Favoritos de marzo

banner marzo

Otro mes que se acaba. Primer trimestre del año finiquitado. Y con ello toca pensar en aquellas cosas que han sido mis favoritas este mes, que unas cuantas ha habido. Para organizarlo bien (y porque tengo esta mente cuadriculada) los dividiré por categorías.

BELLEZA

Máscara de pestañas “Wake me up” de Rimmel

20160324_173102_Fotor

Hay productos que te compras porque los necesitas y no te paras a mirar ni la marca ni lo que se supone que promete ni nada, simplemente lo coges y punto. Esto me ha pasado con esta máscara de pestañas. Necesitaba una porque la anterior se me había terminado y cogí la primera que vi.

¡Qué descubrimiento oye! Es negra intensa y dura una barbaridad en los ojos.

Yo me la pongo a las 8h de la mañana antes de salir a trabajar, me paso el día con ella, hago yoga, paso la tarde arriba y abajo y antes de dormir, cuando me voy a desmaquillar, ahí sigue; sin haberse caído ni una mota (lo más que la he llevado e intacta han sido 16 horas).

Soy consciente que cada pestaña es un mundo y que cada una busca en una máscara de pestañas algo distinto pero yo repetiré.

Crema de manos L’Occitane y bálsamo 8 horas de Elizabeth Arden

20160324_173159_Fotor

Este mes he tenido la piel y los labios muy secos, supongo que por la falta de humedad que ha habido en Barcelona.

Durante el día me da mucha pereza ir poniéndome crema pero por la noche me obligo a echarme crema tanto en las manos como en los labios para que, al menos mientras duermo, mi piel se vaya recuperando.

La combinación que más he usado para ello ha sido la crema de manos de manteca de karité de L’Occitane, que llevo usando más de un año y es ideal para hidratar las manos y levantarte con la piel preparada; y el bálsamo Eight Hour Cream de Elizabeth Arden, que sirve para cualquier zona que necesite reparación y que yo uso en los labios porque me los deja geniales y no me levanto con tantas pieles muertas.

MÚSICA

El Poeta Halley de Love of Lesbian

20160324_172830_Fotor

“Cuando yo sólo era brisa, acuérdate bien que al no poder mirarme sabía que existía sólo si a ti te podía mover”

A principios de mes, Love of Lesbian publicó su nuevo disco de estudio “El Poeta Halley”. Llevaba 4 años esperándolo porque que soy muy fan de sus canciones desde hace mucho y de algún modo siempre conectan conmigo. Esta vez, las 13 canciones de este nuevo disco no me han defraudado y me han enamorado. Son muy ellos y, como en todos los discos, la voz de Santi Balmes llega muy dentro.

¿Mi canción favorita? El single Bajo el volcán me fascina, tanto el ritmo como la letra, se me ha pegado y no paro de tararearla; y Cuando no me ves es maravillosa también y relata unos sentimientos que todos, en algún momento, hemos sentido de un modo u otro.

APP

Captura de pantalla 2016-03-27 a les 16_Fotor

Soy muy friki en general y este mes he tenido una obsesión muy extraña por la decoración. Lo peor es que no tengo nada en particular a decorar, pero me he pasado horas y horas inspirándome en Pinterest y creando tablones para idear una futura casa de los sueños.

Además, noto que viendo tantas fotos, estoy desarrollando un poco más mi creatividad y no nos engañemos, con lo previsora que soy, adelanto ya trabajo para cuando tenga que ponerme a decorar mi casa.

Y estos han sido todos mis favoritos de este mes. Ha habido otros, pero merecen un post entero así que, los iréis viendo en futuras entradas.

¡Feliz inicio de abril!

Teresa

Cinefilia: Batman v Superman

Vamos a dejar claras dos cosas antes entrar en materia:

Una, yo soy de Batman y, además, bastante anti-Superman (no me preguntéis por qué…no lo sé…es irracional). Y dos, no soporto a Ben Affleck en casi ninguna de sus películas.

Con este pretexto, se me avecinaba una película dura pero…¡qué malas son las ideas preconcebidas!

Empieza la película, el opening te deja boquiabierto, con un uso delicioso del slow motion que no se hace nada excesivo, y aparece él. Bruce Wayne. No el Bruce Wayne atormentado, arisco y enfadado con la vida de Christian Bale. Aparece uno ya más maduro al que le aprecias el dolor que ha sentido pero que es mucho más sereno. Y en ese mismo momento, a los 10 minutos de que empezara la película, me tragué mis palabras sobre Ben Affleck (mr. Affleck, I’m sorry) y me abandoné a disfrutar.

Después de la intro, te empiezan a contar la historia. Y la situación les abruma y se hacen un poco de lío. Que es comprensible porque, hagamos recuento: hay que contar la parte de la historia de Batman con los personajes relacionados, nos tienen que mostrar a Superman/ Clark Kent, su historia de amor y sus tormentos internos, nos tienen que introducir a Lex Luthor y contarnos que es el villano de todo esto y que tiene múltiples demonios internos, tienen que ir haciéndonos calar el mensaje de que esta película va a ser el inicio de una saga (que seguirá con Wonder Woman, Aqua Man, Justice League, etc.) y engancharnos y, por si todo lo anterior no fuera suficiente, tienen que desarrollar el argumento de la película en sí (que para eso hemos venido…) y que veamos que todo tiene sentido. Y como era de esperar patinan un poco. Intentan hacerlo con secuencias breves de cada personaje para que tenga más ritmo pero no todas son igual de efectivas, hay algunas que no sabes muy bien porque están allí ni porque las han hecho de esta manera, saltos en el tiempo y el espacio extraños…un poco, un caos.

Sí es verdad que cuando empieza la segunda hora de película, la acción se encauza un poco (yo no quiero decir nada, pero alcanza su punto álgido con la aparición de Wonder Woman en todo su esplendor) y el espectador va entendiendo todo un poco mejor y de manera más cómoda.

Además, rematan la película con unas magníficas escenas de acción ideadas para esos espectadores que, como yo, buscan grandes dosis de efectos especiales bien enlazados. Y el final, no quiero spoilear a nadie, pero me parece que la última escena, aunque previsible, es visualmente bastante buena.

Sin ninguna duda, como aspecto positivo de la película, me quedo con lo bien dibujados e interpretados que están los personajes. Además de Batman y Superman, que tienen por sí solos una personalidad arrolladora (aunque…¿en serio nadie se ha dado cuenta de que Clark Kent es Superman con gafas?); Lex Luthor es magistral. Es un psicópata. Con todas las letras. Y aunque Jesse Einberg en algunos puntos peca por exceso, lo interpreta excelentemente. Ves toda la oscuridad y locura que alberga en su interior desde el minuto uno. Y no puedo dejar de mencionar a Gal Gadot, que interpreta a Wonder Woman. Admito que tenía mis dudas y pensaba que solamente sería una cara bonita, pero he de reconocer que también me equivoqué. Interpreta maravillosamente y ¡por favor! que divina va en todo momento en sus apariciones como “civil”.

Ahora bien, deberían haber tenido en cuenta que habrá personas que vayan a ver la película, que lo hagan por la atracción de ver a dos clásicos como Batman y Superman enfrentándose pero que no tendrán ni idea de todo este universo de DC Comics, así que alguna explicación más y una linea argumental más sencilla hubiese ayudado.

Pero, en general, una magnífica película de acción que da lo que promete: entretenimiento puro y duro. Que nadie busque nada más.

Y dos cosas después de haber entrado en materia:

Una, sigo siendo más de Batman aunque Superman me cae ahora un poco mejor. Y dos, ¡qué gran Batman hace Ben Affleck!

Teresa

 

Casa Trampa

Las reuniones familiares alrededor de una mesa compartiendo buena comida y buena bebida, son uno de los momentos más bellos que uno puede vivir (siempre que haya buena relación, sino pueden ser un infierno) y una de las mejores ocasiones para conocer realmente a las personas con las que disfrutas ese momento, contribuyendo a la unión y a la cohesión.

Hay restaurantes que parecen propicios para ello y Casa Trampa es uno de ellos.

20160320_153041_Fotor

Plaza de Vallvidrera 3 08017 Barcelona.

Ubicado en Vallvidrera, es un restaurante que hay que conocer porque uno no se tropieza con él porque sí.

Por el aspecto exterior uno diría que es un bar de toda la vida en el que simplemente tomarse un café. Sin embargo, nada más poner un pie dentro, te das cuenta de que estás entrando en un restaurante con historia detrás; hecho que queda plasmado en las numerosas fotografías colgadas en las paredes que recogen hechos históricos del restaurante y la ciudad, y personajes famosos que se han sentado en sus mesas.

Con una decoración tradicional y sin grandes fornituras, el local ofrece un ambiente hogareño y cálido que te permiten sentirte cómodo a pesar de estar rodeado de gente, y pese a ser un espacio más bien pequeño está bien aprovechado, ya que el personal se encarga de colocar las mesas de forma estratégica según el número de comensales para maximizar el espacio sin que éstos se encuentren incómodos.

20160320_140124_Fotor

Pero, como siempre, un restaurante no sería nada sin la comida que se sirve en él y aquí, sin duda alguna, es el punto fuerte.

Nos ofrecen una comida tradicional, sin rarezas, de toda la vida, para que sepas en todo momento lo que vas a comer. Además, algunos de sus platos ofrecen la opción de pedir o bien una ración entera o bien media ración, opción muy útil para aquellos que no comen tanto o que quieren compartir y probar varios platos. Nosotros empezamos con una ración y media de guisantes con jamón, una de las especialidades de la casa, y media ración de macarrones, un clásico de toda la vida que nos transporta a nuestra infancia cuando nuestra alimentación se basaba en base a ellos.

20160320_140940_Fotor

De segundo, pedimos conejo con setas, que incluso a mí que no me apasiona el conejo y no suelo comerlo me pareció muy rico, y las famosas albóndigas con sanfaina, enormes y que están deliciosas.

20160320_142134_Fotor

20160320_142229_Fotor

Para rematar, y ya que nos tentaron pasando por la mesa con la bandeja de tartas, no nos pudimos resistir a probar la Sacher, que aunque no era la mejor que haya probado estaba bastante buena (cosa que se puede deducir del hecho que no nos diera tiempo a sacar una foto de ella).

¿Y por cuánto salió todo esto? Pues éramos 4 personas y nos costó 77€ (comida, bebidas, postre y cafés) así que comimos por menos de 20€ por persona. La verdad es que por la calidad ofrecida y la cantidad de cada ración, es un muy buen precio.

Como habéis podido ver, no es un restaurante con grandes lujos ni gran decoración ni una gran presentación visual de los platos, pero es acogedor y uno se siente muy cómodo que al fin y al cabo es lo que uno busca para ocasiones familiares. La única cosa que hay que tener en cuenta es que, al ser un restaurante tan familiar, suelen reunirse en él familias más bien numerosas con muchos niños que hacen aumentar bastante los decibelios del local; de modo que si vuestra idea es una comida romántica e íntima, pues no sería la mejor opción. Pero para situaciones más informales, como una comida con la familia o con amigos, es una elección ideal y yo, sin ninguna duda, repetiré en ocasiones que así lo requieran.

Teresa

 

 

 

Dionisos

Solía ser muy poco aventurera respecto a probar restaurantes que ofrecen gastronomías de otros países, pero supongo que tener al lado alguien que disfruta intensamente comiendo y que constantemente quiere probar nuevas experiencias gastronómicas, influye en que me deje llevar y quiera también experimentar.

Por eso, cuando el pasado sábado íbamos andando sin saber dónde ir a comer pasamos por delante de Dionisos , nos dió un arrebato de atrevimiento gastronómico y como habíamos pasado por delante infinidad de veces y teníamos muchas ganas de ir, nos decidimos a hacer una introducción a la cocina griega.

Dionisos es una cadena de restaurantes repartidos por Barcelona, Madrid y Valencia, que ofrecen una variedad de platos típicos de la gastronomía griega a un precio bastante razonable. Nosotros fuimos concretamente a Dionisos Aribau, un local acogedor en pleno centro de Barcelona.

20160312_160610_Fotor

Nada más entrar, nos encantó la decoración sencilla y con altas estanterías repletas de productos griegos y botellas de retsina que le dan un encato especial y hacen del restaurante un espacio muy tranquilo, en el que poder disfrutar de los platos sin prisas ni agobios disfrutando de la compañía.

20160312_144353_Fotor

No fue fácil elegir qué probar, y más aún siendo la primera vez, pero creo que acertamos plenamente en nuestras elecciones ya que nos permitieron hacernos una idea global del estilo de cocina.

Para empezar, nos decidimos por un Pikilía megali, un surtido de tapas griegas deliciosas hecho especialmente para compartir dos personas, servido con pan pita calentito para acompanyarlas. Nos pareció ideal para hacernos una idea de las distintas salsas típicas y no llenarnos demasiado nada más empezar. Aún así a mí me costó terminarme mi parte, ya no por cantidad sino por contundencia del plato.

20160312_145349_Fotor

Pikilía megali para 2 = 14,25€

Para los platos principales, David eligió unas Dolmades, una especie de rollitos de hojas de para rellenos de arroz y carne, que aunque son pequeñas bombas alimenticias el toque de menta que llevan las hacen más ligeras a la hora de comerlas.

20160312_151245_Fotor

Dolmades = 8,75€

Yo no me pude resistir a la Mousaka, una especie de lasagna en las capas son de berengena y patata. Estaba riquísima pero no pude terminarla y me tuvieron que ayudar.

20160312_151251_Fotor

Mousaka = 10,30€

Y si por todo lo que habíamos comido no era ya suficiente y aunque ya estábamos llenos, aún nos atrevimos a pedir postre. Eso sí, seguimos con la dinámica de compartir y cogimos un Pikilía de postres para poder probar también varios a la vez.

20160312_154019_Fotor

Pikilía de postres = 8,75€

Fue una muy buena experiencia. Comimos bien y el personal fue muy amable, nos atendieron rápido y nos explicaban los platos cuando no sabíamos de qué se trataba o necesitábamos una aclaración. Además, el precio es excelente ya que todo lo que os he explicado nos salió por 26€/persona.

20160312_144852_Fotor

Hemos intentando buscarle un punto negativo, pero la verdad es que comimos tan bien y salimos tan satisfechos que no hemos dado con él. Simplemente que tengáis en cuenta que es comida contundente y que, si os decidís a probar, cuando salgáis deis un buen paseo para compensar un poco.

Os lo recomiendo y sin duda repetiremos para probar alguna otra especialidad.

Teresa

Quiero ser mía. Siempre mía.

No soy la princesita de nadie.

No estoy al servicio de ningún hombre.

No valgo en proporción a mi escote.

No soy propiedad de nadie.

Ni yo ni ninguna mujer.

Tú no tienes ningún derecho a decirme lo que puedo y no puedo hacer. No puedes decidir por mí bajo ningún concepto.

Untitled_Fotor.jpg

Estamos en 2016 y que aún vea a chicas adolescentes con actitudes parecidas a las de las mujeres sumisas de antaño, me parece aberrante.

¿Cuándo hemos olvidado la lucha de todas la mujeres que nos han precedido?

¿De verdad no nos damos cuenta del mensaje que estamos dando a las mujeres del futuro? Les estamos diciendo (y se lo decimos por todos lo medios posibles, porque vivimos en la era de la comunicación masiva y global) que lo correcto es ponerse al servicio del hombre. Que mientras más carne enseñen y menos hablen mejor. Que sí, que pueden estudiar e ir teniendo una carrera más o menos exitosa, pero la gran meta en la vida tiene que ser encontrar pareja. Que los hombres tienen necesidades que ellas deben cubrir porque sino estos las abandonarán por otra que sí lo haga.

Como decía Mafalda…”Paren el mundo que me quiero bajar”.

Así no avanzamos. Así vamos a estar lamentando casos de violencia doméstica, violencia sexual contra la mujer y vejaciones diarias contra nosotras, durante mucho tiempo.

Digamos a las niñas y chicas que deben tener objetivos, metas y sueños, que claro que tendrán que trabajar duro para alcanzarlos, por supuesto, pero que será la única manera de no tener que depender de nadie. Que ellas mismas tienen que ser capaces de proporcionarse todo lo que necesitan.

Porque si no lo hacen, pueden encontrarse con alguien que se aproveche de ellas, que las anule como personas, que las haga dependientes. Estos hombres que piensan que las mujeres son su posesión, les prometerán la luna con palabras bonitas y adulaciones y después, sin ellas darse cuenta, acaban convirtiéndose en meros floreros sin aspiraciones más allá de su hombre dedicadas a su cuidado y placer.

Y llamadme loca pero creo firmemente en 2016 no podemos permitirnos que ni una mujer termine de esta manera.

Ni una sola.

Una mujer

 

Favoritos del mes: Febrero’16

¡Se ha acabado febrero! Y ya nos hemos “comido” dos meses del año… ¿Qué locura es ésta?

Pero para no lamentarnos demasiado y porque hay que ver lo bueno de todo aquello que acaba, a final de cada mes escribiré un resumen de aquello que, aunque no ha dado para un post por si solo, sí merece una mención para bien o para mal; ya sean restaurantes, lugares, películas o reflexiones.

Este mes será más largo ya que incluiré también enero así que, vamos allá:

cabecera

Este año, justo después de Navidad, fuimos a ver el espectáculo Varekai de Cirque du Soleil. Nunca había visto nada suyo y salimos todos boquiabiertos. Se percibe el trabajo duro y la disciplina que cada uno de los artistas tiene que hacer para que el espectáculo salga a la perfección. Si tenéis ocasión, no os lo perdáis.

20160108_232101_Fotor

En casa somos muy de explorar nuestra ciudad y aún no habíamos ido a la nueva ubicación de los Encants. Vamos a partir de la base que a mi los mercadillos me producen una reacción muy similar a la urticaria. No porque no me parezcan bien, sino porque no son mi estilo: la distribución de los productos, el regateo… No, gracias. Aún así, me parece que dónde están ahora es mucho mejor que dónde estaban anteriormente y tengo que admitir que las tiendas pequeñas que hay en los pisos superiores están francamente bien.

20160123_132311_Fotor

Por circunstancias especiales, el hermano mediano de mi chico tuvo la ocasión de ser invitado (por nosotros, se entiende) a una cena en el restaurante que más le gustara. Escogió La Cuina de l’Uribou, un restaurante de cocina japonesa muy cuco, muy bien decorado y tranquilo. El local es pequeño pero muy acogedor, la comida está rica aunque no es muy de mi estilo (y me las vi y desee para encontrar algo que me convenciera 100%) y la relación calidad/cantidad/precio no está del todo mal.

20160129_213819_Fotor

Era uno de esos sitios por los que siempre pasaba por delante pero nunca había entrado. Decidimos ir a cenar allí una noche y ¡qué grata sorpresa! Comida orgánica, sana y deliciosa: una combinación difícil de encontrar y que aquí cumplen a la perfección. Además el trato del personal fue exquisito. Muy recomendable.

20160130_220720_Fotor

  • BCN Negra: Premio Pepe Carvalho a Donna Leon

Mi madre y yo somos muy fans de la escritora Donna Leon, y cuando nos enteramos de que en el marco de la semana de la novela negra de Barcelona se le otorgaría el premio Pepe Carvalho, no nos lo quisimos perder. ¡Qué mujer! Sin duda es una persona con las ideas claras y con una visión del mundo que se encarga de transmitir claramente. Además, la entrega del premio fue en el Saló de Cent del Ajuntament de Barcelona…todo un marco incomparable.

20160204_194142_Fotor

Recuerdo ir al cine a ver la última película de Harry Potter y salir pensando que se había acabado una etapa. Es bonito crecer con unos personajes, ver que hay otros que por muy magos que sean sienten lo mismo que tu. Es bonito que te enseñen a soñar, a valorar el amor y la amistad, y a luchar. Por eso, me sentía con el deber de ofrecerle esta experiencia a mi primo pequeño. Empezamos hace algunos meses y este mes hemos visto la última película. Porque no hay nada mejor que compartir aquello que te gusta con alguien a quien quieres.

Soy muy mandona a la hora de escoger sitios donde ir, lo admito. Pero de vez en cuando también cedo, y en una de estas ocasiones me llevaron a un japonés buffet libre en el que por 14,4€ (las noches y fines de semana) puedes comer todos los platos que quieras, así revientes. ¿Lo bueno? Que no es tipo wok, es decir, no te levantas a servirte tu sino que vas pidiendo sobre una carta y te van trayendo a la mesa. ¿Lo malo? Que a mí nunca me salen a cuenta este tipo de restaurantes porque no como en tanta cantidad como para amortizarlo y aunque lo hiciera, este no es mi tipo de comida favorita.

20160212_211905_Fotor

Ya había ido a este restaurante y recuerdo haber pensado en esa ocasión, lo mismo que en esta: que para lo que es, es muy caro y dan poca comida. Vale, está céntrico y decorativamente es precioso, pero una brocheta de pollo y langostinos, repito UNA, por más de 10€, pues me parece un poquito exagerado. Que sí, que los platos están muy ricos pero…¡ojo!

20160213_150616_Fotor

Ya sé que lo que diré ahora es muy obvio, pero no es lo mismo ver Moulin Rouge con 14 años, que con 18 , que con 26. La volví a ver hace poco y me gustó muchísimo más de lo que recordaba. Viví la historia intensamente y comprendí mucho mejor a los personajes, sobretodo al maravilloso Christian interpretado por Ewan McGregor. Y ¡cómo me gusta ese Come what may!

20160301_145659_Fotor

Si se juntan el talento de Nacho Canut y Alaska con el de Guille Milkyway sale algo tan fantástico como el nuevo disco de Fangoria. Enamorada me tiene. Si os digo que se me pone la piel de gallina cada vez que escucho una canción, no os estoy exagerando. Cada una transmite algo que conecta intensamente conmigo. Ya estoy deseando que sea el 22 de abril para verles en directo. ¿Mi canción favorita? Disco Sally.

Y hasta aquí mi mes de febrero.

Marzo, vamos allá.

Teresa