Zuka. Comida japonesa con estilo en Barcelona.

Los mejores restaurantes se descubren paseando. Esto es así, ya os lo digo yo.

Y de esta manera conocimos Zuka.

zuka-

¿Dónde está?

Encontramos Zuka en la calle Londres 90, cerca de la parada de metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Minimalista, casi toda en blanco y negro y con algunos toques orientales.

zuka-barcelona-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Bien. Los camareros fueron muy amables y correctos en el servicio.

¿Cuándo fuimos?

Fuimos a comer un sábado lluvioso al mediodía, bastante pronto, por lo que no había mucha gente y se estaba muy tranquilo.

Desconozco si en otros horarios se llena mucho y se hace menos calmado.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo, como casi siempre que vamos a restaurantes de este estilo, unos Spicy Edamame con un toque de chili dulce muy especial que estaban muy buenos y cumplían a la perfección su función de quitarnos un poco el hambre mientras no llegue el plato principal; y unos Ebi Yasay gyoza, unos gyoza riquísimos rellenos de langostinos.

zuka-spicy-edamame

zuka-gyozas-langostinos

Como plato principal, David pidió el Sushi No Moriawase, un variado de 14 piezas de sushi compuesto por 6 niguiris y 8 makis de distintos tipos de pescado. Es un plato sin mucha floritura pero que estaba muy bueno y además permite probar un poco de todo y hacerte la idea de como preparan el sushi en el local.

zuka-sushi-variado

Yo en cambio me decidí por el Maguro No Tataki, un tataki de atún con arroz salvaje y setas variadas con una base de salsa agridulce. Estaba delicioso y lo cierto es que la combinación con el arroz y las setas (que son uno de mis ingredientes favoritos para casi cualquier plato) era ideal y el toque diferente que le aportaba la salsa agridulce lo encontré muy acertado.

zuka-tataki-atun

Por supuesto, no podíamos marcharnos sin tomar algún postre (más que nada porque al terminar de comer estaba cayendo un diluvio importante y no podíamos salir del restaurante ya que no nos habíamos llevado el flotador…), así que pedimos unos Gyoza de manzana con helado de canela que estaban espectaculares y un brownie de chocolate con helado de vainilla que estaba también muy bueno.

zuka-gyozas-manzana

zuka-brownie-helado

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,8€, es decir, 35,4€ por persona.

En mi opinión, es un precio un poco exagerado ya que, aunque la calidad de los platos es muy buena, podemos encontrar otros restaurantes con oferta similar y de la misma calidad a un precio bastante menor.

Lógicamente, también se puede hacer de más y de menos no pidiendo postre o menos bebida.

Valoración global

El restaurante en general nos gustó mucho y nos pareció una opción genial para cualquier ocasión informal que sea un poco especial o de celebración.

Probablemente repitamos para probar algunos cócteles que nos llamaron mucho la atención y porque nos quedamos con las ganas de saber como es el ambiente del restaurante por la noche.

Sin duda, un lugar a tener en cuenta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Ten’s. Tapas de autor de calidad en Barcelona.

Todos (o casi todos porque generalizar está mal) en este país conocemos a Jordi Cruz. Pero claro, quizás ir al ABaC no es una opción factible para todos los bolsillos, el mío el primero; pero aún así queremos probar platos que han sido gestados desde su talento.

Y entonces es cuando descubrimos Ten’s, una auténtica delicia que nos permite probar tapas creadas por él y su equipo a precios bastante más asequibles.

Como aquí somos muy curiosos, para allá que fuimos.

tens-entrada

Ten’s está en la calle Rec 79, justo en frente de la Estación de França y bastante cerca de la parada de metro Barceloneta.

El local tiene una entrada muy disimulada ya que forma parte de los bajos de un hotel, pero aunque a primera vista no parezca gran cosa (a mí me pasó, pensé que era un bar cutre la primera vez que pasé por delante sin fijarme…) lo importante está en el interior. Y en el interior encontramos un local bastante grande, todo en blanco y negro, muy sobrio y elegante pero con lineas modernas para darle un aire más informal.

La carta de tapas es muy variada y el problema está en elegir sin volverse loco. Nosotros decidimos compartir varios platos tanto salados como dulces.

Empezamos compartiendo unas patatas bravas con alioli espumoso y sofrito picante riquísimas, diferentes y sorprendentes por la textura de la salsa; y unos calamares a la andaluza con alioli de citronella que estaban espectaculares, con un toque cítrico delicioso, muy bien presentados y nada pesados.

tens-patatas-bravas

tens-calamares-andaluza

Después, David que últimamente no puede evitarlo, pidió una ostra con ponzu y bergamota que se ve que tenía ese toque diferente y único del ponzu (una salsa japonesa con bastante sabor cítrico) y que estaba deliciosa.

tens-ostra-ponzu-bergamota

Para terminar los platos salados, pedimos un arroz de bogavante y foie con brotes marinos que estaba espectacular. Caldoso pero nada aguado, con unos sabores muy intensos y con el arroz en su punto. Una ración muy recomendable.

tens-arroz-bogavante-foie

Como postre, decidimos pedir un tiramisú elaborado a su estilo pero espectacular y una crepe con fresas y helado deliciosa.

tens-tiramisu

tens-crepe

Disfrutamos mucho de Ten’s y, aunque fuimos un día en el que no podíamos comer mucho porque nos esperaba celebración familiar por la tarde, pudimos hacernos una buena idea del estilo y del ambiente del local; y llegamos a la conclusión de que merece la pena conocerlo.

Es verdad que el precio es un poco más elevado de lo que pagaríamos normalmente por tapas de este estilo (todo lo que comimos y bebimos nos costó 70,6€), pero para darse un gusto está bastante bien.

Además, tienen 2 menús degustación que nos permiten probar más variedad de tapas aunque para mi gusto y para lo quisquillosa que puedo llegar a ser con la comida son demasiado caros. Ahora bien, David los disfrutaría mucho sin problemas.

Seguramente repitamos en alguna otra ocasión, pues es un lugar ideal para una comida o una cena informal que queramos que tenga ese toque especial y, además, por el público de pudimos ver puede llegar a ser una buena opción para ir también en familia.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Nomm. Lujo exquisito y sabroso en Barcelona.

Lo mío con Nomm viene de lejos. Concretamente del día de San Valentín. Andaba yo como una desesperada buscando un restaurante al que ir a cenar ese día y que estuviera cerca de casa y me crucé con Nomm; el problema resultó cuando vi que tenían un menú especial para ese día de 60€ por persona. Después de levantarme del suelo tras caerme por el impacto, decidí que ya encontraría la ocasión de ir en un futuro.

Y la ocasión llegó.

nomm-entrada

¿Dónde está?

Nomm está en la Avinguda del Paral·lel 130, justo delante de la parada de metro Poble Sec.

¿Cuándo fuimos?

Nosotros fuimos a cenar un viernes por la noche, no demasiado tarde y la verdad es que no había demasiada gente; eso sí, a medida que iban pasando los minutos el local se fue llenando, sobretodo de parejas de turistas y grupos de amigos no demasiado grandes, aunque sin llegar a ser demasiado ruidoso (al menos para mí, que ya os advierto que a no ser que sea realmente insoportable no me suele molestar el ruido en los restaurantes).

¿Cómo es la decoración?

Bastante sencilla en apariencia pero cuando uno entra al salón principal se encuentra la gracia del local, los farolillos rojos colgando del techo y el árbol en mitad de la sala; creando un ambiente encantador.

nomm-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Todos los camareros que nos atendieron fueron muy amables, atentos y sin perder la sonrisa en ningún momento, cosa muy importante.

Eso sí, en ocasiones vimos al personal un poco desbordado, sobretodo a medida que el local se fue llenando. El orden de las bebidas y los platos se alteró un poco y el tiempo de espera entre platos fue un poco largo. Precisamente no pedimos postre porque no queríamos acabar de cenar demasiado tarde.

¿Qué comimos?

Leyendo la carta, había tantas opciones que nos gustaban que decidimos que pediríamos varios platos para compartir.

Empezamos tomando el ceviche de gamba tailandesa que estaba espectacular. Tenía un sabor muy peculiar pero delicioso y las gambas estaban muy buenas y tiernas.

nomm-ceviche-thai-prawn

Después pedimos el pulpo cocido a fuego lento con té verde y salsa roja de curry que estaba buenísimo, nos encantó. Casi se nos saltaban las lágrimas de lo bueno que estaba.

Tan bueno estaba, que hasta que no nos acabamos el plato no nos dimos cuenta de que no habíamos hecho la foto de rigor. ¡FAIL!

nomm-pulpo-fail

Así que para que os hagáis una idea de cómo era el plato, tomo prestada la foto del Facebook oficial de Nomm.

Cómo no, David pidió también una ostra natural.

nomm-ostra-natural

Y finalmente pedimos 2 tipos de dumplings. Los de wagyu, foie gras y trufa negra fueron mis favoritos; estaban deliciosos y con un sabor muy intenso. David, en cambio, se quedó fascinado con los Jiaozi dumplings de verdura, y le entiendo porque estaban también riquísimos y con todos los ingredientes del relleno muy bien integrados.

nomm-dumplings-wagyu

nomm-dumplings-verduras

Y…¿cómo está de precio?

No voy a mentir, es caro. ¿Lo bueno? Que habíamos reservado por El Tenedor y teníamos un 30% de descuento (mejor aún fue la cara que debimos poner cuando nos trajeron la cuenta y no nos acordábamos del descuento…).

Todo, la comida más los 2 cócteles que tomamos, sin descuento nos hubiese costado 84€. Con él, pagamos 58,8€, es decir, 29,4€ por persona.

El precio con el descuento me parece bastante bueno viendo el precio original, sin embargo, si hubiésemos tenido que pagar el precio completo hubiéramos salido del restaurante con la sensación de haber cenado algo muy caro. Y no porque la calidad de los productos no lo valiera, porque eran todos excelentes y nos enamoraron todos; pero las raciones que sirven son realmente escasas para el precio que se paga.

Valoración global

La experiencia en el restaurante nos encantó.

La comida nos enamoró con sus sabores originales y deliciosos, el ambiente del local nos fascinó y nos pareció muy especial.

Un restaurante ideal para cenas especiales o con un grupo reducido de amigos que quieran celebrar algo.

También creo que vale la pena mirar el menú de mediodía, pues aunque desconozco las condiciones, he visto que lo han introducido hace relativamente poco y a 15€ por persona. Visto lo visto en los relativo al precio, quizás sea una buena opción para hacerse una idea del tipo de cocina que ofrecen.

Probablemente volveremos, eso sí, para celebrar algo; pues no es un restaurante al que ir a cenar cada fin de semana y seguro que volvemos a probar algunos de los cócteles ya que los dos que probamos nos encantaron.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Napa. Platillos creativos mediterráneos en Barcelona.

David tiene muchas cosas buenas y una de ellas es, sin duda, que no prejuzga jamás. No le pasa con las personas y no le pasa con los restaurantes. Si él ve un restaurante, siempre propone entrar; le da igual la estética y la comida que ofrecen. Y eso está muy bien porque hace que me fije en algunos que no hubiesen llamado mi atención.

Uno de estos ha sido Napa, un restaurante pequeñito que promete cocina creativa de inspiración mediterránea con influencias californianas. Y la verdad es que prometía pero… ¿cumplió? ¡Lo vemos!

napa-entrada

Napa está en la calle Aribau 151, entre las paradas de metro Diagonal y Hospital Clínic.

Notamos que íbamos a disfrutar solamente con leer la carta en la puerta y había muchas opciones que nos encantaban y, al entrar, notamos enseguida el buen ambiente que se respira ya que el camarero que nos atendió fue muy amable y atento.

Decidimos que todo lo que pediríamos sería para compartir (¡qué raro en nosotros eh!) y empezamos con un hummus con pimientos rojos asados que estaba espectacular y unas croquetas de chipirones sobre allioli muy intensas de sabor y riquísimas.

napa-hummus-pimiento-asado

napa-croquetas-chipirones

Seguimos con unos huevos estrellados con jamón porque somos unos fanáticos de este plato y, aunque no solemos tomarlo mucho, de vez en cuando nos regalamos. Y éstos estaban muy buenos y no eran demasiado pesados.

napa-huevos-rotos-jamon

Después cada uno tuvimos un antojo. Yo pedí la ensalada de mozzarella de búfala con tomate cor de bou ya que me apetecía algo más refrescante y lo cierto es que, pese a ser un plato sencillo, estaba sabroso y cumplió perfectamente su cometido de aliviar un poco al paladar entre otros platos más contundentes. David pidió el taco de pato con pachoi y ajos tiernos que era bastante original ya que no era el típico taco pero la carne estaba súper buena y bien cocinada.

napa-ensalada-tomate-mozzarella

napa-taco-pato

Finalmente, pedimos el pulpo a la brasa con cremoso de patata y aceitunas que estaba realmente muy bueno. La carne del pulpo estaba muy tierna, la combinación con la patata era muy acertada y el toque de la aceituna con esa textura tan curiosa le da el toque original.

napa-pulpo-patata-aceituna

Y sí, podíamos haberlo dejado aquí, pero ya sabemos como funciona esto. Somos débiles de voluntad y más aún si delante se nos presenta un coulant de chocolate. Pero en nuestra defensa diremos que lo compartimos. Estaba delicioso y con un sabor super intenso a chocolate.

napa-coulant-chocolate

Lo cierto es que salimos extremadamente satisfechos y felices de Napa. Comimos bien, con una calidad excelente, con un trato inmejorable (de verdad, gracias al personal que fue tan amable) y a un precio más que razonable (unos 25€ por persona).

Sin duda, es un lugar que os recomiendo mucho para cualquier ocasión ya que el ambiente permite hacer desde una cena romántica e íntima con vuestra pareja a una comida familiar con personas de distintas edades y gustos.

Sé que últimamente lo digo mucho (será que estamos teniendo buen ojo) pero Napa ha sido todo un descubrimiento al que, sin ninguna duda, volveremos a ir.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cecconi’s. El italiano de moda en Barcelona.

La comida italiana es, sin ningún tipo de dudas, una de mis favoritas. Es sencilla pero sabrosa y a mi me reconforta como ninguna. Es como volver a casa. Será por eso que siempre digo que yo creo que en otra vida fui una mujer italiana.

Y, por supuesto, me encanta descubrir restaurantes italianos nuevos y la verdad es que, últimamente, mirara dónde mirara siempre me aparecía el mismo restaurante, uno nuevo muy de moda en Barcelona: Cecconi’s.

¿Dónde está?

Cecconi’s está en Passeig Colon 20, cerca de la parada de metro Drassanes.

¿Cómo es la decoración?

Señorial, romántica y elegante. Y a estos adjetivos le añadiría que bastante impresionante. Sin duda, hay que ir y verla en persona.

cecconis-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Fantásticamente bien. Desde la chica que nos dio la mesa al entrar hasta el chico que nos trajo el aperitivo, todos fueron muy amables.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos calamares y pimientos del padrón fritos que estaban muy buenos, muy finos e iban acompañados de unas salsas deliciosas, ideales para ir haciendo hambre.

cecconis-calamares-pimientos-padron

Después cada uno pidió un plato, ya que tampoco queríamos comer mucho. David pidió unos Garganelli boloñesa riquísimos y yo me decanté por unos Papardelle con ragú de conejo, aceitunas y tomillo que, aunque fueron una elección rara para mí porque no como nunca conejo, estaban deliciosos y muy sabrosos.

cecconis-garganelli-boloñesa

cecconis-pappardelle-ragu

Y por supuesto, no nos podíamos ir sin tomar algún postre. David pidió las fresas con balsámico y sorbete de menta, deliciosas y extremadamente refrescantes; y yo no sé decirle que no a un tiramisú y éste estaba muy bueno y no demasiado pesado.

cecconis-fresas-tiramisu

Y… ¿cómo está de precio?

Todo, comida y bebida, nos costó 76€ es decir, 38€ por persona.

Por la calidad de la comida y la cantidad de las raciones es un precio bastante bueno. No es un restaurante barato, pero teniendo en cuenta el local, el trato recibido y el producto que ofrecen en sí, es un precio más que justo.

Valoración global

Después de probarlo, entiendo perfectamente su fama. Combina a la perfección el glamour y la clase que requiere un local para estar de moda y mantener el estatus con una calidad excepcional en sus platos.

Toda la experiencia merece mucho la pena y el local es ideal para múltiples ocasiones, pues allí se reúnen desde parejas para comer románticamente hasta familias que celebran una ocasión especial; ya que el tipo de comida que ofrecen se presta mucho a ser compartida y disfrutada entre varias personas.

Un restaurante de moda que sin duda merece que se le de la oportunidad de demostrar que va más allá de la fama temporal.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Bao Bar. Taberna asiática informal en Barcelona.

Las cenas formales en las que uno se viste elegante para la ocasión y cada uno pide su plato están muy bien. Pero a veces, a uno le apetece enfundarse unos vaqueros y reunirse con unos amigos a compartir vivencias y comida. Para ello, hemos descubierto Bao Bar, un lugar genial y diferente que nos ha encantado.

bao-bar-entrada

Bao Bar está en la calle Arimon 48, cerca de la parada de ferrocarril El Putxet y es un local no demasiado grande, decorado con aires orientales nada recargados, todo en madera clara y toques de pizarra.

La gracia de Bao Bar es que los comensales se sitúan alrededor de largas mesas de madera altas y piden baos. ¿Y qué son los baos? Son unos panecillos asiáticos, extremadamente blandos y suaves cocidos al vapor que van rellenos de lo que más nos apetezca.

Como era la primera vez que acudíamos a Bao Bar, pedimos consejo a la camarera que nos atendió para tener una idea de lo que debíamos pedir.

Éramos 5 personas y nos recomendó que pidiéramos unos 2 platos para compartir y unos 3/4 baos por persona. La verdad es que nosotros hicimos más o menos eso, ya que pedimos los dos platos para compartir y después pedimos 10 baos, es decir, 2 por persona.

Empezamos compartiendo un ceviche vegetal y un pulpo con mojo picón. Ambos platos estaban riquísimos; el ceviche es muy recomendable por lo refrescante que resulta por las frutas que lleva y el pulpo estaba muy tierno y la combinación con el mojo picón era espectacular de sabor.

bao-bar-ceviche-vegetal

bao-bar-pulpo

Una de nosotros complementó la cena con una ostra con un toque de fruta de la pasión que se ve que estaba muy buena. El resto no tenemos datos sobre ello, ella fue la única que se atrevió.

bao-bar-ostra

A continuación pedimos varios baos de diferentes rellenos: buey de mar, pollo con pimientos al curry, torta del casar y un largo etc. Detallarlos todos podría hacer que este post se hiciera interminable pero los voy a presentar todos en foto y a describiros nuestros favoritos y alguno que, en mi opinión os podéis ahorrar.

Uno de los que más éxito tuvo, al menos sobre el papel, fue el de Tofu Marinado y lo pedimos casi todos. La verdad es que estaba bueno pero en comparación con los otros que comimos, le faltaba un poco de sabor y el acompañamiento tampoco era nada excepcional.

bao-bar-baos-tofu

Mi favorito personal, aunque curiosamente no lo pedí yo, fue el de Roast Beef. Únicamente probé un mordisco pero me pareció delicioso y super sabroso.

bao-bar-baos-carne

Otro de los más pedidos fue el de Chipirón con huevo, bacon y salsa tártara que estaba muy bueno también.

bao-bar-baos-buey-mar-chipiron

Y sin duda, uno de los más sorprendentes fue el Burguerboom 007. Realmente el plato más original de todos, con una hamburguesa presentada como las típicas bombas picantes y con una patatas fritas super finas que hicieron las delicias de todos.

bao-bar-burguer

Y, por supuesto, pedimos postres. Tomamos los 3 postres de los que disponen en carta. Los 3 están basados en helados muy cremosos receta del propio Paco Pérez y elaborados de manera artesanal. La gracia es que cada uno de ellos lo presentan de una manera diferente: con varios toppings; dentro de un bao con salsa de chocolate, toffee y manzana asada; y con piña, coco, almendra y jarabe de arce.

bao-bar-postres

La verdad es que salimos encantados de Bao Bar. Nos gustó mucho el concepto novedoso de partir de un producto tan aparentemente sencillo e irle añadiendo ingredientes y complementos para crear auténticas delicias. Además, creo que está bastante bien de precio ya que pagamos 22,5€ por persona y salimos habiendo comido bien tanto de calidad como de cantidad.

Sin duda, un lugar muy recomendable para ir con amigos y poder probar así todos los baos. No tienen desperdicio.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Alba Granados. Cocina mediterránea romántica en Barcelona.

Si leéis este blog asiduamente, y si no os lo explico yo ahora en un momento, sabréis que mi filosofía vital se basa en gran medida en hacer que cada pequeño momento, por muy normal y rutinario que sea, tenga algo especial. Por eso, aunque las cenas de los viernes por la noche hayan llegado a ser algo rutinarias para David y para mí, básicamente porque es el único momento que tenemos para cenar juntos y hay que hacerlo sí o sí, y además no nos podemos alargar mucho porque el sábado se madruga; intentamos siempre cenar en lugares que nos transmitan algo, que nos sorprendan, que nos hagan estar en una burbujita aunque solo sea durante una hora y media.

Así que con esta actitud fuimos a Alba Granados, un restaurante al que tenía muchas ganas de ir.

alba-granados-targeta

¿Dónde está?

Encontramos Alba Granados en la calle Enric Granados 34, cerca de la parada de ferrocarril Provença.

¿Cómo es la decoración?

Muy romántica. Las paredes están revestidas de ladrillo visto de color claro, el resto de elementos decorativos tienen un toque muy industrial y las sillas son sillones tipo escay, y todos estos elementos juntos combinan a la perfección y le dan al un aire informal pero muy romántico.

alba-granados-decoracion

¿Cómo nos atendieron?

Muy bien. Todo el personal fue muy amable en todo momento y fueron muy atentos sin resultar pesados.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unas berenjenas en tempura con allioli de miel que nos encantaron. Tenían ese toque dulce pero nada empalagoso y además la tempura no era nada gruesa ni pesada. Y David, cómo no, pidió una ostra al natural para quitarse el deseo y abrir el apetito aún más.

alba-granados-berenjena-miel

alba-granados-ostra-natural

Como plato principal, David pidió unos calamarcitos a la plancha con allioli tibio y judías de Santa Pau, que estaban espectaculares y muy tiernos y sabrosos; y yo me decidí por unos huevos con setas, cebolla confitada y aceite de trufa que estaban deliciosos pero que es mejor tomarlos para compartir, pues son contundentes y abundantes.

alba-granados-calamares-plancha

alba-granados-huevos

Y claro, todo iba bien hasta que la simpática camarera nos acercó la bandeja de los postres. ¡No tenemos tanta fuerza de voluntad como para decir que no! Así que caímos con un trozo de tarta Sacher (es nuestra favorita de todos los tiempos) y un coulant de chocolate con fruta de la pasión y helado de Ferrero Rocher. Simplemente espectaculares.

alba-granados-tarta-sacher

alba-granados-coulant-chocolate

Y… ¿cómo está de precio?

Todo, comida y bebida, nos costó 83,4€. No es un restaurante extremadamente barato pero sí notamos que podíamos hacer de más y de menos, es decir, si elegíamos bien no teníamos porqué gastarnos un dineral. Además, la relación calidad precio es muy buena ya que todos los productos que te ofrecen son excelentes.

Valoración global

Salimos de Alba Granados encantados y muy satisfechos. Es de estos restaurantes que, aunque aparentemente, no tienen nada que los hace especiales; no te defraudan. Ofrecen un buen servicio, una buena comida y un ambiente ideal para cenas íntimas en pareja; y eso es, al fin y al cabo, lo más importante que puedes pedir en un restaurante de este estilo.

No encontraréis florituras ni grandes innovaciones, pero ahí reside precisamente su gracia, en ofrecer productos de siempre con una alta calidad y un gran servicio.

Muy recomendable para todas las parejas que quieran celebrar algo especial o para aquellas que estén empezando (ya sabemos que se conquista mucho por el estómago). Seguro que salen de Alba Granados más enamorados de lo que entraron.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Parlament Cuina de Barri. Tapas de siempre actualizadas en Barcelona.

Hablar del barrio de Sant Antoni de Barcelona sin hablar de la calle Parlament es, como poco, complicado. Porque desde que se convirtió en el barrio hipster y centro del moderneo de la ciudad, esta calle ha albergado un gran número de locales que captan muy bien esa esencia.

Pero claro, no todos comulgamos con ese estilo al 100%, o al menos no todo el rato. Por eso la apertura Parlament Cuina de Barri ha sido todo un acierto, pues es un local que sabe recoger muy bien ese aire moderno con tapas y platos de toda la vida adaptados ligeramente a ese estilo pero sin florituras.

parlament-cuina-barri-entrada

Parlament Cuina de Barri está, lógicamente, en la calle Parlament 26, muy cerca de la parada de metro Poble Sec.

El local está decorado con grandes toques de madera clara y muebles de estilo vintage que le dan un aspecto acogedor y con elementos industriales que le dan ese aire más actual.

La carta es bastante variada y apta para todos los gustos.

Nosotros, como casi siempre que vamos a locales de este estilo, decidimos compartir y degustar varios platos.

Empezamos con unas verduras a la brasa con salsa romesco. Estaban deliciosas, en su punto, con una variedad muy buena y cada una en número par, lo cual se agradece al ser dos comensales. Eso sí, echamos de menos un poco más de salsa porque no nos dio para todas las verduritas. Es que en esta casa somos muy de romesco…

parlament-cuina-barri-verduras-romesco

Compartimos también unos calamares a la andaluza con mayonesa de wasabi espectaculares y deliciosos, con un rebozado muy fino y con un toque sorprendente.

parlament-cuina-barri-calamares-andaluza-wasabi

Después pedimos un tataki de atún con crema de aguacate muy bueno y totalmente en su punto, o al menos en el punto que me gusta a mí; y un pulpo a baja temperatura con patata y papada delicioso y muy tierno. Cada vez estoy entrando más en el pulpo, veremos como evoluciona.

parlament-cuina-barri-tataki-atun

parlament-cuina-barri-pulpo

Y por supuesto, tomamos algo dulce; porque una cena de un viernes por muy informal que sea no puede terminar sin postre.

David tomó un sencillo pero delicioso pan con chocolate y yo me decidí por un flan de chocolate blanco y maracuyá que estaba buenísimo. Todo un gustazo para el paladar.

parlament-cuina-barri-pan-chocolate

parlament-cuina-barri-chocolate-blanco

La verdad es que salimos de Parlament Cuina de Barri encantados. Habíamos oído hablar muy bien de él y ciertamente es un lugar muy recomendable para múltiples ocasiones y en especial para aquellas más informales tanto en pareja como en grupo más grande. Además no está nada mal de precio, a nosotros todo nos costó 68€ y la verdad es que salimos satisfechos y sin nada de hambre.

Todo un gran descubrimiento que sin duda, nos sacará de muchos apuros en muchas ocasiones en las que no sabemos dónde ir a comer.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Bellavista del Jardín del Norte. Un pueblo chic en medio de Barcelona.

Si a uno le dicen que han abierto un restaurante que quiere representar un pueblo con todos sus elementos en medio de Barcelona, la primera reacción es algo así como: “¿perdona?”.

Pero claro, eso alguien normal, porque a mí que las cosas cuanto más curiosas y peculiares son, más me gustan; mi reacción fue: “¡vamos!”.

Y así fue como fuimos un sábado a darnos un homenaje a Bellavista del Jardín del Norte.

bellavista-jardin-norte-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Bellavista del jardín del norte en la calle Enric Granados 86-88, bastante cerca de la parada de metro Diagonal.

¿Cómo es la decoración?

La gracia del restaurante es que está ambientado como si fuera un pueblo, es decir, todo el local está dividido en varios ambientes que recrean cada uno, una parte de un pueblo: la plaza, la iglesia, el colmado, el bar, la barberia, etc. Todos ellos llenos de luz, color y de vida, transmitiendo alegría a todos los comensales.

bellavista-jardin-norte-plaza-decoracion

bellavista-jardin-norte-colmado

bellavista-jardin-norte-barberia

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. La verdad es que nos llamó la atención lo extremadamente amable que era todo el personal, con una sonrisa todo el rato, explicándonos todo sin problema y pendientes en todo momento de todos los clientes.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo dos tapas del apartado de la carta que ellos denominan Cruce de mundos. Pedimos la de China, un bao de cerdo Pekín, es decir, un pan al vapor relleno de carne de cerdo con salsa cantonesa; y la de Argentina, una empanada criolla de cochinillo ligeramente picante. Ambas estaban deliciosas y para probar un poco de las especialidades internacionales de la carta estuvo muy bien.

bellavista-jardin-norte-bao-china

bellavista-jardin-norte-empanada

Después, y como íbamos con la intención de regalarnos un poco, pedimos un Arroz marinero del Senyoret. No soy yo muy de comer paellas fuera de casa (las que hace mi padre son sagradas) pero últimamente, con el buen tiempo, nos ha apetecido muchísimo tomarlas y aquí nos entró por el ojo y, la verdad, suerte que la pedimos. Estaba riquísima, pegadita pero no en exceso y con un sabor muy intenso de todos los ingredientes.

Lamento mucho no haber podido hacer una foto de la paella entera y bonita, pero es que no me dio tiempo a reaccionar a esos primeros segundo de quedarme embobada mirando y oliendo la paella.

bellavista-jardin-norte-arroz-senyoret

bellavista-jardin-norte-plato-arroz

No sé cómo pero aún hicimos sitio para tomar postre. David pidió un sorbete de mango super refrescante y muy cuqui; y yo, me vine arriba y pedí un trozo de Fudge Cake de chocolate orgásmico completamente.

bellavista-jardin-norte-sorbete-mango

bellavista-jardin-norte-fudge-cake-chocolate

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos y bebimos nos costó 93,5€, es decir, 46,75€ por persona.

No es un restaurante barato y, como en todos, hay platos cuyo precio es correcto y otros que son excesivamente caros para lo que son. Ahora bien, es el lugar ideal para darse un capricho puntual en un sitio en el que sabes que la calidad será buena.

Valoración global 

La experiencia fue fantástica. Salimos encantados y recomendandoselo a todo el mundo que nos preguntaba.

Es el restaurante ideal para una celebración en grupo o en pareja especial, fantástico también para ir con niños.

La originalidad del local, la excelente atención recibida por parte de todo el personal que nos atendió desde que entramos y la gran calidad de la comida que nos sirvieron son los factores que nos han hecho enamorarnos del lugar.

Recomiendo ir al mediodía, un día soleado, para apreciar bien toda la luz que entra en el local y enamoraros de cada detalle que se os vaya presentando.

 

 

Barcelona Beer Company. Cervezas artesanas y diferentes en Barcelona.

Antes de nada, debo hacer una declaración importante: la cerveza no es, ni por asomo, mi bebida favorita.

Y entonces ¿por qué vas a un sitio especializado en cervezas?

Pues porque soy una persona curiosa y me gusta probar sitios nuevos.

Así que bajo esa premisa decidí llevar a una amiga a Barcelona Beer Company para probar distintos tipos de cervezas y ver el ambiente que se respiraba ya que todas las veces que había pasado por delante estaba lleno y muy animado.

barcelona-beer-company-barra

Encontramos Barcelona Beer Company en la calle Muntaner 7, cerca de plaza Universitat.

Investigando un poco para poder hablar con un poco más de conocimiento, descubrí que la compañía cervecera nació gracias a tres amigos que un buen día decidieron elaborar su propia cerveza artesanal, cuidando los ingredientes y con agua del Parc Natural del Montseny. Fuero creciendo poco a poco y ahora cuentan con una buena selección de cervezas y con esta taproom en el centro de la ciudad en la que poder degustarlas mientras las acompañamos de tapas y bocadillos.

La decoración del local me gustó mucho. Es sencilla, basada básicamente en colores tierra bastante claros y con algunos toques oscuros. También tiene toques de colores más vivos aunque sin romper la armonía con los pequeños cuadros, bastante futboleros algunos, que cuelgan de algunas de las paredes.

barcelona-beer-company-decoracion

barcelona-beer-company-mesas

Como fuimos una tarde y mucha hambre no teníamos, aunque decidimos pedir unas patatas chips gordas y artesanas que tenían muy buena pinta para no acabar tumbadas, y la verdad es que estaban muy ricas.

Lo que nos encantó fue que, además de las cervezas individuales, se puede elegir un mix de 4 de entre una selección para poder probar varias. Y eso hicimos, nos pedimos 2 tandas de 4 vasos para poder probar más de una cerveza.

En una primera tanda pedimos: Barcelona Beer, La Bella Lola, Big Bear y Nicotto.

De estas cuatro, mi favorita fue Nicotto porque era la más especial ya que esta elaborada al estilo japonés con té verde y piel de mandarina. Muy sutil todo pero con un toque delicioso y diferente.

barcelona-beer-company-patatas-chips

En la siguiente ronda pedimos: Miss Hops, Pili The Pils, Piquenbauer y Sr.Lobo.

Inesperadamente, de éstas mis favoritas fue Sr.Lobo, una cerveza oscura elaborada con chocolate y naranja. Estos dos ingredientes no son muy evidentes en un primer sorbo pero si que se notan al cabo de unos segundos y eso hace que esta cerveza sea más especial. Me gustó mucho.

barcelona-beer-company-cervezas-mix

Nos encantó la experiencia y nos pareció un local ideal para ir con amigos y pasar toda la tarde. Eso sí, hay que ir temprano porque se llena rápidamente. Muy recomendable y seguro que repetimos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook