales a la persona que va dedicada, es muy sensual; además cuenta una situación que todos (o casi todos) hemos vivido o hemos provocado.

“maybe you just hate the thought of me with someone new”

  • “Una vez más” de David Otero: Voy a hacer un pelín de trampa porque la canción salió a finales de 2016 pero el disco en el que está incluida (que merece también mucho la pena) se publicó en 2017. Pero es que no podía no incluir la canción que, con diferencia, más he escuchado en 2017. Es la que más buen rollo me transmite, a pesar de que el mensaje en si es un poco agridulce, la melodía hace que quieras salir a la calle a comerte el mundo y bailar.

“me has dejado malherido y tengo tu voz y tus ojos dentro mío”

  • “Mayores” de Becky G: Podéis odiarme en este momento. No os juzgaré. Aunque esta canción me gusta principalmente por el ritmo (que es por lo que yo escucho reggaeton, aunque haya gente que no lo entienda), también me gusta porque en el fondo trata de una mujer que habla del tipo de hombres que prefiere sin complejos. Y ¡oye! estando en el 2018 tampoco es nada de lo que escandalizarse. Ya sé que probablemente responda más a una estrategia de marketing que a un mensaje feminista, y ya sé que el problema es que ésto lo vayan cantando niñas de 12 años. Si yo todo esto ya lo sé. Pero es que tengo 28 años y si yo quiero cantar “a mí me gustan más grandes que no me quepan en la boca” pues ni medio problema. Igual a mi madre sí le da un patatús, pero ya está.  Ahora, hablemos de los padres que no se sientan con sus hijas e hijos a explicarles el por qué esta canción igual no es buena idea que se cuelguen cantándola en internet y de los energúmenos que se creen con derecho de hacer el baboso con personas que cantan esta canción sin complejos. Porque el problema es suyo, no mío, ni de nadie que quiera cantar que le gustan los hombres con más edad o con menos o con los ojos azules o con los ojos verdes.

“yo no quiero un niño que no sepa nada, yo prefiero un tipo que me dé la talla”

¿Cuáles han sido vuestras canciones favoritas?

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Almalibre. Restaurante delicioso y saludable en Barcelona.

Como las Navidades están ya al caer y sabemos que vamos a pasarnos con la comida más de lo que deberíamos, decidimos hacer un poco de bondad el fin de semana e ir a un açaí bar que descubrimos por casualidad.

almalibre-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Almalibre en la calle Girona 118, entre las paradas de metro Girona y Verdaguer.

¿Cómo es la decoración?

En Almalibre encontramos dos espacios: por un lado, el piso superior con una decoración más moderna y minimalista; y por otro lado, la planta inferior ambientada como si fuera una bodega pero mucho más modernizada. Nosotros comimos en la planta de abajo y la verdad es que se estaba muy tranquilo y muy íntimo.

almalibre-decoracion-piso-superior

almalibre-decoracion-piso-inferior

¿Cómo nos atendieron?

La chica que nos atendió fue super amable y muy simpática en todo momento.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado al mediodía, a las 14:30h. El piso superior estaba lleno, pero fuimos los primeros en el piso inferior. A lo largo de la comida llegó otra pareja así que estuvimos muy tranquilos durante todo el rato.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos nachos ecológicos con tomate, cebolla, pimiento, olivas negras, aguacate y crema de anacardos. Estaban riquísimos y nada pesados, nada aceitosos.

almalibre-nachos-veganos

Después, David pidió un Açaí bowl porque como había trabajado de noche llevaba los horarios cambiados y al pobrecito no le iba a pegar bronca. Ese plato es la especialidad del restaurante y uno puede elegir el tamaño del bol y los ingredientes que quiere añadirle. David pidió uno de 400ml con paçoca, semillas de girasol, arroz inflado y bayas de goji. Estaba muy bueno y lo cierto es que la combinación de los distintos ingredientes fue muy acertada. Consejo: dejaros aconsejar por las camareras para combinar lo que le queráis poner.

almalibre-açai-bowl

Yo en cambio, pedí una hamburguesa vegana de garbanzos y quinoa con veganesa. Lo bueno es que las podemos pedir en formato burguer bowl, es decir, en un bol con hojas verdes, tomate y salsa. Estaba riquísima y aunque sobre el papel tenía miedo de que fuera demasiado seca pero en absoluto, no era nada pesada y con la veganesa combinaba perfectamente.

almalibre-hamburguesa-vegana-garbanzos-quinoa

Para beber, y como curiosidad, pedimos una jarra de litro y medio de agua con pepino, menta y jengibre. Riquísima y muy refrescante.

almalibre-agua-menta-pepino-jengibre

Y… ¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos, que además del agua fueron dos infusiones de limón y jengibre (se nota que estamos en la época de resfriados y le damos duro al jengibre) nos costó 32,9€.

Valoración global

Almalibre nos ha encantado.

Fuimos sin saber mucho sobre el sitio y porque me llamó la atención, y lo cierto es que acerté de lleno con la elección. ¡Minipunto para mí!

El ambiente y el personal es encantador y la comida nos pareció espectacular. Muy buena calidad, todo natural y a un precio excelente.

Me parece el sitio ideal para ir con un grupo al que sepáis que le gusta este estilo de comida ya que, sobretodo si estáis en el piso inferior, vais a estar muy tranquilos y además vais a disfrutar mucho del producto que ofrecen.

Recomendadísimo y muy apuntado para volver.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Madame Ramen. Comida asiática confortable en Barcelona.

Hace unos días nos entró un antojo de ramen que tuvimos que solucionar, y buscando las diferentes opciones que había en la ciudad dimos con Madame Ramen, un restaurante que ya me había llamado la atención anteriormente pero que, por la zona en la que está, no me hacía mucha gracia ir. No juzguéis un libro por la portada. Moraleja de la semana.

madame-ramen-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Madame Ramen en la calle Robador 22, cerca de la parada de metro Liceu.

Sinceramente, no es ni la mejor zona ni la mejor calle de Barcelona, por lo que al salir del local el ambiente no seria glamouroso precisamente.

¿Cómo es la decoración?

Original.

Todo el local está lleno de elementos muy diferentes y peculiares: sillas amontonadas con cubertería encima, paraguas colgando del techo… y todo ello con iluminación tenue que crea un ambiente muy acogedor.

madame-ramen-decoracion

¿Cómo nos trataron?

El chico que nos atendió fue súper amable. Nos explicó muy bien la carta y nos hizo recomendaciones muy acertadas.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un festivo a las 14h. El local no estaba lleno al llegar pero poco a poco fue llegando más gente. A pesar de que durante la comida había bastante gente en el restaurante, el ambiente no era excesivamente ruidoso y se estaba bastante tranquilo.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos entrantes, por un lado uno que estaba fuera de carta y que nos recomendó el camarero a base de pulpo preparado como si fueran chicharrones, y unos gyozas de cerdo al punto de jengibre. Ambos estaban muy bien, pero los gyozas estaban deliciosos, tenían un sabor a jengibre muy sutil pero que les daba ese punto diferente.

madame-ramen-chicharrones-pulpo

madame-ramen-gyozas-gengibre

Después, por supuesto, pedimos unos ramen para cada uno. David pidió los Thai con leche de coco que llevaban, además del caldo de carne; marisco, leche de coco y curry. El sabor era especial y solamente apto para aquellos paladares que les gusten los platos exóticos. Yo, por ejemplo, no podría ni por asomo comerme un bol entero; pero David lo disfrutó muchísimo.

madame-ramen-thai-coco

Yo pedí el Doble miso, con carne de cerdo, huevo encurtido, wakame, nabo encurtido y alga nori. Estaba riquísimo, con ese sabor tan característico de los ramen auténticos y que te deja con una sensación de hogar fantástica.

madame-ramen-doble-miso

También comimos de postre, un helado de té verde aunque se nos pasó hacer la foto.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 41,6€.

Valoración global

Madame Ramen nos ha enamorado.

Los platos son excelentes, muy bien preparados y con unas combinaciones de sabores muy originales.

Cierto es que, como he dicho antes, no está en la mejor zona de Barcelona; pero si yo he ido (y soy la persona más precavida y prudente que conozco) podéis ir, además cerca encontramos la Filmoteca de Catalunya, La Monroe, el hotel Barceló Raval, el nuevo Casa Leopoldo, es decir, que no es que esté Madame Ramen ahí abandonado. Eso sí, mi recomendación particular es que vayáis a comer y no a cenar.

Ideal para ir en pareja o en grupo pequeño de amigos íntimos para compartir confidencias y sensación hogareña.

Un gran descubrimiento al que volveremos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Pasapalo. Cocina caribeña con buen ambiente en Barcelona.

Estábamos hace unos domingos decidiendo dónde ir a comer porque se nos vino el tiempo encima y era ya muy tarde, y me pareció mentira que aún no os hubiera hablado de Pasapalo, un local fantástico que tengo muy cerca de casa y al que, desde que me lo descubrió mi amiga Cristina, he ido ya varias veces.

pasapalo-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Pasapalo en la calle Poeta Cabanyes 6, cerca de la parada de metro Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

Curiosa, con paredes llenas de pequeños cuadros muy peculiares, sombreros tipo Sabina colgados encima de la barra a modo de lámparas… Muy original y bonita.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La chica que nos atendió, pese a estar sola y tener el local lleno, fue muy amable y se tomó su tiempo para servirnos adecuadamente.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un domingo bastante tarde, sobre las 15:30h. El local estaba bastante lleno pero había un nivel de ruido medio, no nos molestaba demasiado.

¿Qué comimos?

Empezamos, como siempre que vamos a Pasapalo, compartiendo unas patatas bravas porque nos encantan. La salsa brava es muy diferente a la que solemos encontrar, ya que tiene un toque a mostaza e incluso dulce que me parece que las hace deliciosas.

pasapalo-patatas-bravas

Después, David eligió un plato principal llamado “A la parrilla”, consistente en pinchos de ternera, filetes de pollo marinado al limón y fina butifarra catalana con guarnición de yuca (o patatas, podemos elegir) y ensalada mixta. Es un plato muy completo y variado, muy sabroso y que hay que afrontar con el estomago vacío porque es bastante copioso.

pasapalo-parrilla

Yo en cambio me decidí por un plato que ya había probado y fue la hamburguesa vegetariana, a base de lentejas, con lechuga, tomate, mayonesa y mermelada de cerveza. Aunque es cierto que la hamburguesa en si es un poco seca, la salsa y el tomate la hacen un poco más melosa.

pasapalo-hamburguesa-vegetariana

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos costaba 35€, como fuimos con el 30% de El Tenedor nos costó 24,5€.

Valoración global

Pasapalo es un restaurante al que volvemos continuamente. Nos queda cerca de casa, es una opción bastante asequible para comer y el producto que ofrecen es bueno y diferente.

Además, el ambiente que ofrece es muy bueno y algo alternativo dándole ese toque que a mí, particularmente, tanto me gusta. Muy recomendable para ir con amigos y pasar largo rato tomando unas cervezas y unas bravas o para ir a comer un día de manera informal con la familia.

Nosotros volveremos, lo tenemos muy claro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook