Asian Ways. Ramen y gyozas auténticos en Barcelona.

El calor me deja sin ganas de nada. Es así. Los días de calor potente no saldría de casa y, de hecho, ni comería. Afortunadamente, vivo en un barrio en el que cada poco abren nuevos restaurantes y me permiten no tener que ir al quinto pino para descubrir novedades que valgan la pena. Como es el caso de Asian Ways, un restaurante asiático que descubrí esperando el autobús. Y para allá que fuimos, un día de esos que los termómetros estaban locos.

¿Dónde está?

Encontramos Asian Ways en la Avinguda Paral·lel 92, muy cerca del metro Paral·lel.

¿Cómo es la decoración?

El local tiene estilo oriental pero mezcla muy bien la tradición más clásica con toques más modernos y actuales, todo con líneas muy sencillas y con colores nada estridentes.

asian-ways-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Las chicas que nos atendieron fueron bastante amables y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado al mediodía sobre las 13:30h.

¿Qué comimos?

Somos muy aplicados y obedientes, y si en la puerta hay un cartel luminoso que pone Ramen & Gyoza love, nosotros pedimos ramen y gyozas. Por supuesto.

Como vimos que tenían 2 grandes tipos de gyoza, al vapor y a la plancha, decidimos pedir unos de cada para poder probar los dos. Comimos unos gyoza rellenos de gamba  suaves y muy sutiles de sabor, bastante ligeros; y también unos rellenos de carne de cerdo y verduras a la plancha, más intensos de sabor y deliciosos por ese crujiente de la pasta por la cocción.

asian-ways-gyoza-gambas

asian-ways-gyoza-carne

Después, como plato principal yo me pedí unos ramen. La gracia está en que la base es la misma para todos los tipos de ramen (noodles con caldo de pollo y cerdo con salsa de miso o soja y huevos, verduras, alga nori, sésamo y cebolla) y luego uno puede añadir los toppings que más le apetezcan. Yo los elegí con salsa de soja y carne de cerdo guisado. La verdad es que los encontré espectaculares de sabor, bastante intensos pero no hasta el extremo de resultar pesados. Imprescindible probarlos si vais.

asian-ways-ramen-soja-cerdo

David, como es un rebelde y no quería pasar más calor, decidió pedir el pato frito, que era un plato más sencillo pero muy sabroso y con la carne muy tierna.

asian-ways-pato

Y de postre, tomamos uno de nuestros favoritos: los mochis. Pedimos uno de té verde y otro de chocolate y compartimos. ¡Qué buenos estaban!

asian-ways-mochi

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 43,6€.

Valoración global

Disfrutamos mucho de Asian Ways, ciertamente. Básicamente por dos razones: nos encanta este tipo de comida y el restaurante nos queda muy cerca.

La calidad del producto es buena, el ambiente es, al menos a la hora que fuimos, muy tranquilo y el servicio muy amable pero discreto sin atosigar al cliente.

Si os gusta la comida asiática y queréis probar un sitio en el que comerla de manera informal pero sabiendo que es auténtica y de calidad, os lo recomiendo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s