Una noche en Malasaña

Una de mis cosas favoritas de mis escapadas a Madrid es quedar con mi amiga Paloma y que me lleve o por La Latina o por Malasaña, a los sitios que ella quiera. Quizás es porque así no tengo que pensar yo donde ir; pero sobretodo es porque adoro los sitios que ella conoce y, por encima de todo, la adoro a ella.

Así que he decidido que podía ser buena idea contaros a donde nos llevó esta última vez, ya que nos descubrió rincones muy chulos y fuimos también a grandes clásicos.

Empezamos la noche en La Tita Rivera, en calle Pérez Galdós 4, tomando unas sidras granizadas que David y yo no habíamos probado nunca y que nos encantaron por lo diferentes y sorprendentes que eran. Además el lugar nos gustó mucho aunque estaba llenísimo.

20160916_212346_fotor

Después, había que comer algo y Paloma nos convenció de donde ir con un: “os voy a llevar al sitio al que fueron los U2 a comer croquetas”. Tras el segundo de colapso mental, nos dejamos llevar y aparecimos en la puerta de Casa Julio, en calle de la Madera 37, un local de los de toda la vida, lleno hasta los topes y con las paredes repletas de personajes famosos que han ido allí a probar sus croquetas. Como buenamente pudimos, nos acercamos a la barra y pedimos unas copas de vino y unas croquetas. Estaban deliciosas y, aunque a mi siempre me asustan porque depende de como me sientan mal, no eran nada pesadas.

20160916_223301_fotor

Al salir de allí, y siendo conscientes que necesitábamos comer un poco más, empezamos a andar buscando algún sitio y, tras dejar atrás muchos sitios que estaban hasta la bandera, encontramos Bocadillo de jamón y champán, en calle Pez 36. Antes de probar nada, ya nos encantó el estilo del local y, claro, beber champán es siempre una buena idea.

20160916_233736_fotor

“Solo bebo champán en dos ocasiones. Cuando estoy enamorada y cuando no.” Coco Chanel

20160916_232557_fotor

Como somos muy obedientes, si el restaurante se llama Bocadillo de jamón y champán, nosotros pedimos eso. ¡Qué rico estaba ese bocadillo de jamón para compartir!

20160916_233555_fotor

Y para finalizar la noche, fuimos a uno de los locales míticos de la noche madrileña, el Penta, en calle de la Palma 4, para bailar música ochentera (y no tan ochentera) hasta que no pudiéramos más.

20160917_002734_fotor

Si os gusta la música de los 80 y de todo el movimiento de la movida, os lo recomiendo mucho. Disfruté muchísimo. Además, entrar allí es teletransportarse en la historia de este país, es rendir homenaje a grandes músicos que nos hicieron vibrar y cuyo legado es eterno.

20160917_003755_fotor

“Dime que es mentira todo, un sueño tonto y no más”             Antonio Vega – Lucha de gigantes

Espero que os haya gustado esta idea de noche por Malasaña. Es un barrio con mil sitios a los que ir y a la gracia está en ir a uno distinto cada noche que se pasa allí.

20160916_223222_fotor

Ahora bien, también es verdad que mi Malasaña es especial porque está ella. Paloma hace de Madrid un lugar mejor; ella hace que tenga siempre ganas de volver.

Ella es mi rincón favorito de Madrid.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s