Negro. Cocina internacional con estilo en Barcelona.

Hablando el otro día con unos amigos sobre el blog, me vino un pensamiento a la cabeza que definió muy bien mi visión: “a mi me gustan más los restaurantes que la comida”. Y es que, aunque estoy empezando a disfrutar de la comida y a saborearla y valorarla, suelo enamorarme más del entorno en el que me la sirven. Por eso le presto tanta atención a la decoración de los restaurantes, porque es lo que más me llama la atención y lo que muchas veces determina mis elecciones.

Con Negro eso me pasó al 100%. También es verdad que al ser de Grupo Tragaluz, del cual hemos ido ya a varios restaurantes, sabía que la comida sería buena por lo que me dejé llevar por el estilo y fuimos a probar.

negro-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Negro en la Av. Diagonal 640 justo en frente del centro comercial L’Illa.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla y nórdica, con predominancia de colores oscuros y cálidos y de madera clara. Con poca luz creando un ambiente íntimo.

negro-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La verdad es que todo el personal iba a mil por hora porque tenían mucha gente y aún así, se tomaron el tiempo necesario para atendernos bien.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un viernes habiendo reservado el día anterior. Os lo digo porque muchas veces que había intentado reservar anteriormente, como se me había ocurrido hacerlo el mismo día, había sido imposible.

Había mucha gente.

Es un restaurante muy mono, con cierta fama y al que va bastante gente. Solos no estareis pero sabiéndolo uno ya va mentalizado.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un rollito de verduras con salsa thai delicioso e ideal para compartir porque aunque es contundente, entre dos personas resulta más llevadero. Además la salsa thai no era nada picante (tenía ese puntito, pero nada exagerado) y tenía un toque muy refrescante perfecto para contrarestar un poco la pesadez de la fritura del rollito.

negro-rollo-salsa-thai

También compartimos un huevo de pato estrellado con patatas y jamón ibérico espectacular. Tenía un sabor muy intenso y, de nuevo, al ser para compartir no resultó demasiado pesado.

negro-huevo-pato

Como plato principal, David pidió el pulpo con patata y kimchi que le fascinó. Según él, el pulpo estaba muy bien cocinado y muy tierno y con un sabor muy auténtico.

negro-pulpo-patata-kimchi

Yo me vine muy arriba y decidí pedirme la pizza de ragú de ternera y parmesano. ¡De otro mundo! A pesar de que no soy muy de pizzas, no pude resistirme ya que el ragú es una de mis maneras favoritas (y más sabrosas) de guisar la carne y el parmesano es mi queso favorito del mundo; así que esa combinación tenía que probarla. Me encantó la pizza porque era extremadamente fina, ideal para no terminar demasiado llena, y los dos sabores combinaban a la perfección y a pesar de ser muy intensos ambos no se pisaban el uno al otro. Vamos, que me enamoré de la pizza.

negro-pizza-ragu-parmesano

Para terminar, pedimos un coulant con helado de chocolate blanco para compartir (del que no hay foto porque somos unos ansias) que estaba espectacular.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más una botella de vino y una de agua con gas nos costó 79,3€.

Valoración global

Nos ha encantado.

Como ya conocíamos otros restaurantes de grupo Tragaluz, no nos ha sorprendido que Negro nos gustara.

Ofrecen un producto de calidad, bien elaborado y en un ambiente informal pero con estilo que lo hace ideal para múltiples ocasiones. Bien es cierto que el precio es un poco elevado, aunque en mi opinión la relación calidad-cantidad-precio es excelente.

Nos ha parecido un restaurante ideal para ir en pareja una noche que queramos que sea especial. Eso sí, quizás para una cita extremadamente romántica no, pues aunque sí tiene ese halo especial, por la cantidad de gente que hay no es el restaurante más íntimo del mundo. También puede ser ideal, si buscáis un restaurante al que ir un grupo de amigos a empezar una noche de esas que se alargan hasta tarde (o temprano por la mañana) por lo informal, moderno y joven del local.

Seguramente repetiremos y muy probablemente probaremos en Rojo, su local hermano que se encuentra en la parte de abajo de Negro y que ofrece especialidades japonesas.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Oaxaca. Cocina mexicana de calidad en Barcelona.

De todas las gastronomías de otros países, puede que la mexicana sea mi favorita y aunque igual no me gustan todos los platos (sobre todo los muy picantes), hay algo en los restaurantes mexicanos que me fascinan. No sé el qué. Pero si veo uno, entro. Y hace unos días fuimos por fin a Oaxaca, un restaurante por el que sentíamos mucha curiosidad.

oaxaca-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Oaxaca en Pla de Palau 19, cerca de la parada de metro Barceloneta.

¿Cómo es la decoración?

Muy rústica. Pero no rústica con 4 toques de madera sino que casi todo el local es de madera oscura y con elementos decorativos del oeste. Peculiar pero precioso.

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal que nos atendió fue muy amable con nosotros y nos recomendaron según vieron que nos gustaría.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. La verdad es que se estaba bastante tranquilo, en gran parte, porque hay espacio suficiente entre las mesas; aunque es verdad que llegó después un grupo grande que subió un poco los decibelios del local. A nosotros no nos molesta en exceso, pero tened en cuenta que el restaurante está en una zona turística y puede pasar.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo el guacamole casero porque es uno de nuestros platos para compartir favoritos y además, en Oaxaca, lo preparan delante de los comensales; es decir, viene uno de los camareros con una mesa en la que lleva todos los ingredientes para el guacamole y en función de cómo os guste le podéis pedir que lo os lo prepare.

oaxaca-preparacion-guacamole

oaxaca-guacamole

David no puedo resistir la tentación de pedir una ostra al aguachile verde con nieve de pepino limón que le encantó.

oaxaca-ostra

Como platos principales, David pidió el pulpo tatemado, mar y tierra de Isla Mujeres. Estaba delicioso, con los sabores muy intensos y con el pulpo cocinado de manera excelente.

oaxaca-pulpo

Yo me decidí por el pollo con mole negro. Estaba espectacular, tenía un sabor súper intenso y se notaba la complejidad tan característica del mole. Ciertamente un placer para el paladar y para el estómago.

oaxaca-mole

Como estábamos llenísimos, porque las raciones son muy contundentes, le pedimos al camarero que nos aconsejara algún postre que fuera un poco ligero y que nos ayudara a digerir. Nos decidimos al final por uno a base de mango con helado y mezcal que estaba delicioso y era bastante refrescante.

oaxaca-postre-mango-mezcal

Y…¿cómo está de precio?

Caro. Yo sí queréis os digo lo contrario pero es así.

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 99€.

Valoración global

Nos ha gustado mucho. Los platos nos han parecido espectaculares, el local precioso y la atención recibida ha sido de 10.

Ahora bien, como ya he dicho antes, el precio es caro. Es verdad, que en relación con la cantidad que sirven en cada ración no está del todo mal, pues aunque pagas bastante no te vas del restaurante con sensación de hambre; pero no es un sitio al que ir cada fin de semana.

Ideal para grupos de amigos o bien en pareja.

Repetiremos seguramente en alguna ocasión especial en la que nos apetezca salir de cenar con el estómago bien contento.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Totora. Cocina peruana marinera en Barcelona.

Como buena mediterránea que soy, cualquier cosa que tenga que ver con el mar llama mi atención. Y eso fue lo que me pasó con Totora, que tras ver varias fotos y ver todo ese aire tan marinero que desprendían, decidí que había que ir a probarlo.

totora-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Totora en la calle Còrsega 235, entre las paradas de metro Hospital Clínic y Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

Muy marinera. Todo el local está decorado en tonos azules y madera clara, con elementos relacionados con el mal.

totora-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Bastante bien. Fueron amables en todo momento y nos sirvieron muy rápido.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a cenar un sábado. Había gente, pero ni mucho menos era agobiante. Si es verdad que el público que había era bastante variado, desde grupos de amigos hasta familias con niños pequeños. Yo os lo digo porque a veces es un dato importante de saber.

¿Qué comimos?

La carta es bastante variada aunque toda gira entorno a productos del mar.

Empezamos tomando un Piqueo del puerto, porque nos llamó la atenció el hecho de probar varias especialidades en un solo plato. En él pudimos probar el cebiche mixto, la causa limeña y el chicharrón de calamar. La verdad es que nos gustó bastante y como plato para compartir está francamente bien.

totora-piqueo-puerto

Después cada uno elegimos un plato. David pidió un Tacu Tacu de mariscos, que consistía en langostinos, chipirones, pulpo y almejas en su propio jugo sobre una mezcla de alubias y arroz a la sartén con un toque picante. Le gustó mucho y lo encontró muy sabroso.

totora-tacu-tacu-mariscos

Yo, que no tenía mucha hambre, pedí un Maki costeño, relleno de langostino, palta y mango, cubierto con atún y salsa de ají amarillo. Estaba muy bueno y sobre todo, la salsa de ají le daba un toque muy especial y delicioso.

totora-maki-costeño

No pedimos postre porque estábamos ya bastante llenos y no queríamos ponernos al límite.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más 2 pisco sour dobles nos costó 71€ (clavados, tenemos un ojo…), es decir, 35,5€ por persona.

Aunque la calidad de lo que comimos era bastante alta y las raciones eran más que correctas, es verdad que lo encontramos un poco caro.

Valoración global

Totora nos ha gustado mucho.

Es verdad que, como he dicho antes, el precio es un poco caro para lo que se come; aún así creo que es un buen restaurante informal al que ir a cenar sin complicaciones.

El ambiente es muy bueno, bastante tranquilo (no esperéis silencio monacal, pero no hay un ruido insoportable) ya que el local es muy grande y la comida tiene muy buena calidad.

Muy recomendable para probar restaurantes nuevos con amigos, en pareja o en familia, en ocasiones un poco más especiales, y probar platos de otra gastronomía a la que quizás no estamos tan acostumbrados.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook