Bendita Helena. Una joya saludable en Barcelona.

Estoy entregadísima a la vida sana. Es un hecho.

Y además he descubierto un concepto que desconocía hasta el momento y que me ha enamorado: el flexitarianismo. Consiste, en rasgos generales, en ser flexible con la alimentación y aunque se basa en una alimentación vegetariana, contempla el consumo de carne de manera ocasional.

¿Y cómo lo descubrí? Pues porque en mis búsquedas habituales de viernes en El Tenedor, apareció el restaurante Bendita Helena, que se define como restaurante flexitariano, diferente, orgánico y basado en el comfort food.

Con esta declaración de intenciones, ¿cómo no íbamos a probarlo?

¿Dónde está?

Encontramos Bendita Helena en la calle Galileu 261 de Barcelona, y está un pelín escondido, como todo lo que merece la pena buscar.

También les podéis encontrar en Facebook y en Instagram.

¿Cómo es la decoración?

Nada más entrar mis palabras fueron: “¡parece de cuento!” Y es que, con una decoración sencilla, consigue atraparnos y crear un ambiente romántico y relajado. Esas mesas de mármol, esas sillas de modelos dispares, esos azucareros vintage…es todo perfecto para crear un ambiente muy acogedor.

20160513_215501_Fotor

¿Cómo nos trataron?

Las chicas que nos atendieron fueron muy amables. Estuvieron por nosotros, nos aconsejaron bien y lo hicieron todo con la mejor de sus sonrisas. ¡Así da gusto!

¿Qué comimos?

Empezamos con la Paleta Degustación, una combinación de varios aperitivos (humus, olivas, mash de aguacate, curd de remolacha, haloumi al grill, queso roquefort, mermelada de calabaza y pan artesano) que estaba muy bien presentada (realmente era una paleta de pintor con sus espátulas), deliciosa e ideal para probar una pincelada de todo.

20160513_220640_Fotor

Como plato principal, David optó por los Huevos Camperos con Salmón que tenían muy buena pinta y, según él, estaban muy ricos; y yo me decanté por los Zucchini Noodles con pesto vegano, que eran una auténtica delicia y cada vez que tomo estos spaguetti de calabacín me doy más cuenta que son ideales para saciar el deseo de comer pasta sin comerla.

20160513_223021_Fotor

20160513_223045_Fotor

Para terminar, nos dejamos tentar deliberadamente por la chica, que nos sugirió probar el Raw Super Cake, una tarta de chocolate con una base de frutos secos y con frutos rojos, que estaba espectacular.

20160513_225336_Fotor

Y… ¿cómo está de precio?

Genial.

Todo nos costó 47,4€, es decir, 23,7€ por persona; y teniendo en cuenta que comimos y bebimos bastante es muy buen precio para una cena.

Además, la relación calidad-cantidad-precio es excelente.

Valoración global

Bendita Helena ha sido todo un descubrimiento.

Todos los detalles nos han cautivado. Desde la localización en una calle donde no te esperas que haya una joyita así hasta la comida deliciosa y extremadamente bien presentada, pasando por el ambiente juvenil y delicado que ofrece.

Como ya he dicho al principio, cada vez estoy más entregada a la comida sana, que no necesariamente vegetariana, y descubrir restaurantes que ofrecen alternativas saludables, de calidad y a buen precio es siempre un placer.

Una joya totalmente recomendable.

Teresa

Si queréis seguirme en redes sociales y descubrir más restaurantes con encanto, reflexiones diarias y mucho más, podéis encontrarme en Instagram y en Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s