Filomena. Gastrobar sano, asequible y romántico en Barcelona.

Los viernes por la noche nos están cundiendo mucho últimamente y los aprovechamos básicamente para encontrar lugares nuevos en los que pasar el poco ratito que nos vemos durante el fin de semana de manera romántica y haciendo una de las cosas que más nos gusta hacer juntos: comer.

Hace unas semanas probamos Filomena Gastrobar, un restaurante pequeñito que nos queda muy muy cerca y por el que sentíamos mucha curiosidad.

filomena-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Filomena en la calle Aldana 8, muy cerca del Paralelo, en pleno barrio de Sant Antoni.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla, íntima e industrial.

Las paredes están como mal pintadas a propósito, hay tuberías vistas para darle mucho rollo y las mesas y sillas son totalmente vintage.

filomena-interior-decoracion

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. Las chicas que nos atendieron fueron muy amables y estuvieron muy atentas.

¿Qué comimos?

La carta es bastante extensa y lo cierto es que todo tenía una pinta muy buena.

Empezamos compartiendo un Ceviche vegetal, porque no lo habíamos probado nunca y nos parecía muy curioso. Fue todo un acierto porque estaba delicioso, muy refrescante y super ligero para empezar.

filomena-ceviche-vegetal

Como plato principal, David pidió unos Tacos de pollo en salsa achiote, con piña, cebolla roja, cilantro y salsa picante que estaban muy buenos. Yo me decanté por la Moussaka vegetariana con boloñesa de setas y salsa de queso de cabra que estaba deliciosa y es un plato muy recomendable si se quiere comer algo más consistente pero sano a la vez.

filomena-tacos-pollo

filomena-moussaka-vegetal

Decidimos no pedir nada de postre porque ya estábamos bien pero la camarera nos ofreció unos chupitos para terminar la cena. Me parece que este detalle antes era muy común y en los últimos tiempos se ha perdido un poco, así que aprovecho para reivindicarlo porque es un gesto que hace que el cliente se vaya más contento aún del restaurante.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos nos costó 22,3€. Si le añadimos lo que bebimos (dos copas de vino cada uno) nos costó 33,9€.

Me parece que, para lo que comimos, es un precio excelente y si tenemos en cuenta la gran calidad de los platos, aún más.

Valoración global

Filomena Gastrobar ha sido un descubrimiento maravilloso. Es una opción fantástica para comer sano, en un ambiente íntimo y a un precio inmejorable. Nos ha encantado, volveremos seguro porque lo tenemos literalmente a un paso y porque nos hemos quedado con ganas de probar muchos más platos y algún coctel.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Estrenos 2016. La llegada.

Tengo que confesar que cuando vi el tráiler de La llegada pensé: “bufff…otra película de alienígenas, ¡qué pereza!”. Pero ya se sabe que las ideas preconcebidas son lo peor de este mundo.

lallegada

La película nos cuenta los hechos que acontecen a raíz de la aparición en 12 puntos distintos del planeta de unas naves extraterrestres. Los altos mandos militares contratan a una lingüista experta en traducción para poder comunicarse con los alienígenas y poder descubrir cuál es el propósito de su visita a la Tierra.

A continuación analizo lo mejor y lo peor de la película y, como siempre, os aviso de que puede haber SPOILERS porque a veces soy un poco bocazas.

Lo mejor:

  • Enfatiza el poder de la comunicación. Pone el foco de atención en ella y nos recuerda que lo importante para entender a otras personas es entender su lenguaje, porque este nos da buena muestra de su pensamiento como sociedad. Además que en la situación que vivimos actualmente haya una película que centre su atención en la importancia de comunicarse, es de agradecer.
  • Hace fácil lo difícil. Trata un tema tan aparentemente complejo como la lingüística, de un modo que todo el mundo puede entender. Además, el hecho de que la heroína de la película sea una mujer experta en una disciplina que no es ni la química, ni la física ni nada por el estilo es como si nos dijeran: “¡eh! si tu pasión son las lenguas y la comunicación, ¡adelante! también es una opción muy viable”. Y ese es muy buen mensaje, sobretodo para los jóvenes indecisos.
  • Refleja a la perfección la situación actual. No nos engañemos, vivimos en un mundo en el que no nos queremos comunicar con los demás, nos pasamos la vida recelando de el vecino por si le decimos algo que le de ventaja sobre nosotros y hemos perdido la capacidad de trabajar en equipo globalmente.
  • Amy Adams. Hace una gran interpretación y la química con Jeremy Renner es brutal.
  • La estructura narrativa. El constante ir y venir del presente al pasado (¿o quizás al futuro?) me parece un recurso maravilloso y muy efectivo que, aunque al principio no le vemos mucho la gracia y creemos que es simplemente otra película más con flashbacks, define muy bien el mensaje global que quieren transmitir y le da el sentido a la trama.
  • La fotografía. Aunque no es nada espectacular, las imágenes de la película son impecables y sin caer en ningún exceso.

Lo peor:

  • Nos dejan un poco a medias. Hay algunas tramas que nos las introducen pero no nos las cierran ni nos explican más. Entiendo que la intención es crear esa sensación de incertidumbre, de no saber muy bien qué pasa, pero unas pocas explicaciones más hubieran venido bien. Quizás es que están esperando la respuesta en taquilla y hacer una segunda parte pero ¿y sino? ¿qué pasa dentro de 3000 años para que los heptápodos necesiten nuestra ayuda? Muy confuso todo…
  • La inevitabilidad del futuro. Nos hemos pasado la vida oyendo que el conocimiento es poder y que si conocemos las cosas podemos actuar mejor. En la película no es así. La protagonista conoce su destino y no hace nada distinto para evitarlo. ¿De verdad? Soy consciente que aquí entramos en un debate más profundo, pero creo firmemente que cada cosa que hacemos va forjando nuestro futuro y que, como en casi todo en la vida, tenemos el derecho a rectificar y a cambiar lo que no nos gusta. Es por eso que no me termina de gustar ese mensaje final de la película, porque creo que aunque el sufrimiento es algo que existe en el mundo, no es lo que nos define y tenemos que hacer lo posible para evitarlo. Pero es mi opinión.

Os animo mucho a verla. Merece la pena.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Massa. Pizzas caseras deliciosas en Barcelona.

Últimamente probamos muchos restaurantes y normalmente tendemos a buscar aquellos lugares que son más elegantes o quizás más adecuados para una ocasión especial y nos olvidamos de los sitios que son una opción ideal para una comida más informal.

Uno de estos restaurantes es Massa, una pizzeria genial en la que el punto fuerte está en las pizzas sin florituras.

massa-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Massa en la calle Mallorca 196, tocando a la calle Aribau, en pleno barrio del Eixample.

¿Cómo es la decoración?

Sencilla y minimalista.

No es lo importante de este restaurante y no tiene protagonismo. Tiene un aire a comedor de museo.

massa-interior-deco

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros y nos sirvieron muy rápido.

¿Qué comimos?

Obviamente, pizza. Pero antes de explicaros, cabe destacar el funcionamiento del restaurante. Cuando te sientas en la mesa, el camarero te trae la carta en formato folio y unos bolis. De esta manera, tu configuras tu pizza según tus gustos y vas marcando con una cruz lo que quieres; es decir, eliges el tipo de masa, un condimento, un ingrediente principal y 2 ingredientes secundarios (puedes elegir más pagando un poquito más).

Para David fue toda una salvación ya que, como intolerante a la lactosa, le es muy difícil comer pizza fuera de casa sin que tenga que pasar un mal día; así que eligió la masa con tomate pero sin mozzarella, chile picante, pepperoni picante (porque a David no le gusta nada el picante…no…), jalapeños y alcaparras.

massa-pizza-sin-lactosa

Comprenderéis que yo ante tanto despliegue de picante no me atreví a probarla, pero él la disfrutó muchísimo.

Yo elegí la masa normal, con tomate y mozarella, albahaca, ternera de Girona, cebolla caramelizada, champiñones y tomates cherry confitados. Estaba espectacular.

massa-pizza-ternera-cebolla

Y…¿cómo está de precio?

Cada pizza, con los ingredientes que hemos comentado anteriormente, cuesta 8,9€ y si queremos un ingrediente extra cuesta 0,8€ cada uno.

Me parece un precio excelente para un producto de calidad y casero.

Valoración global

Ha sido todo un descubrimiento. Un restaurante sencillo y sin pretensiones que ofrece un producto de mucha calidad a un precio muy asequible.

Además, si se quieren compartir las pizzas se pueden perfectamente pero una de las mejores cosas, es que tienen un tamaño ideal para una persona sin tener que dejar en el plato la mitad.

La verdad es que ha sido todo un placer encontrar un restaurante en el que poder comer pizza, un plato que en algunas ocasiones se ha menospreciado por lo rápido y fácil de hacer, de calidad, con ingredientes que sabes que son buenos y a un precio muy bueno. Repetiremos seguro.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Carrer Petritxol. El paraíso para el invierno en Barcelona.

Ha llegado el frío, las horas de luz han disminuido y las tardes son más largas y frías. No sé a vosotros, pero a mí me apetece mucho sentarme en una cafetería, pedir algo bien calentito y pasar largas horas hablando y charlando de todo y de nada.

petritxol-calle-placa

En Barcelona tenemos una calle concreta que es ideal para ese cometido, ya que en ella están dos de las cafeterías con más historia y más acogedoras de la ciudad.

Estoy hablando de la calle Petritxol, en pleno centro, al lado de la Rambla; una calle con preciosas galerías de arte, tiendas de las de toda la vida con un encanto impresionante y cafeterías/granjas muy acogedoras que, al menos a muchos de los que hemos pasado la infancia en Barcelona, nos evocan bonitos recuerdos de tardes frías de invierno que pasábamos con nuestros abuelos o con nuestros padres tomando un chocolate bien calentito.

Ahora que ya hemos crecido un poco, seguimos yendo a esos lugares para reconfortarnos y sentir por un momento la calidez de esos instantes especiales.

Uno de esos lugares es Granja La Pallaresa, ubicada en calle Petritxol 11 y que lleva allí desde 1947.

pallaresa-entrada-calle

El local es más bien sencillo, con una decoración clásica y sin grandes pretensiones que hacen de él un sitio ideal para reuniones de amigos/as durante toda la tarde. Además cabe destacar el buen hacer y el buen servicio de los camareros, que son rápidos, atentos y no se les escapa una.

La oferta de productos que ofrecen es muy extensa y para todos los gustos, pero sin duda uno de sus grandes éxitos es el Suizo, es decir, chocolate caliente con nata por encima. Como a mí la combinación no me entusiasma, me quedo sin duda con el chocolate con churros.

Para mi gusto, el chocolate es demasiado ligero pero los churros están espectaculares, ya que como hay un tráfico de gente muy elevado, siempre los tomas recién hechos, crujientes y bien calentitos.  Además, un punto a favor es que hacen la medida normal de chocolate y también lo sirven en una taza más pequeña para aquellos que quieran cuidar la línea.

pallaresa-chocolate-churros

Otro de los lugares emblemáticos es Dulcinea, en calle Petritxol 2, que nació en 1941. El local esta todo decorado en madera oscura, con objetos y fotografías antiguas y es más cálido que el anterior; para mí, entrar allí es como entrar en el salón de una casa familiar.

dulcinea-entrada

Igual que en el caso anterior, la carta también es muy variada pero una vez más lo que triunfa es el chocolate caliente con churros o melindros.

dulcinea-chocolate-churros

Personalmente, este es mi chocolate favorito ya que es más espeso (tengamos en cuenta que a mí me gusta comerme el chocolate caliente a cucharadas) y con más concentración de cacao. La única pega es que solamente lo sirven en una medida pero como digo siempre: “por un día…”.

Me hacía ilusión compartir estos dos clásicos de Barcelona ahora que llega el invierno y tenemos por delante muchas tardes de frío para pasar tomando algo calentito y dándonos pequeños gustos mientras evocamos recuerdos bonitos y creamos nuevas memorias.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Manga Rosa. Cocina de fusión deliciosa en Barcelona.

Últimamente tenemos unos horarios un poco extraños que nos permiten vernos muy poco los fines de semana. Por eso, estamos en una constante búsqueda de lugares idóneos para cenas o comidas románticas, ya sean más formales o informales.

En esta ocasión, hemos probado Manga Rosa, un restaurante de fusión brasileño-española (¿me he inventado la palabra?) que nos había llamado mucho la atención.

manga-rosa-entrada

¿Dónde está?

Encontramos Manga Rosa en la calle Consell de Cent 220, muy cerca de Plaça Universitat, en pleno centro de Barcelona.

¿Cómo es la decoración?

Muy sencilla pero de las que me gustan a mí, con elementos de madera y algunos un poco más industriales que le dan mucha personalidad.

Además, como fuimos unos días antes de Halloween, había un poco de ambientación con algunas telarañas y algunos zombies; y siempre me han entusiasmado las decoraciones temáticas.

manga-rosa-decoracion

¿Cómo nos trataron?

El personal fue muy amable y nos atendieron muy rápido.

¿Qué comimos?

Para empezar, decidimos compartir un guacamole con chips de yuca que nos llamó mucho la atención. Estaba muy bien preparado, con una presentación muy cuidada y delicioso.

manga-rosa-guacamole-yuca

Como plato principal, David pidió una hamburguesa vegetal de quinoa que estaba espectacular; y yo me decidí por unos gambones a la plancha que me apetecieron mucho y estaban bastante buenos. No eran los mejores que he comido pero sí muy aceptables.

manga-rosa-veggie-burguer

manga-rosa-gambones

Para terminar y darnos un caprichito, decidimos probar el pastel de yuca ya que nos parecía exótico y nunca lo habíamos probado. A David le encantó, a mí no me terminó de convencer; me pareció demasiado pesado, muy seco.

manga-rosa-pastel-yuca

Y…¿cómo está de precio?

Todo nos costó 34,59€, es decir, 17,29€ por persona. No es en absoluto un mal precio para una cena que incluyó, además de lo que comimos, dos copas de vino por persona. Además la relación calidad-precio nos pareció muy buena.

Valoración global

Aunque quizás no es un restaurante al que iría semana tras semana, ofrece buen producto y sí que me parece una muy buena opción para una cena informal y para comer compartiendo.

Mi única observación es que eché de menos una carta un poco más extensa y con más opciones. Pero por lo demás, es una buena opción en el centro para conocer sitios nuevos y comidas algo diferentes.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

¡Muévete!

¿Sabéis qué hacía yo cuando era pequeña y, por ejemplo, se me escapaba el balón jugando en el parque? Me tapaba las orejas en vez de salir corriendo a por él.

Imagino que de tanto oír a mi madre decirme: “¡pero corre tras la pelota!”, aprendí que desesperarse y quedarse quieto no sirve de nada y que para solucionar un problema hay que tomar acción.

Intuyo, pues, que todas esas personas que cuando ahora ocurren cosas indignantes en el mundo se quedan quietos lamentándose, no tuvieron la misma suerte que yo y nadie les dijo que para lograr algo, tienes que hacer algo.

Y claro, así nos luce el pelo.

Vivimos en una sociedad llena de gente inmóvil y de lengua muy suelta. ¿Sabéis como le llamo yo a eso? Cobardía.

Nos han hecho creer, no tengo muy claro quien; que decir nuestra opinión desde la comodidad de nuestra casa y desde el anonimato que nos confieren las redes sociales es ser valiente. Pero criticar y no hacer nada por cambiar las situaciones que nos parecen injustas es muy cobarde. No nos engañemos. Que no nos engañen.

O ¿cómo creen que se construyeron las sociedades en las que vivimos actualmente? Pues gracias a gente que no tuvo miedo, que antepuso lo mucho que tenían por lograr a cualquier temor a represalias. Vivimos en un mundo construido por valientes y ¿vamos a negarles a las generaciones venideras ese privilegio?

Tenemos que pasar a la acción sino nada de lo que deseamos va a suceder.

No se qué le pasa a mi generación y a las más jóvenes que, aún no teniendo nada (porque no nos engañemos, tenemos poco), no somos capaces de luchar por nuestros derechos, por aquello que nos pertenece, por lo que es justo.

Tenemos muchísimo más por ganar que por perder.

¡Dejad de quejaros! ¡Salid de casa! ¡Haced algo!

Que yo se que pretender cambiar el mundo es una meta muy grande, pero no hablo de cambiar lo que pasa a miles de kilómetros; hablo de cambiar lo que pasa en nuestra comunidad de vecinos, en nuestro barrio, en nuestra ciudad, en nuestro país.

Porque nos han vendido que no podemos. ¡Y joder si podemos!

Si no hacemos nada, ¿quién lo hará? ¿La pandilla de incompetentes que tenemos por gobierno y políticos? No lo creo.

Aprendamos de una vez por todas que si queremos algo, tenemos que actuar.

Nuestros bisabuelos, nuestros abuelos, nuestros padres…todos lo hicieron en su momento. Lucharon defendiendo sus ideales, corrieron delante de la policía, se manifestaron enérgicamente por las calles sin parar. ¡Hagámoslo nosotros ahora! Que cuando nuestros hijos, en el futuro, miren atrás puedan estar orgullosos y decir que sus padres fueron unos valientes.

Quizás estoy pidiendo demasiado y como decía Amelie Poulain: “Son tiempos difíciles para los soñadores”; pero yo no me rindo. Yo creo que son tiempos difíciles para todos. Pero para los luchadores, los que imaginan un futuro mejor y actúan para lograrlo, para ellos las cosas no serán tan complicadas.

¿De qué lado queréis estar?

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Miss Sushi. Sushi con glamour en Barcelona.

¿No os ha pasado nunca que tenéis muchas ganas de ir a un sitio pero lo vais dejando para más adelante continuamente?

Bien, eso es lo que me pasaba a mí con Miss Sushi. Había pasado por delante infinidad de ocasiones y, como siempre veía que estaba lleno hasta la bandera, pues nunca me decidía. Hasta que por fin nos decidimos y allá va mi experiencia.

miss-sushi-entrada

¿Dónde está?

Miss Sushi tiene varios locales por toda la geografía española y, concretamente en Barcelona, tienen 3 establecimientos. Podéis consultarlos todos en su web.

Nosotros, todas las veces que hemos ido, ha sido al restaurante que tienen en la calle Aribau 39, muy cerca de plaza Universidad, en pleno Eixample.

¿Cómo es la decoración?

Fascinante.

A mí me encantó por dos motivos: es barroca y es rosa. Personalmente, no puedo pedir más. Esos sillones, esas lámparas de lágrima, esas chimeneas antiguas…¡todo precioso!

Además, el ambiente es muy íntimo pero ideal tanto para una cena romántica como para una comida más informal.

miss-sushi-deco

¿Cómo nos trataron?

Muy bien. El personal fue muy amable con nosotros y nos sirvieron bastante rápido para la cantidad de gente que había en el restaurante.

¿Qué comimos?

Decidimos compartir toda la comida para poder probar más cosas y porque creemos firmemente que comer compartiendo une más a las personas.

Empezamos con una sopa de miso riquísima y unos edamame que, aunque son muy sencillos, son un vicio y nos encantan.

miss-sushi-sopa-miso

miss-sushi-edamame

Como platos principales decidimos tomar un Temakis Mix, es decir, un combinado de 4 temakis distintos consistentes en uno de aguacate y salmón, uno de tartar de atún, uno de tartar de salmón y uno de aguacate y palito de cangrejo; y también un tartar de atún y aguacate.

miss-sushi-temakis

miss-sushi-tartar-atun-aguacate

Todo estaba delicioso, con unos sabores muy intensos.

Y…¿cómo está de precio?

Todo lo que comimos más las dos bebidas (agua con gas) nos salió por unos 28€. Aunque tengo que aclarar que fuimos con el 30% reservando a través de El Tenedor, por lo que nos resultó más barato. Aún así, he ido en otras ocasiones sin el descuento y hemos comido y bebido mucho más y nos ha salido por 20€ por persona.

En general, me parece que la relación calidad-precio es excelente.

Valoración global

Teniendo en cuenta que la primera vez que fuimos a Miss Sushi fue hace 3 semanas y que, desde esa ocasión, hemos repetido 2 veces más; creo que queda bastante claro que es un restaurante que nos ha encantado.

Está céntrico, tiene un ambiente muy agradable e ideal para todo tipo de ocasiones y la comida está deliciosa.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

 

Itacate. Afterwork sano y optimista en Sant Antoni.

Mi pasión por las cafeterías que ofrecen productos sanos y naturales es infinita. Por eso cuando una tarde, volviendo de hacer unos recados, descubrí que en mi barrio habían abierto una nueva, di saltos de alegría.

20161019_191634_fotor

Se trata de Itacate, un lugar pequeñito y precioso en calle Comte Borrell 107, en el barrio de Sant Antoni, que abrió sus puertas el pasado 14 de octubre.

Nada más entrar, me impactó la sensación de calidez que invade el local y, en gran parte, es por la decoración tan acogedora. Las paredes son una combinación de ladrillo visto y pared blanca, las mesas individuales son de madera y hay unas mesas para compartir hechas con palés que le dan un rollo muy especial y, como he dicho antes, muy cálido.

20161019_194637_fotor

Además, en varios puntos del local, encontramos mensajes optimistas para sacar una sonrisa a los clientes y que me parecen todo un acierto.

20161019_191828_fotor

Feed the positive vibes

20161019_195630_fotor

¿Quién no quiere entrar en un baño que te recibe así?

Pero, por supuesto, también prestamos atención al producto que ofrecen y, al menos el que probamos, es muy bueno y a muy buen precio.

Tomamos unos zumos de kiwi, pepino y manzana (si no me equivoco) que eran el especial que tenían esa semana. En su carta regular tienen diferentes pero según la semana tienen algunos especiales. Para picar algo y no llegar desmayados a la cena, sucumbimos a nuestro aperitivo favorito, el hummus.

20161019_192318_fotor

20161019_192455_fotor

Todo estaba muy bueno, los zumos nos los hicieron en ese mismo momento y el hummus estaba de vicio, con un sabor muy auténtico y perfecto combinado con las crudités de zanahoria.

Tengo que destacar que el precio me pareció increíble; sobretodo porque, en muchos otros lugares, el hummus cuesta unos 6€ y aquí cuesta 4€, que es un precio mucho más razonable.

Salimos encantados, nos trataron muy bien y, además; la camarera vio que David estaba mirando unos mueslis que tenían en una estantería y le explicó muy amablemente que se trataba de muesli vegano, que era el que servían allí, y nos dio una pequeña muestra para probarlo (me lo tomé una mañana para desayunar y estaba riquísimo).

Es un sitio muy recomendable para el que ya estamos buscando un día que tengamos libre para volver a probar muchas más cosas de la carta.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Alsur Café. Lo que quieras y cuando quieras en Barcelona.

Si hay algo que me fastidia mucho en los restaurantes en general es que, por ser determinada hora, uno ya no pueda tomar lo que le apetezca.

Cuando descubrimos Alsur, no nos dimos cuenta pero al mirar la carta e informarnos un poco sobre su filosofía vimos que sí, podemos tomarnos, si queremos, unos huevos benedict para comer o incluso para merendar. Así sí.

20161012_151518_fotor

¿Dónde está?

Encontramos 3 establecimientos de Alsur Café, uno en el Born, uno en frente del Palau de la Músico y otro en el Eixample, en calle Roger de Llúria 23. Nosotros fuimos a este último.

¿Cómo es la decoración?

Con mucho rollo. El techo todo de piedra vista, todo el mobiliario de madera y unas baldosas muy vintage, le dan un toque muy original y, sobretodo, acogedor al espacio.

20161012_135012_fotor

¿Cómo nos trataron?

El personal fue muy amable y nos atendió muy bien.

¿Qué comimos?

Empezamos compartiendo un Mezze Combinado, es decir, hummus, guacamole y romesco con pan de pita. Los 3 estaban deliciosos y fue un muy buen comienzo.

20161012_141528_fotor

Como plato principal, David eligió el plato estrella de la carta (por lo que nos dijo el camarero y porque la mayoría de la gente que había en el restaurante lo estaba pidiendo), el Chicken Waffle, es decir, un bocadillo de pollo empanado pero en “pan” de gofre (claro que el nombre en inglés tiene más glamour). Estar, estaba muy rico y la presentación está muy cuidado, eso sí, hay que enfrentarse a él con hambre porque es un plato contundente y que llena.

20161012_142543_fotor

Yo, por el contrario, preferí una opción bastante más ligera y pedí la Ensalada tibia de Quinoa con verduras y una salsa exquisita. Estaba muy buena, creo que hice una gran elección, y además es un plato vegano y sin gluten.

20161012_142513_fotor

Al terminar, y aunque en la carta tienen postres increíbles, estábamos ya muy llenos y decidimos tomar únicamente un té Oolong espectacular y calentito porque con lo que estaba lloviendo ese día nos venía muy bien.

20161012_145411_fotor

Y…¿cuánto nos costó todo?

Como tengo memoria para lo que quiero, no me acordé de llevarme el tíquet para poder deciros exactamente cuánto nos costó la comida. Pero he hecho tarea de investigación y todo lo que comimos nos debió costar algo más de 37€ y seguro que a 40€ no llegaba.

Es un buen precio ya que la calidad del producto que ofrecen es muy alta y la cantidad de los platos es más que aceptable.

Valoración global

Nos encantó.

Es un restaurante muy informal, con un ambiente muy relajado e ideal para ir a comer con amigos o simplemente tomar algo (ya he puesto el ojo en algunos de sus cócteles).

La comida está muy rica y la experiencia global, muy satisfactoria. Todo un descubrimiento muy recomendable.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook