Blue Finn. Comida japonesa con estilo en Barcelona

Hace unos días, nos dejamos llevar por el entusiasmo de un sábado soleado y espléndido y nos decidimos a probar un restaurante que tenía mucha curiosidad en probar. Fuimos a comer a Blue Finn, un restaurante japonés, en el que comí más cosas de las que no suelo probar de lo habitual (¡un aplauso para mí!) y la experiencia fue de lo más satisfactoria.

20160409_144233_Fotor_Fotor

¿Dónde está?

Encontramos Blue Finn en la calle Santaló 103 (08021 Barcelona) aunque también cuentan con un restaurante en Sant Andreu de Llavaneres y podéis buscarles en redes sociales.

¿Cómo es la decoración?

Encantadora. Tiene un rollo rústico-industrial que me cautivó. Todo en gris, blanco y negro, muy sencillo pero muy elegante. Ya sabéis, yo y mi obsesión últimamente por la decoración.

20160409_134928_Fotor

¿Cómo nos trataron?

El servicio fue muy correcto. Los camareros estuvieron muy atentos en todo momento y, cuando no sabían si nos podrían servir un plato por falta de un ingrediente, nos ofrecieron alternativas que se parecieran a lo que queríamos originalmente.

¿Qué comimos?

Para ir abriendo boca pedimos unos Spicy Edamame, cuya peculiaridad es que estaban fritos al aroma de sésamo picante y estaban sorprendentemente sabrosos y deliciosos, y unos Tataki Uramaki, unos makis de atún y aguacate rellenos con tempura de langostino y mayonesa muy ricos y con un sabor muy suave y sutil, perfectos como entrante.

20160409_135658_Fotor

20160409_140442_Fotor

Como plato principal, David se decantó por el Yakimeshi No Kamo, un arroz salteado con magret de pato y setas, y yo me decidí por una opción algo más ligera y pedí el Tori No Teriyaki, un pollo a la plancha con cebollita y salsa teriyaki. Cierto es que ambos platos no tenían la mejor presentación del mundo, pero de sabor (que es lo que más nos importa) estaban ambos espectaculares.

20160409_141025_Fotor

20160409_141050_Fotor

El postre fue menos glamouroso ya que tomamos una bola de helado porque estábamos ya llenos de todo lo anterior.

Y…¿cómo está de precio?

Todo, incluyendo los entrantes, los platos principales, el postre y la bebida, nos salió por 59,6€. Barato ya veis que no es, sin embargo, si tenemos en cuenta la cantidad que había en cada plato y la calidad de los mismos, me parece un precio bastante acorde.

Valoración global

Salimos de Blue Finn encantados, pues aunque nos decidimos a entrar un poco de manera improvisada y sin saber muy bien que nos encontraríamos, comimos muy bien y en un ambiente encantador que, me a mí la impresión, por la noche debe ser ideal para una cena romántica así que seguramente repitamos para comprobarlo.

Ciertamente por el precio no es un restaurante al que ir cada día, sin embargo, para una ocasión especial o simplemente porque os queréis dar un capricho (nosotros nos estamos dando muchos de este estilo últimamente), os lo recomiendo mucho, sobretodo para aquellos amantes de la buena comida y que sepan apreciar ese plus de glamour y estilo.

Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s