Quiero ser mía. Siempre mía.

No soy la princesita de nadie.

No estoy al servicio de ningún hombre.

No valgo en proporción a mi escote.

No soy propiedad de nadie.

Ni yo ni ninguna mujer.

Tú no tienes ningún derecho a decirme lo que puedo y no puedo hacer. No puedes decidir por mí bajo ningún concepto.

Untitled_Fotor.jpg

Estamos en 2016 y que aún vea a chicas adolescentes con actitudes parecidas a las de las mujeres sumisas de antaño, me parece aberrante.

¿Cuándo hemos olvidado la lucha de todas la mujeres que nos han precedido?

¿De verdad no nos damos cuenta del mensaje que estamos dando a las mujeres del futuro? Les estamos diciendo (y se lo decimos por todos lo medios posibles, porque vivimos en la era de la comunicación masiva y global) que lo correcto es ponerse al servicio del hombre. Que mientras más carne enseñen y menos hablen mejor. Que sí, que pueden estudiar e ir teniendo una carrera más o menos exitosa, pero la gran meta en la vida tiene que ser encontrar pareja. Que los hombres tienen necesidades que ellas deben cubrir porque sino estos las abandonarán por otra que sí lo haga.

Como decía Mafalda…”Paren el mundo que me quiero bajar”.

Así no avanzamos. Así vamos a estar lamentando casos de violencia doméstica, violencia sexual contra la mujer y vejaciones diarias contra nosotras, durante mucho tiempo.

Digamos a las niñas y chicas que deben tener objetivos, metas y sueños, que claro que tendrán que trabajar duro para alcanzarlos, por supuesto, pero que será la única manera de no tener que depender de nadie. Que ellas mismas tienen que ser capaces de proporcionarse todo lo que necesitan.

Porque si no lo hacen, pueden encontrarse con alguien que se aproveche de ellas, que las anule como personas, que las haga dependientes. Estos hombres que piensan que las mujeres son su posesión, les prometerán la luna con palabras bonitas y adulaciones y después, sin ellas darse cuenta, acaban convirtiéndose en meros floreros sin aspiraciones más allá de su hombre dedicadas a su cuidado y placer.

Y llamadme loca pero creo firmemente en 2016 no podemos permitirnos que ni una mujer termine de esta manera.

Ni una sola.

Una mujer

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s