Tosta. Bocadillos de calidad en Barcelona.

Todos sabemos que comer fuera, rápido y bien es, la mayoría de las veces, una tarea complicada. Por eso, cuando encuentro un lugar en el que comer algo sencillo y rápido pero de calidad, la alegría es inmensa.

Y uno de estos lugares es Tosta, un pequeño restaurante en c/Blai 28 que, en mi opinión, se diferencia muy bien del resto de bares de tapas que hay en la misma calle (hace un tiempo hice un post sobre la calle Blai que podéis recuperar aquí) y lo hace un lugar más especial.

tosta-bcn-entrada

El local es muy sencillo, con aspecto de tasca modernizada y bastante acogedor; con una zona de mesas altas y taburetes y otra de mesas más bajitas y cómodas.

tosta-bcn-

Y…¿qué se come en Tosta? Pues Tostas.

Ya. Pero, ¿qué son? Son unos bocadillos pequeños, en pan artesanal, con rellenos que no son los típicos que encontraríamos en cualquier bocadillería.

Yo pedí una Tosta Apa Butifarra, con butifarra, queso brie, cebolla caramelizada y mostaza; y David pidió una Tosta Guay Thai, con pollo thai, kale y crema de espinacas.

tosta-bcn-dos-bocadillos

tosta-bcn-butifarra-relleno-bocadillo

tosta-bcn-pollo-thai-relleno-bocadillo

Ambos estaban muy buenos y los sabores eran espectaculares y muy auténticos. Eso sí, que no os engañe el tamaño pues aunque son pequeños, son muy contundentes y uno sale satisfecho con uno solo.

Para acompañar las dos Tostas, pedimos unas patatas rústicas deliciosas que disfrutamos muchísimo.

tosta-bcn-patatas

Toda la comida nos encantó y nos sirvieron muy rápido por lo que nos pareció una opción ideal para comer cuando se tiene algo de prisa pero se quiere comer de calidad. Además el precio es magnífico también ya que cada una de las Tostas que pedimos nos costó 5,5€ (la más cara de la carta cuesta 6,3€) y las patatas 3,5€.

Si estáis por la zona y vais con prisa o queréis comer algo sencillo pero sin renunciar a la calidad y al sabor, sin duda Tosta es una magnífica opción. Nosotros repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Creperie Les 3 Pommes. Romanticismo francés en Barcelona.

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser Amelie o con ver la vida como ella?

Lamentablemente no puedo hacer que esto suceda, pero sí que puedo recomendaros Les 3 Pommes, una pequeña creperie en Barcelona que os trasladará momentáneamente a algún rinconcito de Francia.

creperie-3-pommes-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Les 3 Pommes en la calle Aragó 150, entre las paradas de metro Urgell y Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Todo el local está decorado en tonos rojos y crema que, aunque a priori pueda resultar una combinación un tanto extraña, hace que el restaurante sea acogedor y muy auténtico.

creperie-3-pommes-decoracion-interior

¿Cómo nos atendieron?

Muy amablemente y el servicio fue extremadamente rápido.

¿Qué comimos?

Decidimos optar por comer cada uno una galette. David pidió una con pato, cebolla y confitura de higos; y yo una con carne de ternera, queso y huevo. Ambas estaban riquísimas, con una masa super fina, con los ingredientes muy bien integrados y con unos sabores muy intensos.

creperie-les3pommes-galette

creperie-les3pommes-galette-relleno-pato

creperie-les-3-pommes-galette-huevo

De postre, nos vimos muy tentados por la crepe de chocolate flambeada al Cointreau. Y caímos en la tentación. Estaba espectacular, con un sabor delicioso y la combinación del chocolate con el toque de naranja del Cointreau era fantástica.

creperie-les-3-pommes-crepe-chocolate-cointreau

Y…¿cómo está de precio?

Francamente muy bien. Todo nos costó 35,05€.

Cierto es que es una comida sencilla pero la calidad es muy buena y el producto muy auténtico.

Valoración global

Es un restaurante sencillo pero encantador. No tiene complicaciones y tampoco pretende tenerlas.

La comida está muy buena, muy casera y hecha con dedicación y cariño. Las galettes que probamos nos encantaron y salimos muy satisfechos.

Ahora bien, había un menú de noche muy atractivo y a muy buen precio pero no pudimos tomarlo ya que David es intolerante a la lactosa y no fuimos capaces de encontrar un plato sin ella. Y no nos pasó únicamente con el menú sino que con la carta también tuvimos que mirar muy bien los platos y le costó bastante encontrar una galette que no llevara queso o algún derivado de la leche. Os lo digo por precaución, por si es vuestro caso también.

Un restaurante muy recomendable, en el que pasar una velada íntima comiendo unas crepes o unas galettes muy buenas y en el que dejarse empapar por el romanticismo francés.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Paradiso. Coctelería escondida en Barcelona.

¿Os suenan los speakeasy?

Eran establecimientos que, a principios del siglo XX cuando en Estados Unidos imperaba la ley seca, ejercían en la clandestinidad y a puerta cerrada.

Actualmente y en nuestro país, no vivimos bajo la ley seca (más bien todo lo contrario) pero tenemos algunos bares y coctelerías que nos recuerdan a esos speakeasy.

Hace poco a David le recomendaron Paradiso y mirando algunas reseñas por internet nos convencimos de que teníamos que ir, así que un domingo por la tarde fuimos paseando hacia El Born, aprovechamos para pasear hasta la hora que abrían y perdernos por las calles y descubrir nuevos lugares a los que ir en un futuro (si nos acordamos, porque tenemos el vicio de no apuntarnos las cosas); y hacia las 19h (la hora a la que abren) nos dirigimos hacia la calle Rera Palau 4, que es donde se encuentra.

paradiso-pastrami-entrada

Algo que nos llamó la atención fue que, a esa hora, ya había una pareja esperando y que después de nosotros, fue llegando más gente a esperar a que abrieran. Unos días más tarde, recomendándoles el bar a unas amigas, nos dijeron que ya lo conocían, que habían querido ir un sábado por la noche y que había una cola tan impresionante que no pudieron entrar. Yo os aviso porque si tenéis pensado ir o si después de leer el post os convence, tenéis que saber que es mejor ir a la hora que abren para aseguraros entrar.

Una vez abrieron, a la coctelería en sí se accede por la puerta de una nevera antigua que da paso a un local muy auténtico y vintage, con una luz muy tenue y un mobiliario antiguo precioso.

paradiso-pastrami-decoracion-interior

Pero lógicamente el punto fuerte, además del misterio y el halo de clandestinidad que le rodea, está en los cócteles. Cabe destacar que la carta es estéticamente preciosa y muy útil ya que clasifica las bebidas según el grado de alcohol que contienen y describen cada cóctel de manera minuciosa.

Nosotros tomamos dos que estaban deliciosos y que fueron todo un acierto, cada uno en su estilo.

Como era domingo y ya habíamos salido a cenar y a tomar algo el día anterior, decidí que la mejor opción para mí era uno sin alcohol. Afortunadamente, tienen una variedad bastante aceptable (toda una alegría que no haya únicamente San Franciscos) y pedí el Julia & Mia, un cóctel con moras, frambuesas, limón, naranja, piña y almíbar de vainilla. Lo encontré delicioso, uno de los mejores cócteles que he probado en mucho tiempo. Ahora bien, personas que no os gusten las bebidas dulces, absteneos porque este lo es y mucho; pero claro, a mí me encantan.

David pidió un Punch in a bottle, con tequila infusionado con cilantro, mezcal, fino, lima, sirope de agave y salsa de jalapeños. Además de reafirmar mi teoría de que David es mexicano y no lo sabe, es verdad que era muy exótico y diferente, y a él le entusiasmó.

paradiso-pastrami-cocktails

Si mientras tomáis los cócteles queréis comer algo, también disponen de oferta de comida tipo tapas y algún sandwich.

paradiso-pastrami-patatas

En definitiva, Paradiso nos ha gustado mucho y es 100% recomendable, tanto por las bebidas como por el estilo y el ambiente. Nosotros volveremos para probar más cócteles, eso sí, lo intentaremos hacer a una hora en la que podamos sentarnos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

L’Eggs by Paco Pérez. Restaurante romántico y delicioso en Barcelona.

Las ocasiones especiales merecen que nos demos caprichos. Y las no especiales también.

Hay quien se regala objetos. Nosotros preferimos regalarnos una cena romántica en algún restaurante que nos haga ilusión y no ponernos demasiados límites.

Uno de estos restaurantes al que me apetecía ir desde hacía mucho tiempo es L’Eggs by Paco Pérez. Básicamente porque una carta basada en platos con huevos despierta toda mi curiosidad.

leggs-entrada

¿Dónde está?

Encontramos L’Eggs en Passeig de Gràcia 116, muy cerca de la parada de metro Diagonal y en el planta inferior alberga la coctelería Doble by Manel Vehí (podéis leer el post aquí).

¿Cómo es la decoración?

Con una iluminación muy tenue y cálida y con una decoración conformada principalmente por madera y cristal, en L’Eggs se crea el ambiente perfecto para una ocasión romántica e íntima.

leggs-decoracion-interior

¿Cómo nos atendieron?

Todo el personal que nos atendió, desde la entrada hasta el servicio de mesa, lo hizo de manera muy correcta y amable.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo una Escalivada porque nos apetecía algo ligero y fresco. La verdad es que, aunque es un plato que no tiene mucha complicación, estaba especialmente buena y natural.

leggs-escalivada

Como platos principales, tomamos dos de las recomendaciones de temporada, aunque la carta también tiene platos muy variados. David tomó un huevo frito de pato, anguila ahumada y salsa al ajo y pimienta. Según él estaba delicioso, yo probé muy poquito pero si que pude percibir el sabor y era bastante bueno.

leggs-huevos-pato-anguila

Yo me decanté por el huevo escalfado a baja temperatura con parmentier de trufa y setas. Este plato es toda una delicia, con un sabor muy sutil pero intenso y con una textura curiosa pero todo un descubrimiento.

leggs-huevos-trufa-negra

Decidimos no pedir postre para no sobrecargarnos, pero lo cierto es que no nos resultó una cena demasiado copiosa.

Y…¿cómo está de precio?

Efectivamente, como habréis sospechado, no es un restaurante barato pero obviamente no es un restaurante al que uno iría cada fin de semana. O quizás sí.

Todo nos costó 75,7€, es decir, 37,85€ por persona e incluye la comida más bebidas (botella de vino y agua)

Realmente si lo pensamos bien, vemos que comparándolo con otros restaurantes del mismo estilo, el precio es muy bueno y la relación calidad-precio (y este caso añadiría entorno y ambiente) es excelente.

Valoración global

Ya estamos pensando la ocasión en la que volveremos a ir. Con eso creo que lo digo todo.

Nos ha gustado mucho el concepto del restaurante y nos ha sorprendido gratamente que, a pesar de ser una carta muy basada en los huevos, encuentras platos sorprendentes y para todos los gustos y que, además, te permiten disfrutar de las diferentes texturas y cocciones del producto.

Ideal sin duda para ir en pareja, una noche romántica de esas de un buen vino y mirarse a los ojos.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Doble by Manel Vehí. Coctelería íntima y romántica en Barcelona.

A medida que nos volvemos mayores, nos volvemos más exigentes. Con las personas de las que nos rodeamos, con las cosas que compramos y también con el alcohol que tomamos. Puede parecer estúpido pero no conozco a nadie que, cuando cumple determinada edad y empieza a tener cierto poder adquisitivo, no diga la frase: “prefiero tomarme una copa de 12€ que tres de 4€”.

Así que, con esta premisa como bandera, fuimos a descubrir Doble by Manel Vehí, una coctelería a la que teníamos muchísimas ganas de ir y que nos habían recomendado mucho.

doble-by-manel-vehi-carta

Está en Passeig de Gràcia 116 y se encuentra en los bajos del restaurante L’Eggs. El espacio es muy íntimo y romántico; con aire de coctelería clásica cuidada hasta el último detalle y con una luz tenue muy propicia para el romanticismo.

doble-by-manel-vehi-decoracion

Es ideal para múltiples ocasiones. Nosotros fuimos a tomarnos una copa antes de cenar, porque las amigas que nos lo habían recomendado lo habían hecho así y nos apetecía tomar algo antes de cenar para ir abriendo el apetito; pero lo cierto es que para después de la cena me parece un gran plan y además los viernes por la noche hay música en directo a partir de las 23:30h, lo cual es un gran valor añadido.

doble-by-manel-vehi-mesas

¿Y qué tomamos? A mí me picó la curiosidad por el Gin Kontos, un cóctel que ganó el premio “Mediterranean Inspirations” en 2015. Es uno de los gintonics más sorprendentes y originales que podáis probar ya que, además de llevar los ingredientes básicos de un gintonic, lleva plancton e hinojo marino. Sí sí, habéis leído bien. Pero que no os asuste, tiene un sabor muy sutil a mar que combina perfectamente con la ginebra. Sin duda un cóctel para probar con la mente abierta.

David, en su fascinación por todo aquello que implique picante, pidió una de estas combinaciones exóticas que a él tanto le apasionan que llevaba chili y jalapeño. No hemos logrado recordar el nombre del cóctel (y eso que solamente tomamos uno) pero estaba francamente bueno, incluso con un toque dulce.

doble-by-manel-vehi-cocktails

Ambos cócteles nos encantaron, nos sorprendieron y fueron el preludio ideal para una cena romántica en el restaurante del piso superior de la coctelería, L’Eggs by Paco Pérez.

Sin duda es ideal para ir en pareja y, personalmente, creo que si estuviera en esa etapa de estar empezando a salir con alguien y quisiera ir a tomar algo en un ambiente especial pero con clase y original, elegiría Doble sin duda.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Trópico. Brunch lleno de color en Barcelona.

A menudo sucede que los horarios de las parejas son complicados y no coincidimos con la persona a la que queremos tanto como quisiéramos. Por eso, desde aquí quiero reivindicar las ocasiones llenas de amor, cariño y romanticismo a cualquier hora del día. ¿Dónde está escrito que las citas románticas son por la noche? La clave está en hacer que cualquier momento que pasemos con nuestra pareja sea un momento romántico y eso quiero transmitiros hoy. Que no importa el cuándo, sino el cómo.

Así que con esta premisa, hace unos días, nos fuimos tomamos un brunch/comida a Trópico, un lugar con un ambiente muy actual y alegre que te dibuja una sonrisa en la cara y que permite que el amor fluya fácilmente (soy consciente de lo cursi que me ha quedado esto, ya paro).

tropico-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Trópico en la calle Marquès de Barberà 24, en el Raval y a unos 5 minutos andando de La Rambla.

¿Cómo es la decoración?

El local es muy luminoso y con el blanco predominante lo potencian más aún. Los muebles del restaurante son vintage y en colores marrones y verdes que le dan cierto aire nostálgico precioso.

tropico-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Las chicas que nos atendieron fueron muy amables en todo momento y se preocuparon mucho de que todo estubiera a nuestro gusto.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo unos nachos, porque son nuestra perdición (y porque se les había acabado el hummus, que era lo que queríamos). Estaban muy ricos y los devoramos en un momento. Además, nos los hicieron sin queso y con la crema agria a parte para que David pudiera comerlos tranquilamente.

tropico-nachos

Después, David pidió una Trópico Burguer, con plátano macho maduro, tomate y salsa huancaína, que estaba realmente buena. Yo pedí unos Huevos Benedict que estaban deliciosos no, lo siguiente. Además, iban acompañados por unas patatas aromatizadas con romero que eran para llorar de la emoción.

tropico-burguer

tropico-huevos-benedict

Y para beber, tomamos 2 de sus famosos y coloridos zumos: un Watermelon Coconut Agua Fresca para David, amante como nadie de la sandía y del coco, y yo un Garden of Delights con guanábana, mora, fresa, leche de almendras, sirope de agave, polen y flores de pensamiento. El de David, a él, lógicamente, le encantó (a mí no, pero porque la sandía y el coco son mis frutas menos preferidas) y el mío estaba delicioso, con mucho cuerpo y mucho sabor.

tropico-zumos

Y…¿cuánto costó todo?

Todo nos costó 41,5€, es decir, 20,75€ por persona. Me parece un precio bastante bueno para el tipo de producto que ofrecen y lo cierto es que la relación calidad-precio es excelente.

Valoración global

Había leído muchas cosas buenas sobre Trópico y os aseguro que todas ellas eran ciertas.

La comida es espectacular, muy cuidada en presentación y excelentemente elaborada; el local es maravilloso y el ambiente es fantástico, sobretodo por el buen rollo que se respira.

Así que si estáis buscando un lugar ideal para ir a pasar una velada romántica diferente, quizás para comer porque por la noche no podéis coincidir con vuestra pareja (aunque a Trópico también podéis ir a cenar), y queréis comer buenos productos y que os transmitan felicidad y buen rollo, sin duda, Trópico es vuestra opción.

Obviamente, me parece también una idea estupenda si queréis pasar un rato con amigos (el otro gran amor de la vida) ya que disponen de algunas mesas redondas ideales para charlar de todo y de nada mientras degustáis algunos de sus zumos y picáis algo.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Cargo. Cafetería inspiradora en Barcelona.

Cuando nos atascamos haciendo algo y no sabemos cómo seguir, una de las opciones para tratar de avanzar es mover nuestro lugar de trabajo a otro espacio. A veces, lograr esto en una cafetería puede resultar difícil ya que seguramente haya mucha gente, ruido y mil distracciones más.

Por eso hoy, traigo una opción fantástica para multitud de ocasiones pero especialmente para ir a trabajar un poco o dejar que la creatividad fluya. Estoy hablando de Cargo, una cafetería en pleno barrio de l’Eixample en Barcelona, en la calle Muntaner 73.

cargo-entrada

Cierto es que a la hora a la que fuimos nosotros, ya había menos gente de lo habitual pero aún así, el ambiente que se respira en Cargo es propicio para la concentración y para la inspiración.

El local está decorado de manera muy sobria, con algunas paredes de piedra vista y mobiliario en madera oscura pero con formas modernas que combinan a la perfección.

cargo-decoracion-interior

El producto estrella de Cargo es el café Nomad en múltiples variedades y combinaciones, sin embargo, ya que era bastante entrada la tarde y quería dormir por la noche, decidí probar uno de sus zumos cold-pressed, de los que también soy muy fan, y David que si en un lugar tienen té Arizona tiene que pedirlo, pues prefirió esa opción.

cargo-green-juice-ice-tea

Y cómo no, si en una carta hay un bol de Açai pues lo tenemos que pedir. El de Cargo es muy bueno, con fruta fresca riquísima y lo bueno es que lo sirven en dos medidas así que, dependiendo del hambre que tengáis, podéis pedir el mediano o el más grande. Nosotros pedimos el más pequeño porque era para quitarnos el deseo y porque era justo antes de cenar y la verdad es que tomamos unas cuantas cucharadas cada uno.

cargo-acai-bowl

Si os apetecen opciones más sólidas, en Cargo también podéis encontrar brownies, muffins, croissants, bocadillos, bagels y muchas opciones más, todas seguramente deliciosas; así que solamente queda ir y probarlas.

cargo-barra-dulces

En definitiva, es un sitio que os recomiendo mucho si queréis ir a trabajar una tarde o una mañana, si necesitáis salir de casa para que os llegue la inspiración o si simplemente queréis ir a tomar algo con un amigo. Es una cafeteria muy versátil, muy acogedor y con un dueño encantador y dispuesto en todo momento a aclararte cualquier duda que tengas.

Nosotros volveremos seguro porque nos queda muy cerca de donde solemos transitar habitualmente y probaremos alguno de los cócteles que vimos en la carta porque tenían también muy buena pinta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

El Ninot Cuina. Cocina de mercado actualizada en Barcelona.

No falla. Si no sabemos dónde ir a cenar, siempre hay un restaurante del grupo En Compañía de Lobos que nos va a sacar del apuro y que nos va a encantar. Y por supuesto con El Ninot Cuina no ha sido menos. Desde aquí, me declaro fan.

ninotcuina-entrada

¿Dónde está?

Encontramos El Ninot Cuina en la calle Casanova 133, en la parada nº1 del Mercat del Ninot, muy cerca del metro Hospital Clínic.

¿Cómo es la decoración?

Mágica y especial. Toda en madera clara, genera una atmósfera super acogedora y romántica que hace que el restaurante sea ideal para una cena romántica. Caben destacar los abetos colgados del techo con luces pequeñas que dan sensación de cielo estrellado.

elninotcuina-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Todo el personal que nos atendió fue muy amable y estuvo muy atento con nosotros en todo momento.

¿Qué comimos?

Toda la carta se basa en productos mediterráneos y en cocina de mercado actualizada con giros muy originales; así que después del shock inicial de verla y pensar que nos gustaba todo, nos decidimos por empezar compartiendo unas tapas y luego pedir cada uno un plato.

Comenzamos con unas patatas bravas Ninot y unas croquetas de los dos tipos que tienen para probar como eran. Las bravas estaban bastante buenas aunque no era muy distintas a otras que se pueden comer en otros lugares, sin embargo las croquetas sí que estaban espectaculares. Había las de calamares en su tinta que tenían un sabor a mar muy intenso, y las de jamón con un toque de menta que estaban brutales y aunque lo del toque de menta puede asustar, os aseguro que es muy sutil y le da un punto especial y diferente.

elninotcuina-bravas-croquetas

Como plato principal, David pidió el costillar de cerdo con salsa de tomate rojo, jalapeño, pico de gallo y aguacate con tortitas. La carne estaba espectacular y con un sabor delicioso e intenso gracias al romero.

ninotcuina-costillar

Yo me decanté por una opción muy poco típica para mí, el calamar a la plancha con verduritas y aceite de tinta. Lo pedí porque me apetecía una opción más ligera y la verdad es que acerté completamente ya que el conjunto del plato es delicioso y con un sabor espectacular.

ninotcuina-calamares

Para terminar, decidimos pedir un sorbete riquísimo y super refrescante ideal para terminar la cena.

ninotcuina-sorbete

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 76,3€, aunque es verdad que la comida en sí nos costó 58,8€ el resto fue por las bebidas.

Es un precio medio, como siempre se puede hacer de más y de menos según la bebida que se pida y según si se pide postre o no. Sin embargo, la relación calidad-precio es muy buena.

Valoración global

Nos hemos enamorado de El Ninot Cuina. Nos ha encantado la comida tan típica mediterránea pero con algunos toques que la hacen diferentes, nos ha fascinado el ambiente que se respira y la decoración tan bonita que hace que el restaurante sea una opción fantástica para una cena romántica.

Además, como soy una chica que vive en una barrio en el que el mercado tiene tanta importancia, el hecho de que el restaurante esté dentro de uno y podamos ver la estructura interna del mercado, lo hace más especial.

Tenéis que ir a probarlo y a disfrutarlo tranquilamente y con una persona que os saque esa sonrisa tan bonita que da el amor.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook