Creperie Les 3 Pommes. Romanticismo francés en Barcelona.

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser Amelie o con ver la vida como ella?

Lamentablemente no puedo hacer que esto suceda, pero sí que puedo recomendaros Les 3 Pommes, una pequeña creperie en Barcelona que os trasladará momentáneamente a algún rinconcito de Francia.

creperie-3-pommes-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Les 3 Pommes en la calle Aragó 150, entre las paradas de metro Urgell y Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos rojos y crema que, aunque a priori pueda resultar una combinación un tanto extraña, hace que el restaurante sea acogedor y muy auténtico.

creperie-3-pommes-decoracion-interior

¿Cómo nos atendieron?

Muy amablemente y el servicio fue extremadamente rápido.

¿Qué comimos?

Decidimos optar por comer cada uno una galette. David pidió una con pato, cebolla y confitura de higos; y yo una con carne de ternera, queso y huevo. Ambas estaban riquísimas, con una masa super fina, con los ingredientes muy bien integrados y con unos sabores muy intensos.

creperie-les3pommes-galette

creperie-les3pommes-galette-relleno-pato

creperie-les-3-pommes-galette-huevo

De postre, nos vimos muy tentados por la crepe de chocolate flambeada al Cointreau. Y caímos en la tentación. Estaba espectacular, con un sabor delicioso y la combinación del chocolate con el toque de naranja del Cointreau era fantástica.

creperie-les-3-pommes-crepe-chocolate-cointreau

Y…¿cómo está de precio?

Francamente muy bien. Todo nos costó 35,05€.

Cierto es que es una comida sencilla pero la calidad es muy buena y el producto muy auténtico.

Valoración global

Es un restaurante sencillo pero encantador. No tiene complicaciones y tampoco pretende tenerlas.

La comida está muy buena, muy casera y hecha con dedicación y cariño. Las galettes que probamos nos encantaron y salimos muy satisfechos.

Ahora bien, había un menú de noche muy atractivo y a muy buen precio pero no pudimos tomarlo ya que David es intolerante a la lactosa y no fuimos capaces de encontrar un plato sin ella. Y no nos pasó únicamente con el menú sino que con la carta también tuvimos que mirar muy bien los platos y le costó bastante encontrar una galette que no llevara queso o algún derivado de la leche. Os lo digo por precaución, por si es vuestro caso también.

Un restaurante muy recomendable, en el que pasar una velada íntima comiendo unas crepes o unas galettes muy buenas y en el que dejarse empapar por el romanticismo francés.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s