Libertine en Casa Bonay. Afterwork con mucho estilo en Barcelona.

Hablemos de los jueves. Concretamente de las tardes de los jueves, al salir de trabajar. Mi cuerpo lo sabe y ya empieza a ponerse en modo fin de semana y lo que más me apetece es ir a tomar algo con estilo para celebrar que se aproximan los dos mejores días de la semana.

Hace una semana, decidimos ir a Libertine, el cóctel bar del hotel Casa Bonay.

libertine-casa-bonay-entrada

El hotel Casa Bonay está en Gran Via de les Corts Catalanes 700, muy cerca de plaza Tetuán, y a Libertine se accede por la entrada principal del hotel al final de todo del pasillo que lleva también a la recepción del mismo.

La entrada es la típica de una casa antigua del Eixample, de piedra, con una gran escalinata, con la típica portería reconvertida aquí en una librería…todo muy de cuento.

libertine-casa-bonay-pasillo-entrada

Libertine es un espacio con mucho estilo, concebido para ser el cóctel bar del hotel pero pensado también para funcionar perfectamente como opción para cualquier persona que pasee por la zona y quiera tomar algo.

La decoración es muy elegante, con elementos industriales en tonos grises oscuros, con zonas con sofás y alfombras que le dan un toque acogedor y con una zona con una mesa alargada tipo mesa más de trabajo, que le da un aire más informal. Un elemento que me pareció muy original fue que el suelo del local son las mismas baldosas que podemos encontrar por las calles de Barcelona, dando así un ambiente como de terraza pero estando resguardados.

libertine-casa-bonay-decoracion-interior

La carta de tapas, tanto frías como calientes, es bastante extensa; igual que la de cócteles. Tenéis opciones para todos los gustos y seguro que encontráis algo que os convenza.

Nosotros decidimos tomar cosas básicas pero que nos sorprendieron bastante.

Picamos unos Edamame que sirven con un poco de ralladura de limón que le da un punto refrescante y que estaban muy buenos.

libertine-casa-bonay-edamame

Como nos quedamos con ganas de probar más, decidimos pedir también unas patatas bravas para ver qué tal estaban. Lo cierto es que nos gustaron muchísimo pues aunque no llevaban ninguna salsa brava fuera de lo común, las patatas en sí estaban espectaculares. Crujientes por fuera y tiernas por dentro pero no blandas. Un acierto.

libertine-casa-bonay-patatas-bravas

Para beber, su punto fuerte son los cócteles y David sí tomó uno llamado “Juana la Loca” que llevaba tequila. Él afirma que estaba riquísimo aunque para mí estaba demasiado cargado. Yo en cambio me decanté por una copa de vino blanco, más sencillo.

libertine-casa-bonay-coctel-vino

Nos encantó la experiencia en general. El local nos pareció precioso y el ambiente que se respiraba en él era muy tranquilo y relajado, ideal para desconectar después de un día de trabajo y para conversar con la persona con la que vayas mientras degustas productos excelentes.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s