Chicken Shop & Dirty Burguer. Deliciosas hamburguesas en Barcelona.

Hace unos días, el 28 de mayo concretamente, nos enteramos que era el Día Internacional de la Hamburguesa (no entraré en valoraciones sobre lo que me parece esto de que haya un día para casi absolutamente todo) pero nos vino de perlas para ir a probar un sitio nuevo del que había visto algunas fotos y que me apetecía muchísimo.

chicken-shop-dirty-burguer-entrada

Así que comimos en Chicken Shop & DirtyBurguer que está en la plaza Duc de Medinaceli 2.

El local se da un aire a esos típicos locales americanos de hamburguesas en los que viene una camarera con una jarra de café a atenderte.

A nosotros no nos vino con ninguna jarra de café pero sí nos atendió una chica muy simpática y agradable que nos explicó al dedillo la carta y nos ofreció varias opciones.

chicken-shop-dirty-burguer-mesa-deco

Básicamente, y como bien indica el nombre del local, el producto que ofrecen son hamburguesas de distintos tipos y pollo asado con distintas guarniciones.

Nosotros nos decidimos por 2 hamburguesas de las que nos constaban en carta porque nos llamaron mucho la atención. David pidió una de muslo de pollo rebozado con salsa picante que estaba muy buena (y muy picante) y que, pese al rebozado, no era nada pesada; y yo me decidí por una de carne de ternera con salsa barbacoa y cerdo asado deshilachado, riquísima y muy sabrosa.

Como podéis ver, vienen presentadas como las típicas hamburguesas de restaurantes de comida rápida, envueltas en su papel, pero en un plato para que no suframos al comerlas.

chicken-shop-dirty-burguer-pollo-picante

chicken-shop-dirty-burguer-barbacoa-cerdo

Para acompañarlas pedimos 3 guarniciones: ensalada de col (coleslaw) que es mi favorita y una obsesión que yo tengo, maíz a la parrilla que a David le encanta y unas patatas fritas cortadas a mano que estaban de vicio.

chicken-shop-dirty-burguer-guarniciones

Hasta aquí todo muy bien pero ¿y el precio? Pues genial también, la verdad.

Es cierto que este tipo de restaurantes no suelen tener unos precios demasiado altos y este no fue la excepción. Lo que comimos nos costó 26€, un precio bastante razonable por la calidad de las hamburguesas y de las guarniciones y por la cantidad de éstas ya que en algunos sitios suelen ser más escasas.

Y las bebidas no son nada caras. Eso sí, las coca colas que sirven son de botellín de 237ml y yo, personalmente, no hay cosa que odie más en el mundo; porque soy de beber mucho y eso no me llega ni a la conversación de antes de que me traigan la comida. Pero bueno, una ya vive con ello.

La verdad es que nos encantó el lugar. Es verdad que depende de la hora a la que vayáis y la temporada, el número de público turista (el típico que se ha pasado la mañana en la playa y tiene un color de tez así como rojizo gamba estupendo) puede ser mayor; pero si no os molesta que un restaurante sea un poco más turístico, adelante.

Seguramente volveremos porque está en una zona por la que solemos pasear a menudo y conocer un lugar en el que sirven buena comida informal, con una ambientación muy típica y muy bien lograda y en el que el personal te trata bien, es muy importante.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s